Es noticia
Menú
Fitch coloca 470 millones de deuda del Barça de Laporta a las puertas del bono basura
  1. Empresas
Última calificación de club blaugrana

Fitch coloca 470 millones de deuda del Barça de Laporta a las puertas del bono basura

La agencia de calificación se muestra pesimista respecto a la evolución futura del club blaugrana, para el que prevé un aumento en el apalancamiento para el período 2023-2025

Foto: El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE/Alejandro García)
El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta. (EFE/Alejandro García)

La agencia de 'rating' Fitch ha situado 470 millones de colocación privada de deuda del FC Barcelona a las puertas del bono basura, según una nota. Le mantiene al club que preside Joan Laporta la calificación BBB, pero rebaja la perspectiva de "estable" a "negativa". Si perdiese la calificación pasaría a BB o inferiores, todas ellas consideradas "bono basura" y, por lo tanto, de alto riesgo.

Estos 470 millones no son toda la deuda del Barça, que supera los 1.200 millones, sino los 470 millones de deuda que pidió a Goldman Sachs y que el banco de negocio colocó "entre operadores estables del mercado financiero", según un comunicado de FC Barcelona. El crédito tenía como garantía una parte no determinada de los derechos televisivos del club. Esta refinanciación era a un tipo de interés del 3% a un plazo de 15 años. Pero este precio del 3% dependía de que Fitch le otorgara a la deuda la calificación de 'investment grade', según reconoció en 2021 el propio club cuando se celebró la asamblea de compromisarios.

Foto: Joan Laporta presenta a Lewandowski. (EFE/Cristobal Herrera)

En su nota, Fitch advierte que dejará de evaluar la deuda del FC Barcelona "por motivos comerciales". La agencia de 'rating' justifica su rebaja por una combinación de factores. Entre ellos, "la perspectiva negativa refleja el bajo rendimiento financiero del club en el año fiscal de junio de 2022 frente a nuestras expectativas" o "los riesgos asociados con la próxima remodelación del estadio, que obligará al club a mudarse temporalmente a un nuevo estadio más pequeño y reducir sustancialmente la capacidad del conocido estadio Camp Nou, hasta que se complete la remodelación".

Fitch también apunta que "un retraso en el cronograma de construcción podría conducir a ingresos inferiores a los esperados". Es decir, para Fitch la mudanza temporal del Barça a Montjuic, al que pasará durante la temporada 2023/2024, puede ser la causa de una caída de los ingresos previstos.

La agencia de calificación reconoce la solidez de la marca Barça y también la firmeza de su masa de seguidores como puntos fuertes de la entidad, pero advierte que "en los últimos años, el club ha mostrado una disposición particular a gastar en transferencias costosas, lo que ha llevado a un aumento significativo en su relación salario-ingresos, que ha estado por encima de la de muchos competidores equivalentes".

Malas perspectivas

Por otro lado, se muestra pesimista respecto a la evolución futura del club blaugrana para el que prevé "un aumento en el apalancamiento en 2023-2025 en menores ingresos de medios y estadios, junto con un índice salarial aún alto". Es decir, augura que el Barça seguirá pagando demasiado en salarios de jugadores y que cuenta con muy poco margen para rebajar la deuda. Reconoce "un desapalancamiento más lento de lo esperado en comparación con el caso de calificación de Fitch el año pasado".

Un total de 125 millones fruto de las palancas de Laporta fueron a amortizar deuda

El FC Barcelona ha recaudado recientemente alrededor de 600 millones de euros en transacciones extraordinarias que implican la venta de alrededor del 25% de los ingresos futuros de medios y derechos audiovisuales, la primera de las denominadas "palancas" por Joan Laporta. Fitch valora de manera positiva que "una fracción de los ingresos, 125 millones de euros, se utilizó para el pago anticipado parcial de los bonos de colocación privada lanzados por el emisor". Por eso, la deuda bajó de los 525 millones iniciales en junio de 2021 a los 470 millones que ha valorado la firma de 'rating'.

"La gerencia no ha dado ninguna orientación específica sobre el uso de los fondos restantes. Por lo tanto, no anticipamos una mayor reducción de la deuda y no podemos descartar que las ganancias puedan usarse en última instancia para la adquisición de jugadores", lamenta Fitch, que añade que a 3 de agosto el club "se ha comprometido" a una inversión neta en nuevos jugadores de 130 millones de euros.

La deuda analizada

De los 470 millones analizados por la firma de valoración de riesgo, un total de 225 millones corresponden a los pagarés de colocación privados, llevados a cabo por Goldman Sachs, parcialmente amortizables con vencimiento en octubre de 2031. Los pagarés son de rango senior y están pactados, aunque Fitch considera que muchos de los convenios "son bastante flexibles e ineficaces".

El resto de la deuda se compone de 140 millones de euros, de un crédito 'revolving' a tipo variable y de otro préstamo puente dispuesto de 105 millones de euros, cuyos fondos se han destinado a financiar las primeras obras del estadio y se reembolsará con la deuda contraída para la remodelación del estadio.

La agencia de 'rating' Fitch ha situado 470 millones de colocación privada de deuda del FC Barcelona a las puertas del bono basura, según una nota. Le mantiene al club que preside Joan Laporta la calificación BBB, pero rebaja la perspectiva de "estable" a "negativa". Si perdiese la calificación pasaría a BB o inferiores, todas ellas consideradas "bono basura" y, por lo tanto, de alto riesgo.

Fitch Joan Laporta FC Barcelona Rating Cataluña
El redactor recomienda