los procesados dan paso a los testigos

De Tiananmen y Rosa Parks a la declaración de Mariano Rajoy y Sáenz de Santamaría

Al último día de interrogatorios a los acusados le seguirán las declaraciones de los testigos y, sin transición, se acaba el discurso de las últimas jornadas y empezarán a escucharse otras versiones

Foto: Imagen de la señal institucional del Tribunal Supremo de la fiscal Consuelo Madrigal (d) que interroga a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. (EFE)
Imagen de la señal institucional del Tribunal Supremo de la fiscal Consuelo Madrigal (d) que interroga a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. (EFE)

El juicio del 'procés' es, en ocasiones, un juego de luces y sombras. De lo claro a lo oscuro. Uno de esos momentos fue el último día de las declaraciones de los procesados ante el tribunal. Por la mañana, con la luz, Jordi Cuixart. Por la tarde, con la sombra, Carme Forcadell. Si fue evidente que el presidente de Òmnium Cultural se creía a pies juntillas sus respuestas, basadas en la defensa férrea de la desobediencia civil y la resistencia pasiva con recuerdos a Tiananmen y Rosa Parks, también lo fue que Forcadell se agarraba a excusas para justificar el montaje legislativo del 'procés' y el sustento que le dio desde su puesto. Se parapetó en el Parlament.

La vista también es contraste. Al último día de interrogatorios a los acusados le seguirán las declaraciones de los testigos y, sin transición, se acaba el discurso de las últimas jornadas y empezarán a escucharse otras versiones. La atención se centrará este miércoles en lo que digan el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y su segunda, Soraya Sáenz de Santamaría. La exvicepresidenta popular está citada por la mañana, a las 11 y media. Su jefe, después del receso para el almuerzo, a las cuatro de la tarde. Así, como quien gira un espejo, del reflejo de los hechos desde el Govern de Puigdemont se pasará al del Ejecutivo del PP.

De Tiananmen y Rosa Parks a la declaración de Mariano Rajoy y Sáenz de Santamaría

También hoy será el día del estreno de Vox, hasta ahora acallado por las negativas de los acusados a responder a sus preguntas y por el rechazo del tribunal a que leyeran en voz alta las cuestiones que traían preparadas. Llega la hora de los de Santiago Abascal y de comprobar si tratan de batirse en duelo con el PP —cosa que los magistrados no tienen intención de permitir— o continúan con la promesa de mantener una acusación técnica y dejar la política de puertas afuera del alto tribunal.

La sesión del martes tampoco se quedó corta de contrastes: los dieron los acusados. A Cuixart se le vio cómodo, tanto, que cayó en la familiaridad de un lenguaje lleno de coletillas como el "hostia" y hasta el "collons" que obligaron a Manuel Marchena a pedir un lenguaje más adecuado. Forcadell solo respiró cuando le llegó el turno de contestar a su abogada. Hasta ese punto, hubo enfrentamiento con la fiscal Consuelo Madrigal. Al margen de esos momentos de tensión, el interrogatorio se hizo largo por intrincado. Hasta se vio a Oriol Junqueras con ganas —controladas— de dar alguna cabezada.

De Tiananmen y Rosa Parks a la declaración de Mariano Rajoy y Sáenz de Santamaría

La propia Forcadell contrapuso su imagen actual a la pasada. Fue durante la emisión, en la sala, de un vídeo de septiembre de 2017 donde ofrecía una imagen muy distinta a la de la persona que se sentó en la silla reservada a las declaraciones. Se la veía subida a un estrado junto a los Jordis, pidiendo la puesta en libertad de los primeros detenidos y calificándolos de héroes y heroinas. Antes de comenzar a declarar, su defensa anunció que acude a Estrasburgo contra su prisión preventiva.

Casi dio más titulares la fiscal que la acusada. En dos momentos, hubo reproches directos. "El único límite a la libertad de expresión y al debate parlamentario es el respeto a los derechos humanos", fue la frase que provocó el primero de ellos. Madrigal saltó como el aceite. "Le pregunto... ¿los derechos humanos quién los declara, usted?", le dijo agria. "¿El intérprete supremo de la Constitución es usted o el TC?", indicó un poco más tarde la fiscal. La inconsistencia máxima del discurso de la presidenta fue tratar de decir que aunque no desoyó al TC tuvo que hacerlo ante su giro político y jurisprudencial que coartaba la libertad del Parlament, superior para ella. Hubo otro enfrentamiento sobre la DUI. Después de que Madrigal escuchara de nuevo que la declaración unilateral fue política y sin consecuencias jurídicas, lanzó: "¿Era verdad, mentira, teatro, farsa, sainete?".

Cuixart y el orgullo

De las excusas de Forcadell al orgullo de Cuixart. El presidente de Òmnium lo mostró en relación con las manifestaciones del 20 de septiembre, respecto al referéndum y sobre el papel transversal de su asociación y sobre cómo "dinamizaron" a la sociedad en aquellos días. Del 'amo a España' que dijo Junqueras, al españolismo por rama materna del que hizo gala para concluir que "todos los españoles" deberían estar orgullosos del 1-O, que fue "el mayor acto de desobediencia civil que ha habido en Europa". Negó, eso sí, su declaración en instrucción ante Pablo Llarena cuando admitió tuits y otras cosas. Lo hizo porque quería eludir la cárcel. Ahora ya no, dijo. Coincidiendo con la declaración, Òmnium sumó, en 24 horas, 4.000 socios.

De Tiananmen y Rosa Parks a la declaración de Mariano Rajoy y Sáenz de Santamaría

Recordó cómo varios manifestantes que participaron en las concentraciones del 20-S se sentaron "delante de coches de la Guardia Civil para mostrar la disconformidad" con los registros que se estaban llevando a cabo. "Me recuerda al señor de la plaza de Tiananmen, aunque con menor intensidad", dijo. Los días de septiembre le recordaron a otras muchas cosas. Rosa Parks y el voto femenino, Gandhi, Martin Luther King, sentarse 'culo-suelo', los desahucios, los insumisos...

Su teoría persiguió transmitir que existía, existe y existirá "la voluntad popular de celebrar un referéndum de autodeterminación" y avisó frente al discurso ya preelectoral de partidos como el PP, Ciudadanos o el propio Vox. "Lo vamos a intentar tantas veces como sea hasta hacer uno sin violencia policial y como se ha hecho en Escocia o Quebec", añadió. "Va a pasar lo mismo si aplican más 155: el sentimiento de autogobierno va más allá del independentismo", sentenció.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios