declara este miércoles a primera hora

La secretaria que salió el 20-S por la azotea testifica oculta por temor a represalias

El independentismo considera que el relato sobre su huida de la Conselleria de Economía se exagera: "Es una 'fake news', como que el castellano es perseguido en Cataluña", defendió Rufián

Foto: Uno de los coches de los guardias civiles que realizaban un registro con motivo del 1-O en la sede de la Conselleria de Economía de la Generalitat el 20-S. (EFE)
Uno de los coches de los guardias civiles que realizaban un registro con motivo del 1-O en la sede de la Conselleria de Economía de la Generalitat el 20-S. (EFE)

La escena es una de las más repetidas en el juicio del 'procés': el 20 de septiembre de 2017, la Guardia Civil entró junto a una comitiva judicial en la Conselleria de Economía para realizar un registro y el bloque independentista respondió con una concentración multitudinaria a las puertas del edificio, una protesta que reunió a miles de personas a lo largo de todo el día y que resulta clave para la acusación de rebelión. La discusión en torno a lo ocurrido ese día fue un paso más allá este miércoles con la declaración de Montserrat del Toro, la secretaria judicial que participó en la operación y tuvo que salir por la azotea para evitar a los manifestantes. Consciente del interés mediático de sus palabras, la testigo pidió a las autoridades que no mostrasen su cara en la retransmisión en directo del juicio para evitar ser reconocida en Cataluña.

"Es ahora el turno de la siguiente testigo, doña Montserrat del Toro, y ha pedido la posibilidad de introducir alguna restricción a la publicación del proceso. La Abogacía del Estado así lo ha interesado en nombre de la testigo", comenzó diciendo el presidente del tribunal, Manuel Marchena. Tanto la Fiscalía como la acusación popular ejercida por Vox dieron entonces su visto bueno a que se ocultara su rostro: "Creo que es una medida absolutamente necesaria para garantizar su protección, dado que vive en Barcelona", defendió el Ministerio Público. "Ninguna objeción, señoría", respondió por su parte el abogado de Vox.

Antes de preguntar a los abogados de los acusados si se oponían a la medida, Marchena insistió en que esta no implicaba "nada parecido a lo que es un testigo protegido" ni conllevaba "limitación alguna a la capacidad de contradicción o de defensa". Pese a ello, el abogado de Junqueras y Romeva, Andreu van den Eynde, mostró su disconformidad con que se ocultara el rostro de la secretaria judicial: "Simplemente tiene que ver con el derecho de la defensa y no con la intención que pueda tener la testigo de preservar su imagen. La publicidad que esta sala determinó, diciendo que era un juicio que todo el mundo tenía que ver, yo creo que si empezamos con este tipo de restricciones todo el mundo va a tener el mismo derecho y se va a desnaturalizar la medida". Jordi Pina, el abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, también intervino en esta primera introducción, pero en su caso lo hizo para criticar las palabras de la Fiscalía al defender la medida, argumentando en este sentido que "criminaliza a Cataluña".

La salida de la secretaria por la azotea

El Ministerio Público describe este episodio de la siguiente manera en su escrito de acusación: "Tras casi 16 horas de asedio, sobre las 24:00 de la noche, pudo prepararse una salida para que la letrada de la administración de justicia del juzgado de instrucción actuante [el número 13 de Barcelona] pudiera abandonar las instalaciones con seguridad, a través del teatro sito en el inmueble colindante, lugar al que hubieron de acceder desde la azotea de los edificios, saltando para ello un muro de aproximadamente metro y medio de altura".

Los guardias civiles "pudieron salir cuando la manifestación ya se había disuelto", pero la Fiscalía considera clave el caso de Del Toro para demostrar que hubo violencia en las calles, hipótesis que se apoya también en el destrozo de los coches que el instituto armado aparcó frente a la Conselleria de Economía esa jornada.

El bloque independentista, sin embargo, sostiene que el relato sobre la huida de la secretaria judicial se exagera. "Es una 'fake news' como que el castellano es perseguido en Cataluña", llegó a decir el diputado de ERC Gabriel Rufián durante su declaración el pasado 28 de febrero. A preguntas de las acusaciones, el político negó que el 20-S hubiera violencia alguna: "Me chirría que se dijera que era una rebelión. Yo fui a comer, a merendar, yo creo que en una rebelión, a merendar no va la gente", argumentó.

Una postura similar a la expresada por el 'exconseller' de Interior Joaquim Forn, quien defendió que "desde la Fiscalía hacen relatos peliculeros", así como a la versión expuesta por el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana Jordi Sànchez, quien dijo que Del Toro pudo "salir por la puerta" pero "declinó" hacerlo porque "tenía la percepción de que no era seguro".

La discusión sobre la salida de la secretaria judicial de la Conselleria de Economía ha llegado también a los periódicos. Medios catalanes han publicado incluso vídeos desde la azotea del edificio en los que se puede ver el muro que tuvo que saltar, convirtiéndose así la jurista en una noticia habitual. En un intento de evitar que su cara aparezca en telediarios y diarios, Del Toro pidió este miércoles al tribunal que las cámaras no la enfoquen durante la sesión de este miércoles.

La letrada no será la única que sí lo haga: miembros de los Mossos citados para explicar la actitud del cuerpo durante el 1-O han pedido lo mismo. La Fiscalía, de hecho, ya abrió la puerta a esta posibilidad durante la testifical del que fuera delegado del Gobierno en Cataluña en los días más tensos de 2017, Enric Millo, a quien ofreció no mostrar su cara este martes. El excargo popular, sin embargo, rechazó esta medida.

Además de la secretaria judicial, este miércoles la jornada arrancó con el final de la declaración del coronel Diego Pérez de los Cobos y, tras comparecer Del Toro, se prevé que testifiquen también los dueños de los hoteles de Figueres y Reus en los que se alojaron policías y guardias civiles antes del 1-O. Los pesos pesados de la política ya pasaron por el Supremo la pasada semana, pero la batalla dialéctica entre acusaciones y defensas está lejos de terminar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios