defiende los tiempos del pp en la intervención

Santamaría dice que la independencia no fue simbólica: "Por eso aplicamos el 155..."

La exvicepresidenta se ha enfrentado a las preguntas del dos de Vox, Javier Ortega Smith, y a un combate dialécticon con la defensa de Junqueras

Foto: Saenz de Santamaría llega al Supremo. (EFE)
Saenz de Santamaría llega al Supremo. (EFE)

La exvicepresidenta del Gobierno del PP, Soraya Saenz de Santamaría, aseguró este miércoles en su declaración como testigo en el juicio del 'procés' que el Ejecutivo de Mariano Rajoy aplicó el 155 "en defensa de la convivencia". Lo hizo, dijo, tras considerar que la declaración unilateral del día 27 de octubre fue todo menos "simbólica". No lo fue y por ello se decidieron por el 155. La 'vice' estuvo contundente, precisa y muy combativa frente a las defensas, con las que protagonizó una lucha dialéctica de la que no salió mal parada. Calzó en la declaración varias palabras clave: "violencia", "murallas humanas", "incumplimiento de la ley", dejando que el mensaje calara. "Los que no valoraron que había que ir por un modificación de la Constitución están sentados en el banquillo", destacó. Hurtó su respuesta a la abogada de Forcadell que interrogó sobre si conocía que las decisiones no publicadas, como la propia DUI, no tienen efectos juridicos. Tras cuatro intentos infructuosos para arrancarle una respuesta y tras intervención de Manuel Marchena, acabó escapándose con un "no lo sé".

Santamaría dice que la independencia no fue simbólica: "Por eso aplicamos el 155..."

Saenz de Santamaría, sonrisa permanente en la cara, dijo que si no se hubiese llamado "masivamente a la gente a votar" durante el referéndum del 1 de octubre de 2017 no se habrían producido "algunas imágenes" de cargas policiales. También que la actuación policial "evitó circunstancias mucho más graves" de las que hubiera sido responsable la Generalitat. Trajo al juicio los escraches a las Fuezas de Seguridad desplegadas en Cataluña con una alusión a su experiencia personal. "Sé lo que es vivir un escrache", dijo y "lo que se vivió en Cataluña en muchos sitios no fue un escrache, sino un acoso violento".

Empezó detallando cuáles fueron las cuatro premisas que se abordaron para decidir la aplicación del 155: la defensa de la soberanía, garantizar el cumplimiento de la ley, hacerlo siempre de la manera más rigurosa en defensa de la convivencia y mantener el acuerdo político. Respuestas rápidas y armadas. "Algunos" decían que debería de haberse aplicado en 2014 y otros que no debía aplicarse nunca, explicó. "Algunos fueron evolucionando de opinión en cuanto a cómo debía aplicarse" y añadió que no faltó quienes opinaron después de que se hubiera aplicado... "lo cual es mucho más sencillo a toro pasado", dejó caer. Más adelante, fue aún más rotunda: "Les dijimos una y otra vez que no siguieran por ahí, que era contrario a la Constitución, que fracturaba la convivencia... Pero no escucharon", concretó.

La 'vice' popular rechazó que se abordaron otras medidas como el estado de sitio. Explicó que el 155 era la mejor vía y defendió a capa y espada la decisión. "Nunca se había aplicado en nuestro país, se hizo un gran esfuerzo y determinó el cese de toda la Generalitat y medidas adicionales para garantizar el mantenimiento del orden público". "Era la medida más acorde con la Constitución", agregó. Detalló que no trató con ningún representante de la Generalitat que dirigía Carles Puigdemont la celebración del referéndum. "Les dije que sobre ese tema no tenía nada que hablar ni abordar", indicó este miércoles en su comparecencia como testigo en el juicio del 'procés'. El 'dos' de Vox, Javier Ortega Smith, hizo su aparición por primera vez, marcando el interés de la formación de Santiago Abascal en este interrogatorio. No logró brillar y su intervención pasó de puntillas.

Santamaría dice que la independencia no fue simbólica: "Por eso aplicamos el 155..."

A sus preguntas, detalló tres reuniones con Oriol Junqueras, ninguna de ellas relacionada con el reférendum. "Yo no traté el 1-O con ningún miembro de la Generalitat", concretó y añadió: "Ni nos íbamos a entender, ni íbamos a negociar ningún asunto del referéndum". Yo le dije que sobre el referéndum no tenía nada que hablar porque no es un asunto que competa a ningún gobierno". "Me negué a hablar del referéndum rotundamente", agregó e indicó que el Gobierno de la nación "no puede disponer sobre la soberanía del territorio nacional".

En esos encuentros en los que Junqueras, según dijo, no prestó demasiada importancia a las cuestiones de gestión que se trataban, nunca planteó a su homólogo en Cataluña "la posibilidad de seguir el cauce constitucional". Repasó el envío de escritos del presidente del Gobierno a Puigdemont tras el 10 de octubre -la DUI que no fue - y se le ofreció que si quería defender su posición lo hiciera en el Congreso. "Creo que es público que no vino", especificó. Respecto a los Mossos y su colaboración en aquellos días, indicó que desde el Gobierno se decidió enviar a 6.000 agentes tras los hechos del 20 de septiembre y en previsión de que la violencia se reprodujera en el 1-O. "La presencia de las fuerzas de seguridad del Estado en Cataluña más allá de los Mossos era limitada y por eso se enviaron", indicó.

Santamaría dice que la independencia no fue simbólica: "Por eso aplicamos el 155..."

Enfrentamiento dialéctico con las defensas

Uno de los rifirrafes de la declaración se estableció con el abogado de Junqueras, Andreu Van den Eynde. En un punto de la declaración, explicó que le informaron de que "93 o 95 policías y guardia civiles tuvieron que ser atendidos por heridas". "¿Eso son 307 policías menos que lo que dijo?", le espetó Van den Eynde y ella detalló: "fuimos depurando los datos, se iban produciendo distintas informaciones". También cuestionó, esta vez en respuesta a Jordi Pina, que hubiera 1.200 ciudadanos lesionados. "Yo sé que dos fueron ingresados, uno por un infarto", destacó. Fue precisamente el abogado de Rull, Turull y Sànchez el que provocó la intervención más dura de Manuel Marchena para moderar el interrogatorio por la "improcedencia" de las cuestiones planteadas. El magistrado destacó la "generosidad" del tribunal en cuanto a la pertinencia de las cuestiones planteadas y rogó que no se colmara la paciencia de la sala.

Vista general de la sala, durante la declaración como testigo. (EFE)
Vista general de la sala, durante la declaración como testigo. (EFE)

Abundó en su percepción de la violencia."Todos la vimos por televisión", "lo que vi fueron las murallas humanas", "lo que no puede alguien es incumplir la ley, lo que no puede es incumplir las decisiones judiciales, lo que no puede es generar episodios violentos" y también se quejó del cuestionamiento desde el independentismo a la calidad de la democracia española. "A nadie le hemos tenido que explicar que España es una democracia consolidada", indicó. Sobre la impugnación ante el TC de la investidura de Puigdemont, el letrado preguntó si se puso en contacto con alguno de los magistrados de tribunal de garantías. "Yo no he llamado a nadie", dijo y recordó el informe en contra del Consejo de Estado que no evitó que se presentara el recurso. "Al final nos han dado la razón hace poco", agregó.

La lucha se prolongó con el abogado de Joaquim Forn, Xavier Melero, que llegó a decirle con carga irónica: "ya sabemos que usted lo hace todo muy bien". El testimonio era importante para el defendido de Melero, quizá aquí fue cuando Soraya se mostró más prudente. No quiso entrar en temas que no eran de su conocimiento directo y titubeó en algunos tramos. El letrado insistió e insistió pero no la sacó de esa prudencia. Melero también preguntó sobre el CNI. "¿Les tachó usted de desleales?" le inquirió sobre las urnas y ella contestó: "no, en absoluto".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios