Es noticia
Menú
La ansiedad se apodera del PP en las regiones sin congreso: "Llegamos justos a 2023"
  1. España
GÉNOVA BUSCA UNIDAD

La ansiedad se apodera del PP en las regiones sin congreso: "Llegamos justos a 2023"

Crece el malestar en los territorios con congresos pendientes, que siguen sin fecha. Génova persigue candidaturas de consenso en los cónclaves más conflictivos para evitar heridas internas

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alberto Núñez Feijóo aterrizó en Madrid con una hoja de ruta de la que, de momento, no se ha desviado: priorizar la gestión y minimizar en la medida de lo posible los temas orgánicos. El líder del PP no desveló hasta este lunes —casi dos meses después de su ratificación como presidente nacional— la composición completa de sus equipos en Génova, Congreso y Senado, pero aún le quedan piezas que encajar a nivel territorial. Pablo Casado dejó sin cerrar los congresos regionales más conflictivos, y ahora estos llaman a la puerta de Génova para pedir su turno. En Extremadura, Cantabria, La Rioja o Murcia miran atentamente el calendario e instan a Feijóo a apresurar los cambios para que el arranque del nuevo ciclo electoral no les pille sin un equipo asentado. "Llegamos justos", insisten diferentes voces territoriales, en alusión a las próximas elecciones autonómicas y municipales, previstas para mayo de 2023.

Feijóo llevaba pocos días al frente del partido cuando puso fecha al congreso del PP de Madrid, que ratificó el pasado fin de semana a Isabel Díaz Ayuso como baronesa. El objetivo pasaba por dar carpetazo definitivo al cónclave que enterró la carrera política de Pablo Casado y nadie cuestionó que Génova diese prioridad a la Comunidad de Madrid. Pero, una vez cerrado, el resto de territorios sigue esperando su turno. Fuentes de Génova mantienen que el nuevo líder nacional sigue "trabajando en ello" y que la máxima para abordar cambios orgánicos es que "las cosas se hagan bien", sin prisas. Mientras tanto, los afectados por los retrasos mantienen la presión e insisten en que los cambios no pueden demorarse a septiembre.

"Las bases están intranquilas, impacientes y desorientadas", comentan voces territoriales

"No somos capaces de explicar a las bases el porqué de los retrasos", comentan fuentes del PP de Extremadura, donde perciben "ansiedad" y "hartazgo" en la militancia por la ausencia de un horizonte temporal claro. "Las bases están intranquilas, impacientes y desorientadas", coinciden voces de los populares en La Rioja. El "silencio" y la incertidumbre se han instalado también en Cantabria o Murcia, donde el futuro de sus direcciones regionales es también difuso. Navarra y Asturias permanecen a la espera de una llamada de Génova.

Menos prisa tienen en País Vasco y Cataluña, porque su calendario electoral es diferente al resto y no se abrirán las urnas dentro de un año. Pero en las filas de los populares vascos y catalanes se reconoce la confusión. "Nadie sabe nada", recelan los primeros, a la espera de que lleguen las decisiones del PP de Feijóo en dos plazas clave donde la marca del partido cotiza a la baja.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

Génova busca unidad

Se da la circunstancia de que la mayoría de congresos pendientes pueden poner a prueba la pretendida unidad interna del PP y abrir nuevas heridas que Génova quiere evitar. La máxima de Alberto Núñez Feijóo es dejar "libertad" a los territorios para hacer y deshacer, pero no dejará en manos del azar su máxima de encontrar "perfiles ganadores" para teñir de azul el mayor número de plazas. La dirección nacional ha abierto negociaciones con los diferentes implicados y promueve desde Madrid listas unitarias para evitar un nuevo "choque de trenes" en las direcciones regionales.

Fuentes autorizadas del PP aseguran que, en el marco de estas conversaciones, hay algún congreso que ya está "muy avanzado". El anuncio de fechas llegará cuando Génova considere que hay garantías de celebrar cónclaves ordenados y con candidaturas de consenso, aunque sin imposiciones de Madrid. En ese objetivo trabajan desde hace semanas el coordinador general del PP, Elías Bendodo, y el vicesecretario de Organización, Miguel Tellado. Ambos iniciaron una gira por distintos territorios para comprobar el estado de salud del partido en sus plazas regionales y tratar de aliviar tensiones allí donde se atisban las citas más problemáticas.

Foto: El expresidente del PP, Pablo Casado; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso

La campaña de las elecciones andaluzas, en las que Feijóo se somete a su primera prueba como líder nacional del PP, ha dilatado aún más el diseño de las nuevas estructuras territoriales, y algunas voces autonómicas temen que puedan irse a después de verano. No es la intención de Génova, al menos en teoría, pese a que los estatutos marcan que los congresos regionales deben convocarse con un mínimo de 30 días en el caso de los ordinarios y de 45 en el de los extraordinarios.

Candidatos enfrentados

La repentina salida de Pablo Casado allanó el camino de Isabel Díaz Ayuso en el PP de Madrid, pero enrareció la situación en los otros ocho congresos regionales pendientes de celebración, a la espera de que la nueva dirección de Feijóo mueva ficha. Es el caso de Extremadura, donde Génova busca integrar en una única lista las dos candidaturas que siguen vivas: la de María Guardiola, concejala de Cáceres, y la de Fernando Pizarro, alcalde de Plasencia. Fuentes populares aseguran que la opción predilecta de Feijóo pasa por revalidar la apuesta de Casado y confirmar a Guardiola como jefa de los populares extremeños tras la salida de José Antonio Monago, pero Pizarro, con amplio apoyo entre las bases, se resiste a dar un paso atrás.

La de Murcia es otra plaza que puede ser conflictiva para el PP. Al presidente regional, Fernando López Miras, le ha salido una candidata alternativa: la alcaldesa de Archena, Patricia Fernández, que por el momento mantiene su intención de medirse al barón popular en el próximo congreso autonómico. Tampoco está clara la salida en La Rioja, donde hay dos candidaturas vivas en la carrera por hacerse con el control del PP regional: Alfonso Domínguez y Alberto Bretón. La puerta que no está cerrada es la apuesta por Cuca Gamarra en la dirección nacional para presidir el PP de La Rioja. Hay división de opiniones entre las fuentes populares consultadas sobre la posibilidad de que la dirigente pueda —y quiera— compaginar sus funciones orgánicas y en el Congreso con el puesto.

Foto: Díaz Ayuso, en la apertura del congreso madrileño del PP. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Tampoco hay un futuro definido en Cantabria, Asturias y Navarra. Entre los populares cántabros, se barrunta la posibilidad de que el exalcalde de Santander y exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, dé un paso al frente después de su entrada en la dirección de Génova como secretario del comité electoral. En Asturias, no está clara la continuidad de Teresa Mallada, aunque la visita de Gamarra hace unos días dio un espaldarazo a su posible candidatura. El perfil casadista de Ana Beltrán la había situado también en la cuerda floja del PP de Navarra, donde Feijóo se encuentra ante el reto de decidir si mantiene su alianza con UPN u opta por tender puentes con la nueva plataforma de Carlos García Adanero y Sergio Sayas, purgados del partido tras romper la disciplina en la votación de la contrarreforma laboral.

El País Vasco tampoco escapa tampoco a la tensión. La llegada de Feijóo a Génova no garantiza la continuidad de Carlos Iturgaiz, escogido 'a dedo' por Pablo Casado tras el cese fulminante de Alfonso Alonso, y comienzan a sonar otros nombres, como el presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzábal. El debate que aún no ha comenzado por la lejanía de una nueva apertura de urnas es el de qué hacer con Cataluña ni con el jefe de sus filas, Alejandro Fernández, uno de los líderes que cerraron filas con Feijóo cuando comenzó el hundimiento de Casado.

Alberto Núñez Feijóo aterrizó en Madrid con una hoja de ruta de la que, de momento, no se ha desviado: priorizar la gestión y minimizar en la medida de lo posible los temas orgánicos. El líder del PP no desveló hasta este lunes —casi dos meses después de su ratificación como presidente nacional— la composición completa de sus equipos en Génova, Congreso y Senado, pero aún le quedan piezas que encajar a nivel territorial. Pablo Casado dejó sin cerrar los congresos regionales más conflictivos, y ahora estos llaman a la puerta de Génova para pedir su turno. En Extremadura, Cantabria, La Rioja o Murcia miran atentamente el calendario e instan a Feijóo a apresurar los cambios para que el arranque del nuevo ciclo electoral no les pille sin un equipo asentado. "Llegamos justos", insisten diferentes voces territoriales, en alusión a las próximas elecciones autonómicas y municipales, previstas para mayo de 2023.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda