Es noticia
Menú
Sánchez y Feijóo fracasan en la búsqueda de un pacto económico tras su primera cita en Moncloa
  1. España
TRES HORAS DE REUNIÓN

Sánchez y Feijóo fracasan en la búsqueda de un pacto económico tras su primera cita en Moncloa

Gobierno y PP retomarán las negociaciones para renovar el CGPJ y el Tribunal Constitucional. El gallego supedita su respaldo al decreto económico del Ejecutivo a pactar una rebaja fiscal

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d).
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (d).

Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez han naufragado en el primer intento de encontrar un acuerdo en el ámbito económico. "No tengo ninguna buena noticia para la economía familiar, ni para los trabajadores, ni para las rentas medias y bajas, ni para las empresas", ha manifestado el gallego, al término de una cita que ha sido "muy cordial", pero "menos fructífera de lo que esperaba". Feijóo ha lamentado que Sánchez no se haya abierto a aceptar ninguna de sus propuestas económicas, y ha avisado que, en esos términos, el PP no podrá apoyar el gran decreto económico del Gobierno en el Congreso de los Diputados. "Pretenden convalidarlo sin más, pero no está dispuesto a cambiarlo, ni a mejorarlo. Apoyar este plan sin modificaciones, sin mejoras, sin aceptar propuestas, no es posible", ha anunciado el dirigente popular.

Sin embargo, Moncloa ve más incógnitas que certezas tras esta reunión. Fuentes del Ejecutivo celebran la buena disposición del flamante presidente del PP a los acuerdos de Estado, pero matizan que no ha llevado al encuentro ninguna propuesta concreta y ponen énfasis en la distancia que separa las propuestas económicas de ambas partes. No habrá pacto en las medidas económicas contra la guerra, al menos en los términos en los que plantea el Gobierno. Según las mismas fuentes, el presidente del PP no ha aclarado el sentido de su voto a la convalidación del decreto aprobado el pasado 29 de marzo en el Consejo de Ministros, pero consideran que lo más probable es que el nuevo PP de Feijóo opte por el no o la abstención. "Quiere confrontar con nosotros en el plano económico, pero lo va a tener difícil", aseguran.

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, calificó la reunión de “fructífera, provechosa”, “han hablado mucho”; pero pese a la “buena disposición” para el Gobierno hay “poca concreción y ninguna documentación”, lo que creen que ha dificultado los acuerdos. Desde el equipo de Sánchez insisten en pedir el apoyo del PP al decreto ley del plan de respuesta a la guerra y que el líder popular ha descartado por no admitir propuestas o modificaciones de la oposición en su tramitación. A partir de ahí, se abrió un cruce de reproches entre el Gobierno y el PP. El Ejecutivo lamenta que los populares condicionen su apoyo a que haya una bajada de impuestos. “Es una imposición si se dice 'si no acepta mi propuesta, lo rechazo todo”, señaló la portavoz. “Una sola propuesta no puede condicionar el apoyo a todo un paquete”, dijo.

Reproches con el pacto fiscal

El nuevo líder de la oposición y el presidente del Gobierno se han visto este jueves en Moncloa, en una cita que se ha alargado durante casi tres horas. La reunión ha estado precedida de llamadas al diálogo y mano tendida por parte de los dos líderes, si bien ambos han llegado a la reunión con las espadas en alto. El jefe del Ejecutivo ha presentado a Feijóo hasta 11 puntos de acuerdo, pero entre ellos no había una sola referencia a la propuesta de rebaja fiscal a la que Feijóo ha fiado toda posibilidad de entendimiento con Sánchez. "Si el Gobierno quiere seguir solo, seguirá solo", añadía el gallego.

El presidente del PP también ha llegado a Moncloa con una serie de propuestas económicas. Además de la rebaja fiscal y de la deflactación del IRPF, el dirigente ha propuesto incentivar ayudas directas, activar un plan de racionalización del gasto burocrático y público, y el "rediseño de los fondos europeos". En este último punto, el gallego ha propuesto crear una comisión parlamentaria específica para "dar seguridad" y "transparencia" a la ejecución de las ayudas, así como dedicar el 7% de los fondos europeos en deducciones fiscales. Feijóo ha asegurado que, al menos en este último punto, Sánchez le ha dado su palabra de que "estudiará" la petición.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a  Núñez Feijóo, en la Moncloa. (EFE/Chema Moya)

Sánchez ha presentado un decálogo de propuestas, priorizando la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional —en noviembre se renovó de forma parcial—. El jefe del Ejecutivo ha propuesto que la renovación de ambos órganos esté lista antes del 12 de junio, pero el gallego se ha limitado a asegurar que ha quedado con Sánchez en "retomar las negociaciones a partir de hoy mismo" para desbloquear "rápido" el órgano de gobierno de los jueces. Feijóo ha presentado una enmienda a la estrategia desplegada por su predecesor evitando fijar líneas rojas en la negociación, aunque sí ha subrayado la importancia de reformar el método de elección de los jueces y que los magistrados sean perfiles "acreditados y respetados".

El Gobierno sí ve un “clima favorable” para “recuperar los consensos básicos” en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el Constitucional o el regreso al Pacto Antitransfuguismo. Lo que no aclaró la portavoz es si, para renovar el CGPJ, admitirían un compromiso de reforma del mecanismo de elección de los jueces, que era la condición que había puesto el PP y que hasta ahora había bloqueado el acuerdo en la etapa de Pablo Casado.

Pero el líder popular llevaba otras prioridades a la negociación, y la de renovar el CGPJ no era una de ellas. Sin embargo, ambos líderes se han comprometido a mantener una conversación constante. Según Moncloa, Feijóo no ha confirmado si mantendrá la propuesta de renovación de su antecesor en la presidencia del PP, Pablo Casado, o se prestará a un acuerdo con el Gobierno.

A su juicio, la cita debería haber servido para concretar y "mejorar" el decreto económico ante la delicada situación económica que vive España por el incremento de los precios. "Mi prioridad era poder decirles algo a las familias españolas, pero no ha sido posible", ha lamentado Feijóo. En este sentido, el dirigente se ha comprometido a insistir en los próximos días en su propuesta para pactar al menos una rebaja del IRPF e "inyectar liquidez a las familias", y vinculó a ese compromiso toda posibilidad de apoyar el paquete 'anticrisis' de Sánchez.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe a  Núñez Feijóo, en la Moncloa. (EFE/Chema Moya)

"Si el Gobierno entendiera que es bueno aprovechar este encuentro para que, en los próximos días, el PP pudiese presentar propuestas, las cosas podrían ir mejor", insistía el líder gallego sobre el plan de choque económico. Aunque ha asegurado que, en estas circunstancias, los populares no pueden apoyar en la Cámara Baja el plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas de la guerra, ha evitado aclarar si optarán por el no o por la abstención. En todo caso, Feijóo ha prometido que mantendrá la mano tendida y presentará nuevas propuestas concretas en materia económica. "Está fallando en las previsiones y en las soluciones", lamentaba. En el Gobierno, descartan abordar una rebaja fiscal, al menos en los términos que propone el primer partido de la oposición, pero sí está dispuesto a negociar y aún no ha cerrado la puerta a tramitar el decreto como proyecto de ley para permitir la introducción de enmiendas.

Desde el Gobierno aseguran, no obstante, que “ojalá” que no sea necesaria su tramitación como proyecto de ley porque supondría que hay que alargar las medidas, que tienen en junio su fecha de caducidad. Sobre si el presidente pidió el voto directamente al PP, la portavoz insistió en que lo ha hecho en sede parlamentaria.

“Es un plan abierto y dinámico que se ha trabajado con agentes sociales, los sectores afectados, con las comunidades autónomas, los ayuntamientos y los partidos políticos. Es un plan de todos, es un plan de país, dotado con 16.000 millones de euros”, insistió la ministra de Política Territorial. “El Gobierno entiende que, ante una sola propuesta, enunciada no concretada por parte de Feijóo, no debería condicionar porque sería una imposición”, señaló en alusión a la bajada de impuestos.

Desde Moncloa recuerdan que los principales países comunitarios han aprobado subvenciones y rebajas impositivas a grupos determinados

Desde el Ejecutivo, pese al detalle con el que el líder del PP ha desgranado su propuesta de deflactación del IRPF con carácter retroactivo a enero, aseguraron que no se concretó esa propuesta y reprocharon, además, que no se formulara antes por parte del PP, en las reuniones previas mantenidas con el grupo popular o las comunidades autónomas. Sobre el hecho de que el orden del día de la reunión, esos 11 puntos para el acuerdo, no haya llegado al PP, que se enteró por su publicación en ‘El País’, el Gobierno explicó que no era una agenda formal porque eso no es “lo habitual” en las reuniones entre el presidente y el líder de la oposición, sino un documento de trabajo para facilitar los acuerdos.

El argumento del Gobierno es que las medidas que propone el PP se alejan de Europa. En ese sentido, desde Moncloa recuerdan que los principales países comunitarios han aprobado subvenciones y rebajas impositivas a grupos muy determinados, igual que España. La propuesta del PP de deflactar el IRPF, lo que supondría una rebaja fiscal generalizada, no encajaría en esa ecuación.

Violencia intrafamiliar y Vox

Sánchez, por su parte, ha propuesto en la reunión otras cuestiones que no eran "prioridad" para Feijóo. Entre ellas estaba la reforma del artículo 49 de la Constitución para eliminar el término 'disminuido' y sustituirlo por 'discapacitado'; o la reforma de la ley electoral para eliminar el voto rogado de españoles que residen en el extranjero antes del 20 de abril. Ambas cuestiones están "muy avanzadas", según ha recalcado el líder del PP en rueda de prensa.

Otro punto clave de los socialistas pasaba por establecer un pacto de Estado contra la violencia de género —en el que el PP marcaría especialmente distancias con Vox—, así como un acuerdo para abordar la Ley de Seguridad Nacional y la Ley de Ciberseguridad. Aunque no ha aclarado su postura respecto a estas últimas cuestiones, sí ha asegurado que mantendrá un canal de comunicación abierto con Moncloa en las próximas semanas y meses. "He puesto el contador a cero", aseguraba.

En el documento de Moncloa se propone un blindaje del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, insistiendo en que “la aprobación de leyes de violencia intrafamiliar es incompatible con el Pacto de Estado contra la Violencia de Género al equiparar la violencia machista a otras cuya naturaleza, prevención y trascendencia social son completamente diferentes”. PP y Vox ya han pactado en el Gobierno de Castilla y León un acuerdo para una ley de violencia intrafamiliar. La portavoz puso el acento en este asunto que Feijóo ni siquiera mencionó en su comparecencia ante los medios.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, preside el nuevo comité de dirección. (David Mudarra/PP)

El jefe de la oposición ha tendido también la mano para alcanzar acuerdos en cuestiones sobre política exterior, y ha manifestado su disconformidad respecto al giro "unilateral" del Ejecutivo con Marruecos y con el Sáhara. "Le he trasladado que así no podemos seguir. El PP está abierto a consensos en política exterior", ha resumido. Feijóo se ha referido a esta cuestión en un tono mucho más duro, y ha pedido al presidente del Gobierno que no puede ignorar a "la soberanía nacional" que "reside en las Cortes" en este tipo de asuntos. Este mismo jueves, está prevista una cita entre Pedro Sánchez y Mohamed VI en Rabat para reafirmar la posición de España respecto al plan de Marruecos para el Sáhara Occidental pese a contar con el rechazo unánime de la Cámara Baja.

Durante la reunión de este miércoles, Sánchez le ha trasladado a Feijóo una reflexión sobre lo que, considera, es una anomalía española que preocupa a Europa: los pactos entre la derecha convencional y la ultraderecha. Sin embargo, ha evitado proponerle al presidente del PP un cordón sanitario que aísle a Vox, ya que eso es algo "que tienen que resolver ellos".

Hace año y medio que Pedro Sánchez no se reúne con el primer partido de la oposición. Las dos últimas veces que Pablo Casado acudió a Moncloa fue en 2020. La primera reunión fue en febrero, y la segunda en septiembre. En las dos citas, ambos líderes constataron la falta de consenso y entendimiento respecto a cuestiones clave como la renovación del CGPJ y se saldaron sin acuerdo. Aunque el tono ha sido menos frentista y más constructivo que el que manifestaron entonces ambos líderes, lo cierto es que los grandes pactos de Estado comprometidos entre Sánchez y Feijóo han quedado en papel mojado. Al menos, de momento.

Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez han naufragado en el primer intento de encontrar un acuerdo en el ámbito económico. "No tengo ninguna buena noticia para la economía familiar, ni para los trabajadores, ni para las rentas medias y bajas, ni para las empresas", ha manifestado el gallego, al término de una cita que ha sido "muy cordial", pero "menos fructífera de lo que esperaba". Feijóo ha lamentado que Sánchez no se haya abierto a aceptar ninguna de sus propuestas económicas, y ha avisado que, en esos términos, el PP no podrá apoyar el gran decreto económico del Gobierno en el Congreso de los Diputados. "Pretenden convalidarlo sin más, pero no está dispuesto a cambiarlo, ni a mejorarlo. Apoyar este plan sin modificaciones, sin mejoras, sin aceptar propuestas, no es posible", ha anunciado el dirigente popular.

Moncloa Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP) Política exterior