LA MONCLOA SE INCLINA POR MEDIDAS NACIONALES

La periferia plantea empezar la desescalada sin esperar a Madrid por tener menos casos

"No se puede homogeneizar en todo el territorio", señalan desde las comunidades, que piden que el desconfinamiento se haga por territorios y no por sectores económicos

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 5 de abril, durante su última reunión con los presidentes autonómicos. (Pool Moncloa)
Pedro Sánchez, el pasado 5 de abril, durante su última reunión con los presidentes autonómicos. (Pool Moncloa)
Adelantado en

¿Cómo debe empezarse el desconfinamiento? ¿Por sectores en todo el país o por territorios, ya que hay notables diferencias entre comunidades? ¿Debe una isla canaria o la sierra de Zamora seguir confinada hasta que Madrid o Barcelona controlen la pandemia? Aunque el Gobierno insiste en que no estamos en esa fase —después de que la portavoz, María Jesús Montero, lo adelantara—, algunas autonomías se preparan para pedir un desconfinamiento por territorios.

Así lo explican a El Confidencial fuentes de la Comunidad Valenciana, Canarias y Baleares (PSOE), pero también de Murcia y Castilla y León (PP y Ciudadanos). Regiones que han tenido menos casos y cuentan con un sistema sanitario no saturado, por lo que no ven de especial ayuda esperar a que grandes ciudades contengan el coronavirus. El Gobierno se remite a unos expertos de los que no da nombre y a unos marcadores que tampoco explica. Pero hasta ahora ha mantenido una política única para toda España, y todo apunta a que así seguirá, como explica la ministra de Defensa, Margarita Robles, autoridad competente delegada, en una entrevista que publica este diario hoy sábado.

Cuando la epidemia estalló, responsables autonómicos pidieron al Ejecutivo central que cerrara Madrid para evitar la dispersión del virus. El Gobierno de Pedro Sánchez se negó con el argumento de que el virus no entendía de fronteras entre comunidades. Eso hizo que 5.000 personas de Madrid fueran al médico solo en Valencia y Castilla-La Mancha.

España sigue en estado de alarma, aunque el lunes la industria vuelve al trabajo después de dos semanas de hibernación total de la economía —que, en la práctica no fue tal, porque las comunidades salvaron a su industria local para que buena parte de ella no parara—. El miércoles, la ministra portavoz, María Jesús Montero, avanzó que España quizá podría volver poco a poco a la vida a partir del 26 de abril, cuando acaba el último periodo de alarma aprobado. Sin embargo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, rebajó casi de inmediato ese entusiasmo al insistir en que el país aún se encuentra "en fase dura". Sánchez ya había advertido que vendrán "sucesivos estados de alarma" que se irán modulando, según confirmó en el Congreso el jueves.

"Los científicos que asesoran al Gobierno han establecido varios marcadores que fijarán el ritmo del retorno a esa nueva normalidad", alegó Sánchez


El Gobierno, en todo caso, no ha dado detalles sobre cómo planea esa desescalada. "Los científicos, los técnicos que asesoran al Gobierno han establecido varios marcadores que fijarán el ritmo del retorno a esa nueva normalidad. Estos marcadores están relacionados con el control de los contagios y la recuperación de nuestro sistema de salud. Cada avance semanal que arrojen hará posible la apertura de nuevos espacios y el levantamiento de restricciones en el camino hacia esa nueva normalidad", afirmó Sánchez el jueves en el Congreso. A preguntas de este diario, la Secretaría de Estado de Comunicación no desveló cuáles son esos marcadores. Sánchez sí agregó en el pleno que la reapertura se diseñará en coordinación con CCAA y ayuntamientos.

Canarias y Baleares, unidas

Ante esa opacidad, comunidades de todo signo político empiezan a moverse. Las menos afectadas consideran que, cuando llegue el momento, puede haber un levantamiento geográfico y no por sectores, como hasta ahora. Ildefonso Hernández, catedrático de Salud Pública y exdirector general en el ministerio, explica que descongelar por zonas tiene bondades y riesgos: "Si se desconfinan zonas rurales es más fácil que salte un brote porque hay menos inmunidad pero, a la vez, es más fácil controlarlo y hacer un seguimiento de los casos. Se puede aprovechar que España es un país muy heterogéneo para hacer un desconfinamiento por regiones".

En los archipiélagos aducen que si hay "islas libres de virus", porque además el espacio aéreo está casi cerrado, debería permitirse esa vuelta a la vida

La primera comunidad en plantearlo ha sido Canarias, que tiene un plan para levantar el confinamiento en las tres islas menos afectadas: La Graciosa, La Gomera y El Hierro. Una de ellas, La Graciosa, no tiene ningún caso. El Hierro tiene cuatro confirmados y La Gomera nueve. El Ejecutivo canario, que pilota el socialista Ángel Víctor Torres, insiste en que se atendrá a lo que determine el Gobierno, que tiene el mando único de Sanidad desde que decretó el estado de alarma, pero ya ultima su propio plan. "Si hay islas libres de virus, debería permitirse cierta vida normal en ellas como mecanismo para ir poco a poco acercándonos a esa normalidad", ilustran desde el círculo más estrecho de Torres.

Canarias está en contacto con Baleares. Las islas cerraron pronto los accesos, limitaron la expansión del virus y es más fácil controlar la pandemia. Fuentes muy próximas a la presidenta, la socialista Francina Armengol, esperan que Sánchez sea sensible a esa demanda de tener un trato diferenciado atendiendo a la insularidad.

La periferia plantea empezar la desescalada sin esperar a Madrid por tener menos casos

Pero no solo los archipiélagos han planteado eso. En Castilla y León, donde gobiernan en coalición PP y Ciudadanos, las cifras tampoco han dado mucha tregua. La comunidad se aproxima a los 11.000 contagios y acumula el mayor número de fallecimientos de ancianos solo por detrás de Madrid. Sin embargo, en una región tan extensa, con nueve provincias, se da la circunstancia de que unas zonas permanecen mucho más tensionadas que otras. Por ejemplo, las provincias de Soria y Segovia asumen una carga de contagios demasiado elevada para su población y las UCI ya están al 85% de ocupación.

Control en todo caso

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea (Cs) —que además es médico de profesión—, ya señaló hace semanas que era preciso tomar medidas de confinamiento selectivo y cortar algunas comunicaciones para, por ejemplo, aislar las zonas más afectadas. Ahora el Gobierno regional se inclina por que las medidas de desescalada también tengan en cuenta las áreas geográficas y otros criterios como la edad de la población. El vicepresidente entiende que "lo ideal" sería hacer el desconfinamiento "de manera segmentada" y controlando en todo caso las comunicaciones.

En Castilla y León y Murcia, gobernadas por PP y Cs, también son partidarios de un levantamiento selectivo de las restricciones, incluso por áreas

Aun así, desde la Junta reiteran que la situación actual debe mantenerse si no existen medidas y equipos de protección suficientes. "Nosotros creemos que lo más razonable es continuar con las medidas de confinamiento todo lo posible. Es verdad que hay que mantener un equilibrio entre la situación económica y sanitaria. Pero en ningún caso es justificable en estas circunstancias iniciar una desescalada", insistía Igea este jueves.

La situación de Murcia es bien distinta. El Gobierno autonómico —también de populares y naranjas— está convencido de que las medidas que tomaron a principios de mes sirvieron para contener la situación de manera notable. Ni los ingresos hospitalarios ni las unidades de cuidados intensivos han llegado a la saturación de otras regiones y, por eso, la comunidad cree que próximamente estará preparada para una desescalada progresiva que permita ir atendiendo los contagios y evitar que el sistema sanitario colapse.

Unidad de acción

Un ejemplo para ver la situación de Murcia está en las residencias de ancianos, convertidas en el símbolo más cruel de la pandemia. De las 116 que hay en toda la región, solo cinco se han visto afectadas por el coronavirus. Cuando se conoció el primer caso, el 22 de marzo, el Gobierno pidió la intervención de la UME, que después se ocupó de ir desinfectando las demás. Dos días después los contagios no continuaron. Ya el 5 de marzo Murcia había restringido los accesos a las residencias a un solo visitante por usuario.

Puig pide tener en cuenta distintos parámetros. Otros presidentes socialistas como Lambán, Barbón o Vara prefieren un mismo criterio para todo el país

La holgura con la que cuenta por el momento el sistema sanitario permitiría a la comunidad ir volviendo poco a poco a recuperar la actividad de algunos sectores. El presidente regional, Fernando López Miras, fue uno de los primeros en pedir el cierre de toda actividad no esencial hace semanas. Sin embargo, la característica de la región —uniprovincial— y que ha podido contener la propagación indica a que podría asumir una desescalada por sectores económicos en vez de por zonas geográficas.

La periferia plantea empezar la desescalada sin esperar a Madrid por tener menos casos

En la Comunidad Valenciana, el Gobierno que preside Ximo Puig pidió reducir las vías con Madrid cuando empezó la pandemia. Ahora, fuentes cercanas al 'president' piden "tener en cuenta distintos parámetros, entre ellos la cuestión geográfica, la segmentación demográfica y la actividad económica". "Lo que es evidente es que no se puede homogeneizar en todo el territorio español".

Otros presidentes socialistas, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, el asturiano Adrián Barbón o el aragonés Javier Lambán, consideran que, como ha indicado Moncloa, el virus no entiende de fronteras y que las medidas deben ser iguales para todo el país. La navarra María Chivite considera que el territorial no ha de ser el único criterio —suma la variable epidemiológica (el volumen de la población inmune)— y la riojana Concha Andreu juzga que ha de primar el consejo de los expertos y siempre en coordinación con Sanidad. El castellanomanchego Emiliano García-Page está a la espera de la propuesta del presidente.

Y es que este domingo Sánchez tiene prevista una nueva conferencia telemática con los presidentes autonómicos. En el pasado ya varios mandatarios regionales habían pedido un trato diferencial, como Iñigo Urkullu, que demandó no hibernar la economía. El debate sobre el desconfinamiento apenas va a comenzar, pero el criterio territorial será clave.

"Lo lógico es que las decisiones se tomen para todo el territorio nacional, porque hoy en día la movilidad es muy amplia", asegura la ministra Robles

El Gobierno central no detalla los planes de desescalada pero apunta a mantener la unidad de acción. "Lo lógico es que las decisiones se tomen para todo el territorio nacional, porque hoy en día la movilidad es muy amplia. Aquella fue una decisión muy responsable y, sin adelantar acontecimientos, parece razonable pensar que las medidas que se tomen se harán desde la generalidad", responde Robles a este diario, en términos similares a los utilizados, horas antes, por el titular de Transportes y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en eldiario.es: "A diferencia de Italia, aquí lo mejor fue plantear las medidas para toda España, y no para ninguna comunidad o región en concreto. En Italia se empezó con Lombardía y al final tuvieron que acabar con todo el país. Tenemos que tener esa visión del conjunto nacional y sobre esa visión trabajar". Sanidad ejerce el mando único aunque las comunidades mantienen capacidad de gestión. Eso ha hecho, por ejemplo, que no haya habido traslados de pacientes entre comunidades ni siquiera cuando algunas estaban con las UCI colapsadas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
87 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios