IGUAL QUE TODOS LOS FALLECIDOS POR COVID-19

2.318 ancianos de residencias han muerto en Madrid en solo ocho días de mando único

En solo 32 días de pandemia el virus se ha llevado al 6,5% de los 52.000 ancianos que viven en las 465 residencias públicas y privadas de Madrid

Foto: Una mujer en una residencia de mayores este sábado. (EFE)
Una mujer en una residencia de mayores este sábado. (EFE)

Los ancianos de residencias muertos en Madrid entre el jueves 26 de marzo y el 2 de abril, en los que el mando único de la Consejería de Sanidad se hizo cargo de los centros para intentar frenar la crisis, han sido 2.318, según un informe al que ha podido acceder en exclusiva El Confidencial. De ellos, solo 627, es decir menos de la cuarta parte, murieron en los hospitales de la Comunidad. Para comprender la magnitud de las cifras, baste decir que en esos mismos ocho días los muertos por coronavirus en toda la región y en plena pandemia fueron 2.323. Solo cinco más.

Era el secreto mejor guardado desde que el jueves 26 de marzo, el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, publicara las cifras que se tenían hasta entonces, provocando el malestar del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Su reacción fue crear un mando único para afrontar la penosa situación de las 465 residencias, públicas, privadas y concertadas que hay en la comunidad, y colocar al frente a su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. Por debajo seguiría el propio Reyero, para los temas asistenciales, y el consejero de Interior y Víctimas, Enrique López, para coordinar el 112, los Bomberos y otros cuerpos que ayudarían a la UME en la intervención de los centros.

Cuando Reyero dio las cifras se habían producido 1.065 muertes, 760 en las residencias y 305 en los hospitales, desde el 1 de marzo hasta el miércoles 25. Es decir, en la primera parte de la epidemia morían 42 ancianos al día de media. Sin embargo, con los picos de contagio y la curva en lo más alto en la región, que corresponde al momento en que se intervienen los centros y se pone en marcha el mando único, la situación que revelan las cifras es dantesca: los 2.318 ancianos muertos significa que, cada día, murieron en las residencias y en los hospitales una media diaria de 331 ancianos residentes en los centros de mayores: ocho veces más que en los primeros 25 días de marzo.

Este medio lleva varios días intentando que la Comunidad y las consejerías implicadas ofrecieran las cifras oficiales, pero la respuesta era remitirse a "los aproximadamente" tres mil que anunció la presidenta Díaz Ayuso en una entrevista el pasado jueves. También, fuentes de la Comunidad, al conocerse el primer informe, relativizaron las cifras al asegurar que "las muertes en marzo del año pasado estuvieron en torno a mil". Sin embargo, ahora, en poco más de un mes, del 1 de marzo al 2 de abril, se han triplicado esas cifras puesto que en ese periodo han fallecido 3.383 ancianos de los casi 52.000 residentes en los centros de mayores de la región, el 6,5% de ellos en 33 días.

La mayoría, solos en sus habitaciones

La mayoría de ellos han muerto solos en sus habitaciones, dos de cada tres, puesto que desde el día 9 de marzo estaban prohibidas las visitas por la Comunidad para intentar evitar que el virus entrara en ellas, algo que finalmente se ha visto que ha sido imposible. Y la mayoría no entrará en las estadísticas de muertes por el Covid-19 pues la falta de test en los centros —en todas las residencias consultadas por este medio han asegurado que la respuesta de la Consejería era que no había pruebas para los ancianos sospechosos ni para el personal— impide certificar al cien por cien la causa de la muerte.

Como confirmó un forense de la región a El Confidencial, la causa de la muerte dependerá "del Summa que atendiera al moribundo o el médico de la residencia, si lo tuviera. No se hacen autopsias más que en casos de violencia, y si el anciano tenía síntomas evidentes se atribuye al Covid-19 la muerte o a una parada cardiorrespiratoria u una insuficiencia pulmonar, y como comorbilidad, el coronavirus". Caso distinto es el de los fallecidos en los hospitales, a quienes sí se les testa para saber si son positivos por Covid-19.

Un simple vistazo a las estadísticas diarias facilitadas por el Ministerio de Sanidad sobre la mortalidad por coronavirus en Madrid despeja cualquier duda sobre si la mayoría de los ancianos muertos en las residencias entran dentro de las estadísticas oficiales. Entre el jueves 26 de marzo y el jueves 2 de abril murieron en Madrid por coronavirus 2.323 personas, solo cinco más que los 2.318 mayores de residencias fallecidos.

Desde la asunción del mando único, la UME ha realizado más de 30 intervenciones en residencias, se ha llegado y desinfectado algunas donde había hasta cinco muertos diarios, pero las cifras y los casi 290 ancianos muertos cada día desde entonces dan buena muestra de la tragedia que aún se vive en esos centros que ya se ha llevado por delante casi al 7% de los mayores residentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios