Es noticia
Menú
Sánchez recupera la reforma del mercado eléctrico para compensar los recortes de gas
  1. España
NUEVO PULSO CON BRUSELAS

Sánchez recupera la reforma del mercado eléctrico para compensar los recortes de gas

La inflación es la principal preocupación del Ejecutivo. Para contenerla, el presidente se encomienda a desacoplar los precios del gas y la electricidad, lo que permitiría encarar el año electoral con brotes verdes

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el balance del curso político realizado este viernes en el Palacio de la Moncloa. (EFE/Chema Moya)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el balance del curso político realizado este viernes en el Palacio de la Moncloa. (EFE/Chema Moya)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno seguirá dando la batalla en Bruselas tras negociar una reducción de los recortes en el consumo energético. La propuesta de la Comisión Europea pasaba por llegar al 15% para hacer frente a un eventual corte por parte de Rusia, pero finalmente se quedará para España en el 7%. La idea inicial era quedarse al margen de cualquier ajuste, aduciendo la menor dependencia del gas ruso y evitar una merma de su capacidad para ejercer la solidaridad de suministro con otros países. Sin embargo, la asunción de esta actuación, que se materializará en el próximo Consejo de Ministros a través de un decreto con medidas de ahorro obligatorias para empresas y comercios, se compaginará con un nuevo pulso en Bruselas para forzar una reforma del mercado eléctrico y poner un tope máximo al precio del CO₂.

La capacidad de suministro de España es sinónimo de capacidad negociadora. Sobre todo frente a la más dependiente Alemania, en nivel dos de alerta por desabastecimiento, que hasta ahora había encabezado el bloque de países que se opusieron a la reforma del mercado eléctrico ya peleada por Pedro Sánchez. La Comisión Europea se ha abierto a una reforma para 2023 y en este contexto Sánchez volverá a llevar a Bruselas la petición, hasta ahora bloqueada, de desacoplar el precio del gas del precio mayorista.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, posa con el informe de rendición de cuentas del Gobierno de España. (EFE/Chema Moya)

Una medida que, más allá de la excepción ibérica, siempre se defendió como la más útil para bajar el precio de la factura de la luz y, por ende, para revertir la escalada inflacionista. Algo que se hace todavía más acuciante de cara una crisis de suministros en invierno por el embate ruso, que inevitablemente provocaría un alza mayor. España, además, tiene una mayor sensibilidad a la subida de la energía, tanto porque los hogares gastan un mayor porcentaje de renta en electricidad que la media europea como porque las empresas españolas también son más intensivas en el uso energético.

La medida más novedosa que Pedro Sánchez pondrá sobre la mesa de Bruselas en septiembre será la de topar el precio del CO₂. "La amenaza de Putin exige ir más allá", argumentaba el jefe del Ejecutivo este viernes durante su balance sobre el curso político. Con estas iniciativas se mostró convencido de se podrá doblegar la curva de la inflación, que el último mes escaló seis décimas, hasta situarse en el 10,8%.

El discurso del presidente del Gobierno asoció la voluntad de España de cumplir con el plan de contingencia pactado en Bruselas y poner al servicio de otros países "toda nuestra capacidad de regasificación" para exportar metaneros, con sus propuestas para "ir más allá". Ya cuando se activaron las negociaciones para los planes de contingencia, el Ejecutivo insistió en desarrollar compras centralizadas de gas por parte de la Comisión Europea, como se hizo con las vacunas durante la pandemia, y desbloquear las interconexiones energéticas, principalmente el Midcat, con financiación de la UE y adaptándolo para el trasvase de hidrógeno verde.

Foto: El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune. (Reuters/Archivo/Ramzi Boudina)

Dos cuestiones que ya están encarriladas, por lo que el próximo objetivo se enfocará en relanzar la propuesta de la reforma del mercado eléctrico, a la que siempre se negó Alemania junto a Holanda. Una contrapartida para el cambio de posición de este último país podría pasar por la activación de un centro de distribución desde el puerto de Gijón hacia Países Bajos o Bélgica. Algo en lo que ya se está trabajando con vistas a acelerar las autorizaciones para la puesta en marcha de la regasificadora del Musel y convertirla en el menor tiempo posible en un centro de almacenamiento y distribución de gas.

A menos de un año para que España asuma la presidencia rotatoria del Consejo Europeo, Sánchez busca que el papel de España en el plan de contingencia de la UE refuerce su imagen exterior y le sirva para ganar influencia. "Somos un país que siempre cumple y somos europeos, no por necesidad, sino por convicción", recalcaba este viernes en su intervención desde Moncloa el jefe del Ejecutivo, tras anunciar las nuevas propuestas que llevará a Bruselas.

Desde el Ejecutivo reconocen que su principal preocupación en estos momentos es la inflación y tienen grandes esperanzas en que una reforma del mercado eléctrico sirva para contenerla de cara a 2023 y encarar el proceso electoral con brotes verdes. De salir adelante su propuesta, sería el final del camino que emprendió Sánchez tras conseguir la excepción ibérica para poder 'topar' el precio al gas.

Plan de ahorro energético

El Gobierno no tardará ni una semana en aprobar las medidas para materializar el acuerdo cerrado en Bruselas para reducir el consumo de gas. El próximo lunes se llevará al Consejo de Ministros un paquete de "medidas urgentes" de eficiencia energética con el objetivo de reducir el consumo de gas en un 7%. Su implementación será obligatoria para empresas y comercios y voluntaria para los hogares. Irán en la línea con las aplicadas ya en la Administración central, como no fijar el termostato del aire acondicionado por debajo de los 27 grados, pero extendiéndose a comercios, hoteles, medios de transporte, supermercados o cualquier empresa, así como cartelería para informar sobre medidas de ahorro, como el uso preferente de las escaleras en lugar del ascensor, el fomento del teletrabajo o la optimización de la iluminación.

Por otra parte, se tratará de involucrar a las Administraciones autonómicas y locales. La vicepresidencia tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya remitió la pasada semana una misiva a los consejeros de Energía de las diferentes comunidades autónomas para empujarlos a sumarse al plan de ahorro ya implantado en la AGE. "Se hace necesario acelerar las medidas de transición energética y adoptar un uso prudente de la energía para reducir nuestra vulnerabilidad ante posibles escenarios de escalada de la situación actual", indicaba la misiva a la que tuvo acceso este diario y que detalla actuaciones para racionalizar el consumo en edificios públicos, reducir los desplazamientos y medidas de sensibilización a la ciudadanía.

El Gobierno seguirá dando la batalla en Bruselas tras negociar una reducción de los recortes en el consumo energético. La propuesta de la Comisión Europea pasaba por llegar al 15% para hacer frente a un eventual corte por parte de Rusia, pero finalmente se quedará para España en el 7%. La idea inicial era quedarse al margen de cualquier ajuste, aduciendo la menor dependencia del gas ruso y evitar una merma de su capacidad para ejercer la solidaridad de suministro con otros países. Sin embargo, la asunción de esta actuación, que se materializará en el próximo Consejo de Ministros a través de un decreto con medidas de ahorro obligatorias para empresas y comercios, se compaginará con un nuevo pulso en Bruselas para forzar una reforma del mercado eléctrico y poner un tope máximo al precio del CO₂.

Pedro Sánchez Eléctricas
El redactor recomienda