"En la cultura del PSOE, nadie se mete ni va contra otros compañeros"
  1. España
  2. Andalucía
ENTREVISTA A SUSANA DÍAZ

"En la cultura del PSOE, nadie se mete ni va contra otros compañeros"

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, irá a unas primarias para renovar su liderazgo e insiste en que "serán los militantes los que decidan con libertad en Andalucía"

Foto: Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

Susana Díaz (Sevilla, 1974) ya ha anunciado que se presentará a las primarias para volver a ser secretaria general del PSOE andaluz. Se lo jugará todo a esa carta. Su objetivo es recuperar la Junta. Ya sabe que una parte del partido le pide cambio, aunque no tiene, aún, a ningún candidato enfrente. Su resistencia, explica en esta entrevista, está ligada con la vocación por la política. Quiere, dice, completar la renovación del partido que interrumpieron las elecciones de hace dos años. Repite con insistencia: “Decidirán los militantes desde Andalucía”. Ella, una política a la que le gusta mucho el contacto directo con la calle, advierte de lo que ve: “La gente está sufriendo mucho. La calle está agotada. La pandemia está siendo muy dura”.

Hace ahora un año, tuvo a una segunda hija. Una maternidad tardía que le ha cambiado más que haber salido de la Junta. “Tengo otra templanza”. Casi pare en un comité federal del PSOE. “Recuerdo que mi equipo me decía: 'Tienes que hacer el acto del 28-F' y yo avisaba, ‘no llego, no llego’. Llamé prácticamente a las puertas del quirófano para posponer una entrevista. El equipo médico riñó a mi gente cuando vinieron a verme. ‘Esta vez habéis jugado al límite’. Tenía mucha anemia y me decía el médico: ‘Que a una mujer como tú le falte hierro y glóbulos rojos...’. [Risas]. Seguro que a mí lo rojo y el hierro no me faltan”.

PREGUNTA. Tantos años esperando esta entrevista que no sé ni por dónde empezar... ¿Cómo está?, ¿cómo lleva el papel de líder de la oposición?

RESPUESTA. Bien, contenta, porque el PSOE ha abierto muchas puertas con gente y colectivos que llevaban tiempo lejos de nosotros, reconociendo errores, con humildad, pero satisfecha por el resultado.

P. ¿Hay una ‘nueva Susana’, como nos dicen?

R. Estos dos años han sido muy importantes en mi vida, en todos los aspectos. En lo personal, en lo político, en todo. Me han cambiado mucho las cosas y me encuentro con más templanza, con más seguridad, con más ganas, y convencida de lo que deseo hacer y de lo que tenemos que hacer todos los socialistas aquí en Andalucía. Estos dos años los he vivido como un aprendizaje permanente. Me han servido para reconocer errores y para crecer, he entendido que cuando volvamos al Gobierno tenemos que hacer otras cosas. En lo personal, todo me ha cambiado muchísimo. La segunda maternidad ya tardía, el apoyo de mi familia, mi barrio, mi gente. Estoy contenta.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. Habrá meditado mucho desde que el PSOE salió de la Junta, ¿qué errores son esos?

R. Salir del Gobierno, que no es nada fácil después de 37 años, habiendo ganado unas elecciones te da fortaleza y seguridad. Te ayuda a pensar por qué y para qué estamos aquí. Estoy aprovechando este tiempo para hablar con mucha gente, recuperar a gente, acercarnos al talento de Andalucía y pensar qué cosas tenemos que hacer diferentes cuando lleguemos al Gobierno y cosas que se quedaron en el tintero o se pueden hacer mejor. Hemos hecho una travesía que está enriqueciendo al partido. Había asociaciones que llevaban no dos, ni tres sino hasta 10 años sin aparecer por esta sede.

P. ¿Habían perdido el contacto con la calle?

R. Con algunos colectivos, claro que había desgaste, sí. En el ámbito sanitario, hemos recuperado la interlocución con todos los sindicatos sanitarios. En el ámbito educativo, entran por estas puertas inspectores, directores de centros, maestros, las AMPA, como si fuera su propia casa. Al final notas que eres útil en la oposición y que el PSOE puede ser útil para la gente a pesar de no estar en el Gobierno.

P. En una pandemia, en unas circunstancias tan duras como estas, ¿sufre por no estar en el Gobierno?

R. Sí, sufro, muchísimo.

P. ¿En ningún momento ha pensado, ‘menos mal que no me ha tocado esto a mí’?

R. Para nada, al revés. Hubo gente que no entendía que en la primera parte de la pandemia hiciéramos una oposición responsable, que estuviéramos dispuestos a colaborar, con una actitud radicalmente distinta a la que tenía Pablo Casado en España y que aquí el Gobierno no aprovechó. Somos el PSOE, nos debemos no solo al más de millón de personas que nos votaron sino a muchos andaluces que en lo largo de su vida han confiado en este partido en algún momento o que lo harán en el futuro. Tenemos que tener una actitud constructiva. Hicimos lo correcto.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. ¿Qué haría usted diferente al Gobierno de PP y Cs?

R. Esta semana, me ha dolido que hablara un Gobierno de superávit cuando hay tanta gente pasándolo mal. Imagine un padre o una madre que saque pecho porque ha ahorrado este mes cuando sus hijos han pasado hambre. Es impensable. El Gobierno no puede sacar pecho, porque ha ahorrado cuando hay gente que no puede llegar a final de mes, cuando los profesionales sanitarios están agotados, los comercios bajando persianas, la hostelería y la cultura al límite y el que no pueda hacerse una PCR en la privada, se pega 10 días en su casa con angustia de no saber si ha contagiado. Lo hubiéramos hecho diferente seguro. Jamás estaríamos pensando en ahorrar más que nadie en los bancos sino en destinar ese dinero a quien lo pasa mal. Rastreadores, Salud Responde, el 061... Todo se hubiera reforzado. Se está dejando a la gente en el camino. Cuando veo al presidente de la Junta paseándose como en un ‘photocall’ por quirófanos vacíos y veo en mi barrio colas en las puertas del centro de salud para intentar coger una cita o ir a las Urgencias, no me parece justo.

P. Insisten en que el Gobierno de PP y Cs está privatizando servicios públicos, pero el PSOE ya tenía conciertos en sanidad o educación y los datos no dicen eso.

R. Sí que lo dicen. La inmensa mayoría de las intervenciones que se han parado en los hospitales públicos, porque no se consideran prioritarias, se están mandando a los hospitales privados. Son intervenciones ambulatorias, las más rentables para la privada y las que más dinero les dejan. No son crónicos, ni graves, los que están siendo atendidos. Los servicios sociales comunitarios se están desmantelando y se está haciendo a través de ONG, colectivos, fuera del sistema público. A Veiasa, la empresa de las ITV en Andalucía, quieren privatizarla y es una empresa rentable, que da dinero. Ya en educación, ni le digo. Hay un interés claro de [Javier] Imbroda [consejero de Educación] por concertar la educación Secundaria, Bachillerato, la FP, ese va a ser el gran negocio de este Gobierno. Esa tentativa de privatización está en todas las áreas.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. ¿Cómo es su interlocución ahora mismo con el presidente, Juan Manuel Moreno?

R. Prácticamente inexistente. Piensa que porque no nos escuche, los problemas no existen. Eso es un error. No querer escuchar a los demás o no querer asumir que te pueden ayudar incluso desde la oposición es un error que le lleva a ese aislamiento, a estar en sus mundos de Yupi, de felicidad, que no se corresponde con lo que la gente está pasando en la calle. Pasó en la educación. Los niños no pueden estar en las aulas como están, muertos de frío, con mantas, esta semana hemos conocido que ha habido 800 niños contagiados en Almería y ¿no hay que poner medidas de seguridad? Hay 700 aulas cerradas, más de 15 colegios cerrados en Andalucía y Moreno presumiendo de la normalidad en las aulas. Los docentes están también agotados. No querer hablar de eso no oculta la realidad.

P. Algunos problemas que usted describe ya estaban. Su pasado como presidenta de la Junta durante cinco años, ¿dificulta su labor de oposición?

R. Al revés, nos fortalece. Conocemos la Administración y sabemos cuándo se dice la verdad y cuándo no. El PP podrá engañar a otros, pero a nosotros no. Cuando venden humo, lo sabemos perfectamente . El PP prometió 600.000 empleos y estamos otra vez en el millón de parados. Las cosas que nosotros no hayamos hecho bien, con humildad, reconocemos nuestros errores. Sabemos que hay cosas que cuando volvamos son urgentes. Por ejemplo, la gratuidad de cero a tres años, ese es el gran paso en la conciliación. No nos dio tiempo a subir el coste hora de la ayuda a domicilio. Hay que dignificar ese empleo. Hay cosas que tenemos que hacer distintas. En investigación, es clave para salvar vidas y para reactivar la economía, tenemos que garantizar por ley una inversión del 2% en Andalucía y que se cumpla cada año.

P. ¿Se da cuenta de que habla con mucha seguridad de que volverá a ser presidenta de la Junta...?

R. Bueno, primero tendrán que decidir los militantes en Andalucía su secretaría general del partido. Después llegará el proceso de primarias para elegir candidato y luego las elecciones, e iremos recorriendo cada uno de esos momentos. Ya he mostrado las ganas y la voluntad, pero de eso hablaré cuando llegue el momento. No me perdonaría con tanta gente pasándolo mal estar en cuestiones de partido. Serán los militantes en Andalucía los que decidan en libertad.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. Hay voces en su partido que piden una renovación en el PSOE andaluz y un proyecto ganador para volver a la Junta, dejando claro que el suyo no lo es. ¿Qué les diría?

R. Bueno, en la cultura del PSOE, en otros partidos no sé, cada uno de los compañeros y compañeras defiende proyectos y defiende ideas, pero no va contra nadie ni se mete con nadie. No va contra otros compañeros.

P. ¿Y contra usted van?

R. Esa es la cultura, le repito. Defendemos ideas y proyectos, pero no vamos contra nadie. Llegado el momento, cuando lleguen las primarias, decidirán libremente los militantes en Andalucía.

P. Ya ha anunciado que se va a presentar a esas primarias. Cuando Ferraz lanzó esa nota pidiendo renovación en los territorios, ¿usted no se dio por aludida?

R. Todos los militantes estamos con nuestra dirección federal y con nuestro presidente y secretario general, Pedro Sánchez.

P.¿Qué le mueve a presentarse a esas primarias después de todo lo que ha pasado?

R. Un proyecto compartido por mucha gente que permita que culminemos un proceso de renovación que iniciamos y que se vio interrumpido, a pesar de ganar las elecciones. Quiero que el PSOE aparezca como un partido amable y actual. Sabíamos que cambiar el PSOE después de 37 años de gobiernos no iba a ser fácil. Queremos devolver la ilusión y la alegría, no solo a los socialistas sino a muchos andaluces que están perdiendo muchas cosas en este tiempo, libertades, se están normalizando retrocesos, se está perdiendo calidad democrática, en los servicios públicos no hay un horizonte de empleo. No entiendo que empresas como Aernnova estén echando trabajadores y el Gobierno no diga nada. Que se plantee el traslado de Abengoa a otra comunidad y el Gobierno no diga nada. Que no les preocupe la situación de Alestis. Andalucía tiene que liderar la industria verde poscovid. Andalucía tiene que estar pensando en su modelo después de la pandemia.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. En ese nuevo proyecto que defiende para el PSOE, ¿cuenta con gente nueva?, porque al final solo vemos a su equipo de siempre...

R. Cuento con todo el talento del partido. Hay mucha gente que se está incorporando a la primera línea. No entiendo que el Gobierno andaluz no abra las puertas a quien piense diferente. En el PSOE de Andalucía sí están abiertas las puertas a todo el talento de dentro y de fuera del partido. Hay mucha gente sin militancia ni carné que está participando en nuestros grupos de trabajo.

P.¿Ha cambiado Vox el clima político en el Parlamento andaluz?

R. Sin duda. Ya han enseñado la cara. Cuando nos insultó el portavoz de Vox, dio golpes en el micrófono y algunos intentaron blanquearlo, quedaron al descubierto muchas cosas. El presidente de la Junta de Andalucía no ganó las elecciones y es presidente por los votos de la ultraderecha, y aquí ha habido una operación de blanqueo gravísima, pero al final el lobo acaba enseñando la patita. Atacan y señalan a los que piensan diferente, a los que educan en igualdad, a los que defendemos la lucha contra la violencia de género, atacan la memoria de Andalucía, lo último ya ha sido lo de llamar a Blas Infante y a nuestra propia autonomía “un invento”. Es evidente que hay un deterioro en la calidad democrática. Oír al Gobierno andaluz hablar de violencia intrafamiliar cuando hasta el papa Francisco ha hablado de violencia de género es duro.

P. ¿Le ha sorprendido la actitud de Vox salvando al Gobierno de Pedro Sánchez con los fondos europeos?

R. No... Eso forma parte de la operación de blanqueo. Lo que me ha sorprendido es la actitud irresponsable del PP, es vergonzoso lo que ha hecho Pablo Casado, un partido que aspira a gobernar y vota en contra de que el dinero llegue a los españoles... Eso no lo pueden entender ni sus votantes.

"El presidente de la Junta de Andalucía no ganó las elecciones y es presidente por los votos de la ultraderecha"

P. El presidente andaluz afirmó que hacer a Iceta ministro de Política Territorial era como "poner a un negacionista al frente del plan de vacunación". ¿A usted le preocupa esa llegada de Iceta al Gobierno?

R. Moreno Bonilla tapa la incapacidad del Gobierno o los intereses para beneficiar lo privado con confrontación y con ruido. Busca cualquier elemento para confrontar y tapar que, de lo que prometió, no está cumpliendo nada. Lo que está provocando una ruptura en la sociedad española son los radicalismos, elementos disruptivos que vienen a enfrentar, a generar odio y rencor. Leí hace unos días unas palabras de Pepe Mujica que decían que él no vivía ni en el rencor ni en el odio. Esa ha sido una de las fortalezas de los socialistas andaluces en la oposición, que a pesar de ganar las elecciones, nosotros no tenemos rencor ni odio, todo lo contrario, estamos en la esperanza, en el compromiso y en la responsabilidad. Los que sostienen al Gobierno sí están en el odio.

P. ¿Usted no tiene ni un poquito de rencor después de todo lo que ha pasado...?

R. Nada. Eso es lo que me hace vivir esta etapa con humildad pero con seguridad y fortaleza. En el Gobierno, a veces te equivocas, otras aciertas, pero con cada una de las actuaciones inmediatamente ves la respuesta. El Gobierno te permite solucionar los problemas de manera inmediata, en la oposición, te cuesta más. Pero no tener ningún tipo de sentimiento negativo ayuda a tirar para adelante.

P.¿Le han ofrecido un ministerio?

R. En absoluto. Sabe mi compañero Pedro [Sánchez] que mi ilusión y mi pasión, mi compromiso, están en Andalucía. No quiero dejar mi tierra en un momento tan difícil y complicado como el que están pasando los andaluces.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. ¿Ha pensado que si pierde las primarias se quedaría sin nada, que ha dejado pasar trenes (listas europeas, presidencia del Senado) por intentar esto otra vez?

R. Es que yo no estoy pensando en mí. Pienso en el compromiso que tenemos con mi tierra y en la cantidad de gente que se está quedando en el camino. Este Gobierno de derechas llegó prometiendo 600.000 empleos y tenemos el peor dato de paro de los últimos cinco años. Otra vez el millón de parados y sin horizonte para sectores estratégicos.

P. Sería humano, por mucha vocación que usted tenga, pensar que se lo va a jugar todo a una sola carta en estas primarias...

R. Para mí, la política es vocacional y la vivo con pasión. Esa vocación existe en otros ámbitos de la sociedad. Sin esa pasión, sería imposible que los médicos se estuvieran jugando la vida como lo están haciendo, en muchos casos en precario, que después ve uno noticias de futbolistas que ganan millonadas. Eso es vocación. Me siento feliz. Hay detalles preciosos, ayer se acordaron de mí las asociaciones de bebés robados y fueron a casa de mis padres a llevarme un detalle para mi hija. Hace dos años que salí del Gobierno. Ese tipo de cosas no tienen precio. Eso me empuja. Te puedo contar como estos muchos detalles. El alcalde de Cala, que vino el otro día con su bastón y me trajo una caja de fresas. Estas cosas me dan la vida. Entiendo que puede ser difícil de entender. Por ejemplo, de lo que más orgullosa me siento es de la gratuidad de la universidad. En mitad de esta pandemia, pensar que hay gente que está pasándolo tan mal y no tiene que pagar la universidad, eso es la política, eso lo hemos hecho nosotros.

P. ¿Cómo es la relación con Pedro Sánchez ahora mismo?

R. Muy buena. Tiene todo mi apoyo y mi cariño, y yo el suyo.

"A Sánchez le ha tocado gestionar uno de los momentos más difíciles de la democracia"

P. ¿Le ha pedido en algún momento que dé un paso atrás?

R. En absoluto. Le he visto que ha sufrido, en la pandemia, Pedro ha sufrido muchísimo, es que era meter un país entero en sus casas sin saber cómo nos íbamos a enfrentar a esto. Le ha tocado gestionar uno de los momentos más difíciles de la democracia y siempre ha tenido claro que había que proteger a las familias, a los trabajadores. Eso le honra. He intentado ayudarlo y voy a ayudarlo en todo lo que pueda.

P. ¿Tiene su compromiso de que no interferirá Ferraz en el proceso orgánico andaluz?

R. Cuando lleguen las primarias a la secretaría general del PSOE de Andalucía, elegirán los militantes andaluces en libertad y será aquí en Andalucía donde elegirán. Eso es lo que dicen los estatutos y lo que se decidió en el 39º congreso, ese es el PSOE, elegirán los militantes en libertad y en Andalucía.

P. Quién le iba a decir que iba a defender tanto los estatutos de ese 39º congreso... Usted conoce el partido mejor que nadie y sabe que la posición del federal influirá.

R. Todos apoyamos a la dirección del partido y al secretario general. Insisto, uno de los grandes logros del 39º congreso es ese, que los militantes eligen. Ahora, los andaluces necesitan que estemos con ellos.

P. ¿Le gustaría tener como rival al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, en esas primarias?

R. Cuando toque. Ya le digo que no voy a hablar.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. ¿Es buena su relación ahora mismo con el alcalde de Sevilla?

R. Con todos mis compañeros, con todos, tengo una buena relación. Los respeto, tienen mi cariño, soy la secretaria general de todos los andaluces. Cuando toque, ya hablaremos. Esta es la cultura del PSOE, nunca vamos contra otro compañero.

P. Pues a algunos de sus compañeros no hay que insistirles tanto, están deseando hablar, de usted, también.

R. Yo ya lo que tuve que decir lo dije. Di mi palabra de que hasta que no se convoquen los congresos no volveré a hablar.

P. ¿Cómo ve la relación con Unidas Podemos en el Gobierno?

R. Los gobiernos de coalición, que no tenemos cultura de esto a nivel nacional, suelen tener fricciones. Yo las he tenido y es lógico, porque son partidos diferentes con programas diferentes. Pero sí que creo que hay una sobreactuación en estos momentos de Pablo Iglesias y me parece que no es lo que necesita la gente. Forma parte de un Gobierno en un momento muy importante para España. Tiene que haber lealtad en ese Gobierno, porque es la esperanza ahora mismo para millones de ciudadanos. La sobreactuación sobra.

P. Usted rompió con IU su coalición, ¿teme que pase lo mismo en España?

R. Deseo que no. Aquí en Andalucía, el tiempo al final nos ha dado la razón. Los que presionaban y tensionaban para que ese Gobierno no funcionara ya ve cómo han acabado, vemos lo que ha pasado en Adelante Andalucía.

Foto: Foto: EFE.

P. Gobernó con IU y selló un pacto con Cs. Ahora mismo, ¿con quién se quedaría?

R. Somos gente de diálogo y de acuerdo, de entendimiento. Estamos hablando con todo el mundo. Estamos presentando iniciativas ahora mismo en el Parlamento con Unidas Podemos. Pero ni siquiera estamos pensando ahora mismo en clave electoral, no estamos en el tacticismo.

P. Su relación con Cs ahora mismo, ¿cómo es?

R. Con algunos, muy buena. Con otros, es que no hay relación. Yo, cuando Juan Marín me ha llamado, lo he atendido y he hablado con él, pero es verdad que tengo más fluidez y más diálogo con otros dirigentes de Cs. Ellos tienen un problema de tensión interna. De gente que está en la corriente Arrimadas, que entienden que es un partido que vino para hacerse con ese espacio del centro derecha liberal europeo y Juan Marín ya ha manifestado que quiere ir en las listas del PP, vamos, que quiere ser del PP, entonces, políticamente es muy complicado.

P. Un pacto del PSC con ERC en Cataluña, ¿le preocuparía?

R. Desearía una mayoría de [Salvador] Illa para que sea presidente y abra un nuevo tiempo, para que pueda poner rumbo a otra Cataluña, moderna, vanguardista, muy mediterránea, muy europea. Con ERC, no comparto un proyecto de país, defiendo la unidad de España, respetando la diversidad de todos los territorios y garantizando la igualdad.

placeholder Foto: Cristina Quicler.
Foto: Cristina Quicler.

P. Empieza el juicio por la financiación ilegal del PP y desde el PSOE andaluz le piden explicaciones directamente al presidente de la Junta por esos sobresueldos. Usted sabe que cada vez que Bárcenas hable, el PP le sacará el caso ERE, ¿verdad?

R. Fíjese lo respetuosos que hemos sido que solo le hemos hecho una pregunta que hoy se hace la inmensa mayoría de la gente, cuál es su opinión, porque el presidente de la Junta tendrá una opinión, de lo que Bárcenas está entregando. Qué conocía, porque él sí estaba allí, en la misma planta que Bárcenas, compartiendo despacho y dirección del PP en esos años. Que nos cuente. Él ha hecho de Torquemada durante años en Andalucía, ha señalado y perseguido injustamente a los socialistas. Quince años llevan hablando de los ERE, pero nosotros no estamos en el ‘y tú más’. Nada de la posición inquisitorial que tuvo el PP aquí. Sorprende que Moreno Bonilla lleve mucho tiempo mudo. Todo el mundo sabe el año en el que yo llegué a la presidencia del Gobierno, 2013, y ya llevaba años en los tribunales eso. Pero como no tengo rencor ni vivo en ese espacio tóxico, no estoy pensando en lo que me han dicho a mí injustamente. Y tiene un portavoz que aparece en un informe policial, que era el secretario de Estado de Seguridad, que conocía que se estaban utilizando los fondos reservados y la Policía para obstruir la Justicia. Algo nos tendrá que decir. Nos merecemos una respuesta.

P. Cuando hay poder, cuando un político está en el Gobierno, todo el mundo le adula. En la oposición, muchas cosas cambian. ¿Hay gente que le ha decepcionado?

R. No me preocupa. No necesitaba esa adulación, esos halagos, ni antes ni ahora, no me hace falta, no la echo de menos. Me quedo con la cantidad de gente que no esperaba que nos iba a ayudar en la oposición.

"Moreno Bonilla ha hecho de Torquemada durante años en Andalucía, ha señalado y perseguido injustamente a los socialistas"

P. Pues le critican que su principal error fue aislarse rodeada de gente que la adulaba continuamente.

R. No. Para nada. Desconfía de quien no te diga tus errores, de quien no te diga que te equivocas. Busca siempre quien te diga la verdad. El nivel de protección de los entornos es algo innato, pero yo estoy todo el día en la calle, hablo con mucha gente, y a mí es difícil tamizarme la información. A mí lo que me gusta de la política es la cercanía, el contacto con la gente, la calle.

P. Le hago una pregunta personal: ¿ni siquiera sus padres le han animado a retirarse?

R. Al contrario. La que más me habla últimamente es mi madre, es la que más me anima. Ellos sufren con todo, pero la que más me anima es mi madre, me ha sorprendido que sea la que más me apoya.

Susana Díaz Miquel Iceta Pedro Sánchez Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda