Es noticia
Menú
Feijóo se decepciona de Sánchez antes de llegar: "No quiere un nuevo tiempo político"
  1. España
Ruptura del diálogo PSOE-PP

Feijóo se decepciona de Sánchez antes de llegar: "No quiere un nuevo tiempo político"

Moncloa ha incumplido el acuerdo cerrado con el gallego en la 'Declaración de La Palma' para bajar impuestos y aprobar ayudas para los sectores afectados por la inflación

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (d), en el Palacio de la Moncloa. (EFE/Archivo/J.J. Guillén)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (d), en el Palacio de la Moncloa. (EFE/Archivo/J.J. Guillén)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No le ha hecho falta llegar oficialmente al cargo de líder de la oposición para darse cuenta de que Pedro Sánchez prefiere seguir en la confrontación con el PP. Alberto Núñez Feijóo inició su andadura promoviendo la 'Declaración de La Palma' como gesto de su intención de abrir un nuevo tiempo político, pero, según reconocen en su equipo, han tardado pocos días en comprobar que el presidente del Gobierno “no va a cumplir su palabra”. También fue fallida la reunión con la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, donde el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, no presentó ninguna medida concreta para paliar la crisis energética que ha disparado los precios y generado una fuerte movilización social. Desde la cita en el Congreso de la semana pasada, no ha habido ningún nuevo contacto. Ni para abordar la situación económica ni para informar sobre el cambio histórico de postura en relación con el Sáhara.

El argumento en el Gobierno es que esperará a que Feijóo sea designado en el congreso de Sevilla para convocarle a una reunión. Desde el PP, señalan que ante la situación excepcional que vive el país, la voluntad del todavía presidente de la Xunta ha sido siempre la de colaborar, y así se lo trasladó a Sánchez durante la Conferencia de Presidentes. “Feijóo acudirá donde se le cite y cuando se le cite”, apuntan fuentes del partido. El gallego vive con cierta “sorpresa” la actitud del presidente. No entiende que prefiera afrontar solo esta crisis y pone el acento en que “no cuenta ni con sus socios actuales ni con los potenciales”. El futuro líder de los populares esperaba abrir una nueva etapa de diálogo con el PSOE para llegar a grandes acuerdos de Estado, pero cada vez es menos optimista.

Foto: Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Nacho Gallego)

Sánchez equiparó ayer a Feijóo con Pablo Casado desde la bancada del Congreso. “Esa nueva gran solución es justamente igual que la anterior”. La relación con Casado acabó siendo inexistente. Nunca hubo buena sintonía y se delegó en Iván Redondo y posteriormente en Bolaños la relación con el PP a través del ex secretario general Teodoro García Egea. En Moncloa, preocupa el perfil institucional de Alberto Núñez Feijóo; son conscientes de que puede arrebatar a los socialistas voto de centro. Una vez más, la estrategia es “el palo y la zanahoria”. Se le emplazará a un encuentro, aunque no hay más intención que la fotografía, porque por el momento la estrategia es desgastar a Feijóo al colocarle de la mano de la ultraderecha de Santiago Abascal.

“El presidente del Gobierno ejerce el mando como si tuviera mayoría absoluta”, le reprochan en el PP, donde ven su actitud como un ejemplo de las “diferencias” entre Feijóo y Sánchez. “Son formas diferentes de entender la vida institucional y parlamentaria”, apostillan mientras ponen como contrapunto que el gallego cuenta con el 60% de los diputados en Galicia y “es más dialogante”. El inicio de las relaciones no ha sido bueno. Sánchez, a la espera de las medidas que apruebe en los próximos días, no ha tomado en consideración ni una de las reclamaciones que le planteó Feijóo.

Foto: El futuro líder del PP, Núñez Feijóo, en un acto en Oviedo. (EFE/J. L. Cerejido) Opinión

Desde las comunidades del PP habían reclamado bajar impuestos sobre la energía y medidas de apoyo a los sectores afectados, como ayudas directas. La respuesta que se ha dado desde el Ejecutivo en las reuniones con los consejeros autonómicos ha sido que “no hay prisa” y que los que salen a quejarse “son los violentos”. El presidente de la Xunta ha llegado a plantear que el Ejército garantice el abastecimiento si se prolongan los paros del transporte. La ministra de Defensa lo ha descartado de forma rotunda y en el Gobierno plantean que una medida así es propia de un estado de excepción y no se contempla. En el PP, desmienten que sea así y aseguran que el Ejército puede actuar desde este momento si los paros se enquistan.

Más allá de un consenso para paliar los efectos de la inflación recrudecida por la guerra en Ucrania, la siguiente prueba de fuego será la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Este medio adelantó que el PP mantendrá como negociador al consejero de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, por lo que si no hay desbloqueo no será un problema de nombres, que ya estaban cerrados hace meses, sino de intenciones. El PSOE no está dispuesto a comprometerse por escrito a una reforma para que los jueces elijan a los jueces, como exigían los populares. Siempre podrán recurrir al mantra de que “el PP de Feijóo es el PP de Casado”.

No le ha hecho falta llegar oficialmente al cargo de líder de la oposición para darse cuenta de que Pedro Sánchez prefiere seguir en la confrontación con el PP. Alberto Núñez Feijóo inició su andadura promoviendo la 'Declaración de La Palma' como gesto de su intención de abrir un nuevo tiempo político, pero, según reconocen en su equipo, han tardado pocos días en comprobar que el presidente del Gobierno “no va a cumplir su palabra”. También fue fallida la reunión con la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, donde el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, no presentó ninguna medida concreta para paliar la crisis energética que ha disparado los precios y generado una fuerte movilización social. Desde la cita en el Congreso de la semana pasada, no ha habido ningún nuevo contacto. Ni para abordar la situación económica ni para informar sobre el cambio histórico de postura en relación con el Sáhara.

PSOE Pedro Sánchez Partido Popular (PP)
El redactor recomienda