Dice que dejó muy claro que no iba a permitir un referéndum

Rajoy: "Es el pueblo español el que decide lo que es España"

El expresidente comparece en el juicio del 'procés' y asegura que estableció con el independentismo, "las reglas del juego"

Foto: El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, durante la declaración. (Reuters)
El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, durante la declaración. (Reuters)

Mariano Rajoy se sentó a primera hora de la tarde en el juicio del 'procés'. Tras la estela de su vicepresidenta sabía que iba a enfrentarse a varios cuchillos afilados. Abrió el fuego el 'dos' de Vox, Javier Ortega Smith, y siguieron las defensas. El expresidente esquivó las balas. "Sobre el referéndum nunca hubo nada de que hablar. Dejé, con meridiana claridad que, en ningún caso, el presidente iba a liquidar la soberanía nacional saltándose la Constitución". Hubo en su declaración, el mismo agujero que en el de Soraya Saenz de Santamaría: un extraño hueco en el conocimiento del dispositivo de Interior de cara al 1-O.

Explicó que la Generalitat era plenamente consciente, "desde el primer día", de que "no iba a permitir un referéndum para liquidar la soberanía nacional". "Además les dejé muy claro las reglas de juego: 'Si usted quiere hacer un referéndum, eso lo tiene que decidir el pueblo español. Tiene que ir a las Cortes Generales, modificar la Constitución y no vale con eso, lo tiene que ratificar el pueblo español'", explicó. "Es el pueblo español el que decide lo que es España y no el gobierno de una comunidad autónoma", agregó.

Rajoy: "Es el pueblo español el que decide lo que es España"

Rajoy ahondó en los motivos del 155 y dijo que su Ejecutivo pensó que su aplicación "era mucho más operativa y era más justa". "Los estados de sitio o de excepción afectan a los derechos individuales de las personas", resaltó. También reconoció, por alusiones de la acusación popular, el diálogo con los partidos independentistas y la Generalitat. "Conversaciones habrá habido como las hay en política", matizó, y explicó que él mismo se entrevistó, siendo presidente, en seis oportunidades con Artur Mas y también en otras dos con Carles Puigdemont.

Tuvo, desde la silla de los testigos, un momento que recordó a sus comparencias en el Congreso y en la que sacó esa 'retranca' tan característica. Se refirió a las opiniones para todos los gustos que circularon y circulan aún sobre la aplicación de la intervención de Cataluña. "La decisión sobre el artículo 155 correspondía al presidente. Y el presidente se basó en unos cuantos criterios: el respeto a la soberanía nacional y unidad nacional, que por ahí no íbamos a pasar; el cumplimiento de la ley, algo muy importante porque lo que hay detrás de las pretensiones de algunos es la liquidación de la ley, y en tercer lugar, porque creo que lo tiene que hacer el gobernante, creo que hemos sido prudentes. Hemos hecho un gran esfuerzo. Se sabía que no podíamos aceptar esto y avisamos hasta la saciedad".

El 155

"¿Por qué se aplico el art. 155? Esto fue un debate importante en España y más después, sobre cuándo había que aplicar hemos escuchado un sinfín de teorías. Hay quien decía que una semana antes, otros dos semanas, otros cuando se produjeron acontecimientos del 6 o 7 de septiembre, otros que había que esperar un poco más, otros que no había que aplicarlo nunca, otros cambiaron de criterio.... Y otros hablaron cuando ya se aplicó...". Defendió, en definitiva, que fueron "muy prudentes" y, en un reproche a Pedro Sánchez, destacó que hicieron gala "de ese diálogo del que tanto se habla ahora". "Trabajamos para hacerlo de forma conjunta e incluso dimos la oportunidad de rectificar", resaltó.

Rajoy: "Es el pueblo español el que decide lo que es España"

"Considero que ningún presidente del Gobierno puede aceptar que alguien quiera liquidar la legalidad de ese país", dijo en varias ocasiones para recordar que eso fue precisamente lo que sucedió: "Se liquidó la legalidad vigente en ese momento". "Ningún presidente del Gobierno puede mirar hacia otro lado cuando se producen situaciones de esas características", manifestó.

Rajoy también aludió al intento de separarse de España. "Romper la soberanía nacional y romper el derecho que tienen todos los españoles a decidir sobre su país", pintó como intención del Govern, aspecto que reiteró de nuevo con otras palabras: "España es la que quieran los españoles y no una parte de los españoles". Ya a preguntas del fiscal Fidel Cadena, fue detallando los intercambios de cartas con Puigdemont en los días sensibles y habló de la misiva del 25 de septiembre. "Recuerdo perfectamente esa carta porque se producía después de que se me citara a mí a hablar, entre comillas, de los términos del referéndum y yo le invité, tras reiterarle cuál era mi posición, que lo procedente era que en las Cortes Generales defendiera su posición y dijera lo que considerara conveniente".

La calma del inicio se rompió, como ya sucedió con Soraya Sáenz de Santamaría, con las defensas. En manos del abogado de Rull, Turull y Sànchez vinieron las recriminaciones. En un momento del interrogatorio, Rajoy aludió a afirmaciones lanzadas durante la sesión de mañana y el letrado se lo echó en cara. "Una primera cuestión de orden porque me he quedado perplejo hace unos segundos cuando se ha referido a lo que ha ocurrido en la mañana esta sala. Tengo que preguntarle: ¿usted se ha comunicado con alguno de los testigos o ha seguido el desarrollo del juicio esta mañana?", lanzó Pina. "Bueno, yo leo los periódicos, los periódicos digitales", se justificó el expresidente.

Bronca por la "mediación"

En manos de Pina el interrogatorio se adentró en la intermediación de esos días. Se preguntó por Urkullu. "¿Le consta que Urkullu intentó mediar?". "En aquella época, como he dejado caer en una de las respuestas, había muchas personas que quisieron hablar conmigo y hablaron, y supongo que habrán querido hablar también con otros. A todos se lo dejé claro: yo no negocio el cumplimiento de la ley, ni la Constitución española ni la soberanía nacional", indicó.

Pina puso en duda la veracidad de las respuestas del expresidente. Y fue Marchena quien, de nuevo, intervino para que aclarase la respuesta. Rajoy acabó diciendo que sí, que habló con él, pero matizó: "Ahí no ha habido ningún mediador de nada porque mis posiciones estaban claras y las de los otros también". "Tiene usted que entender que es muy difícil recordar si hablé a través del teléfono o a través de mensajes", añadió. Y remató: "Quedémonos con lo sustancial: todo el mundo sabe que el Gobierno no negoció esto y además lo advirtió desde el inicio de este procedimiento ya en el año 2012".

Rajoy: "Es el pueblo español el que decide lo que es España"

Pese a la hostilidad de esta parte de las preguntas, Rajoy dejó grandes frases. Preguntado por sus propuestas concretas, lanzó: "La propuesta más importante que hice es que se dejara de vulnerar la Constitución, esa fue la propuesta más importante porque era el tema más importante...."; "me gusta dialogar, me gusta pactar, pero me gustan las reglas de juego", y "yo las sentencias del TC las respeto todas" fueron algunas de sus afirmaciones más destacadas. También desveló un dato respecto a la malversación: hasta el nueve ocasiones, la secretaría de Estado de Hacienda se dirigió a la Fiscalía para alertar de partidas sospechosas.

Homs, coordinador de los acusados del PDeCAT, también entró en el terreno de la pelea verbal. Se ganó una reprimenda del presidente del tribunal por su forma de preguntar. Marchena tuvo que explicarle que su intervención para acotar sus preguntas "no era una sugerencia". "Yo digo que es una sugerencia para que usted me entienda, pero no es una sugerencia", le indicó. "Está sometiendo a un examen jurídico al testigo", le dijo, pidiéndole entonces: "No trate de convencerle a él, trate de convencernos a nosotros".

Desde luego, a Mariano Rajoy no le convencieron. "Si no se hubieran tomado las decisiones importantes que se tomaron en Cataluña, ni estaríamos nosotros hoy aquí ni se habrían producido los acontecimientos del 1-O", lanzó pidiendo autocrítica. "Realmente si no se hubiera llamado a la gente a un referendum ilegal y si no se hubieran tomado decisiones las decisiones quebrantando la legalidad.....", insistió. Abordó la violencia solo de forma tangencial. A la pregunta de la defensa de Vox sobre los 1.000 ciudadanos atendidos tras el 1-O dijo: "yo estoy absolutamente convencido de que la policía siempre que se produce algún acontecimiento excepcional luego hace una valoración de si se hicieron las cosas bien o mal".

Marina Roig, en defensa de Cuixart, pidió que se reprodujera un video de cargar policiales en un colegio. Y las imágenes se emitieron en la sala ante el expresidente. Rajoy no se inmutó. "Si se hubiera actuado cumpliendo la ley no habríamos visto estas imágenes. No me gustan. Ni éstas ni otras. Hay que trabajar para que no se den las condiciones para que suceda esto", dijo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios