Es noticia
Menú
Feijóo desembarcará en el Senado para ser aforado y poder acudir al Congreso
  1. España
El gallego va tomando posiciones

Feijóo desembarcará en el Senado para ser aforado y poder acudir al Congreso

Su equipo se plantea solicitar a la Cámara Baja que pueda participar en el debate del estado de la nación. Sería el primer gran duelo con Sánchez, quien le recibe este jueves en Moncloa

Foto: Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)
Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La era Feijóo echa a andar. El gallego espera tener 100 días de gracia, pero en política hace tiempo que todo es volátil. Esta semana será la de ir tomando posiciones en Madrid. Primero en la calle Génova, donde hará el intercambio de carteras con Pablo Casado. Más allá de la cesión del despacho, está prevista una reunión para ponerse al tanto de los asuntos que hay en conversación con la Moncloa. La relación de Pedro Sánchez con Casado era casi inexistente, pero en los segundos niveles había asuntos como la renovación del Consejo General del Poder Judicial o el inminente decreto sobre las medidas económicas que hay que abordar. Lo inmediato es la reunión con Sánchez. El nuevo presidente del PP acude con una mezcla de desconfianza y optimismo. Lo dejó claro en su discurso del congreso de Sevilla: si el PSOE rompe con Podemos, podrá contar con el PP. Un veterano dirigente popular resume en una frase lo que será la nueva etapa de colaboración con el Gobierno: "Como no gire Sánchez…". La fotografía que el jueves será portada en todos los medios del apretón de manos entre el presidente y el nuevo líder de la oposición dará para especular con la vuelta del bipartidismo o los pactos de Estado, pero tanto PSOE como PP reconocen que la agenda electoral con andaluzas, municipales y autonómicas en el calendario será un obstáculo. Habrá pactos en cosas puntuales como ya ocurría antes.

El desembarco en la capital también pasa por el Senado, según confirman desde el partido a El Confidencial. Feijóo ocupará uno de los escaños que le corresponden a Galicia en la cuota de senadores autonómicos y otro sillón será para el recién nombrado vicesecretario de Organización Territorial y mano derecha del presidente, Miguel Tellado. Detrás de la decisión de que finalmente Feijóo sea senador hay muchas más claves que el mero hecho de poder confrontar de vez en cuando con Sánchez. Una cuestión fundamental es que, de esta forma, podrá ser aforado. Este blindaje es crucial para no quedar expuesto a cualquier denuncia que pueda ser presentada y admitida por un juez sin las mínimas garantías. En el plano político le permitirá ser el presidente de los grupos parlamentarios de ambas cámaras. Feijóo podrá acudir al Congreso y reunirse con sus diputados para elaborar estrategia.

Foto: Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)

Una de las primeras cuestiones por decidir es cómo encarar la primera gran cita parlamentaria. Sánchez convocará el debate del estado de la nación en junio, según confirman fuentes socialistas que lo sitúan al final de este periodo de sesiones. La secretaria general, Cuca Gamarra, y todavía portavoz, llevará los cara a cara con el presidente, pero se está barajando pedir a la Mesa del Congreso que deje a Feijóo excepcionalmente confrontar con el presidente. Los argumentos son de peso dado que el cambio en la presidencia del PP ha sido abrupto, según defienden los que ven en esta jugada un 'win, win'. Si la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, lo autoriza, será la mejor puesta de largo para el gallego. En caso de que se le deniegue participar, como ocurrió en su día con el líder popular, Antonio Hernández Mancha, desde las filas del PP se pondrá el acento en que el presidente del Gobierno "teme" a su nuevo opositor.

Los cambios definitivos en los grupos de Congreso y Senado se irán perfilando estos días. El hecho de que en el Comité de Dirección de Génova se haya nombrado a ocho hombres frente a dos mujeres está provocando retoques de última hora en los planes. En la Cámara Alta han entrado y salido de la lista para futuro portavoz en sustitución de Javier Maroto varios nombres. El que fuera hombre fuerte en el partido, Fernando Martínez-Maíllo, estaba en cabeza hasta que ha llegado el debate de la cuota femenina. Hay dos mujeres colocadas en buena posición, una es la senadora por Huesca, Ana Alós López, y otra, Sofía Acedo, que está en representación de Melilla.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Julio Muñoz)

En el caso de la Portavocía del Congreso, Andalucía seguirá defendiendo la opción de su diputado por Granada, Carlos Rojas. Sería un apoyo para Cuca Gamarra y podría ir tomando el pulso al grupo si a futuro la secretaria general da el salto como candidata por La Rioja en las próximas elecciones en mayo de 2023. Todo está por cerrar, como trasladó a algunos compañeros durante el cónclave de Sevilla la número dos en Génova. Los cambios en el partido se irán haciendo por fases y, ante el malestar por las altas cuotas de poder del sector andaluz, algunas decisiones ya tomadas se pueden retrasar. Con Feijóo como parlamentario, el partido tiene garantizada la parte institucional. En lo que a la comunicación se refiere, es secundario. Confrontará los mensajes del Gobierno con intervenciones desde Génova y el uso de las redes sociales que, aunque en un principio renegaba de ellas en el congreso de este fin de semana, se han demostrado muy útiles para su equipo.

En el calendario inmediato está también la toma de posesión del presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. Aunque fueron mayoría los compañeros que felicitaron su acuerdo con Vox en los pasillos del cónclave sevillano, a ninguno se le escapó la barrera que el nuevo líder ha levantado con el partido de Abascal. Feijóo no tiene previsto acudir. Tampoco hay una fecha clara aún en el horizonte.

La era Feijóo echa a andar. El gallego espera tener 100 días de gracia, pero en política hace tiempo que todo es volátil. Esta semana será la de ir tomando posiciones en Madrid. Primero en la calle Génova, donde hará el intercambio de carteras con Pablo Casado. Más allá de la cesión del despacho, está prevista una reunión para ponerse al tanto de los asuntos que hay en conversación con la Moncloa. La relación de Pedro Sánchez con Casado era casi inexistente, pero en los segundos niveles había asuntos como la renovación del Consejo General del Poder Judicial o el inminente decreto sobre las medidas económicas que hay que abordar. Lo inmediato es la reunión con Sánchez. El nuevo presidente del PP acude con una mezcla de desconfianza y optimismo. Lo dejó claro en su discurso del congreso de Sevilla: si el PSOE rompe con Podemos, podrá contar con el PP. Un veterano dirigente popular resume en una frase lo que será la nueva etapa de colaboración con el Gobierno: "Como no gire Sánchez…". La fotografía que el jueves será portada en todos los medios del apretón de manos entre el presidente y el nuevo líder de la oposición dará para especular con la vuelta del bipartidismo o los pactos de Estado, pero tanto PSOE como PP reconocen que la agenda electoral con andaluzas, municipales y autonómicas en el calendario será un obstáculo. Habrá pactos en cosas puntuales como ya ocurría antes.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda