Encargó una investigación clandestina

Iberdrola usó al comisario Villarejo para infiltrarse en una plataforma ecologista

Subordinados del policía se infiltraron en manifestaciones celebradas en 2004 contra la central térmica de Arcos de la Frontera, labor que se refleja en los informes que entregó a la compañía

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Iberdrola contrató a José Manuel Villarejo en 2004 para sacar adelante su central térmica de Arcos de la Frontera, en Cádiz. El comisario, en prisión provisional desde noviembre de 2017, se encargó de neutralizar los obstáculos a los que se enfrentaba el proyecto de la compañía eléctrica, valorado en más de 1.000 millones de euros. Documentos y grabaciones a los que ha tenido acceso El Confidencial, en una investigación conjunta con 'Moncloa.com', revelan que el policía investigó a un juez, espió a políticos e incluso se infiltró en una plataforma ecologista que incomodaba a Iberdrola, servicios clandestinos sobre los que fue informando al director de seguridad de la empresa, Antonio Asenjo.

Constituida a finales de 2000, la plataforma No a las Térmicas de Arcos de la Frontera organizó manifestaciones contra el proyecto de Iberdrola durante cuatro años para denunciar los efectos nocivos de los gases en la población y su emplazamiento entre dos zonas protegidas. Las protestas saltaron a los titulares y en un principio consiguieron el apoyo del Gobierno municipal y del Ejecutivo andaluz, ambos del PSOE, pero la segunda empresa más grande del Ibex 35 terminó por conseguir su objetivo: la central está operativa desde 2005.

En junio de 2004, en una reunión entre el comisario y Asenjo, que continúa como director de seguridad de Iberdrola, la preocupación en torno a este grupo ecologista se repite una y otra vez. El contenido de este encuentro fue grabado por el propio Villarejo. "Esos, ¿cuánto dinero tienen ya de saldo?", pregunta Asenjo. "Bueno, se han gastado… Se han gastado porque se han repartido", responde el policía. "Hay que crearles focos de conflicto para que estén más preocupados con los putos conflictos que con nosotros".

Para facilitar el trabajo a Iberdrola, el comisario se infiltró en la plataforma a mediados de 2004. "En la manifestación del sábado había 20 personas. Ya te dije cuando te llamé el sábado. Bueno, miento, 25: cinco nuestros", asegura Villarejo a Asenjo en la mencionada reunión. Minutos después, el policía insiste en ello: "A nivel de Plataforma, hemos metido cinco tíos allí. Sobre todo dos de ellos, que son muy buenos". Entre los informes que el agente entregó a la compañía eléctrica, al menos tres versan sobre el grupo ecologista. En ellos, se detallan los hallazgos de sus infiltrados, a los que se presenta como Leo y Nina Almássy. Los análisis se centran en la financiación de la plataforma y en las subvenciones que recibía, pero también en uno de los miembros más combativos de la asociación: Juan Ruiz.

Concejal del PSOE de Arcos de la Frontera en los años ochenta, Villarejo explica a Asenjo que Ruiz se erige como el principal obstáculo dentro de la plataforma. "El único que todavía sigue dando por culo es Juan Ruiz", asegura. "Tiene un problema de diabetes y está medio ciego, pero el hijo puta nos está peleando por culo". La obcecación del comisario con el activista se refleja también en los informes, en los que se baraja la posibilidad de sobornarle e incluso se asegura que le entregaron 500 euros.

Del primer contacto con Ruiz se encargó Leo, que acudió a una manifestación celebrada el 5 de junio de 2004. Al exconcejal no le sentó bien que diversos políticos participaran ese día en la protesta, por lo que decidió desmarcarse de la misma en el último momento. Una vez lejos de sus compañeros, el 'topo' de Villarejo entró en escena. "Leo comenta que hay muy poca gente. Un Sr. JR le responde que poca y que él además se va a descolgar porque hay políticos y no le da la gana de ir con ellos", explica uno de los informes. "Juan tiene dos hijos, está casado con Maribel, es maestro, pero no ejerce. Trabajó mucho tiempo en una azucarera, pero luego cogió una baja médica... En su casa tiene una pancarta contra las térmicas".

El propio Ruiz recuerda el encuentro con Leo en aquella manifestación. "Se interesó por el tema de la plataforma. Creo que le acompañé a ver la central térmica donde estaba ubicada", explica en conversación telefónica con este diario. "Tenía acento argentino y fue amable, preguntó todo lo que quiso preguntar y yo antes de darle más cosas pues lo llevé allí [...]. Yo creo que es la primera y única vez que lo vi". Tampoco en los informes se mencionan más encuentros entre Ruiz y Leo, pero sí del exconcejal con una mujer a la que se identifica como Nina Almássy y que asegura pertenecer a una organización ecologista de Hungría que está planteándose hacer una donación a la plataforma.

Según se explica en uno de los informes, Almássy llamó por primera vez a Ruiz el 17 de junio y se presentó como una amiga de Leo. Tras varias conversaciones por teléfono, un segundo informe detalla el supuesto encuentro que mantuvieron el día 24 de ese mes en Arcos de la Frontera para hablar sobre la financiación de la plataforma y de sus contactos en el ayuntamiento. El documento también incluye una descripción del propio Ruiz: "No es tan tonto como parece, sabe desviarse para no contestar algo". "No dudó de mi identidad, y poco a poco cogió mucha confianza". "Se declara corruptible, siempre que venga dinero será para obstaculizar la apertura de la central". Ruiz niega a este diario que la reunión tuviera lugar y asegura que no conoce a ninguna mujer que encaje con la descripción: "Leo quizá me habló de a ver si podía él intentar hacer algo de alguna ayuda o alguna historia, pero después no llegó a nada".

Más allá de estos informes, entre los documentos a los que ha tenido acceso este diario destaca el supuesto justificante de una donación que Almássy, como activista de la asociación húngara, pretendía hacer a la plataforma. El escrito contiene espacios en blanco que se rellenarían a mano a la hora de formalizarlo, dejando así en el aire el supuesto dinero que iba a entregarse. El documento está redactado en español y también hay una copia en húngaro. Ruiz niega pago alguno, pero en uno de los informes entregados por Villarejo se sostiene lo contrario: "Dice que los 500 euros que le doy ahora no se lo dirá a sus compañeros para que estos también se pongan las pilas. Me firma los comprobantes de entrega de dinero (en húngaro y en castellano)". El Confidencial se ha puesto en contacto con la asociación de Budapest que aparece en el correspondiente justificante, pero por el momento no ha recibido respuesta por su parte. En su página web no se menciona a Nina Almássy en ningún momento.

La antigua portavoz de la plataforma, Isabel Franco, asegura por su parte que nunca recibieron dinero desde Hungría, pero sí confirma que en 2004 se extendió la sospecha de que Iberdrola estaba enviando a gente para espiarles: "Pero esto nunca lo vas a descubrir. Es como todo el tema de Villarejo y todas estas cosas... Pues qué sabes si son o no son. En la medida que haya grabaciones hechas sí, pero quién va a demostrar nada si no...". A punto de cumplirse 15 años de la disolución de la plataforma, los documentos y grabaciones que prueban que Villarejo se infiltró en la misma han salido a la luz.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios