ENTREVISTA A LA MINISTRA DE DEFENSA

"No nos podemos arriesgar. Es mejor alargar el confinamiento que retroceder lo avanzado"

La jefa de los Ejércitos reconoce que el Gobierno ha cometido "errores" en la lucha contra el Covid-19, pero siempre ha actuado "de buena fe". No cree que se pueda aislar a la fuerza a los positivos

Foto: Margarita Robles, ministra de Defensa, este 10 de abril en el palacio de la Moncloa. (José María Cuadrado | Pool Moncloa)
Margarita Robles, ministra de Defensa, este 10 de abril en el palacio de la Moncloa. (José María Cuadrado | Pool Moncloa)

Pese a que no ha frenado desde hace un mes, no parece acusar demasiado el cansancio de horas, días seguidos en primera línea política de combate contra el coronavirus. Conversa sin pedir pausa tras la catarata de preguntas y evita en todo momento lanzar reproches. Insiste una y otra vez en que la prioridad debe ser "salvar vidas" y "reconstruir" el país, y hacerlo "unidos", y que quien no tenga claro ese orden de cosas será penalizado por los ciudadanos.

Margarita Robles (León, 1956), titular de Defensa, es una de las cuatro autoridades competentes delegadas en estos tiempos de pandemia. Dirige a unos Ejércitos que han ganado visibilidad a través de la operación Balmis. "Está siendo un mes muy duro para todos los españoles. Es absolutamente imprescindible agradecer todo el esfuerzo que está haciendo toda la ciudadanía, quedándose en casa, sacrificándose. También todo el esfuerzo que están haciendo los sanitarios, los médicos, las Fuerzas de Seguridad, todo el personal de transporte… y para mí, como ministra de Defensa, es un orgullo ver el trabajo que están realizando las Fuerzas Armadas, que desde el primer día se han volcado con una generosidad inmensa. Casi 60.000 hombres y mujeres que han realizado más de 8.000 actuaciones de todo tipo, desde desinfección de hospitales y residencias hasta el traslado de enfermos y la construcción de hospitales de campaña". Robles atiende a El Confidencial, algo más de una hora, desde su domicilio en Madrid, tras el Consejo de Ministros de este viernes. Lo hace a través de videollamada de WhatsApp, lo que exigen estos tiempos de aislamiento.

La ministra no quiere hablar de ella misma, de cómo está viviendo este confinamiento obligado. "Es una satisfacción saber que, en la medida de nuestras posibilidades, estamos ayudando sobre todo a la gente vulnerable. Yo no tengo ningún mérito, pero ver lo que están haciendo ellos es una satisfacción personal. Por mi parte, vaya mi agradecimiento infinito a las Fuerzas Armadas por lo que hacen para tratar de salir lo antes posible de esta situación. Porque saldremos de esta situación". Asegura que no le duelen prendas en reconocer "errores" del Gobierno, aunque no concreta cuáles porque el análisis habrá de hacerse al final. Ya llegará el momento de pedir cuentas, rubrica. Rehúsa hacer pronósticos, pide "cautela". ¿Y qué pasará con el verano, con las vacaciones? "Partido a partido", responde.

PREGUNTA. Este fin de semana comienza la segunda prórroga del estado de alarma, autorizada ya por el Congreso y aprobada este viernes por el Consejo de Ministros. Ciertos juristas han comenzado a advertir de que el Ejecutivo está excediendo los límites de la alarma para entrar más bien en el estado de excepción. Se mencionan incluso prácticas inconstitucionales…

RESPUESTA. Yo soy muy respetuosa con la opinión de todo el mundo, pero yo también soy jurista y provengo del mundo del derecho, y creo que si algo ha hecho el Gobierno en todo momento ha sido moverse dentro del ámbito de la Constitución. El estado de alarma está previsto en la Constitución, hay una ley de 1981 que lo regula. Hay que ser conscientes de que vivimos un drama de una magnitud sin precedentes en el que la propia realidad jurídica queda muy por detrás de la realidad que estamos viviendo y, desde ese punto de vista, el derecho se tiene que adecuar a la realidad. Nosotros estamos actuando en el ámbito de un estado de alarma con el máximo respeto a las garantías constitucionales, como no podía ser de otra manera.

Desde el punto de vista jurídico, entiendo que no se puede obligar a nadie a internarse en contra de su voluntad sin autoridad judicial


P. ¿También en casos como la reclusión de personas que sean positivas pero asintomáticas?

R. Ha sido más bien un debate en abstracto porque no se ha producido, de momento, ninguna realidad en ese sentido. Este Gobierno tiene claro que siempre actuará con el máximo respeto a la Constitución. Cuando se plantee ese escenario, en su momento, si es que se plantea, ya veríamos. En el terreno abstracto y desde el punto de vista jurídico, yo entiendo que no se puede obligar a nadie a internarse en contra de su voluntad sin autoridad judicial. Pero insisto, eso entra dentro de estudios, de posibles especulaciones que no son realidad puesto que aún no se han producido. Si algún día se produjeran, que no lo sé, siempre sería buena una autorización judicial. Tenemos que hacer un ejercicio de vivir día a día, preparando la desescalada, pero no sembrando dudas sobre situaciones que no se han producido y que tampoco sabemos si se van a producir.

P. El presidente dijo este jueves en el pleno del Congreso que "Europa llegó tarde, pero España actuó antes". Sin embargo, España tenía el ejemplo de Italia y no lo siguió. ¿Por qué España no supo mirarse en ese ejemplo, por qué no se anticipó?

R. Cada país es diferente. No los podemos comparar. Lo único que puedo decir es que nosotros hemos actuado en todo momento de buena fe, siguiendo a los expertos. Evidentemente, una vez que han pasado los días y las semanas, ¿a lo mejor hay cosas que hubieran podido hacerse de una manera diferente? Sin duda. También lo dijo el jueves el presidente: nosotros no estamos en la autocomplacencia, hay que aprender de los errores. Este es un drama de una magnitud absolutamente incalculable que ha puesto de relieve la vulnerabilidad máxima del ser humano y que nos hace a todos tener que comportarnos con humildad. El Gobierno ha tratado de tener la máxima humildad, ir cada día aprendiendo, ir cada día mejorando siempre, aunque se hayan cometido fallos. No creo que tengamos que negarlo, porque somos humanos. Pero siempre hemos estado guiados por la buena fe y con la única finalidad de salvar vidas. Esa es la obsesión que tenemos todos los días en las reuniones que mantenemos cada día las cuatro autoridades competentes delegadas con el presidente. Cada vez que hay un fallecimiento es un desgarro personal. Por eso digo que hemos tratado de hacerlo lo mejor posible. Sin duda, puede haber habido errores porque era un drama incalculable.

Margarita Robles, este 10 de abril. (JM Cuadrado | Pool Moncloa)
Margarita Robles, este 10 de abril. (JM Cuadrado | Pool Moncloa)

P. ¿Pero qué errores reconoce usted? Porque no se han concretado por parte del Gobierno. ¿Fue un error, por ejemplo, autorizar la manifestación del 8-M, el congreso de Vox, los eventos deportivos que se celebraron en los últimos días de febrero y principios de marzo? Baje al detalle.

R. La valoración de los errores se tiene que hacer cuando esto ya haya terminado, porque entonces podremos tener una visión de conjunto de todo. Lo que no se puede es parcelar determinadas actuaciones. Por tanto, siendo conscientes de que se han cometido fallos, porque somos humanos, habrá que hacer una valoración al final. El propio presidente ya dijo que se constituirá una comisión para analizar todo lo que ha ocurrido con el sistema sanitario. Ahora, la prioridad tiene que ser cómo avanzamos día a día en el combate contra el virus. Y después ya llegará el momento de analizar y ver qué es lo que se hubiera podido hacer mejor, qué es lo que no se ha hecho bien. Cualquier análisis, para que sea riguroso y serio, tiene que partir de una visión más panorámica y amplia.

P. ¿Si volviera unos meses atrás, qué no debiera haber hecho el Gobierno?

R. Todos aprendemos de lo que hacemos. Yo lo único que le puedo decir es que siempre se ha actuado de buena fe pensando que se hacía lo mejor. Ya llegará el momento de hacer el balance. Ojalá no nos volvamos a encontrar en un drama de esta magnitud y, sin ser autocomplacientes, sí me gustaría que esta sociedad pusiera en valor el esfuerzo que están haciendo los ciudadanos y tantísima, tantísima gente que está ayudando a que aquí podamos vencer al virus. Por tanto, también necesitamos elevar la autoestima. Al Gobierno, lo ha dicho el presidente, no le duelen prendas en reconocer que ha habido errores.

La valoración de los errores debe hacerse cuando esto ya haya terminado. Entonces podremos tener una visión de conjunto

P. ¿No sería más sencillo que el presidente dijera: 'Sí, nos equivocamos en esto'?

R. Insisto, hacer un balance detallado en este momento no es posible. No es posible. Cada día vamos aprendiendo cosas diferentes. Cada día los expertos hacen aproximaciones diferentes. ¡Si no va a haber problemas en hacer valoraciones!

P. Otros compañeros suyos de Gabinete, como el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no opinan igual.

R. Yo, desde luego, creo que este es el momento de la humildad, de reconocer errores y también de que todos seamos generosos, que todos sumemos. Y que se reconozca en algún momento que el Gobierno ha tratado de hacerlo lo mejor posible, aunque, como todo el mundo, se pueda equivocar.

Cada país es diferente. Lo único que puedo decir es que hemos actuado en todo momento de buena fe, siguiendo a los expertos

P. Usted asiste a todas las conferencias de presidentes. Una de las quejas recurrentes ha sido la falta de suministros. Acusan al Gobierno de haber comprado a partir del decreto de alarma, pero hay quienes piensan que tendría que haberse hecho acopio de material sanitario antes, cuando el mercado no estaba tan tensionado y de hecho había recomendaciones de organismos internacionales. ¿Ahí se pudo actuar tarde?

R. Fíjese que, en el ámbito de la sanidad, prácticamente todas las competencias están en manos de las comunidades autónomas. Yo insisto, creo que este no es el debate de este momento, si tuvieron más responsabilidad unos u otros. Todo el mundo sabe que el mercado se puso muy difícil. Lo sabe el Gobierno, lo saben las autonomías. Insisto en que una parte muy importante de las competencias en materia sanitaria son de las CCAA.

Pedro Sánchez, junto a la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y los cuatro ministros que son autoridad competente delegada: José Luis Ábalos, Salvador Illa, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles (de espaldas), durante la reunión del Consejo de Ministros extraordinario de este viernes. (Pool Moncloa)
Pedro Sánchez, junto a la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y los cuatro ministros que son autoridad competente delegada: José Luis Ábalos, Salvador Illa, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles (de espaldas), durante la reunión del Consejo de Ministros extraordinario de este viernes. (Pool Moncloa)

P. ¿Ellas no estuvieron ágiles? ¿Erraron?

R. Es que creo que este no es el debate. No es el tiempo de que nos tiremos los trastos a la cabeza. Ya llegará el momento de sacar conclusiones. Ahora es el momento de sumar, no de restar.

P. ¿Esta crisis ha probado que hay que reforzar el Ministerio de Sanidad, puesto que se ha comprobado que tiene poco músculo para acometer compras, dado el vaciamiento de competencias en favor de las CCAA? ¿Debe apuntalarse su labor de coordinación?

R. Nosotros, como Gobierno, siempre hemos sido muy respetuosos con las competencias de las comunidades autónomas y ese debate no se ha producido en ningún momento. Es más, cuando el Gobierno ha hecho una propuesta que es esencial para el futuro de todos, esos nuevos Pactos de la Moncloa, se ha dicho que las CCAA van a tener un papel fundamental. Hemos querido contar con ellas y entendemos que el diseño autonómico de nuestra Constitución es plenamente válido y que nos va a ayudar a salir de esta situación.

P. Las comunidades y la oposición se quejan de "improvisación" y de falta de "diálogo" por parte del Gobierno. Pedro Sánchez no les anticipó la paralización de la actividad no esencial que muchas habían demandado. ¿Los ciudadanos pueden estar tranquilos con un Ejecutivo que proyecta cambios de timón frecuentes o que no tiene un itinerario claro?

No ha habido improvisación o ausencia de criterio: la propia realidad se impone, y en España y en el mundo, va muy por delante

R. En esta pandemia no hay más que ver que no hay ningún precedente. Es un escenario que cambia cada día. Nosotros además lo dijimos cuando se decretó el estado de alarma: se analizaría la realidad día a día, porque esto va cambiando día a día. No es que haya una ausencia de criterio, sino que la propia realidad se impone y es una realidad, en España y en el mundo entero, que va muy por delante incluso de las propias previsiones de la ciencia. Desde que en enero surgió el foco en China, todavía se está trabajando para encontrar una vacuna. Estamos en una situación absolutamente nueva, desconocida en todos los ámbitos, y hace que tengamos que estar cada día tratando de valorar los distintos escenarios y tratando, desde la humildad, dar la respuesta que creemos que es la más adecuada.

P. En relación con esa denuncia de "improvisación", hay dos casos que podrían ser significativos. El lunes vuelven al trabajo muchos empleados que pueden no contar con medidas de protección suficientes. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dijo este viernes que se proporcionarán mascarillas a partir del lunes en estaciones de tren o de metro. Y dos, ¿cómo se va a cribar masivamente a la población? De momento, solo se va a realizar un estudio de seroprevalencia, con una muestra de más de 62.000 personas.

Nadie perdonaría a la oposición que no esté en ese objetivo de trabajar conjuntamente para reconstruir el país y salvar vidas

R. Yo le niego la mayor sobre la improvisación. E insisto en que yo soy una persona muy autocrítica. Se la niego por una razón, porque es un escenario que nos ha superado a todos en el mundo entero, no era previsible. Ha desbordado al mundo entero. En cuanto a las medidas, estoy segura de que el ministro de Sanidad ha tomado y tomará siempre las decisiones que considere más adecuadas y oportunas. Y desde ese punto de vista, en lo que a mí respecta, en el ámbito de mis competencias como autoridad delegada, vamos a apoyar al máximo al Ministerio de Sanidad en todo aquello que haga falta. También le digo que el Gobierno ha tratado de actuar siempre teniendo en cuenta lo que dicen los expertos, pero es verdad que no hay unanimidad en ellos. Hay muchos que ven las cosas de una manera, otros que las ven de otra y ahí está la responsabilidad del Gobierno de tomar decisiones.

"No nos podemos arriesgar. Es mejor alargar el confinamiento que retroceder lo avanzado"

P. Más allá del comité científico con el que el presidente se reúne todos los sábados, no sabemos bien quiénes son todos los expertos en los que el Gobierno se escuda para tomar determinadas decisiones. No se sabe quiénes integran exactamente ese comité de desescalada ni qué informes producen.

R. Le corresponde al Ministerio de Sanidad dar esa información. Sí le puedo decir que cada día hay una primera valoración que hacen los expertos, y le puedo asegurar que nos pasan una información muy precisa, muy detallada, muy rigurosa, desde el punto de vista epidemiológico.

P. La oposición pide esos informes de los expertos. ¿No sería conveniente que los grupos y la opinión pública tuvieran acceso a ellos?

R. Desde luego, no creo que haya inconveniente en que Sanidad, cuando lo entienda oportuno, dé las informaciones correspondientes. El papel de la oposición es controlar y criticar al Gobierno, y eso es muy sano en democracia. Pero ahora tenemos que ser muy conscientes de que debemos estar todos unidos en salvar vidas y reconstruir el país. Le pediría a la oposición que hiciera ese ejercicio, que nos sumáramos todos, que dejáramos la controversia política para más adelante, que ya habrá tiempo para el debate político y pedir responsabilidades. Los ciudadanos nos piden que trabajemos para salir adelante. El papel de Gobierno y oposición es ese. Que nadie piense que no se quieren asumir responsabilidades.

P. Pero el Ejecutivo no ha dicho quién le sirvió esa partida de test rápidos defectuosos o qué marcadores usará para proceder a la desescalada. ¿No falta transparencia?

Sobre la falta de material: "En sanidad, casi todas las competencias están en manos de las comunidades autónomas"

R. Estamos siendo transparentes al máximo, aunque hay detalles que no entran en mi ámbito de responsabilidad. La voluntad de transparencia del Gobierno es absoluta. En el siglo XXI, nada se puede ocultar y todo se sabe.

P. Los registros civiles y los jueces dicen que hay más muertos por Covid-19 de los que recogen las estadísticas oficiales de Sanidad. ¿Debe corregir los cómputos el Ejecutivo?

R. Uno, nosotros hemos medido los muertos con arreglo a un mismo criterio siempre [son fallecidos por Covid-19 los que han sido diagnosticados como positivos]. Hemos sido muy transparentes en esto. Dos, no sé qué jueces, porque no he oído a ningún juez en el ejercicio de sus competencias del Registro Civil hacer ninguna declaración. Yo haría también un llamamiento a la responsabilidad de todos aquellos que hacen declaraciones, no se sabe muy bien en base a qué, que lo único que hacen es sembrar dudas. Aquellos datos que no son oficiales por parte del órgano de los jueces correspondientes o por parte del titular de un Registro Civil, son apreciaciones personales de algún juez que no procede.

P. Pero ha habido datos de los tribunales superiores de Justicia de Madrid y de Castilla-La Mancha, que daban cifras mucho mayores a las ofrecidas por Sanidad.

R. Como persona que viene del mundo de la judicatura, creo que hay que ser muy riguroso. No se puede salir dando unos datos, sin que se sepa muy bien en qué contexto se sacan, ni qué conclusiones se quieren sacar. Es el momento de la responsabilidad de todos. El Gobierno siempre ha dicho que tiene un criterio a la hora de medir los datos.

Efectivos de la UME desinfectan la residencia Los Sauces, de Sant Boi, el pasado 6 de abril. (EFE)
Efectivos de la UME desinfectan la residencia Los Sauces, de Sant Boi, el pasado 6 de abril. (EFE)

P. Desde Defensa se alertó del hallazgo de cuerpos en algunas residencias de ancianos. ¿A lo largo de los últimos días la situación ha mejorado o continúa siendo de extrema gravedad?

R. Por lo que hace referencia a la UME, hemos hecho labores de desinfección en más de 3.000 residencias de las 5.000 que hay en España. Me parece que esta situación ha puesto de relieve algo sobre lo que España y quizá el mundo entero tenga que reflexionar. Tenemos una enorme deuda con nuestros mayores y muchas veces no se les ha prestado la atención debida en los centros. Yo sé que en la gran mayoría de los sitios han hecho un esfuerzo sobrehumano. Pero esta sociedad tiene que hacer una reflexión.

Una de las cosas de las que me siento más orgullosa de este Gobierno es de que nosotros, en ese esfuerzo por salvar vidas, no hemos hecho distinción entre las personas ni territorios, tampoco por la edad. Por eso hacemos un llamamiento a las comunidades autónomas, porque de ellas es la responsabilidad en materia de residencias. Desde la UME hemos hecho lo posible en labores de desinfección y también de apoyo psicológico a personal y residentes. No es el momento de hablar de casos puntuales. Pero sí de decir que hay una realidad a la que este país tendrá que hacer frente. Desde luego tendrán que hacerlo las comunidades autónomas, que son las competentes. Quiero poner en valor el trabajo de tantísimo personal que ha estado acompañando hasta el final a las personas ingresadas.

Tenemos una enorme deuda con nuestros mayores y muchas veces no se les ha prestado la atención debida en los centros

P. ¿Ha habido comunidades negligentes, como Madrid?

R. Es el momento de aprender y de que todos hagamos la autocrítica necesaria para que determinadas circunstancias no vuelvan a repetirse, no de hacer utilización política. Tenemos que ir aprendiendo, hacer un ejercicio de humildad y eso atañe a todos: Gobierno de la nación, comunidades autónomas, ayuntamientos y también a la oposición.

P. Hablaba antes de los Pactos de la Moncloa. ¿Son viables? El PP los llama "señuelo". ¿Hasta qué punto es sincera la propuesta de Sánchez?

R. Sinceridad, toda. La prioridad, reitero, es salvar vidas y reconstruir España. Se lo debemos a todos los ciudadanos. Todos somos muy conscientes de que, igual que pasó con los Pactos de la Moncloa, en 1977, España no va a salir adelante si no tenemos todos generosidad y no sumamos todos esfuerzos. Hay que dejar a un lado las posiciones de partido, las posibles rentabilidades. Ahora hay un único objetivo, que España supere la situación, recupere su posición en Europa, la estabilidad económica. Y para eso es imprescindible el trabajo de todos. Es el momento de la responsabilidad, la generosidad. Los ciudadanos son muy sabios y sabrán quién lo está haciendo bien y quién no, pero sumemos todos.

Margarita Robles, este 10 de abril. (José María Cuadrado | Pool Moncloa)
Margarita Robles, este 10 de abril. (José María Cuadrado | Pool Moncloa)

P. ¿Es más importante para el Gobierno que se sume el PP o que no se pierda ERC?

R. Es un trabajo que lo tenemos que hacer todos. Nadie se puede quedar fuera porque el que se quede fuera en este momento sería por un cálculo político, y no es el momento. La reconstrucción no puede dejar fuera a nadie. Nadie sobra, todos somos imprescindibles.

P. El PP se queja de que la portavoz socialista, Adriana Lastra, voló los puentes, porque fue muy dura en el pleno contra Pablo Casado. ¿El Gobierno ha podido pasarse de frenada?

R. Aun siendo admisible la crítica, hay que arrimar el hombro. Se han hecho descalificaciones personales al presidente del Gobierno que no son aceptables en ningún caso.

P. ¿Cuáles?

R. No voy a repetirlas. Las descalificaciones y la crítica que no sean constructivas no son aceptables. Pero no miremos hacia el pasado, pongámonos en el hoy, y los ciudadanos piden acabar la pandemia de una manera responsable y prudente, porque será un proceso largo y difícil, y reconstruir el país entre todos, y que todos pongamos de nuestra parte lo que haga falta.

Se han hecho descalificaciones personales al presidente del Gobierno que no son aceptables en ningún caso

P. Vuelvo a las mascarillas. ¿Cómo se garantizará su provisión? No sabemos cuántas se repartirán ni por cuánto tiempo.

R. Desde luego, el Gobierno tiene la máxima confianza en el ministro de Sanidad, que está trabajando este tema con la titular de Hacienda, y por supuesto ambos harán todo lo posible para que cuando la gente salga a la calle tenga las máximas medidas de prevención. Pero una cosa debe quedar clara: el lunes seguimos en el confinamiento. La inmensa mayoría de la gente seguirá en su casa. No se trata de una salida masiva, en absoluto. El confinamiento sigue porque esa medida permite atajar la expansión del virus.

P. Insisto. ¿El Gobierno está en condiciones de garantizar que todo el mundo que lo desee dispondrá de una mascarilla? En muchas farmacias no hay de las quirúrgicas.

R. Le doy toda la confianza a Illa. Está haciendo todo lo que puede hacer. Me consta que los agentes sociales están trabajando en ello, igual que las CCAA, de tal manera que quien salga a la calle, que será un número muy reducido, tendrá esas medidas de seguridad.

"No nos podemos arriesgar. Es mejor alargar el confinamiento que retroceder lo avanzado"

P. Italia prolongará el confinamiento hasta el 3 de mayo. ¿El Ejecutivo pedirá la prórroga de la alarma hasta mediados del mes próximo en las mismas condiciones que ahora o puede que a partir del 26 de abril, cuando vence la actual extensión, comience la desescalada?

R. Yo no me atrevo a decir fechas. Hay que ir con mucha precaución, con mucho cuidado, para no desandar todo lo hecho. Los ciudadanos están haciendo un sacrificio muy grande y las medidas que se tomen serán con muchísima cautela, porque no podemos tirar por la borda todo este esfuerzo. El Gobierno tratará de asegurar al máximo que no hay ningún tipo de retroceso. No nos podemos arriesgar a equivocarnos en esto. La gente entiende que es mejor alargar el confinamiento que poder retroceder todo lo que se ha ido avanzando.

P. ¿Es posible una desescalada diferenciada por comunidades autónomas, como piden algunas de ellas?

R. Máxima cautela. Este es un proceso muy lento, difícil. Todo lo demás es avanzar escenarios que por elemental sentido de la responsabilidad no podemos adelantar.

P. Sin embargo, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, decía este mismo viernes que uno de los aciertos ha sido la aplicación por igual de las medidas de confinamiento en toda España. ¿Ese criterio, orientativamente, puede servir para el proceso de salida o puede haber excepciones?

Estamos trabajando con los agentes sociales y las CCAA para que quien salga a la calle el lunes pueda disponer de mascarilla

R. Lo lógico es que las decisiones se tomen para todo el territorio nacional, porque hoy en día la movilidad es muy amplia. Aquella fue una decisión muy responsable y, sin adelantar acontecimientos, parece razonable pensar que las medidas que se tomen se harán desde la generalidad.

P. ¿Podrán los ciudadanos disfrutar de un verano de vacaciones normales o es irreal?

R. Partido a partido.

La ministra de Defensa, este viernes. (JM Cuadrado | Pool Moncloa)
La ministra de Defensa, este viernes. (JM Cuadrado | Pool Moncloa)

P. Pero la hostelería y el sector turístico, que aporta alrededor de un 12% del PIB, dependen de lo que ocurra en estas semanas y meses.

R. Eso no depende del Gobierno. Tomaremos las decisiones en función de cómo evolucionen la pandemia y los estudios científicos. Ojalá tuviéramos una varita mágica.

P. La reconstrucción económica es uno de los propósitos de esos nuevos Pactos de la Moncloa. ¿Teme el Gobierno que se trate de una reconstrucción muy penosa, que la crisis sea más profunda de lo previsto, que esos escenarios de recuperación sean más bien en W o en U más que en V?

R. Por eso es tan importante que todas las fuerzas políticas y todos los agentes sociales estemos en lo mismo, porque si trabajamos unidos, si todos hacemos esfuerzos, la reconstrucción será mucho más fácil. El mundo y España han vivido escenarios muy difíciles y los ciudadanos españoles nos han dado una muestra de su coraje, de su fuerza, de su valentía en este periodo que llevamos. Y esa fuerza y ese sacrificio nos van a hacer que podamos salir adelante.

P. El lunes pasado, usted comentaba en una entrevista en 'El Mundo' que quizá nadie puede pensar que después de esta pandemia la legislatura pueda continuar como si no hubiera pasado nada. Venía a decir que probablemente se remuevan los cimientos sobre los que se construyó esta legislatura. ¿Qué no será ya igual?

Lo lógico es que las decisiones de desescalada se tomen para toda España, porque hoy en día la movilidad es muy amplia

R. Nada en España va a poder ser igual. Es un drama de tal magnitud el que hemos sufrido, es tan tremendo el golpe padecido por este país... que creo que después de esto el mundo no va a ser igual. Ha demostrado la vulnerabilidad del ser humano. Por eso hago esa llamada a la unidad y el ejercicio de la responsabilidad, a sumar esfuerzos y no perder tanta energía como perdemos muchas veces en despedazarnos unos a otros, en buscar los errores, en vez de poner en valor lo positivo.

P. ¿Puede cambiar la geometría de pactos? Hasta la eclosión de esta pandemia, el Gobierno se apoyó en las formaciones nacionalistas independentistas. ¿Esto puede cambiar una vez que se salga de esta o es pronto para anticipar ese escenario?

R. Yo creo que la prioridad son unos Presupuestos de reconstrucción del país.

P. ¿Y con quién quiere pactarlos el Gobierno?

R. Igual que con los nuevos Pactos de la Moncloa. Todo el que quiera estar tiene que estar. Lo que no podemos es poner en riesgo el futuro de las generaciones jóvenes, tenemos un reto que trasciende el día de hoy, es de futuro. Exige la generosidad y el esfuerzo de todos. Por tanto, no podemos mirar en el cortísimo plazo. El que tenga esa visión no está a la altura de las circunstancias.

Robles e Illa acompañan al Rey en la visita al hospital de campaña de Ifema, el 26 de marzo. (Reuters)
Robles e Illa acompañan al Rey en la visita al hospital de campaña de Ifema, el 26 de marzo. (Reuters)

P. La mesa de gobiernos sobre Cataluña, por ejemplo, queda aparcada.

R. Bueno, primero vamos a salvar la vida de los ciudadanos de toda España. Y cuando hayamos salvado las vidas, cuando se haya podido vencer la pandemia, podremos hablar de otras cosas.

P. ¿Que Ciudadanos se aleje de PP y Vox abre una puerta al Gobierno?

R. Lo único que puedo decir es que este es el momento de políticas de Estado, de reconstruir el país. Todo aquel político que anteponga intereses particulares no está a la altura de circunstancias. Los hombres y mujeres de Estado son los que saben que las divergencias políticas en este momento hay que dejarlas a un lado y hay que trabajar todos conjuntamente. No es el momento de los insultos y las descalificaciones al presidente del Gobierno, sino de arrimar el hombro.

P. ¿La coalición con Unidas Podemos aguantará toda la legislatura?

R. El Gobierno está funcionando, cada uno estamos cumpliendo nuestro papel, con la máxima responsabilidad. Todos tenemos un único objetivo, vencer al virus, y en eso está todo el Gobierno, sin excepción, unidos, sin fisuras.

El Gobierno está funcionando. Todos tenemos un único objetivo, vencer al virus, y en eso estamos todos, sin excepción, unidos

P. ¿Hay un Gobierno o dos gobiernos? Los ciudadanos pueden tender la sensación de que hay una parte muy activa, la del PSOE, y otra parte, Unidas Podemos, que ha intentado sacar más la cabeza. Y se han visto pugnas en el seno del Ejecutivo y también de parte de él con otros agentes, como a cuenta del ingreso mínimo vital.

R. Hay un Gobierno que está firmemente comprometido en ese doble objetivo de salvar vidas y vencer al virus y reconstruir el país. Ese es nuestro único objetivo en este momento. Nadie nos perdonaría a nosotros que no estuviéramos en ello, como tampoco nadie perdonaría a la oposición si no estuviera en ese objetivo de trabajar conjuntamente para reconstruir el país y salvar vidas.

P. ¿Pablo Iglesias toma decisiones por su cuenta?

R. El Gobierno es un órgano colegiado encabezado por el presidente. Ese es nuestro ordenamiento jurídico, y así funcionamos.

Sobre Torra: "El responsable político que anteponga sus intereses no está a la altura de las circunstancias"

PREGUNTA. Cuando se cumple un mes del inicio de la operación Balmis, ¿qué balance realiza? 

RESPUESTA. Empezamos de una manera progresiva. Desde el primer día, con absoluta generosidad, tanto la UME como tres Ejércitos se ofrecieron a todo lo que fuera necesario. Y en este tiempo han hecho casi de todo. Además de las labores de desinfección, desplazamiento de pacientes, construcción de hospitales de campaña o aerotransporte, también han desempeñado cometidos muy dolorosos, como el traslado de cadáveres y siempre lo han hecho con absoluta humanidad. Yo como ministra de Defensa y el nombre del Gobierno les hago desde aquí un reconocimiento a todos ellos. 

P. ¿Qué papel tendrá el Ejército en la desescalada? ¿Habrá una retirada progresiva de los militares de las calles? 

R. Nosotros lo hemos dicho desde el primer día. El Ejército estará donde se nos pida, donde haga falta ayudar más. En función de las decisiones que tome el Gobierno, de cómo se vaya haciendo, siempre con muchísima prudencia y muy poco a poco, el Ejército estará en lo que se le necesite. 

P. En el arranque de la operación Balmis, el Ejército no tuvo la misma acogida en unos sitios y otros. Se notó una cierta resistencia en algunas comunidades como Cataluña y País Vasco. ¿Cómo interpreta esa resistencia inicial? 

R. Lo único que ha querido el Gobierno de España y las Fuerzas Armadas es salvar vidas, sin preguntar ni opción política, ni lugar, ni territorio. Hemos ido a donde se nos ha requerido para salvar vidas. La prioridad de cualquier responsable político tiene que ser precisamente esa, salvar vidas. Hemos ido y seguiremos yendo allá donde se nos requiera. No puedo entender que nadie pueda hacer en este momento una valoración diferente a aquella que no sea ayudar y sumar. Si algo caracteriza a las Fuerzas Armadas es su neutralidad política 

P. Pese a ello se han encontrado problemas. La Fiscalía acaba de abrir diligencias sobre una residencia en Tarragona por no permitir la entrada del Ejército

R. Lo que es evidente es que si la Fiscalía ha decidido actuar es porque entiende que hay razones para ello. Repito que lo importante ahora es sumar esfuerzos y que quien tenga determinadas cualidades las ponga a disposición de la ciudadanía. Piense que la Unidad Militar de Emergencias se creó hace 15 años y ya entonces hubo quien lo criticó. Sin embargo, la UME ha demostrado que ha ido a sitios donde era necesaria: inundaciones, incendios. En un drama de esta magnitud, ya no solo la UME, sino todos los Ejércitos, han contribuido. 

P. No obstante, se han puesto dificultades para el montaje de hospitales de campaña en lugares como Sabadell o Sant Andreu de la Barca. ¿Cree que la actitud de Quim Torra ha sido poco colaborativa? 

R. En una situación así, cualquier responsable político debe tener como única prioridad salvar vidas. Si cualquier responsable político antepone a eso intereses partidistas o de otro tipo creo que no está a la altura de las circunstancias. Los ciudadanos sí que están a la altura y están cumpliendo de una manera muy disciplinada con el confinamiento. Estoy segura de que los ciudadanos exigirán responsabilidad a cualquier responsable político que no esté poniendo de su parte.

P. ¿Y eso es lo que hace Torra, a su juicio? 

R. Mire, en el caso de Torra es evidente que cuando puso inconvenientes, en mi opinión no estuvo a la altura de las circunstancias. También tengo que decir que las Fuerzas Armadas han actuado en Cataluña en muchísimas ocasiones y lo han hecho al margen de ninguna otra consideración. Aquí lo importante no es quién es el presidente de la Generalitat, sino los ciudadanos de Cataluña, su vida y su salud. 

P. Otras de las misiones anunciadas fue la de las patrullas conjuntas ¿funciona alguna ahora? ¿Exactamente qué atribuciones tienen? 

R. Las patrullas conjuntas estaban previstas para una situación en la que fuera necesario porque se incumplieran las normas de confinamiento y hubiera una alteración de la seguridad ciudadana. Por suerte y por la responsabilidad que están teniendo los ciudadanos, no está siendo necesario. Policía y Guardia Civil, que son los que tienen las competencias, están realizando esas labores y el Ejército se está limitando a funciones como la vigilancia de centrales nucleares o de ciertas infraestructuras estratégicas para poder aliviar a las Fuerzas de Seguridad del Estado. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
67 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios