Es noticia
Menú
Ayuso arrebata a Vox el trono de los tribunales y judicializa la oposición a Pedro Sánchez
  1. España
Batalla judicial

Ayuso arrebata a Vox el trono de los tribunales y judicializa la oposición a Pedro Sánchez

El recurso contra el decreto de ahorro energético confirma el uso de un patrón que hace unos meses era patrimonio de los de Abascal. La relación de la presidenta con Rocío Monasterio no será tan cordial a partir de septiembre

Foto: Isabel Díaz Ayuso, Santiago Abascal y Rocío Monasterio. (EFE/Mariscal)
Isabel Díaz Ayuso, Santiago Abascal y Rocío Monasterio. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El último de los anuncios de la Comunidad de Madrid sobre su intención de recurrir el decreto de ahorro energético del Gobierno reproduce un patrón que ya es familiar. El Ejecutivo de Pedro Sánchez presenta medidas en cualquier ámbito. Isabel Díaz Ayuso las discute hasta el extremo en distintas intervenciones. La crítica se refuerza con la afirmación de que reclamará ante los tribunales. El recurso se presenta y va a parar al tribunal correspondiente. La evolución del procedimiento provoca nuevas informaciones y nuevas declaraciones. "La oposición política se ha trasladado a los tribunales", concluyen fuentes jurídicas, que atribuyen el origen del método a Vox, cuyas acciones judiciales han quedado, sin embargo, opacadas en los últimos meses ante las promovidas por la también presidenta del PP de Madrid.

La dirigente madrileña potenció este sistema durante la pandemia. Su uso se convirtió en sinónimo de batalla, una lucha con todos los instrumentos a su alcance para afrontar supuestas injerencias estatales en asuntos competencia de las autonomías. Muy en la línea del lema "Libertad" que acuñó Ayuso y en el que ha basado todo su discurso, especialmente tras su arrolladora victoria el 4 de mayo de 2021. "Recurrir a la Justicia no solo da idea de contundencia, también de la necesidad de protegerse ante abusos de terceros, de protección", reflexiona uno de los jueces consultados.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Roberto Cárdenas)

Precisamente esta reflexión es lo que ha inflado las velas de la Comunidad de Madrid en múltiples temas. Desde Sol reconocen que hay una lectura política en cada una de sus acciones, convencidos de que han de confrontar el modelo de la región con el del Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos. Liberalismo frente a socialismo. Sin matices. No obstante, niegan que sea una estrategia empleada a la ligera e insisten en que siempre hay un respaldo jurídico. "Atacamos cuando nos vemos atacados, esto no es recurrir porque sí", detallan fuentes del Gobierno autonómico.

Sea como fuere, sobre esta premisa, combinada con la amenaza de desobediencia, Ayuso ha ido acumulando procedimientos. Sus recursos han logrado desplazar en atención mediática a los que continúa presentando el partido de Santiago Abascal. Vox, por ejemplo, también ha anunciado acciones judiciales contra "el fanatismo climático" y lo ha hecho en una carta enviada por Castilla y León en la que reprocha al Ejecutivo central que trate de "someter" a los gobiernos regionales "a la dictadura de un ecologismo sectario y reduccionista que engañosamente opone medio ambiente con progreso y bienestar". El eco de su postura ha quedado en segundo plano.

Ayuso intensificó su actividad en los tribunales con el estallido de la pandemia. Desde entonces ha abierto hasta ocho procedimientos

Desde 2019, con ese arranque durante la pandemia, la Comunidad de Madrid ha acudido a los tribunales en una decena de ocasiones. Inició tres procedimientos contra distintas Órdenes Comunicadas del Ministerio de Sanidad que afectaban al territorio. Las más sonadas fueron las presentadas contra el cierre de Madrid en el puente de octubre de 2020 y la Semana Santa de ese año, aunque también se recurrieron las medidas restrictivas para la hostelería en pleno auge del coronavirus.

Ha judicializado también el reparto de fondos autonómicos, discutiendo la diferencia entre las cantidades previstas y las abonadas en las llamadas entregas a cuenta de los Presupuestos del año 2019. También los abonos del IVA, en concreto de 2017. E hizo lo propio respecto a los precios públicos correspondientes a los servicios universitarios, el reparto de los fondos covid, que considera desiguales, y los currículos educativos de Bachillerato.

Foto: Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Transportes, David Pérez. (EFE/J. J. Guillén)

La relación entre Isabel Díaz Ayuso y Vox ha sido cordial hasta la fecha. Cuando Pablo Casado estaba aún al frente del partido, podría decirse que incluso era contradictoria con los planes de Génova. Pero todo apunta a que habrá un cambio sustancial el próximo curso. A solo unos meses de las elecciones municipales y autonómicas, y con la lucha por seducir al electorado de derechas, tanto el PP en Madrid como la formación que lidera Rocío Monasterio pugnarán por cuestiones claves. Fundamentalmente, serán las rebajas de impuestos y la receta contra la crisis económica que se avecina.

"Quieren ser como el PP"

Los últimos meses son una prueba inequívoca de ello. Monasterio ya ha dado varios pasos en esa línea y ha tratado de que las políticas fiscales lleven su sello. Un extremo que Ayuso se ha apresurado a abortar. Vox llevó a la Asamblea de Madrid varias iniciativas, como una nueva modificación del IRPF o la bonificación del impuesto de sucesiones de tíos a sobrinos y entre hermanos, pero no prosperaron. La presidenta de la Comunidad de Madrid marcó el terreno y frenó en seco las aspiraciones de sus eventuales socios en la Cámara madrileña. "Quieren ser como el PP, pero criticando lo que les conviene para dar lecciones económicas", dijo la presidenta madrileña.

Vox, a la baja en las encuestas y sin grandes expectativas en Madrid, tratará de hacer una oposición más dura a Ayuso. "En septiembre vamos a exigir que rectifiquen y bajen impuestos de forma inmediata", señalan desde la formación, con un discurso que se repite desde hace meses. También insistirán en la reducción de diputados, ya pactada con los populares, pero congelada, y en aliviar la carga fiscal. Su principal argumento en cualquier negociación es que sus votos son decisivos para sacar adelante todas las leyes que el PP tiene previstas, como la Ómnibus, la de mercado abierto o la de autonomía financiera, además de los presupuestos. "Nosotros también queremos gestos de buena voluntad", advirtió Monasterio el pasado mes de mayo en una entrevista con El Confidencial.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Al ocupar el trono de los tribunales, Isabel Díaz Ayuso no solo ha desplazado en atención a las acciones de Vox, también a las de su propio partido. El PP se ha dirigido al Tribunal Constitucional en los últimos tres años, al menos en 14 ocasiones. Como reproducía los pasados días 'El Periódico de España', ha discutido la constitucionalidad de leyes promovidas en el Congreso por el PSOE y Podemos y otras aprobadas por comunidades autónomas no gobernadas por los populares, como Cataluña o Valencia.

La presidenta madrileña ha conseguido rentabilizar estos recursos como propios, atribuyéndose al menos su autoría intelectual en el imaginario popular, reflexiona un fiscal. Los populares han recurrido las nuevas leyes sobre la Eutanasia o Educación, entre otras. En este último tema, precisamente, el Gobierno autonómico también ha llevado la voz cantante y ha hablado de "adoctrinamiento" en las aulas. El mismo planteamiento que hace Vox en todos los territorios. Así, a pesar de todo, el más perjudicado en esta pelea es el partido de Abascal, que se apropió de la bandera judicial, impulsado por su papel de acusación popular en la causa del 'procés' y ve cómo esa misma estrategia ya no basta para acaparar el foco y crecer en las encuestas. Al menos en este momento.

El último de los anuncios de la Comunidad de Madrid sobre su intención de recurrir el decreto de ahorro energético del Gobierno reproduce un patrón que ya es familiar. El Ejecutivo de Pedro Sánchez presenta medidas en cualquier ámbito. Isabel Díaz Ayuso las discute hasta el extremo en distintas intervenciones. La crítica se refuerza con la afirmación de que reclamará ante los tribunales. El recurso se presenta y va a parar al tribunal correspondiente. La evolución del procedimiento provoca nuevas informaciones y nuevas declaraciones. "La oposición política se ha trasladado a los tribunales", concluyen fuentes jurídicas, que atribuyen el origen del método a Vox, cuyas acciones judiciales han quedado, sin embargo, opacadas en los últimos meses ante las promovidas por la también presidenta del PP de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso Pedro Sánchez Vox Jueces
El redactor recomienda