juicio del 'procés'

La agarrada de Tardà con Marchena: de hablar en catalán a frenar opiniones políticas

El juez del Tribunal Supremo ha comunicado al diputado republicano que no estaba a tiempo de expresarse en catalán y ha impedido que dé opiniones personales sobre el procedimiento

Foto: El diputado de ERC Joan Tardà (i), a su llegada al Tribunal Supremo. (EFE)
El diputado de ERC Joan Tardà (i), a su llegada al Tribunal Supremo. (EFE)

Agarrada entre Joan Tardà, diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), y el juez Marchena. Tardà arrancaba este miércoles la sesión del juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo, citado como testigo, al igual que otros personajes de la política, como Artur Mas, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, entre otros muchos. Era el primero y, por tanto, clave para marcar el tono y límites del interrogatorio. Y el presidente del tribunal no dejó pasar la oportunidad.

[Siga en directo la octava sesión del juicio al 'procés']

La cosa se inició con las habituales preguntas de identificación del testigo, que llaman la atención en personalidades políticas tan conocidas pero son de trámite. El magistrado preguntó a Tardà su nombre, edad, estado civil, profesión y su conocimiento de los procesados. Acto seguido, el político comenzó hablando en catalán y Marchena le recordó que debía utilizar la lengua oficial. "Así no empezamos bien", ha dicho el magistrado. Explicó que el histórico de ERC no es acusado y que, por ello, debe expresarse según marca la ley. "Para que lo entienda, que soy lego en la materia, ¿tengo derecho a responder en catalán?", reclamó el diputado. "No", fue la rotunda contestación.

Antes de que se iniciara la fase testifical, el presidente del tribunal ya había marcado a las partes, Fiscalía, Abogacía, Vox y las defensas, cómo iban a transcurrir las cosas. "Estamos interrogando a testigos y nuestro sistema no conoce la figura del testigo opinante o que formula juicios de valor", dijo. Comenzar a declarar Tardà y tratar de romper ese cordón rojo fue todo uno. "Este juicio está inspirado en la venganza", lanzó.

Nueva interrupción para delimitar las cosas. Marchena explicó al testigo que su papel en la vista era el de ponerse a disposición de las partes de la administración de justicia "exclusivamente para contribuir al esclarecimiento del hecho". "Usted está para ayudarnos al esclarecimiento del hecho. No está autorizado a hacer valoraciones políticas pese a su condición de diputado", ha subrayado. "Le pido por favor que prescinda de valoraciones sobre el juicio y el tribunal", rogó y le explicó también que él respeta estas opiniones "pero tiene otros foros" para expresarlas.

Vox 'recibe'

La forma de ordenar el interrogatorio no se limitó a la enganchada con Tardà. También 'recibió' Vox, cuyo abogado fue reprendido por tratar de forzar que el testigo "valorara comportamientos ajenos" de los acusados. Pedro Fernández, vicesecretario de Justicia de la formación de Abascal, se refirió a un tuit del 29 de julio de 2018: "La negativa de PP y el PSOE a dialogar y el cómo nos van a obligar a desobedecer y a la autodeterminación el 1-O". Y preguntó si ERC estaba "integrada en la unidad de acción" dirigida a lograr la independencia de Cataluña.

Marchena volvió a intervenir para recordar, una vez más, que "no existe el testigo opinante para la valoración de los hechos". La acusación popular frenó en seco y se limitó a cuatro cuestiones menores. Algo similar pasó después con el abogado de Junqueras a propósito de sus cuestiones sobre el ideario de la formación y sus valores. El diputado nacional de Esquerra se fue tras unos minutos, tras acatar las normas de juego de la Justicia, distintas a las del Congreso. Eso sí, no se resistió a lanzar con malicia al levantarse: "Le agradezco que me deje marcharme".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios