JUSTICIA, INTERIOR Y DEFENSA

Patxi López se cae del encaje final de Sánchez para los vitales ministerios de Estado

El exlendakari no entrará, salvo cambios de última hora, en el Ejecutivo, y tampoco lo harán los exministros Ángel Gabilondo y Beatriz Corredor. Robles se hará con una cartera de peso

Foto: Pedro Sánchez saluda a Patxi López a su llegada a la reunión del Grupo Socialista, el pasado 13 de marzo en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez saluda a Patxi López a su llegada a la reunión del Grupo Socialista, el pasado 13 de marzo en el Congreso. (EFE)

Ni Patxi López, ni Ángel Gabilondo ni Beatriz Corredor. El 'cuaderno azul' de Pedro Sánchez no contemplaba en las últimas horas ninguno de esos tres nombres para su Gobierno. Salvo que se produzcan cambios sobrevenidos, no entrarán en el nuevo Ejecutivo socialista, del que aún faltan por conocer los titulares de varias carteras, en particular los responsables de los tres grandes ministerios de Estado —excluido Exteriores, ya asignado a Josep Borrell—, Justicia, Interior y Defensa. Ese triángulo, siempre complicado de cuadrar, es especialmente sensible en estos momentos, por la relación con Cataluña y el juicio previsto para el otoño a los líderes del 'procés' independentista, y por el choque entre libertades y seguridad, materia muy sensible para los socios indispensables del PSOE, Unidos Podemos.

A lo largo del miércoles, se espera que el presidente dé a conocer la composición íntegra de su Gabinete. Por el momento, ya ha dado varias pistas. Será el Ejecutivo más feminista de la democracia: ya están confirmadas siete mujeres y solo dos hombres, y en la cima de la maquinaria gubernamental se sitúa el Ministerio de Igualdad, que pasa a depender de la todopoderosa vicepresidenta, la andaluza Carmen Calvo. Es también un equipo repleto de pesos pesados y de marcado sesgo político, con la salvedad, por el momento, de la titular de Economía, Nadia Calviño, directora general de Presupuestos de la Comisión Europea. Y la elección de rostros como Borrell o Calvo pretende lanzar un mensaje de la firmeza del Estado a los soberanistas.

El goteo de nombres fluyó durante la mañana y a primera hora de la tarde: Carmen Calvo (vicepresidencia única e Igualdad), José Luis Ábalos (Fomento), Meritxell Batet (Administración Territorial), María Jesús Montero (Hacienda), Nadia Calviño (Economía) y Carmen Montón (Sanidad), más los ya asegurados la víspera, Josep Borrell (Exteriores) y Teresa Ribera (Medio Ambiente y Energía). Pero en la noche del martes aún quedaba por destaparse la otra mitad del Gabinete: los ministros de Interior, Defensa, Justicia, Educación, Agricultura, Cultura o Empleo, carteras a las que podría añadirse Industria.

Sánchez no había descubierto todas sus cartas: se deja la otra mitad de su equipo y la arquitectura básica de su Gobierno para este miércoles


Las mayores incógnitas se centraban en los departamentos de Estado. Margarita Robles, la todavía portavoz parlamentaria, es candidata segura a uno de ellos. Su paso al Gobierno no reviste dudas, puesto que su cargo pasa a manos de la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. Durante todo el martes, distintas fuentes la ubicaban en distintos destinos. Interior o Defensa. O también al frente de un superministerio de Justicia e Interior, como aquel en el que ella estuvo entre 1994 y 1996, a las órdenes del 'biministro' Juan Alberto Belloch. Ella, como secretaria de Estado de Interior. María Teresa Fernández de la Vega, como su homóloga en Justicia.

¿A quién se adscribe el CNI?

El encaje de Robles no se antojaba sencillo, pese a su reconocida trayectoria —magistrada en servicios especiales, exvocal del Consejo General del Poder Judicial—, precisamente por su perfil. Fuentes de la dirección parlamentaria señalaban que ella prefería no ser enviada a Justicia, justo para no dirigir un ministerio cuyas decisiones afectan a los que hasta hace poco eran sus compañeros de carrera. Además, no es ningún secreto su pésima relación con el presidente del CGPJ y del Supremo, Carlos Lesmes, cuyo mandato, no obstante, concluye a finales de año, aunque el PP, ahora ya fuera de La Moncloa, podría entorpecer su renovación. Justicia es un departamento caliente por el juicio al 'procés'. De él dependen la Abogacía General del Estado y la propuesta de un nuevo fiscal general, ya que el saliente (en este caso, Julián Sánchez Melgar) cesa con la caída del Ejecutivo.

Robles podría asumir Interior o Defensa, y ella se ve menos en Justicia. Su entrada en el Ejecutivo es segura: su puesto de portavoz va para Lastra

A cambio, Robles conoce Interior por dentro, y en años muy duros, cuando tuvo que bregar con la investigación del caso sobre el secuestro, torturas y homicidio de José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala por los GAL. Uno de los retos de la actual etapa es promover la derogación de la 'ley mordaza' impulsada por el PP. Defensa puede ganar mucho, peso si el presidente decide volver a adscribirle el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Rajoy, en cambio, decidió asignar los servicios de espionaje a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. No obstante, fuentes próximas a Robles insisten en que ella aceptará el encargo del jefe sin pestañear.

Para Interior sonaba en las quinielas el exlendakari Patxi López, secretario de Política Federal de la actual dirección. Pero, según pudo confirmar este periódico, él no estará en el Gobierno. No recibió ninguna llamada del presidente ni este tiene previsto contar con él para su Gabinete. Al menos, hasta última hora del martes, estaba fuera del 'cuaderno azul', según insistían las mismas fuentes. "En realidad, nunca estuvo en él", apreciaban. La relación entre Sánchez y López no se ha llegado a reconstruir del todo.

Patxi López se cae del encaje final de Sánchez para los vitales ministerios de Estado

El hoy jefe del Ejecutivo digirió mal que el exlendakari se lanzara a la carrera de primarias antes que nadie, en enero de 2017, sin advertirle con antelación e intentando ocupar su espacio. López no se retiró de la carrera, incluso tras la pugna de los avales. Sánchez lo integró en su ejecutiva, pero no forma parte de su núcleo de confianza. Ni siquiera fue el encargado de negociar con el Gobierno la aplicación del 155: la designada fue Calvo. No obstante, en los últimos meses, su interlocución era más fluida, y de hecho el secretario general sí tenía en cuenta los papeles y aportaciones que el dirigente vasco le remitía. Por ejemplo, para su debate de la moción de censura. Tampoco López, según fuentes de su entorno, ansiaba incorporarse al Ejecutivo.

Peligro de imputación

Sánchez tampoco contará con dos exministros. Ni Gabilondo ni Corredor. Por distintas razones. El extitular de Educación es ya candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Fuentes de la dirección explican que, habiendo logrado Gabilondo la proyección que le confirió la moción de censura contra Cifuentes, no tendría "sentido" que retornara al Ejecutivo central, por mucho que sirviera como un trampolín seguro para relanzar su figura. La apuesta del líder socialista por Madrid es clara, y ve opciones de poder recuperar la comunidad en 2019, cuando se cumplan 24 años de mandatos del PP. De ahí su decisión de no moverlo a La Moncloa.

López y Sánchez se distanciaron con las primarias, aunque luego el líder lo integró en su ejecutiva. Del Gobierno se excluyó el presidente Fernández Vara

Corredor habría sido candidata a Fomento. Fue ministra de Vivienda de 2008 a 2010, hasta que Zapatero suprimió el departamento y lo integró en Fomento, donde ella permaneció, aunque a las órdenes de Pepe Blanco. Ahora, esa cartera tan golosa, que permite regar de infraestructuras los territorios —y contentar de paso a los barones— recaerá en el secretario de Organización, José Luis Ábalos, número tres de la nomenclatura socialista. En Ferraz añadían que el presidente ha preferido no correr el riesgo de que Corredor acabara siendo imputada, pues su equipo en Vivienda está siendo investigado por un contrato presuntamente irregular adjudicado en 2008.

Patxi López se cae del encaje final de Sánchez para los vitales ministerios de Estado

Cristina Narbona, presidenta del PSOE, ha optado por no regresar al Ejecutivo, pero fuentes de la dirección sí recuerdan que en su contra pesan las adjudicaciones que hizo el Ministerio de Medio Ambiente que ella dirigía con la empresa Crespo Gomar, situada en el centro de la supuesta trama de financiación ilegal de los socialistas valencianos entre 2007 y 2011, y por la que el PP ha pedido su comparecencia en la comisión de investigación abierta en el Senado. También ha sido citada Corredor. La dirección cree que ambos casos quedarán en nada, pero una imputación en el arranque del mandato emborronaría la gestión del presidente. En cualquier caso, la macrocartera de Medio Ambiente la ocupará ahora Teresa Ribera.

Pedro Sánchez, con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la secretaria de Vivienda, Beatriz Corredor, el pasado 26 de febrero en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y la secretaria de Vivienda, Beatriz Corredor, el pasado 26 de febrero en Ferraz. (EFE)

Descartados estarían también Alejandro Tiana, rector de la UNED y ex secretario general de Educación, Luz Martínez Seijo, secretaria de Educación de la ejecutiva, para el área que llevó Gabilondo, o Pilar Cancela, presidenta de la comisión de Igualdad del Congreso, para Agricultura. En Cultura, ministerio que Sánchez volverá a reflotar y que es otro santo y seña del PSOE, suena un hombre reconocido en el sector. Y para Empleo, quizás el sindicalista Toni Ferrer, miembro de la cúpula actual. Quien se apartó de la carrera fue el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, según reconoció el mismo.

Este miércoles, Sánchez dará a conocer la lista íntegra. No solo eso. También el esqueleto básico de su Gobierno: cuántos ministerios, qué denominación definitiva y qué competencias se adscriben a cada uno de ellos. Solo entonces se podrá hacer la lectura de los mensajes que quiere lanzar Sánchez. Pero con su goteo en las últimas 48 horas, ha querido emitir varias señales. Muy contundentes. Hacia las mujeres, hacia los independentistas, hacia Europa y hacia el PSOE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios