LA AN ha abierto una pieza separada en Tándem

Iberdrola admite riesgos por el caso Villarejo, pero los omite en su última emisión de bonos

Reconoce en los resultados del tercer trimestre que "podría tener impacto reputacional". No obstante, posteriormente, no hace ninguna referencia en el folleto de una emisión de bonos de Scottish Power

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

Iberdrola ya admite de manera pública la potencial afectación que puede derivarse para la compañía del caso Villarejo. Según explica en el último informe trimestral de resultados enviado a la CNMV, "en caso de que eventualmente se acreditase la comisión de cualquier irregularidad por parte de algún profesional del grupo, podría tener impacto reputacional".

En dicha comunicación, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán se justifica diciendo que "en relación con las noticias publicadas en diferentes medios de comunicación que intentan relacionar a Iberdrola con presuntas irregularidades cometidas por la compañía Cenyt (vinculada al comisario jubilado de policía, en la actualidad en prisión, José Manuel Villarejo), la sociedad no tiene constancia de ninguna violación de sus sistemas de contratación y procedimientos de control, de la comisión de ninguna infracción del código ético ni de encontrarse afectada por ningún procedimiento judicial o administrativo al respecto". Dichas explicaciones se produjeron después de que el regulador del mercado de valores presidido por Sebastián Albella exigiera información al respecto a la 'utility'.

[Folleto íntegro de emisión de bonos]

Estas afirmaciones fueron notificadas al mercado el pasado 30 de octubre. No obstante, solo un día después, El Confidencial adelantaba que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, había abierto ya una pieza separada —la decimoséptima— en la causa que sigue contra el comisario jubilado para indagar los contratos suscritos durante años por la eléctrica con las mercantiles del policía. Estas revelaciones —que está sacando a la luz El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com'— podrían suponer un delito de cohecho, dado que se trataba de un funcionario de la Policía Nacional.

Dicho lo cual, fuentes conocedoras de la materia advierten que la eléctrica, cuando presentó resultados, no tenía por qué ser consciente de que dicho proceso de instrucción judicial ya se había abierto en paralelo. Sin embargo, SP Transmission, una filial de redes eléctricas de Scottish Power cuya empresa matriz es Iberdrola, ha realizado una emisión de bonos por 350 millones de libras (unos 410 millones de euros, al cambio) al 2% con periodo de vencimiento a 2031 en el que no advierte de ningún riesgo asociado al presunto escándalo de espionaje que investiga la Justicia.

En su folleto de emisión, que data del pasado miércoles 13 de noviembre, esta subsidiaria advierte a los mercados de innumerables potenciales riesgos de los que cree que deben ser consciente los interesados en suscribir dichos títulos de deuda entre los que no se incluye ninguna referencia a la potencial afectación para la cotización de los mismos si la empresa acaba teniendo que rendir cuentas ante la Justicia en relación con la pieza separada que instruye la Audiencia Nacional.

Brexit y otros riesgos sí, caso Villarejo no

En dicho folleto, se detalla una extensa lista de riesgos asociados a la compra de estos bonos, una práctica habitual en los mercados de valores. Entre los mismos, advierte de asuntos regulatorios, como la salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), la intención del Partido Laborista de Jeremy Corbyn de expropiar redes, en el contexto de las elecciones en el Reino Unido el próximo 12 de diciembre, o el segundo referéndum de independencia en Escocia con el que el Partido Nacionalista Escocés (Nicola Sturgeon), la mayor fuerza en el Parlamento de Escocia, ha amenazado para antes de que termine 2020.

También añade otro tipo de riesgos operativos, de infraestructuras, de ciberseguridad, respecto a la regulación que hace Ofgem (la CNMC de UK), financieros, de cambio de divisas y un largo etcétera.

La emisión de bonos ha tenido a Banco Santander, Barclays, HSBC y NatWest (antiguo RBS) como mánagers colocadores. Bank of New York Mellon ha actuado de 'fiscal and paying agent'. Los despachos que han asesorado la operación legalmente han sido Allen & Overy y Shepherd & Wadderburn. Como mánager asesor para la ley inglesa ha participado Linklaters. Todo el proceso ha estado auditado por KPMG, misma 'big four' que audita a Iberdrola desde 2017.

Santander, Barclays, HSBC, Natwest, BNY Mellon, Allen & Overy, Sheperd & Wadderburn, Linklaters y KPMG han asesorado la emisión de bonos en UK

Según justifican fuentes oficiales de Iberdrola, "como este asunto ya fue incluido en el folleto de resultados de nueve meses, no es necesario incluirlo en otros documentos". En lenguaje jurídico, esto tiene carácter "omnipresente", matizan.

Esto quiere decir que la eléctrica con sede en Bilbao no cree necesario advertir de este riesgo en la emisión de bonos de SP Transmission porque ya advirtió del potencial impacto de este riesgo en la matriz el día 30, pese a que desde entonces y antes de la publicación del folleto de deuda se ha sabido que la Audiencia Nacional ha abierto una pieza separada del caso.

Lo más que aporta el folleto de emisión de deuda en Reino Unido, dentro del apartado de litigios, es que "el emisor no está ni ha estado envuelto en ningún proceso gubernamental, legal o arbitral (incluido ningún proceso que esté pendiente o amenazado del cual el emisor sea consciente) en los 12 meses precedentes a la fecha de este documento que podría tener o haya tenido en el periodo un significativo efecto en la posición financiera o de rentabilidad del emisor".

La omisión de este riesgo difiere de lo ocurrido con BBVA. El banco advirtió a la Securities of Exchange Commission (SEC) de que la entidad financiera se exponía a riesgo de multas derivadas de su implicación en el caso Villarejo, si bien es cierto que BBVA ya estaba imputado cuando advirtió de esta cuestión en Estados Unidos. Aunque Iberdrola ya ha sabido por los medios de comunicación que la Audiencia Nacional está investigando su implicación, la multinacional aún no ha sido imputada, ni tampoco ninguno de sus directivos. Lo más que se sabe es que su jefe de Seguridad y contacto de la empresa con Villarejo, Antonio Asenjo, despedido tras revelarse el escándalo, ha pedido declarar ante el juez.

En este contexto, el caso sigue subiendo de intensidad. Este mismo lunes, este periódico revelaba que Iberdrola espió a Florentino Pérez para 'chantajearlo', en el marco del asalto del ejecutivo al consejo de administración de la eléctrica en 2009. Tras revelarse esta situación, el presidente del Grupo ACS y del Real Madrid ha decidido personarse en la causa como acusación particular.

Florentino Pérez se persona "para ejercitar acciones penales y civiles contra los que resulten responsables de los mismos, entre los que podrían estar incluidos, según el contenido de las informaciones aparecidas este lunes, el presidente de Iberdrola y la gente de su entorno que haya participado, así como el propio comisario Villarejo y los medios de comunicación que hayan podido servir de instrumento a esta actividad delictiva", asegura en un comunicado tras publicarse dichas informaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios