Es noticia
Menú
La posibilidad de acuerdo entre Sánchez y Feijóo inquieta a Podemos y a Vox
  1. España
Primera reunión en Moncloa

La posibilidad de acuerdo entre Sánchez y Feijóo inquieta a Podemos y a Vox

PSOE y PP afilan sus discursos ante la reunión del jueves, aunque mantienen la oferta de grandes pactos. UP y Vox se reivindican como los aliados naturales de cada uno

Foto: Pedro Sánchez (i) y Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Ballesteros)
Pedro Sánchez (i) y Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Ballesteros)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Oficialmente, mano tendida y ofertas de diálogo y pactos de Estado. Por un lado, va el tono constructivo del presidente Pedro Sánchez y el del flamante líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y por otro muy distinto el del PSOE, que no pierde oportunidad de cargar contra los populares, y el del PP, que rebaja mucho las expectativas sobre el encuentro que ambos líderes mantendrán este jueves en Moncloa. Además, Podemos y Vox coinciden en dejar entrever su incomodidad con una posible alianza en el bipartidismo clásico. Los socios de coalición del Gobierno confían en que los socialistas sean “leales”. El partido de Santiago Abascal trata de torpedear el diálogo y ofrece un “pacto de nación” a Feijóo. Mucho ruido pese a las buenas palabras de los dirigentes a cada lado, que deberán decidir si hay o no un cambio en las relaciones entre los dos partidos tradicionales en España.

Mientras que el presidente del Gobierno subraya que España vive un momento excepcional con una guerra a las puertas de Europa y desde su equipo confían en que, de verdad, la llegada del nuevo del líder del PP suponga un cambio en la oposición, con acuerdos en el Consejo General del Poder Judicial y el plan de choque contra la guerra, en el PSOE rebajan mucho las expectativas. Aseguran los socialistas que el líder del PP ha llegado de Galicia “a tapar la corrupción” de Isabel Díaz Ayuso y a capitular ante la extrema derecha, en palabras de su portavoz, Felipe Sicilia.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, preside el nuevo comité de dirección. (David Mudarra/PP)

Igualmente, este fin de semana, Feijóo sentó las bases de su proyecto político en Sevilla y se lanzó a restaurar los puentes rotos entre Gobierno y oposición. Uno de los puntos clave, que repitió en varias ocasiones, fue su compromiso de ofrecer una oposición moderada y abierta a pactos con el PSOE. Ante un auditorio lleno hasta la bandera, el nuevo líder del PP comprometió su apoyo a Sánchez para “agilizar medidas”, para “bajar impuestos”, para “rectificar lo que se hace mal” o para “no depender de los que quieren fracturar nuestro país”, mencionando expresamente la ruptura del acuerdo con Unidas Podemos y saludando una nueva era en la que cambiaría el “enfrentamiento” por el diálogo y las propuestas.

Primer día de oposición de Alberto Núñez Feijóo.

Los socialistas llaman al consenso, pero arremeten contra un PP que, recuerda, en “pocos días” va a permitir que “la extrema derecha de Vox entre en un Gobierno” en Europa por primera vez. El PSOE piensa sacarle toda la punta posible al pacto de PP y Vox en Castilla y León, detrás del que sitúan a Feijóo. El presidente Pedro Sánchez aprovechó este lunes para arremeter igualmente contra la extrema derecha en Europa, asegurando que en ese movimiento se inscribe también Vladímir Putin.

Sánchez pone el foco en Vox

En el foro ‘Wake Up, Spain!’ organizado por ‘El Español’ Invertia y D+I, en la Casa de América, en Madrid, Sánchez advirtió de que “los enemigos de Europa son los enemigos de la democracia, en Rusia, Kiev o París” y aseguró, horas después de la victoria aplastante de Viktor Orbán en Hungría, que cualquier “proyecto autoritario, fanático, extremista, que desprecia la libertad individual, es incompatible con la democracia”, apreciando rasgos similares en toda la ultraderecha europea. “Coinciden en el sometimiento a la mujer, desprecian el cuidado del planeta y el medio ambiente, siempre se oponen al proyecto europeo... Putin no es un conservador y la ultraderecha no es conservadora. Siento la misma preocupación que cualquier demócrata ante este riesgo”, advirtió el dirigente socialista.

Foto: Feijóo y Sánchez, durante un encuentro durante la pandemia. (EFE/ J.J. Guillén)

Feijóo acudirá a su cita con Sánchez con la intención de mantener esa mano tendida, pero el nuevo mandatario popular no oculta que las nuevas relaciones con el Gobierno parten también de la desconfianza. Uno de los principales puntos de fricción entre PSOE y PP tiene que ver con sus diferencias respecto al decreto ‘anticrisis’ del Gobierno. Los populares insisten en que el jefe del Ejecutivo debe cumplir “la palabra dada” en la Conferencia de Presidentes de La Palma respecto a la rebaja fiscal, mientras que Moncloa ya ha dado portazo definitivo a tal posibilidad.

PSOE y PP no ocultan sus diferencias con el plan ‘anticrisis’ y los impuestos

La distancia se acrecentó con motivo del giro diplomático con Marruecos, una decisión histórica de la que el primer partido de la oposición tampoco tuvo constancia hasta que Rabat lo anunció. Cuca Gamarra, convertida en la nueva número dos del PP de Feijóo, pasó directamente al ataque contra Sánchez y, después de cargar contra su “plan primavera”, tachó de “lamentable” el último volantazo del Gobierno en política exterior. No hubo ningún tipo de oferta por parte de la bancada popular. El único compromiso que hasta la fecha une a ambas fuerzas es el de incrementar el gasto en Defensa en España con motivo del inédito escenario bélico que vive Europa.

El voto del PP, en el aire

La nueva secretaria general tampoco aclaró este lunes, tras la primera reunión del nuevo comité de dirección en Génova, en qué se concretaría ese decálogo de pactos que Feijóo llevará a la Moncloa, y reiteró la intención del gallego de abrirse a acuerdos, pero manteniendo las espadas en alto. Antes de hacer ninguna propuesta, desveló Gamarra, el PP prefiere “escuchar” lo que Sánchez les tiene que decir, y comprobar si encuentran “voluntad de entendimiento” en el ala socialista del Gobierno.

Gamarra: "No hay que confundir la moderación con la sumisión".

Los populares buscan algún guiño en materia de fiscalidad por parte de Moncloa, pero en el partido se asume desde hace semanas que Sánchez no les concederá esa prerrogativa. Encima de la mesa estará otro asunto clave: la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En el PP, se resisten a mostrar todas sus cartas, y evitan fijar una posición clara sobre si Feijóo mantendrá o no las líneas rojas que desplegó Pablo Casado en esa negociación, y que retrasó ‘sine die’ un pacto para el órgano de gobierno de los jueces. En el PP, dan por sentado que no habrá apoyo para esta u otras materias sin negociar contrapartidas que reflejen su criterio en cuestiones de Estado. Así lo deslizaba Cuca Gamarra en su estreno como número dos: “No hay que confundir moderación con sumisión”.

Vox y Podemos, al ataque

Por su parte, desde Vox aseguran que el nuevo presidente del PP "tiene que aclararse" entre tender hacia Vox o hacia un pacto de Estado que, según Jorge Buxadé, puede sonar bien, pero tendría que hacerse con un Gobierno que apoya "el Partido Comunista, el Grupo de Puebla y los herederos de ETA". "Me gustaría más tener un pacto de nación, de alternativa nacional, de alternativa social, para poner fin al Gobierno de Sánchez", aseguró el vicepresidente político de Vox.

"Esperamos y confiamos en que nuestro socio de Gobierno sea leal, que el PSOE continúe mirando a la izquierda y no empiece a mirar a la derecha", aseguró el coportavoz nacional de Podemos, Pablo Fernández. En las filas de Podemos dicen estar "tranquilos" con la actitud de los socialistas, pero se muestran seguros de que "lo que es indubitable es que el primer objetivo del PP es sacar a Unidas Podemos del Gobierno". Fernández cargó duramente contra Feijóo. "Cuando el PP robaba y recortaba, Feijóo ya estaba allí. Feijóo siempre ha estado allí", ha subrayado. Además, puso el foco en el acuerdo con Vox en Castilla y León: "Feijóo es a la moderación lo que [Vladímir] Putin al pacifismo".

Oficialmente, mano tendida y ofertas de diálogo y pactos de Estado. Por un lado, va el tono constructivo del presidente Pedro Sánchez y el del flamante líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y por otro muy distinto el del PSOE, que no pierde oportunidad de cargar contra los populares, y el del PP, que rebaja mucho las expectativas sobre el encuentro que ambos líderes mantendrán este jueves en Moncloa. Además, Podemos y Vox coinciden en dejar entrever su incomodidad con una posible alianza en el bipartidismo clásico. Los socios de coalición del Gobierno confían en que los socialistas sean “leales”. El partido de Santiago Abascal trata de torpedear el diálogo y ofrece un “pacto de nación” a Feijóo. Mucho ruido pese a las buenas palabras de los dirigentes a cada lado, que deberán decidir si hay o no un cambio en las relaciones entre los dos partidos tradicionales en España.

Partido Popular (PP) Pedro Sánchez PSOE Alberto Núñez Feijóo Extrema derecha Vladimir Putin Santiago Abascal Cuca Gamarra CGPJ
El redactor recomienda