"Voladura a la separación de poderes"

Escándalo e indignación en la Fiscalía por el nombramiento de Delgado

En la carrera, resuena la promesa de Pedro Sánchez de acabar con la "deriva judicial" del 'procés'

Foto: Pedro Sánchez (i) es aplaudido por Carmen Calvo (2i), Dolores Delgado (2d) y Margarita Robles (d). (EFE)
Pedro Sánchez (i) es aplaudido por Carmen Calvo (2i), Dolores Delgado (2d) y Margarita Robles (d). (EFE)

"¿La Fiscalía de quién depende? ¿De quién depende?". Cuando Pedro Sánchez realizó en campaña estas declaraciones, hablaba completamente en serio. La Fiscalía dependerá directamente de él desde mañana, cuando el Consejo de Ministros tiene intención de proponer a uno de los miembros de su Ejecutivo, la ministra de Justicia del Gobierno surgido de la moción de censura, Dolores Delgado, nueva fiscal general del Estado. El anuncio levantó el escándalo y la indignación en la carrera judicial y fiscal, en la que aún resuena la promesa del presidente de acabar con la "deriva judicial" del 'procés'.

Escándalo e indignación en la Fiscalía por el nombramiento de Delgado

"¿Dónde queda la apariencia de independencia, la autonomía?", se preguntaba uno de los miembros del Ministerio Público en el Tribunal Supremo. Muchos de ellos consideran que el fracaso en las intenciones del Ejecutivo de doblegar a María José Segarra, la jefa que respaldó la dureza de la Fiscalía con los acusados del 'procés', ha conducido a tomar esta "calle del medio". Las órdenes que lleguen ahora gozarán de hilo directo. Será Sánchez quien las dé, como él mismo anticipó en ese entrecomillado.

"Esto supone volar por los aires la separación de poderes", indica otro. La mayoría ve en el nombramiento la ultimación de las promesas realizadas por el PSOE a ERC para el apoyo a la investidura. "Será ella quien deba ocuparse de cumplirlas", dice uno de los fiscales consultados, que recuerda que quedan pendientes asuntos tan delicados como la actuación de los fiscales frente a la concesión de una semilibertad de los políticos presos o el seguimiento de la desobediencia que ya han anunciado Quim Torra y Roger Torrent frente la inhabilitación como diputado del 'president'.

"Un error"

Otros dicen, a las claras, que Sánchez comete, con la iniciativa, "un grave error". Más allá de la perversión de las instituciones que aprecian en el nombramiento, cuestionan la capacidad de la ministra para ejercer el cargo. Destacan que no goza ni de la categoría ni de la red de apoyo necesarias para asumir este puesto. "Abrirá una guerra en la institución y tendrá a la mayor parte de frente", profetizan algunos.

De forma oficial, la Asociación de Fiscales se pronunció a través de su presidenta, Cristina Dexeus, en términos durísimos. "Que un ministro de Justicia que formaba parte de un Gobierno de un partido determinado pase a ostentar el cargo máximo de la carrera fiscal no me parece adecuado". La propuesta, dijo, le ha causado "estupor": "Es una manera muy clara de indicar" que el Gobierno quiere tener "sometida" a la Fiscalía, ha dicho en declaraciones a Onda Cero.

"Es una cuestión bastante extraña que el viernes sea ministra y el lunes, fiscal general del Estado", ha indicado, por su parte, el portavoz de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF), Juan Antonio Frago, quien ha destacado que sobre la causa del 'procés' independentista, Delgado hizo una serie de declaraciones públicas que "pueden afectar en su deber de imparcialidad como fiscal general del Estado".

La crítica también provino de las asociaciones de jueces. Desde la Asociación Profesional de la Magistratura, su presidente, Manuel Almenar, avisó de que la iniciativa daña "la credibilidad y la confianza de los ciudadanos en las instituciones" e indicó que este tipo de actuaciones atentan contra la necesidad de reforzar el principio de autonomía e independencia que debe inspirar la actuación fiscal.

La Francisco de Vitoria, que no valora nunca lo que acontece en el terreno fiscal, sí lo hizo esta vez. La segunda asociación más representativa entre los magistrados españoles calificó de "insólito y lesivo" el nombramiento, no por sus méritos profesionales, sino "por su procedencia, ya que acaba de cesar como ministra de Justicia", algo que para esta asociación representa "un mal comienzo del nuevo Gobierno en esta materia". El Foro Judicial Independiente también ha lamentado la falta de sensibilidad por la separación de poderes.

Desde la asociación a la que pertenece la antes ministra y ahora nueva fiscal general se ha defendido, sin embargo, el nombramiento. La portavoz de la Unión Progresista de Fiscales, Teresa Peramato, ha pedido "un voto de confianza", puesto que considera que Delgado "va a actuar en beneficio de la carrera y de la Justicia con absoluta independencia, tal y como está en el estatuto". La asociación de jueces progresista no ve, tampoco, ningún problema. Su portavoz, Ignacio González, considera que el que haya sido ministra no supone "ningún obstáculo" para desempeñar el nuevo cargo y ha destacado su profesionalidad y años de experiencia.

No son pocos los que se refieren a los antecedentes. Mencionan sus vínculos pasados con el comisario Villarejo y su estrecha relación con el juez inhabilitado Baltasar Garzón. "No son buenas referencias para adornar un cargo que exige no tener peajes", indican. La insólita decisión tiene, pese a todo, precedentes. En 1986, el ministro de la Presidencia, Javier Moscoso, fue designado para el puesto por Felipe González, recuerda uno de los miembros de la carrera consultados. El guiño al independentismo que no había llegado en la elección de los miembros del Ejecutivo, concluye otro.

También señalan la contradicción en la que incurre el propio PSOE. Recuerdan que en 2016, cuando José Manuel Maza fue propuesto para el mismo puesto, los socialistas pusieron en duda su independencia. Maza era por entonces magistrado del Supremo. "Ahora postulan a una ministra que, además, es diputada del Congreso por su formación. Es evidente que su defensa de la autonomía eran palabras vacías", indican. Un tuit en el que el partido de Sánchez lamenta la falta de "garantías" da cuenta de esa "incoherencia".

Pedro Sánchez rectificó aquellas declaraciones en las que se colocaba a los mandos de la Fiscalía. "Nadie está por encima de la ley. Puigdemont es un prófugo de la Justicia. Trabajaremos para que el sistema judicial español, con todas sus garantías, pueda juzgarlo con imparcialidad. La Fiscalía cuenta con el respaldo del Gobierno en la defensa de la ley y del interés general", dijo tras la polémica. "Esperemos que en esta ocasión defienda las mismas cosas", concluye una de las fuentes consultadas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
120 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios