no ha citado a cataluña en su discurso

Campo toma posesión como ministro de Justicia eclipsado por Dolores Delgado

Se ha comprometido a que la Justicia "trascienda de los partidos políticos". Su predecesora Dolores Delgado, propuesta para el puesto de fiscal general del Estado, sonreía mientras tanto a su lado

Foto: El nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. (EFE)
El nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo. (EFE)

El magistrado Juan Carlos Campo Moreno ha tomado posesión este lunes como ministro de Justicia en un acto marcado por el anuncio de que su predecesora, Dolores Delgado, ha sido propuesta para el cargo de fiscal general del Estado. Sonriente y lanzando besos a los colegas que veía entre el público, ella ha sido la protagonista de una ceremonia en la que no se han admitido preguntas de los periodistas. Campo asume la cartera en una legislatura en la que la crisis catalana sigue marcando la agenda y con un Gobierno que promete la "desjudicializacón" del 'procés', cuestiones que el magistrado ha evitado mencionar de forma directa en su discurso: “Es necesario vertebrar un nuevo modelo de Justicia. Los modelos tradicionales no funcionan”, ha asegurado entre aplausos.

Doctor en Derecho, Juan Carlos Campo (Osuna, Sevilla, 1961) accedió a la carrera judicial en 1987 y dos años después fue nombrado magistrado. Sirvió como secretario de Estado de Justicia entre 2009 y 2011, como vocal del Consejo General del Poder Judicial entre 2001 y 2008, y como diputado del PSOE por Cádiz desde 2016. El pasado diciembre se convirtió en magistrado de la sección penal de la Audiencia Nacional, plaza que ganó por concurso y a la que no se incorporará por su salto al Consejo de Ministros. En lo que se refiere a su discurso inaugular, Campo ha ignorado Cataluña y ha pasado de puntillas por los temás más polémicos: sobre su predecesora, se ha referido a ella como “Lola” porque es como “siempre” le ha llamado. Sobre el salto de su predecesora a la Fiscalía General del Estado, ni una palabra.

La tercera protagonista de la ceremonia ha sido precisamente la hasta ahora fiscal general del Estado, María José Segarra. Situada en primera fila, la jurista ha sido recibida con besos y abrazos, saludos a los que ella respondía con una sonrisa de despedida. Desde el Gobierno se dudaba de su capacidad para imponerse sobre los fiscales y no gustó el papel del Ministerio Público en el juicio del 'procés', situación que ha terminado por provocar su relevo. Segarra, sin embargo, ha subrayado este lunes su agredicimiento a Delgado y ha anunciado que no tiene más intención que la de volver a ponerse al frente de la Fiscalía de Sevilla. "Por ahora, descansar", respondía ante las preguntas más incómodas de los periodistas en una conversación informal.

A la toma de posesión también han acudido los jueces de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y José de la Mata, así como el fiscal Jesús Alonso o el exvocal del Consejo General del Poder Judicial y exdiputado de CiU Alfons López Tena. El que fuera ministro de Justicia con Zapatero, Juan Fernando López Aguilar, ha sido otro de los presentes más destacados, político al que se han sumado la vicepresidenta Teresa Ribera, el ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska, la de Defensa Margarita Robles y el de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes.

La primera en tomar la palabra ha sido la propia Delgado, que ha mostrado su confianza en Campo para asumir el puesto porque "sabe lo que es la Justicia" y tiene experiencia en el plano político por su paso por el Congreso. "Buenos días, a todas y todos. Buenos días, amigas y amigos", ha arrancado la futura fiscal general. A continuación, la socialista ha defendido sus 19 meses al frente del ministerio como un trabajo de "total entrega y dedicación" de "servidora pública", dejando la parte final de su discurso a las víctimas y a una "mención especial" a las asociaciones judiciales y de fiscales, con las que tendrá que seguir lidiando en su nuevo puesto.

Tras fundirse en un abrazo en el que resultaba difícil saber dónde terminaba el ministerio de Justicia y dónde empezaba la Fiscalía General del Estado, Campo se ha mostrado emocionado y ha dedicado las primeras palabras a su familia: "Echo de menos a mi padre". El nuevo ministro ha pedido "cohesionar las energías positivas" para que la Justicia sea "entendible" y responda "en un tiempo razonable", compromiso en el que también ha dejado caer la idea de que "trascienda de los partidos políticos". Delgado, mientras tanto, sonreía a su lado. "El esfuerzo de todos es lo único que nos puede llevar al éxito", ha manifestado a la hora de pedir la implicación del Poder Judicial y de la Fiscalía. "La luz de la Justicia brillará y todos nos beneficiaremos con ello".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios