Es noticia
Menú
Sánchez y Feijóo asumen que solo habrá "minipactos" de la Moncloa
  1. España
Reunión en la Moncloa

Sánchez y Feijóo asumen que solo habrá "minipactos" de la Moncloa

Los dos líderes se reúnen para abordar los temas pendientes: la respuesta económica a la guerra, la renovación de los órganos institucionales, la lucha contra la violencia de género y la unidad unión en políticas de Estado

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a  Núñez Feijóo, en la Moncloa. (EFE/Chema Moya)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a Núñez Feijóo, en la Moncloa. (EFE/Chema Moya)

Ambiente de “minipactos” en la Moncloa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a Alberto Núñez Feijóo en un clima de cierto optimismo no exento de prudencia por ambas partes. Hay política de país en juego, pero también de partido. Sobre la mesa se amontonan los asuntos a tratar. Desde medidas económicas para abordar la inflación, que ya roza los dos dígitos, renovar el Consejo del Poder Judicial o poner en común la política exterior tras el cambio de posición sobre el Sáhara y la guerra de Ucrania. También hay cuestiones que conciernen a la Jefatura de Estado.

En concreto, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrecerá este jueves al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, once acuerdos en torno a cuatro grandes bloques de asuntos con el objetivo de recuperar "consensos básicos". Así lo ha avanzado esta mañana el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en una entrevista en la SER en la que ha enumerado esos cuatro bloques de acuerdos: cumplir con la Constitución, la respuesta a la guerra en Ucrania, luchar contra la violencia de género y unión en políticas de Estado.

Fuentes de Moncloa aseguran que Sánchez ha puesto sobre la mesa tres fechas concreta para la renovación de los órganos constitucionales: renovación del TC antes del 12 de junio, renovación del CGPJ, para ese mismo día, así como la reactivación en el Parlamento de la tramitación de la reforma del voto rogado, antes del 20 de abril.

placeholder Pinche aquí para ver el documento completo del Gobierno.
Pinche aquí para ver el documento completo del Gobierno.

Ayer Feijóo estuvo reunido dos horas y media con Felipe VI. Era su puesta de largo como presidente del PP en la Zarzuela y, además de mostrarle sus respetos, le transmitió su intención de arrancar hoy una bajada temporal de impuestos en su visita a la Moncloa. El gallego ha mostrado siempre su incuestionable apoyo a la institución. En el congreso de Sevilla hizo una mención especial a la Corona. “Se puede proteger más, amparar más y defender más” a la monarquía, declaraba Feijóo en el 'Programa de Ana Rosa' horas antes de su audiencia real.

Foto: El rey Felipe VI durante la recepción en audiencia al presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Gómez)

Una de las pocas líneas de comunicación que se han mantenido abiertas entre el Gobierno y el PP ha girado en torno a la Corona. La institución vive momentos difíciles desde que se destaparan los turbios negocios de don Juan Carlos y sus relaciones amorosas con Corinna, que derivaron en el exilio del emérito en Abu Dabi. Tanto socialistas como populares guardan la máxima discreción sobre estos contactos y su contenido. Desde el Gobierno se propuso elaborar una ley de la Corona para dotar de mayor transparencia a la institución y así “modernizar” el siempre polémico asunto de la inmunidad.

Estos días, la Justicia de Reino Unido ha evidenciado la fragilidad del argumento sobre qué actos están protegidos por la inviolabilidad que le concede nuestra Constitución al Rey, más allá de lo relativo al ejercicio de su cargo. La iniciativa para reformar el marco legal de la Corona se paralizó por parte de los socialistas al no contar con el sí de Casado, partidario de avalar mejoras en la normativa existente, en la línea que ha venido anunciando la Casa Real. Los negociadores por parte del Ejecutivo han sido, primero, la exministra Carmen Calvo y, posteriormente, el ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Del lado del PP, la delegación se repartía entre Manuel Pizarro y el ex secretario general, Teodoro García Egea. Feijóo también tendrá su peón para la comunicación de los segundos niveles donde se cierran los acuerdos de verdad.

Foto: El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en Sevilla. (EFE/Raúl Caro)

Moncloa está dejando a la Zarzuela manejar los tiempos. Con el cambio en el PP, se abre una nueva oportunidad. En el pasado, Feijóo instó a su partido a participar en una ley de la Corona que calificó de “necesaria”. Su única condición siempre ha sido que el texto tenga como finalidad apuntalar la institución. Desde su equipo señalan que todo lo que vaya encaminado a “apoyar” al Rey contará con su colaboración. Hoy escuchará la hoja de ruta de Sánchez. La monarquía es uno de esos grandes temas de Estado en los que los dos grandes partidos podrían explorar una postura común. PSOE y PP siempre han votado juntos para frenar las comisiones de investigación que los socios de Sánchez han intentado impulsar en el Congreso. El siguiente paso sería aprobar conjuntamente medidas encaminadas a mejorar la transparencia de la Casa Real. Aunque haya voluntad, un acuerdo de este calado podría ser un detonante de la coalición de Gobierno. Podemos impulsa y propugna una república, no apuntalar al Rey.

Más allá de lo ideológico, los partidos reconocen que la táctica política manda. En Génova la reflexión es clara. Si Sánchez firma con el PP grandes cuestiones de Estado, Podemos romperá la coalición. Los pactos de la Moncloa del 77 supusieron cesiones de uno y otro lado para diseñar un plan global de país. Trasladado a los tiempos actuales, habría que pensar en un paquete que incluiría desde la política fiscal hasta el modelo de pensiones, pasando por los fondos europeos, el mercado laboral… Impensable con este tablero político. Sánchez y Feijóo bajarán a la realidad. El PP está dispuesto a abstenerse en la votación en el Congreso y validar el decreto del Gobierno para hacer frente a las consecuencias de la guerra de Ucrania. Los populares exigen una bajada del IRPF para frenar la cabalgada de la inflación, que ya alcanzó el 9,8. Está por ver hasta dónde quiere llegar Sánchez. El presidente es consciente de la necesidad de Feijóo de marcar distancias con su antecesor. Poner fin a la oposición del 'no es no'.

Foto: Pedro Sánchez (i) y Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Ballesteros)

En la Conferencia de Presidentes de La Palma, el Ejecutivo se había comprometido a una revisión de tasas que por ahora ha incumplido. Ambos buscarán cómo encajar las piezas para que ninguno salga ni muy ganador ni muy perdedor. Tanto desde el PP como desde el PSOE coinciden en que se pueden buscar fórmulas, aunque en público los mensajes sigan siendo muy duros. Sánchez necesita explotar su perfil de hombre de Estado, de firmeza y liderazgo en el marco de la guerra. También centrar al PSOE. Aquí lo complicado va a consistir en dar con la fórmula de un texto que puedan votar el PP y Podemos. Entre los socios ya no sorprenden los volantazos del presidente. "Pactará a derecha e izquierda para seguir contando con el apoyo del Congreso", afirma el portavoz de uno de los grupos que sostienen al presidente. En definitiva, Sánchez y Feijóo están abocados a “minipactos”. El CGPJ será uno de ellos. A Podemos no solo no le molesta, sino que se refuerza en que el bipartidismo se reparte sillones.

Ambiente de “minipactos” en la Moncloa. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a Alberto Núñez Feijóo en un clima de cierto optimismo no exento de prudencia por ambas partes. Hay política de país en juego, pero también de partido. Sobre la mesa se amontonan los asuntos a tratar. Desde medidas económicas para abordar la inflación, que ya roza los dos dígitos, renovar el Consejo del Poder Judicial o poner en común la política exterior tras el cambio de posición sobre el Sáhara y la guerra de Ucrania. También hay cuestiones que conciernen a la Jefatura de Estado.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP) Moncloa
El redactor recomienda