la guardia civil acredita el papel clave de la multinacional

El gigante alemán que traicionó a España: el pacto oculto de T-Systems con Puigdemont

La Guardia Civil acusa a T-Systems, con el 31,9% de su capital en manos del Estado alemán, de jugar un papel decisivo en el 1-O y en la creación de las estructuras de la Cataluña independiente

Foto: Montaje: EC
Montaje: EC

La compañía T-Systems, perteneciente al gigante Deutsche Telekom, cuyo 31,89% está en manos del Estado alemán, trazó una estrategia interna para colaborar con el Govern de Carles Puigdemont en el desarrollo de las llamadas estructuras de Estado de la Cataluña independiente. Directivos de la multinacional mantuvieron reuniones secretas con dirigentes de la Generalitat para coordinar la puesta en marcha del censo de catalanes en el extranjero para el 1-O, aplicaciones informáticas para que los Mossos d'Esquadra supervisaran las leyes que estarían en vigor tras la desconexión y la estructura digital que permitiría el funcionamiento completamente autónomo de la nueva Hacienda catalana, entre otras soluciones, según un nuevo informe de la Guardia Civil al que ha tenido acceso El Confidencial.

Ni las investigaciones abiertas contra el Ejecutivo catalán por el referéndum ni las advertencias que la Justicia envió directamente a T-Systems para recordarle que algunas adjudicaciones podían rebasar el marco estatutario impidieron que la compañía alemana siguiera prestando un apoyo decisivo a la hoja de ruta soberanista. Los investigadores han llegado a esa conclusión tras analizar la abundante documentación sobre el 'procés' hallada en septiembre de 2017 en las oficinas centrales de T-Systems en España, ubicadas en la calle Sancho de Ávila de Barcelona. Correos electrónicos e informes confidenciales probarían que, al menos desde 2014, la compañía conocía los planes de los partidos secesionistas y articuló protocolos internos para cooperar intensivamente con ellos sin ser descubierta.

Según las pesquisas del Instituto Armado, al menos una decena de empleados de T-Systems habría participado en el desarrollo de la infraestructura de la república catalana. Los agentes destacan el papel de Rosa María Rodríguez Curto, la directiva encargada de las relaciones con la Generalitat, detenida en la operación Anubis junto a una decena de altos cargos de la administración autonómica. En su mesa se localizó un informe de 20 folios impresos por las dos caras titulado "Generalitat de Catalunya —Account Plan— Análisis de idearios políticos y posicionamiento institucional" que, además de examinar los planteamientos de los partidos que defendían la independencia unilateral y diseccionar sus respectivas estrategias para alcanzarla, fijaba la postura que T-Systems debía adoptar en el conflicto que ese proceso iba generar necesariamente con el Estado.

El "Plan de Acción" para ayudar al Govern

El informe, que habría sido confeccionado en 2015, deja claro en qué lado de la línea se colocó T-Systems. Casi al final del documento, bajo un epígrafe llamado "Plan de Acción", la multinacional alemana especificó que apostaba por crear un 'Libro blanco' que resumiera la aportación de la empresa al desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de la Generalitat y condensara cómo podían continuar con esa colaboración en el futuro. Solo entre 2012 y 2016, los gobiernos de Artur Mas concedieron contratos a T-Systems por importe de 310 millones de euros, convirtiéndose en uno de los principales clientes de la filial en España de la histórica telefónica alemana, participada de forma más que considerable por el Estado alemán (controla el 14,48% de su capital directamente y otro 17,41% a través del banco público KfW).

Rosa María Rodríguez Curto
Rosa María Rodríguez Curto

Para no perder esa enorme fuente de ingresos o incluso aumentarlos, el informe de T-Systems concluía que la firma debía activar un "plan de choque que detalle acciones" para conseguir la "materialización de la apuesta concreta para el proceso de constitución nacional" y el "cambio de modelo", un eufemismo para referirse a la ruptura definitiva de Cataluña con el resto de España. La compañía consideraba que ese escenario era una gran oportunidad para optar a proyectos estratégicos ligados a la independencia, como el desarrollo de la "Hacienda pública", "la Seguridad Social", el "DNI catalán", la "preparación de Bases de Datos para tener un sistema electoral operativo" y la creación de un "operador [de telefonía] propio (tipo Euskaltel)", especificaba el informe en otro capítulo. No eran esos los únicos contratos que interesaban a la multinacional. Otros correos revelan que T-Systems también participó en el desarrollo de un 'software' policial para que los Mossos d'Esquadra pudieran vigilar el cumplimiento de las leyes del nuevo Estado y un segundo 'software' de inteligencia más orientado al Cesicat, un organismo de seguridad que iba a ser el embrión del CNI catalán.

"Intencionalidad de participar en el 'procés'"

"Del análisis de estos documentos", señala la Guardia Civil en su informe, "se puede concluir que T-Systems tenía conocimiento claro, preciso e inequívoco de cuál era el proyecto político del Gobierno autónomo catalán desde, al menos, el año 2015, habiendo realizado un estudio pormenorizado de la hoja de ruta que tenía previsto seguir, las Estructuras de Estado que pretendía crear y las necesidades TIC que todo ello iba a acarrear. Una vez realizado este estudio, definía la estrategia que, como empresa TIC, debían de seguir para conseguir ser el referente de la Generalitat en este proceso, con el volumen de negocio que todo ello suponía". "No queda lugar a duda alguna", añaden los investigadores, "de la intencionalidad de T-Systems de participar en el 'procés', no ya desde ese preciso momento, sino que con anterioridad ya lo habría hecho, dado que, caso contrario, se supone que no obtendría credibilidad alguna ante los correspondientes organismos de la Generalitat si con anterioridad no hubiera realizado trabajos en ese sentido".

Uno de esos trabajos previos que convirtió a T-Systems en la tecnológica de cabecera del Govern fue la creación del registro de catalanes en el exterior para el primer referéndum independentista de 2014, promovido por Artur Mas, un episodio que también está siendo investigado ahora por la Guardia Civil. En concreto, la firma alemana se encargó de poner en marcha esa aplicación porque el Govern quería facilitar el voto a los ciudadanos que vivían fuera de la comunidad.

Los investigadores han encontrado indicios ahora de que ese programa, que entonces costó 527.685 euros, fue actualizado en varias ocasiones por T-Systems a lo largo de 2017 para convertirlo en el registro de los catalanes en el extranjero que querían votar el 1-O. Las evoluciones supusieron un gasto adicional de 94.253 euros, según el informe del Instituto Armado, que acaba de ser remitido al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, donde han quedado centralizadas las pesquisas contra los dirigentes políticos de la Generalitat de segundo nivel. Se enfrentan a los delitos de malversación, desobediencia y sedición.

Colaboración hasta el último instante

La Guardia Civil intervino durante la investigación decenas de conversaciones telefónicas que demuestran el enorme grado de afinidad que existió hasta el último momento entre los cargos de la Generalitat responsables de la consulta y los directivos de T-Systems, a pesar de que la empresa ya sabía que los trabajos que estaba ejecutando eran ilegales. Solo en lo relacionado con el 1-O, además del censo de catalanes en el extranjero, la filial de Deutsche Telekom también se encargó de desarrollar la página del Pacto Nacional por el Referéndum —que sirvió para lanzar definitivamente la convocatoria en enero de 2017— y realizó cambios en la propia web oficial de la consulta solo unos días antes de que se celebrara, cuando las Fuerzas de Seguridad del Estado ya habían empezado a movilizarse para tratar de tumbarla.

Tras la publicación en las primeras semanas de 2017 de noticias que alertaban de los planes de Puigdemont para celebrar una consulta no pactada y poner en marcha la Hacienda propia, el director general de T-Systems en España, José Manuel Desco, escribió un correo a Rosa María Rodríguez para pedirle un "informe detallado" sobre todos los trabajos que estaban realizando para las autoridades tributarias catalanas. Se desconoce si la gerente llegó a enviar el informe a su superior, pero la compañía mantuvo su colaboración con el 'procés' en los meses siguientes como si nada hubiera ocurrido. Un amplio grupo de empleados de T-Systems siguió volcado en esos proyectos, echando centenares de horas extra y trabajando incluso los fines de semana, como también revelan las comunicaciones internas de la compañía.

El que no continuó fue Desco, a pesar de que desde 2015 también había mostrado una plena sintonía con los objetivos marcados por la Generalitat. Un correo electrónico de julio de ese año prueba que ya fue informado entonces de las infraestructuras que quería montar el Gobierno de Artur Mas. Con todo, en mayo de 2017, Desco fue relevado de la dirección general de la compañía y sustituido provisionalmente por el hasta entonces director financiero, Osmar Polo.

Reunión secreta en Barcelona

Pocas semanas después de ese cambio en la cúpula de T-Systems en España, el director general global de esta división de Deutsche Telekom, Reinhard Clemens, viajó desde Alemania a Barcelona para reunirse en secreto con el propio Puigdemont, según han revelado a El Confidencial fuentes próximas a las pesquisas. Polo también asistió a esa cita.

No hay datos del contenido del encuentro, pero los hechos indican que debió de ser muy fructífero. En julio de 2017, Polo fue apercibido directamente por la Policía Judicial de que, "en el caso de que la sociedad T-Systems recibiese algún encargo contractual de la Generalitat para la realización de cualquier aplicación o proyecto informático que estuviera relacionado con la preparación del referéndum ilegal del 1 de octubre, tenía la obligación de comunicarlo de manera inmediata". Pero la multinacional germana nunca paralizó ni avisó de nada. Ni siquiera tras el referéndum.

La directiva sigue en la compañía

T-Systems sigue siendo uno de los principales proveedores de la Generalitat. Y, paradójicamente, su compromiso con la independencia de Cataluña no le ha impedido conservar decenas de adjudicaciones en el resto de España, el territorio del que la firma pretendía separarse. Polo, consolidado ya como director general de T-Systems Iberia, aseguró en una entrevista en marzo de 2018 que el 'procés' ha dañado "su imagen, no su negocio". "Se han contado muchas falsedades y ha habido muchas tergiversaciones, y eso nos ha hecho mucho daño. Ha habido clientes que nos preguntan qué hemos hecho", se lamentó en unas declaraciones recogidas por 'Cinco Días'. "Nunca hemos colaborado con el 1-O", se atrevió a decir entonces.

Oficinas de T-Systems en Barcelona
Oficinas de T-Systems en Barcelona

Este viernes, sin embargo, la compañía declinó comentar la información de El Confidencial. "T-Systems no se pronuncia sobre actuaciones legales ni investigaciones para no interferir en procesos en curso. La compañía reitera que todas y cada una sus actuaciones y las de sus directivos se guían por el cumplimiento de la normativa vigente y el seguimiento de las prácticas de Buen Gobierno Corporativo y de Transparencia". Rosa María Rodríguez Curto sigue trabajando en la compañía, a pesar de las acusaciones a las que se enfrenta. Ocupa el cargo de vicepresidenta de ventas y forma parte del Comité de Dirección de la empresa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
141 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios