RESPALDO EN DECRETOS, PRÓRROGA Y PACTOS

Cs se aleja de PP y Vox y abre una ventana de apoyo al Gobierno sin los secesionistas

Ciudadanos continúa abriéndose camino alejado de la posición del PP e insiste en que la única vía pasa por los pactos. Defiende colaborar con Sánchez desde el centro político

Foto: Encuentro de Pedro Sánchez e Inés Arrimadas el pasado 16 de diciembre. (EFE)
Encuentro de Pedro Sánchez e Inés Arrimadas el pasado 16 de diciembre. (EFE)
Adelantado en

Ciudadanos está marcando perfil propio en la crisis del coronavirus. Cuando la pandemia estalló por completo en España, Inés Arrimadas acababa de tomar los mandos del partido naranja después de ganar las primarias y su partido ya hacía campaña con el PP en el País Vasco —fruto de la coalición preelectoral que acordaron y que no fue posible en Galicia con Feijóo—. Pero la situación de emergencia actual ha dado un vuelco a la estrategia del partido y la separación con los populares en términos de posición política es cada vez más evidente.

“Es el momento de la mano tendida, la unión y la lealtad de la oposición. No de los enfados”. La frase la dijo en el pleno de este Jueves Santo el diputado de Ciudadanos Edmundo Bal, que ejerció de portavoz en la tribuna. Definía a la perfección la postura adoptada por su partido, que no se ha movido de ella desde que se decretó el estado de alarma. Ciudadanos entiende que el único camino es el de los pactos y el de dar apoyo al Gobierno central, condicionándolo, eso sí, al arranque de medidas de mejora económica como el aplazamiento de impuestos y cuotas a autónomos y pymes.

Del bloque de la oposición, Ciudadanos es con diferencia el que más apoyo ha dado al Ejecutivo. No solo con el sí a la prórroga del confinamiento, sino que apoyó la convalidación de dos de los tres decretos económicos después de negociar durante días. En el otro se abstuvo. A su derecha, PP y Vox dieron el no a todos ellos. Bal dejaba claras las intenciones de los naranjas en el hemiciclo: “Sería fácil oponernos y quedarnos en el no es no. Pero preferimos colaborar. Somos moderados y de centro”, recalcó.

Una de las claves políticas de la próxima semana será la reunión de partidos anunciada por el presidente del Gobierno en un intento de reeditar los Pactos de la Moncloa. Los mismos que Arrimadas le pidió el sábado pasado con el nombre de “pactos por la reconstrucción” y en los que el PP, principal partido de la oposición, no se ve.

El clima de crítica y división en el Congreso dejó claro que por ahora no hay mimbres para un gran acuerdo. Ni PP ni Vox y, en el otro espectro, tampoco ERC y otros actores que hasta ahora eran socios del Gobierno. De hecho, en este momento, se abre una ventana de colaboración en la que podrían coincidir Ciudadanos y PNV. Todavía está por ver cómo afrontan un acuerdo de este tipo los dos socios que conviven en la Moncloa. Ciudadanos tiene claro que Podemos debe quedar lo más aislado posible para que haya entendimiento.

Las crisis terminan por retratar a todos los partidos políticos por las decisiones que toman. Y la del coronavirus no iba a ser diferente. En el partido naranja, consideran que en política “todo tiene un precio final” y que el drama del Covid-19 “pondrá a cada uno en su sitio”. “Ahora no podemos pensar en nada que no sea parar las muertes, asegurar la salud y tomar medidas económicas para frenar el desastre que viene”, aseguran fuentes de la dirección.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el ministro de Sanidad, Salvador Illa. (EFE)

Arrimadas tiene claro que su objetivo de ser un partido de Estado que trabaja para toda la ciudadanía es más necesario que nunca. Uno de sus diputados, Guillermo Díaz, defendía su posición y se diferenciaba de la estrategia de Vox con un tuit: “Muriendo gente todos los días, con una crisis sin precedentes, acordamos con el Gobierno medidas para ayudar en este trance a autónomos, pymes y trabajadores. Y de Vox me dicen que no nos va a votar nadie. No se enteran de nada”.

La líder naranja permanece confinada en su casa —prevé dar a luz a finales de mayo—, pero se mantiene activa entre videoconferencias y llamadas. No le dio tiempo a presentar su nueva ejecutiva y, de momento, ha designado un comité permanente muy reducido. El núcleo duro con el que despacha casi a diario y en el que están la secretaria general, Marina Bravo; los vicesecretarios generales, Carlos Cuadrado y Joan Mesquida; el secretario general del grupo parlamentario, José María Espejo; la portavoz nacional, Melisa Rodríguez, y otros dirigentes que van formando parte de las reuniones. También sus principales asesores.

Y la hoja de ruta marcada parece clara: postura constructiva y “apoyo exigente” al Gobierno mientras dure una crisis que ya acumula más de 15.200 muertos en todo el país. En su entorno, aseguran que no se trata de un cambio estratégico, aunque sí reconocen que “el tono es diferente”. No hace falta irse muy atrás en las intervenciones de Arrimadas para hacer el juego de las siete diferencias. Ni rastro de la terminología 'sanchista', nada de acusaciones frontales ni señalamientos al Gobierno por el drama actual (Vox, por ejemplo, llegó a decirle a Sánchez que era “protagonista y responsable de la mayor tasa de mortalidad del mundo”), ni confrontación en las intervenciones, como era antes tan habitual.

Se puede ser crítico sin elevar el tono. No es el momento de hacerlo. Y que haya un tono diferente no significa que sea de apoyo total. Eso se irá viendo, porque esto va a ser largo. Pero creemos que los reproches no tienen que llegar ahora. La gente lo que necesita es que la ayudemos, que no nos tiremos los trastos a la cabeza. Hay cientos de muertes diarias. Nosotros no vamos a estar ahí”. Toda una declaración de intenciones de un dirigente muy cercano a la presidenta del partido.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios