Es noticia
Menú
España plantea 'topar' el gas solo con Portugal por la dificultad de un consenso en la UE
  1. España
CONSEJO EUROPEO

España plantea 'topar' el gas solo con Portugal por la dificultad de un consenso en la UE

Se trataría de que la intervención del mercado eléctrico, siempre de manera excepcional y acotada en el tiempo, sea una decisión que puedan tomar solo unos países por separado

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a las ministras María Jesús Montero (c) y Nadia Calviño a su llegada a la sesión de control celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a las ministras María Jesús Montero (c) y Nadia Calviño a su llegada a la sesión de control celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El Gobierno defiende que la reforma del mercado eléctrico para bajar los precios del gas se pueda adoptar de forma autónoma solo por algunos países de la UE. A 24 horas de que arranque el Consejo Europeo, fuentes de Moncloa reconocen las dificultades para sacar adelante la propuesta en la que vienen trabajando desde hace meses para desacoplar el precio del gas al de la electricidad, principalmente por la negativa de Alemania y Países Bajos. El temor a la falta de consenso ha llevado a buscar una alternativa intermedia que pueda ser aceptada en el seno de la UE. Se trataría de que la intervención del mercado eléctrico, siempre de manera excepcional y acotada en el tiempo, sea una decisión que puedan tomar solo unos países por separado, según indican estas mismas fuentes. Esto es, una medida voluntaria sin obligar a adoptarla a los Veintisiete.

La idea que maneja el Ejecutivo, de no haber consenso entre los Veintisiete para intervenir el mercado a nivel europeo, algo que está garantizado debido a la fuerte oposición de un grupo de Estados miembros, es que sobre todo España y Portugal puedan hacerlo por su cuenta. Una suerte de habilitación extraordinaria por ser una isla energética, pues la interconexión eléctrica con Francia se limita al 2,8%. De esta forma, se plantea introducir un límite en las ofertas que se puedan presentar en el mercado mayorista para combatir de forma urgente la inflación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una reunión con los ejecutivos de las principales eléctricas. (EFE/Pool Moncloa/Fernando Calvo)

El argumento es que, de no aceptarse la propuesta liderada por España, que apoyan los países del sur junto a Francia y Bélgica, nuestro país se vería doblemente perjudicado por el nivel bajo de interconexión por ser parte del mercado europeo. Un problema peninsular que se comparte con Portugal. Se considera que, aun con dificultades técnicas, esta propuesta sería más fácilmente realizable en la Península Ibérica. En Bruselas se teme que si algunos países deciden ir por separado con esta idea ante la falta de acuerdo pueda acabar llevando a una falta de suministro.

La Comisión Europea, que ha incluido la idea del establecimiento de un precio de referencia a nivel europeo en el abanico de posibles medidas que los líderes tendrán que discutir en un Consejo Europeo este jueves y viernes en la capital comunitaria, ha alertado este mismo miércoles sobre los riesgos asociados a esa idea y especialmente si esta se aplica a nivel nacional por parte solamente de algunos países y no de forma conjunta. "Si se introduce a nivel nacional, podría distorsionar el flujo de electricidad en los países vecinos (UE y fuera de la UE) y desencadenar flujos desde los países con el precio de referencia hacia los que no lo tienen, sin tener en cuenta la escasez, la seguridad del suministro o los costes relativos", asegura un documento publicado por el Ejecutivo comunitario. Desde Moncloa aseguran, sin embargo, que estas preocupaciones de Bruselas quedarían resueltas por el hecho del aislamiento energético de España.

Otra de las propuestas que sí tienen consenso entre los Veintisiete, como el aumento de la capacidad de almacenaje para garantizar el suministro pese a romperse el vínculo con Rusia, podrían provocar que se incrementasen los precios, según fuentes del departamento económico de Moncloa. Por eso insisten en que esta propuesta debe acompañarse de una reforma del mercado para topar el gas. Esto es, no actuar sobre el suministro sin hacerlo también sobre los precios, aunque España no se plantea vetar esta propuesta. Otra de las ideas que la Comisión sí ha recogido en su abanico de posibles medidas y que cuenta con un amplio apoyo es la de la compra conjunta de gas, que era una de las propuestas que el Gobierno defendió al inicio de este debate, cuando en septiembre envió a la capital comunitaria un paquete de posibles acciones a nivel europeo.

La adopción de medidas para desacoplar el gas del 'mix' energético o fijar precios máximos, según se considera desde el Gobierno, no afectaría a otros países. La oposición de Alemania y Países Bajos amenaza así con frustrar los planes de Sánchez por lo que se prepara ya el camino para intervenir el mercado aun sin consenso. Frente a las críticas a Sánchez vertidas por fuentes diplomáticas holandesas, comparándolo con don Quijote por su supuesto intervencionismo radical, desde Moncloa hablan de que el mercado está roto y que la propia Comisión Europea ha introducido la necesidad de bajar los precios del gas en una reciente comunicación. Fuentes holandesas aseguraban hace poco que el presidente del Gobierno estaba empezando a ser consciente de su las medidas que venía defendiendo eran "imposibles" de aplicar. "Después de mover estas ideas, ha pasado un tiempo y parece que España y otros ven que si bien sonaba simple, la realidad es más compleja y será casi imposible implementar estas medidas y lograr el efecto deseado", aseguraban.

Foto: Pedro Sánchez y Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Pool/Kenzo Tribouillard)

El Gobierno ha fiado el grueso de su plan de choque contra la inflación, que llevará al Consejo de Ministros del próximo martes, a desacoplar el precio del gas del de la electricidad, por lo que buscará alternativas si hay resistencias en el seno de la UE, como está previsto. Con todo, la prioridad en estos momentos pasa porque haya acuerdo y así se peleará, según explican las fuentes, incluso con encuentros bilaterales durante el Consejo Europeo. Se confía en acabar convenciendo a los Veintisiete, pero, si no, hacerlo para que lo puedan llevar a cabo solo una serie de países. Sin embargo, algunos Estados miembros se han mostrado muy duros en sus críticas al Gobierno en las últimas horas, calificando al grupo de países que le apoyan, entre los que se encuentran no solamente Francia o Portugal, sino también Italia o Grecia, de "intervencionistas extremos".

La propuesta que defenderá el Gobierno irá acompañada de una compensación para el gas que se utiliza para la producción de electricidad. Sobre todo a las empresas de ciclos combinados que utilicen ese gas, compensando el precio de referencia con el precio de mercado. La compensación se podría realizar a través de los presupuestos generales del Estado, con cargo al déficit de tarifa o mediante el propio sistema, con un ajuste para retribuirla 'ex post' a cargo de los usuarios. Fuentes europeas señalan sin embargo que el coste de esa medida sería muy alto.

El denominado Plan de Respuesta a las Consecuencias Económicas de la Guerra se ha quedado así a la espera de que se sustancie el debate en la UE. Para desesperación de sus socios de coalición y de los grupos parlamentarios que apoyan al Ejecutivo. Todos ellos exigen concretar medidas y hacerlo de forma urgente.

Precio de la gasolina

La sensación en el Gobierno es de urgencia, cuando este miércoles se cumplen tres días de parón en la flota pesquera y multinacionales como Heineken o Danone advierten de una interrupción inminente de su actividad en España si continúa el paro de los transportistas. El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Planas, reconocía este martes que el sector está ante “una situación muy complicada”. A la presión se suma Unidas Podemos, que echa de menos “un poco más de celeridad y valentía en las medidas”, en palabras de su portavoz parlamentario, Pablo Echenique. "El Gobierno tendría que bajar el precio del gasóleo de uso de transporte, como mínimo, a 1,50 euros", exigía el dirigente morado este miércoles, además de ayudas directas al sector.

En este contexto, el presidente del Gobierno se ha puesto como límite esta semana para llegar a un acuerdo con el sector del transporte, que hoy cumplen 10 días de huelga con efectos que se dejan ver ya en problemas de desabastecimiento. "Vamos a llegar a un acuerdo esta semana, estoy convencido, para amortiguar las consecuencias en el alza de precios de la gasolina y el gasoil", ha asegurado Pedro Sánchez este miércoles en la sesión de control al Gobierno en respuesta a las críticas de la portavoz popular, Cuca Gamarra, de no actuar. Hasta en tres ocasiones ha repetido que "vamos a llegar a un acuerdo" con este sector. Para ello, el Ejecutivo ha adelantado a mañana una nueva reunión con el Departamento de Mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera para abordar medidas eficaces contra el alza de precios de la gasolina.

El Gobierno defiende que la reforma del mercado eléctrico para bajar los precios del gas se pueda adoptar de forma autónoma solo por algunos países de la UE. A 24 horas de que arranque el Consejo Europeo, fuentes de Moncloa reconocen las dificultades para sacar adelante la propuesta en la que vienen trabajando desde hace meses para desacoplar el precio del gas al de la electricidad, principalmente por la negativa de Alemania y Países Bajos. El temor a la falta de consenso ha llevado a buscar una alternativa intermedia que pueda ser aceptada en el seno de la UE. Se trataría de que la intervención del mercado eléctrico, siempre de manera excepcional y acotada en el tiempo, sea una decisión que puedan tomar solo unos países por separado, según indican estas mismas fuentes. Esto es, una medida voluntaria sin obligar a adoptarla a los Veintisiete.

Consejo Europeo Pedro Sánchez