NUEVOS AUDIOS DESVELAN LA OPERACIÓN

Iberdrola espió a Florentino Pérez para 'chantajearlo': "¿Lo vas a conseguir o no?"

La cúpula de Iberdrola encargó al comisario Villarejo que espiara al presidente de ACS y del Real Madrid para frenar el asalto de la constructora a su consejo de administración en 2009

Foto:

Iberdrola recurrió al comisario Villarejo en 2009 para impedir que ACS tomara el control de la compañía, durante la guerra empresarial más cruenta que se ha producido en España en la última década. La eléctrica encargó presuntamente al policía que espiara al presidente de la constructora, Florentino Pérez, para tratar de encontrar datos comprometedores sobre su vida privada, su gestión empresarial o sus negocios particulares. Iberdrola pretendía usar luego esa información para amenazar al presidente de ACS y del Real Madrid con difundirla si no frenaba su ofensiva.

La cúpula de Iberdrola activó esta operación clandestina en los primeros meses de 2009, justo después de que ACS incrementara su presencia en el capital de la energética hasta el 12,6% y reclamara al menos dos asientos en su consejo, según se desprende de nuevos documentos y audios a los que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com'. La constructora llevaba desde 2006 dando pequeños pasos para fortalecer su posición en Iberdrola y en 2009 lanzó el ataque definitivo. La multinacional con sede en Bilbao reaccionó poniendo en marcha un plan B que no había trascendido hasta ahora.

El comisario Villarejo aceptó el encargo y lo bautizó con el nombre en clave de proyecto Posy. El 10 de marzo de 2009, solo unos días después de ser contactado por la eléctrica, el presunto cabecilla de la operación Tándem facilitó un primer informe sobre Florentino Pérez a Antonio Asenjo, jefe de Seguridad de Ibedrola y su principal enlace en la compañía.

El documento, titulado Avance I, enumeraba varias posibles “líneas de trabajo”, desde la importancia que el presidente de ACS concedía a la “protección [de su] imagen” a supuestos “antecedentes de sobornos” en los que se habría visto envuelto, como “el caso Ollero”, así como la presunta instrumentalización del Real Madrid para los negocios de la constructora en el exterior, sus “relaciones [con Fernando] Fernández Tapias” y la utilización de aparentes sociedades instrumentales.

El segundo avance

Ese primer documento ocupaba cinco folios. Menos de una semana después, el 16 de marzo de 2009, Villarejo entregó a Asenjo otros dos correspondientes al Avance II, que llevaba por título “Planes de Flo y la Comunidad de Madrid”. En este segundo informe, el policía apuntaba a la posibilidad de utilizar detalles de un procedimiento judicial en el que se habían detectado teóricos pagos irregulares de ACS a altos cargos del Gobierno de la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre.

El comisario siguió haciendo indagaciones sobre Florentino Pérez durante las semanas siguientes. El 6 de mayo de 2009, en el momento más crudo de la batalla entre Iberdrola y ACS, Asenjo y Villarejo quedaron para perfilar los últimos detalles del espionaje. El comisario acudió con un informe en el que planteaba las vías que finalmente consideraba más efectivas para poder poner al máximo accionista de la constructora contra las cuerdas.

Según una de las grabaciones a las que ha tenido acceso este diario, Villarejo barajaba varias opciones, desde contactar con un antiguo empleado de Dragados que parecía dispuesto a hablar a investigar la participación de ACS en operaciones urbanísticas de Francisco Correa —recién detenido en ese momento en la operación Gürtel—, pasando por un chequeo de sociedades de Londres, China y las Antillas por las que supuestamente habría circulado dinero opaco vinculado a Florentino Pérez, así como su supuesta utilización del Real Madrid para engrosar su patrimonio personal.

Un supuesto exempleado de Dragados

Asenjo, hombre de la máxima confianza del presidente de la energética, Ignacio Sánchez Galán, escuchó atentamente a Villarejo pero, en un punto de la conversación, le pidió que fuera claro. “Entonces, ¿qué vislumbras, con posibilidades de éxito?, con la mano en el corazón”, preguntó el directivo de Iberdrola.

“¿Con la mano en el corazón?", contestó Villarejo. "Creo que tengo posibilidad de... Tengo posibilidades de putear al personal, empezando por darle caña a nivel de prensa, pero… Y… Conseguir documentación… Está pidiendo un antiguo empleado, un alto directivo de Dragados que también lo han echado…”, planteó el comisario. “Hemos tenido ya varias reuniones con él y tal, que tiene papeles, interesante, pero claro, el tío pide pasta, etcétera, etcétera. Entonces, yo, con la mano en el corazón, te digo, si apostamos… (…) Bueno, insisto, con la mano en el corazón, lo que estamos haciendo ahora, que son prospectivas y tal, acercamientos y tal… Si lo hacemos a lo grande, es decir, con capacidad, medios, posibilidades, etcétera, etcétera, para poder… Yo creo que al tipo lo trincamos de los huevos”, sentenció el comisario.

Villarejo aprovechó esa cita para pactar la forma de pago. “Yo estoy dispuesto a apostar, o sea... ¿Qué supone apostar? Supone que si el tema sale bien, doblamos la apuesta, por ejemplo, y si el tema sale mal, yo la provisión de fondos que reciba a partir de ahora, la devuelvo. ¿Entiendes? Me busco la vida… ¿Por qué? Porque… No, te quiero decir que… Estoy enfrentándome, coño, estamos enfrentándonos a un tío con todos los posibles, con todos los recursos, y que además está echando toda la carne en el asador, para el hijoputa controlar el poder”, opinó el comisario.

Asenjo le escuchó atento. Apenas habló durante esa reunión. Villarejo aprovechó uno de sus silencios para recordarle a su interlocutor que era necesario que Iberdrola invirtiera en el proyecto Posy si de verdad querían tener éxito. “Lo que no podemos entonces, desde mi punto de vista, es pescar un gran marrajo como es este cabrón con una caña de sardinas”, continuó el policía. “Es decir, que si conseguimos… Desde mi punto de vista, conseguir datos nucleares y conseguir publicarlos, es joderle la vida. Es la única manera. O sea, la obsesión que tiene, de la pasta que se está gastando, es tal… Métete, coño, en internet, a ver si ves alguna noticia de las que hay anunciadas que al final tengan texto. Están todas borradas. Yo no había visto eso en mi puta vida, eh”, sostuvo Villarejo.

"¿Y lo vas a conseguir?"

Tras un rato sin decir palabra, el jefe de Seguridad de Iberdrola acabó interviniendo para pedirle a Villarejo que fuera aún más preciso. “Como no podemos diversificar 10 puntos y hay que concentrarlos, tú me los concentras donde tú quieras: ‘Los voy a concentrar aquí", dijo Asenjo. "Vale, cojonudo, de acuerdo", prosiguió. "¿Y lo vas a conseguir? Pero no me hagas la apuesta que si no, que si te pago, te dejo de pagar... No, no. ¿Lo vas a conseguir o no lo vas a conseguir?”, insistió el directivo de la eléctrica, demostrando la importancia que otorgaba su compañía a esta operación. El comisario se comprometió a obtener resultados y quedaron en volver a verse.

El 26 de mayo de 2009 se produjo una nueva reunión, que también fue grabada por el presunto cerebro de Tándem, en prisión provisional desde que fue detenido por Asuntos Internos en noviembre de 2017. Según el audio de esa segunda cita, Villarejo se mostró convencido de que por fin había encontrado informaciones que serían demoledoras para el presidente de ACS. “(…) Este es un personaje muy vulnerable que, en el momento en que empiece a oír moscardones y tal y cual, de entrada, va a empezar a cometer errores y va a empezar a amenazar y va a empezar a llamar y va a empezar a tocar los cojones a la gente. Que ahora mismo está muy tranquilo porque esto es un paseo militar lo que está pasando con el Real Madrid y con todo lo que está haciendo. Y esta es la cuestión”, contó el policía a Asenjo.

En opinión de Villarejo, el hallazgo que había hecho tenía suficiente envergadura como para provocar que ACS detuviera inmediatamente su ataque a Iberdrola. “Esto es una línea como un tiro, ¿eh? Vamos, no sé. O sea, es que... Ya te digo que es, que no sé qué puedes pensar que podemos encontrar mejor y más directo que esto para involucrar a este hijoputa y para que le duela la cabeza", resumió el comisario con su particular estilo.

Asenjo le escuchó con atención y le dio algunos consejos para incrementar la eficacia de sus averiguaciones, según demuestran los audios. El espionaje se prolongó en el tiempo. Otras grabaciones y documentos revelan que el proyecto Posy duró al menos hasta julio de 2009. ACS mantuvo su ofensiva pero, en 2012, renunció finalmente a la operación y empezó a deshacer su posición en Iberdrola. Sánchez Galán torció el brazo a Florentino Pérez y mantuvo su puesto al frente de la segunda empresa más grande del Ibex 35.

El enésimo encargo de Iberdrola

Iberdrola debió quedar satisfecha con las pesquisas de Villarejo. Según ha reconocido ahora la propia compañía, el comisario siguió trabajando para ella hasta pocos meses antes de ser arrestado por orden del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. El instructor del caso Tándem, el juez Manuel García-Castellón, ha abierto una pieza separada que se centra exclusivamente en las relaciones del policía con la multinacional española.

Como adelantó este diario, la compañía con sede en Bilbao también contrató a Villarejo para desactivar una asociación ecologista y rastrear a un juez que amenazaban con frenar una central de ciclo combinado en Arcos de la Frontera (Cádiz); buscar información delicada de dirigentes del PP y PSOE; hostigar a líderes sindicales de su central nuclear de Cofrentes; investigar a Endesa, su principal competidora, y hacer un dosier sobre un accionista minoritario que se atrevió a cuestionar la gestión de la cotizada en la junta general de 2009, entre otras misiones encubiertas. Tras desvelarse estas operaciones, Iberdrola despidió a Asenjo. El jefe de Seguridad recogió sus cosas, pero se ha negado a firmar el finiquito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios