carga contra los mossos

Nieto: el Gobierno ofreció a Puigdemont un referéndum simbólico en las plazas

Indica que la Policía y la Guardia Civil mantuvo en los colegios una actuación proporcionada que hubiera sido habitual en cualquier otro país

Foto: El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto. (EFE)
El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto. (EFE)

El secretario de Estado del Ejecutivo del PP Jose Antonio Nieto ofreció este lunes ante el tribunal del 'procés' un hecho fundamental. Escondido en medio de una declaración que giró mayoritariamente sobre los Mossos d'Esquadra deslizó que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ofreció al Govern "simular" el referéndum de una forma simbólica. Su oferta no prosperó, ha desvelado.

La propuesta se lanzó, específicamente, en la Junta de Seguridad que se celebró el 28 de septiembre y a la que asistió el expresident Carles Puigdemont. "No hubo el más mínimo gesto de diálogo. Llegaron con una idea y se fueron con la misma idea. Se podría haber simulado ese referéndum en las plazas de los municipios o en lugares abiertos, donde no se fuese en contra de ese mandato. Así se les trasladó también", indicó en concreto.

Fuera de ese importante detalle Nieto centró sus cuatro horas de interrogatorio en el operativo de seguridad y, sobre todo, en la policía autonómica. Demostró que no es el exministro Juan Ignacio Zoido.Y este lunes lo ha dejado claro ante el tribunal del 'procés'. La imprecisión de su jefe durante la pasada semana se convirtió con él en un relato concreto, muy detallado, en el que planteó la absoluta inacción de los Mossos de cara al 1-O y llegó a indicar que no cerraron, de forma real, ni uno solo de los colegios. "Estoy convencido de que si los Mossos hubieran manifestado su voluntad de forma clara y evidente de cumplir con el mandato judicial el referéndum no se hubiera celebrado, es más, se habría desconvocado", aseguró.

Nieto: el Gobierno ofreció a Puigdemont un referéndum simbólico en las plazas

Su tesis se ha basado en que la resistencia a la labor de la Guardia Civil y la Policía comenzó ya en los últimos días de septiembre. La contundencia de su declaración ante el Ministerio Público flojeó con las defensas. Trató de sortear preguntas y se metió en un debate con los letrados totalmente innecesario, sobre todo sobre la violencia. Por ejemplo, según su declaración, las Fuerzas de Seguridad tuvieron siempre de frente "una organización" que -según explicó- "no era espontánea" e iba de la mano de distintos grupos, desde los CDR hasta la ANC y Òmnium Cultural para evitar su actuación. No pudo, eso sí concretar esa concertación a preguntas de los abogados de los procesados.

Nieto se ha enfrentado al interrogatorio más largo de testigos hasta el momento, más de cuatro horas, lo que da idea de su importancia. Argumentó que la 'resistencia' se extendió hasta el mismo 1-O y originó la actuación de la Policía y la Guardia Civil en los colegios, una actuación que -según defendió- no solo fue "proporcionada" sino también "ejemplar" y que hubiera sido habitual en cualquier lugar del mundo.

Los Mossos fueron el hilo conductor de toda la declaración. Sobre el cierre de centros por parte de los agentes autonómicos aseguró que la información recibida es "un tanto contradictoria". "Hemos visto informes en los que se habla de más de 200 colegios electorales cerrados cuando muchos de ellos ni siquiera llegaron a abrirse porque no tenían material electoral. En otros casos por las advertencias de instancias judiciales a directores de colegios no se produjo la apertura....", explicó. Detalló además que los hombre del mayor Trapero desplegaron aquel día 7.800 agentes, un número "evidentemente insuficiente e ineficaz".

"La realidad paralela" que se impuso en aquellos días en Cataluña permitió "una estrategia que en lo mediático funcionó", sostuvo. Al final, dijo, se impuso que la noticia fuera algo opuesto a la lógica: "La noticia fue que el hombre muerde al perro y no que el perro muerde al hombre", dijo a la hora de defender la obligación policial de impedir que se votara. En su opinión, lo que pasó en los colegios no fueron cargas. Sí hubo un empleo de la fuerza motivado por el abandono de la policía autonómica a la que Policía y Guardia Civil debía sólo "apoyar", pero cuya dejación provocó una sustitución de su función y escenas que todos vieron en la televisión. También negó que hubiera orden política de retirarse por la tarde, pues, según su versión, los agentes desplegados llevaban horas en las calles y no podían mantener más horas la actividad. Ante la resistencia excesiva, los operativos optaron por retirarse, aseguró.

En la hora crítica entre las nueve y las diez de la mañana del día 1 de octubre se encontraron, a su llegada a los centros electorales para cumplir la orden judicial, con que en muchos de los colegios no había ningún agente de los Mossos y, en otros, sólo una pareja, un despliegue que describió como insuficiente para cualquier acción. También quiso destacar que en los centros había personas "con el objetivo añadido de impedir que la Policía hiciera su trabajo" y no solo para votar. Heridos -dijo- hubo no solo entre la población, sino también entre los agentes. La actuación de los agentes "pretendió dar apariencia de normalidad a algo que no era normal", destacó.

Nieto: el Gobierno ofreció a Puigdemont un referéndum simbólico en las plazas

Se refirió, en este contexto, a las reuniones previas con el Govern para evitar la celebración del 1-O. "Todo fue surrealista: hablábamos de cómo evitar el 1-O con quienes lo habían convocado", describió. Detalló también cómo desde el Ejecutivo regional y por parte del propio Carles Puigdemont había un expreso deseo de dar relevencia a una parte del auto de la jueza, Mercedes Armas, en el que la magistrada pedía actuar en defensa de la convivencia. Esa previsión no figuraba en la parte dispositiva facilitada a los cuerpos policiales, sino en los fundamentos de derecho. La parte dispositiva, la orden dada a las fuerzas de seguridad, pedía expresamente que se impidiera la votación. Era, pintó, como darse de cabezazos contra una pared: "No nos trasladaron en ningún momento nada de lo que fuera el plan operativo y sí constantemente excusas que justificaran que no se iba a hacer".

El secretario aseguró además ante el tribunal que la policía autonómica mantuvo la misma postura que el Govern: los Mossos no hicieron nada pese a sus esperanzas. "Sí confiábamos en que hubiera una reacción por parte de la prefectura. La alineación de Trapero con la Generalitat era total, pero entendíamos que la prefectura, entre los comisarios, prevaleciera lo que nunca puede desaparecer de un cuerpo policial, que jamás se puede poner de espaldas o de canto con un mandato judicial", explicó. Pero esas esperanzas se vieron frustradas.

El fiscal Javier Zaragoza, encargado del interrogatorio, preguntó: "Los mossos levantaron miles de actas de personación en los centros... ¿En alguna ocasión, le consta, que en ejecución de ese trabajo, requisaran material o cerraran algún centro?". La respuesta de Niego fue tajante: "No me consta. Y he hecho un esfuerzo para que me conste. Dudo que se produjera". En los días previos no hubo ninguna actuación de cierre o incautación de material electoral. "No se evitó en prácticamente ninguno de los centros, sobre todo en los más importantes donde finalmente el 1-O se celebró el referéndum", concretó.

Actuación de los CDR

Respecto a la actividad de los CDR explicó que aunque ese momento no se sabía, posteriormente, después del 1-O, si pudieron identificar que dichos grupos tenían una estructura sólida, amparada en otras asociaciones que existían anteriormente y "realizaron una tarea de coordinación bastante importante que dio como resultado esa capacidad de organización". En su opinión, tenían "una misión inicialmente organizativa que derivó en un actitud violenta" o que facilitaba que hubiera una actitud violenta. En esa organización, sostenida desde el 20-S y mantenida hasta después del referéndum, estaban, practicamente siempre, la ANC y Òmnium, indicó.

Nieto: el Gobierno ofreció a Puigdemont un referéndum simbólico en las plazas

Nieto se refirió a las primeras 'alertas' que apreciaron desde el Gobierno central y que, a su entender, indicaban que algo no funcionaba como debía. Todo comenzó tras las manifestaciones del 20 de septiembre. "A lo largo de ese día me informan de que la Guardia Civil de Cataluña pidió apoyo a los Mossos. Que en esta petición hubo respuestas contradictorias de los mossos. Primero se admitió, después ese apoyo no llegaba, no se concedía", detalló, agregando además que por parte de los Mossos se reprochaba a la Guardia Civil que no hubiese informado de esa actuación, "a lo que la Guardia Civil respondía que no podía comunicar esa actuación". Según afirmó, ni siquiera él fue avisado de estos registros por parte de la Guardia Civil antes de que comenzaran.

Tras esa concentración, Zoido remitió una carta al exconseller Joaquim Forn el día 22 para informarle de que se iban a enviar 6.000 efectivos policiales de apoyo. La respuesta les desconcertó. "Nos dijo que no estaba de acuerdo con la decisión", evidenciando que la percepción de la Generalitat era distinta. "Decía que no se reconocía la interpretació legal de esa instrucción fiscal que con los Mossos era suficiente y que no habia había ningún tipo de concentración tumultuosa sino que habían sido pacíficas, familiares y ordenadas", añadió.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios