El PSOE explora qué liderazgos territoriales puede renovar para soltar lastre electoral
  1. España
  2. Andalucía
CAMINO AL CONGRESO FEDERAL

El PSOE explora qué liderazgos territoriales puede renovar para soltar lastre electoral

Pedro Sánchez preside este sábado el Comité Federal, que se celebra de forma telemática en Barcelona para arropar la candidatura de Illa en un acto preelectoral ante el 14-F

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la cúpula del PSC. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la cúpula del PSC. (EFE)

Unas 400 personas conectadas en 'streaming' para participar en el comité federal del PSOE, que se celebra de forma telemática este sábado en Barcelona. Una reunión de partido que contará con la intervención en abierto del secretario general, Pedro Sánchez, y del candidato del PSC, Salvador Illa. Un cónclave para mayor gloria del todavía ministro de Sanidad en un momento en el que la pandemia deja datos devastadores en España y queda pendiente una crisis de Gobierno para reemplazar al candidato.

Un acto preelectoral donde se espera poco debate interno. Siguiendo el formato clásico, tomarán la palabra los barones del PSOE y los secretarios generales, a los que se les ha pedido brevedad aludiendo a las dificultades técnicas. Mejor cinco minutos que diez, ha sido el recado. Después se abre el debate; y aunque nunca se sabe, no se espera que se anime la discusión de puertas hacia dentro.

Foto: El vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès (d), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Es la primera reunión del Comité Federal desde que la pandemia marcó la gestión del Gobierno en España. La anterior se celebró hace un año, el 15 de febrero, y entonces Sánchez obtuvo el aval de su partido para abrir el diálogo con Cataluña, con toque de algunos barones, eso sí, como Emiliano García-Page, que alertó contra "privilegios" a algunos territorios. Ha llovido mucho desde entonces, el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos ha sacado adelante unos Presupuestos, con ERC y partidos como Bildu, pero nadie espera que en esta cita interna se haga un examen a conciencia de este último año, sino que se lance la campaña de Illa como candidato en Cataluña aún con el 14 de febrero como fecha de los comicios.

La reunión llega después de que el PSOE haya puesto rumbo a su congreso federal, que celebrará del 15 al 17 de octubre, y en una semana en la que el partido dio por primera vez un aviso claro sobre la necesidad de renovar algunos liderazgos territoriales. El lunes, en una nota oficial de Ferraz, apostó por "reforzar y renovar en algunos casos los liderazgos autonómicos para hacer al PSOE competitivo en todos los territorios". Igualmente emplazó a todas las federaciones a celebrar sus cónclaves regionales antes de 2022. Los estatutos del partido fijan 90 días desde la celebración del congreso federal.

Foto:  El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), preside la ejecutiva del PSOE en Madrid en noviembre. (EFE)

Fue un mensaje expreso que, según admitieron desde la propia dirección federal, abría el melón de la renovación de los liderazgos territoriales y que volvió la mirada de la mayoría hacia Andalucía, donde Susana Díaz ya ha anunciado que se presentará a unas primarias para continuar en su cargo pese a las voces que piden una renovación en el partido.

Los críticos aún no han encontrado al candidato que le disputará el liderazgo de la federación con más peso en el PSOE. Tras intentar una salida pactada que ya está abortada, Díaz ha dejado claro que no aceptará un acuerdo de salida y que su intención es pelear. Quedan meses para que se dé con un candidato alternativo que reúna a todas las corrientes críticas, divididas en varias familias y sin un liderazgo común. Aseguran los adversarios de Díaz que se trata de una estrategia de desgaste, que apurarán al máximo los plazos para no presentar candidato y tratar de evitar que se queme quien se tendrá que enfrentar a la expresidenta de la Junta; pero lo cierto es que hay un ramillete de nombres sobre la mesa sin que ninguno, por una y otra razón, se decidan a dar el paso.

Sin rivales en Andalucía

Ni el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ni la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, quieren participar en unas primarias que serán cruentas ni tienen interés en medir su poder orgánico con el de Díaz. Espadas aceptaría liderar el PSOE pero llegando 'bajo palio', tal y como trató Susana Díaz de desbancar a Sánchez. Sin embargo, en el partido, advierten voces de todas las corrientes, el 39 congreso consagró un modelo en el que los militantes deciden y las primarias han llegado para quedarse. Otros nombres como el de Felipe Sicilia o Ángeles Ferriz, diputados en el Congreso y el Parlamento andaluz, ambos de Jaén, tampoco cuentan, de momento, con el aval de una mayoría de la corriente crítica. Es ahora mismo la gran fortaleza de Susana Díaz, la ausencia de un rival y la neutralidad, aparente, de Ferraz, que ha eludido meterse de lleno en la refriega hasta este momento.

Foto: El diputado del PSOE Felipe Sicilia. (EFE)

La gran batalla que librará el PSOE será sin duda la de Andalucía pero no será la única. Ferraz aún no ha adoptado ninguna decisión firme pero explora en qué territorios sería conveniente un cambio de liderazgo. El primer mensaje que traslada la dirección de Sánchez es que no se tocará a los presidentes autonómicos, por más que sean precisamente los barones los únicos que públicamente han cuestionado las alianzas de Sánchez con los independentistas y con partidos como Bildu.

Ferraz deja claro que no tocará a ningún presidente autonómico

Ya tras el 39 congreso, la ejecutiva federal planeó culminar la implantación del 'sanchismo' en las federaciones que habían apoyado a Susana Díaz; la mayoría del aparato del partido se situó en el bando perdedor, pero no pudo hacerlo. El ambiente guerracivilista, la falta de mayorías en muchas federaciones que habían ido de la mano de la andaluza, obligaron a cambiar los planes y aceptar las mayorías en los territorios. Ha llovido mucho desde entonces y la relación con la mayoría de los barones es ahora más o menos pacífica. Algunos han girado, como Ximo Puig o Guillermo Fernández Vara, y se acercaron a las posiciones de Sánchez. Otros como Javier Lambán siguen teniendo una relación cordial pero fría. Plantear, por ejemplo, su renovación, insisten fuentes el PSOE, no entra en los planes aunque sí que Ferraz querría ganar peso y espacio en su próxima ejecutiva en Aragón. Igual ocurre con García-Page.

Galicia y Madrid

Lo que inclinará la balanza para la renovación serán los resultados electorales. Susana Díaz ganó las elecciones andaluzas, pero perdió la Junta; y quienes le piden un paso atrás apelan precisamente a que hay que buscar al mejor candidato para volver a recuperar el Gobierno de Andalucía. Con este parámetro, la primera comunidad que sale a relucir, tras la andaluza, es Galicia. Las últimas elecciones dejaron un gusto muy amargo en el PsdeG de Gonzalo Caballero y ya hay movimientos subterráneos en esta federación para desplazarlo. El congreso gallego llega abierto y, como en el resto de territorios, será el federal de octubre la primera prueba de fuego para medir el poder de los líderes territoriales, en función del peso que consigan en la ejecutiva de Sánchez. La única gallega ahora mismo en Ferraz es Pilar Cancela, al frente de Políticas Migratorias.

Foto: El exdiputado autonómico socialista Pachi Vázquez. (EFE)

Caballero, que siempre ha sido fiel a Sánchez, podría salir; como en el aire está también el liderazgo del PSOE en Madrid. Es el talón de Aquiles del secretario general, la federación que lleva años instalada en la oposición y para la que no se da con el remedio. José Manuel Franco, que compagina la secretaría general a la que accedió en 2017 con la delegación del Gobierno, saldría si encuentran un perfil que suponga un revulsivo electoral. La debilidad de Ángel Gabilondo en la oposición de la Asamblea madrileña anima a un sector a empujar por que haya cambios, pero desde Ferraz advierten de que no hay nada claro.

Igualmente no se descarta una salida pactada y sin guerras de Idoia Mendia al frente del PSE-EE para dar paso a un candidato de más fuste que pudiera sumar mejores resultados, pero son cábalas aún con poco fundamento. Igual ocurre en La Rioja, donde la presidenta de la comunidad, Concha Andreu, en el poder con Podemos, libra una sonora batalla interna con el secretario general del PSOE riojano, Francisco Ocón, que fue cesado, junto a otros tres consejeros, como miembros del Ejecutivo autonómico. La división entre el Gobierno y el partido preocupa en Ferraz y ratifica que, al menos en las filas socialistas, la experiencia demuestra que las bicefalias no conducen a nada bueno y es tradición que los presidentes sean intocables.

Susana Díaz PSOE Barones del PSOE Pedro Sánchez Pilar Cancela PSdeG Pandemia
El redactor recomienda