DECLARACIONES DEL 'PROCÉS'

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

Dieciocho semanas de juicio. Cincuenta y dos sesiones. Y un puñado de testigos que serán fundamentales en la futura sentencia. Estas han sido las declaraciones clave del juicio del 'procés'

Foto: Rajoy destacó que siempre dejó claro a la Generalitat que en ningún caso negociaría un referéndum.
Rajoy destacó que siempre dejó claro a la Generalitat que "en ningún caso" negociaría un referéndum.

Parafraseando al abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde, se acaba el ruido y empieza la calma. Dieciocho semanas de juicio. Cincuenta y dos sesiones. Y un puñado de testigos que serán fundamentales en la futura sentencia. Estas han sido las declaraciones clave del juicio del 'procés'. Algunas de ellas constituyen bloques inseparables, como los ya famosos binomios de los Mossos d'Esquadra:

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

1. Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría: tramo inicial del juicio. Finales de febrero. En el horizonte, una campaña electoral para unas generales. El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, acuden al Tribunal Supremo. Máxima expectación. También hubo máxima decepción. Se escaparon sin aclarar algunas cuestiones de importancia o lo hicieron a regañadientes.

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

Rajoy defendió que nunca habló con el Govern sobre la posibilidad de celebrar un referéndum. "Es el pueblo español quien decide lo que es España", explicó. Ahondó también en los motivos del 155 sobre otros escenarios como los estados de sitio o de excepción. Admitió a regañadientes que habló con Iñigo Urkullu, que trataba, en aquellos días, de encontrar una solución que evitara la escalada. Fue de los pocos que vieron, sentado, un vídeo de las cargas. "No me gustan", admitió, para recordar a continuación que no se hubieran producido si se hubiera cumplido la ley.

Sáenz de Santamaría estuvo eficaz y rápida, muy en su estilo, pero flojeó hacia el final. Combativa, destacó todo lo que pudo términos clave para la acusación —"violencia", "murallas humanas", "incumplimiento de la ley"—, pero escapó con faltas de memoria poco convincentes a preguntas comprometidas. En concreto, contestó con 'no lo sé' recurrentes a cuestiones como su conocimiento sobre la actuación del CNI.

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

2. Iñigo Urkullu. Tras las lagunas del presidente y la vicepresidenta, vinieron otros a poner remedio. El lendakari fue uno de ellos. Detalló, con escalofriante precisión, todos sus pasos y eliminó la idea de que el Govern no encontró interlocutores. Diseccionó ante la sala su mediación, que no quiso calificar como tal. Usó las palabras "intercesor" y "enlace", y dijo que fue el 'expresident' el que le pidió que adoptara este papel. Después, le dejó fatal. Explicó que fue la presión de la calle la que empujó a Carles Puigdemont a dar marcha atrás en su intención de convocar elecciones anticipadas.

3. José Antonio Nieto y Enric Millo. Otros dos testigos fundamentales para entender lo que no se había escuchado hasta su llegada ante el tribunal. El primero, Nieto, tuvo la virtud de asumir la responsabilidad de la intervención policial en los colegios durante el 1-O y acabó con esa equis indeterminada del responsable de pulsar el botón rojo. Cargó contra los Mossos. Ahondó también en la búsqueda de soluciones frente a la escala y desveló que se propuso a la Generalitat una consulta simbólica.

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

Millo, por su parte, puso cara a la violencia de forma más eficaz que ninguno antes. Describió cómo se empezó a generar "un clima de conflictividad que fue aumentando progresivamente y que dio lugar a episodios de acoso, hostigamiento y violencia" tanto en las jornadas previas como posteriores al referéndum.

4. Josep Lluís Trapero y Ferran López (y otros jefes de los Mossos). La sorpresa saltó en el juicio el día en que Manel Castellví se sentó en la silla frente al tribunal y empezó a sudar. Él tuvo la virtud de ser el primero en levantar la espita para que el agua cayera en cascada sobre el Govern y se evidenciara su conocimiento expreso de que los pasos hacia el 1-O conducían a un escenario violento.

5. El coronel Diego Pérez de los Cobos. Fundamental en la pata que afecta a los Mossos d'Esquadra. Si estos justificaron su actuación durante el 20-S y el 1-O, el coordinador de los tres cuerpos para la consulta los desmontó. Tumbó al mayor, investigado no en el Supremo sino en la Audiencia Nacional, y, de paso, articuló la total sintonía entre el jefe de los Mossos y el Govern de Puigdemont. También dijo que el cuerpo autonómico alentó el 1-O "con una actuación policial más encaminada a favorecer el referéndum que a impedirlo", asegurando incluso que llevaron a cabo "labores de seguimiento sobre nuestras unidades con vehículos camuflados".

6. El responsable de Antidisturbios de los Mossos. El jefe de la Brimo, con número 5422, a cargo de la manifestación del 20 de septiembre, destrozó la versión de los Jordis respecto al supuesto pacifismo que se mantuvo en la convocatoria. El agente indicó que el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez se mostró "altivo y prepotente", recriminando incluso a los Mossos que su actuación en la zona no cumplía "lo acordado".

7. La secretaria judicial. Montserrat del Toro, letrada de la Administración de Justicia del Juzgado 13 de Barcelona. Su declaración fue controvertida. Las defensas han apuntado que exageró o dramatizó lo que vivió el 20 de septiembre en la sede de la Conselleria de Economía. Salió de allí por el tejado. Describió las 16 horas transcurridas desde que entró en la Conselleria de Economía para levantar acta de un registro hasta que salió del edificio saltando desde la azotea al contiguo Teatro Coliseum. Dijo que en esas horas sufrió "estrés, ansiedad y al final miedo".

Rajoy, Urkullu, Millo, Trapero... Los ocho testimonios clave para la sentencia

8. La pericial de la malversación. Carmen Tejera, Sara Izquierdo y Teresa Hernández. Tres peritos de Hacienda. Echaron por tierra la línea de defensa de los acusados, que sostienen que como las facturas del 1-O no se llegaron a abonar, entonces no cabe hablar de malversación. "Una vez comprometido el gasto se produce esa disminución del patrimonio neto y por eso el perjuicio se considera ya realizado", defendieron las peritos, descartando así que por suspenderse su pago, devolverse las facturas o renunciar a su cobro por parte de los proveedores pueda descartarse el delito.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios