DIVISIÓN DE OPINIONES

Champú sin gluten, kétchup sin lactosa... ¿'Marketing' o garantía para el consumidor?

Cada vez más marcas echan mano de las etiquetas 'SIN gluten', 'SIN lactosa' o 'SIN aceite de palma' para identificar sus alimentos, sin seguir un criterio claro. ¿Cuándo está justificado su uso?

Foto: Cada vez más marcas destacan la ausencia de gluten en sus productos. (M. V. / Montaje: Kike Villarino)
Cada vez más marcas destacan la ausencia de gluten en sus productos. (M. V. / Montaje: Kike Villarino)

'Acondicionador de pepino, 0% gluten'. Así es el envase de Herbal Essences (P&G), una de tantas marcas que se han abonado a las etiquetas 'SIN gluten' como vía para impulsar las ventas. Lo mismo ocurre con la pasta de dientes, los yogures, los garbanzos, las salsas de tomate o tantos otros productos poco sospechosos de contener este conjunto de proteínas presente en trigo, avena, cebada, centeno y derivados.

"Es como si vendes chocolate sin alcohol. Un despropósito", deslizan fuentes del sector. Pero lo que para unos es puro 'marketing', para otros es una garantía destinada a los consumidores con intolerancias o alergias a determinados componentes. De ahí que exista kétchup sin lactosa en DIA o mostaza sin gluten en Mercadona, dos supermercados muy dados a incluir este tipo de etiquetas en muchos alimentos.

Véanse los yogures, chocolates, helados, salsas, vinagres o incluso pasta de dientes de Hacendado o los caldos, cacao, patatas o tomate frito de DIA, todos ellos con sello 'SIN gluten'. ¿Hasta qué punto está justificado su uso? La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) se muestra crítica con las marcas que colocan un distintivo a los productos incluidos en su 'Lista de Genéricos', es decir, productos que, por naturaleza, son libres de gluten. Por ejemplo, aceites, helados de agua, frutas, hortalizas, lácteos (cuajada, yogur, leche, quesos), legumbres, cacao, salsas de tomate, carne, pescado o purés.

"Identificar a todos los productos como 'SIN gluten' por sistema es un error porque, más que ayudar, confunde al colectivo celíaco, genera miedo entre los consumidores y además incumple el reglamento europeo", considera María Van Der Hofstadt, técnica de Calidad y Seguridad Alimentaria en FACE. La experta se refiere al artículo 7 del reglamento 1169/2011 sobre prácticas informativas leales: "La información alimentaria no inducirá a error sobre las características del producto (...) al atribuirle efectos o propiedades que no posee o al insinuar que tiene características especiales cuando todos los alimentos similares las tienen (...) poniendo especialmente de relieve la presencia o ausencia de determinados ingredientes o nutrientes".

Tomate frito sin gluten en DIA. (M. V.)
Tomate frito sin gluten en DIA. (M. V.)

No es tan simple como parece

No obstante, los procesos de elaboración o formulación de los alimentos procesados pueden jugar malas pasadas en mantequillas, bebidas vegetales, palomitas de maíz, postres, platos precocinados o ciertos chocolates, entre otros muchos. La posibilidad de que ciertos productos hayan sufrido contaminación cruzada en las fábricas es un motivo más que suficiente como para especificarlo en la etiqueta. Por eso, algunas marcas como Danone admiten que sus yogures pueden contener trazas de gluten (como queda reflejado en el envase) mientras otras como DIA garantizan un mínimo control para que eso no ocurra, y así lo indican en el logo.

"Además, estos productos podrían llevar algún tipo de aditivo, espesante, colorante o aroma con gluten. No hablamos de manzanas o peras", explican fuentes de DIA. Por su parte, Mercadona destaca que sus proveedores "apuestan por dar al 'jefe' [cliente] toda la información que consideran necesaria para ayudarle a conocer las propiedades de cada producto, sobre todo en lo que se refiere a intolerancias o alergias, y siempre cumpliendo la ley". Este periódico también se ha puesto en contacto con Ahorramas, otro de los supermercados muy activos en el etiquetado de productos a través de su marca Alipende, pero aún no ha recibido respuesta.

Chocolate sin gluten de Hacendado. (M. V.)
Chocolate sin gluten de Hacendado. (M. V.)

¿Qué dicen las organizaciones de consumidores? El problema está en la percepción de todos los productos 'SIN' como más atractivos, saludables o mejores, cuando no tiene por qué ser así. "Son claros ejemplos de publicidad engañosa, tendencias de 'marketing' vinculadas a la moda 'healthy'. El reglamento europeo no deja lugar a dudas", interpreta Enrique García, portavoz de OCU. La responsable del departamento jurídico de Facua, Isabel Mollar, habla de una clara estrategia comercial por parte de las empresas: "La salud vende mucho. Lo mismo pasó con los productos bajos en azúcar, todo era 'light' hasta que se reguló".

La industria defiende que su fin es facilitar la vida al cliente para que no tenga que sacar la lupa en el súper

Según Mollar, los clientes no suelen denunciar los casos de etiquetado engañoso por puro desconocimiento. En la misma línea se pronuncia Ylenia López, dietista y nutricionista independiente. "El problema es que la gente no tiene ni idea de leer una etiqueta, y las empresas aprovechan esa circunstancia para marcarse un 2x1: facilitan información y hacen una campaña publicitaria fantástica", a lo que se suma la dejadez de las administraciones autonómicas a la hora de investigar los rótulos cuestionables en los envases.

En el otro lado del ring, la industria garantiza que su único afán es facilitarle la vida al cliente para que no tenga que sacar la lupa cada vez que acude al supermercado. Algunos afectados por celiaquía o intolerancia a la lactosa incluso consideran que las empresas deberían hacer más en ese sentido, con un plus de transparencia en las etiquetas. "Garantizamos que nuestros productos están libres de alérgenos, eliminando cualquier riesgo debido a posibles contaminaciones cruzadas en las fábricas. Es una medida de seguridad que pocos fabricantes pueden ofrecer y que, sin embargo, es de gran ayuda para los consumidores alérgicos", destacan desde Campofrío en referencia a su jamón sin gluten y sin lactosa.

Ducharse sin gluten, un caso aparte

La fiebre por las etiquetas 'SIN' llega al cuarto de baño de la mano de Herbal Essences. La marca en manos de Procter & Gamble ofrece acondicionador para el pelo con distintos olores (pepino, fresa, menta, pomelo) y una característica común: 0% colorantes, 0% gluten. "No existe ningún estudio científico que avale semejante medida", responden desde FACE con perplejidad. Los celíacos solo reaccionan a la ingesta de gluten. Es decir, a menos que se coman el champú, no tienen de qué preocuparse.

Cosa distinta es que las marcas se dirijan a la población alérgica al gluten, que sí puede sufrir consecuencias en su salud si entra en contacto con este componente. "Si es así, ¿por qué no se indican todos los alérgenos? Es un evidente reclamo publicitario", zanja Van Der Hofstadt. "Hemos suprimido la etiqueta 'SIN' y la hemos sustituido por '90% de ingredientes de origen natural', que es un dato que sí demandan las consumidoras. Es incierto lo que indicas, porque el producto es antiguo, ya no está en el mercado con esa etiqueta", contestan desde P&G. No obstante, este periódico ha comprobado que el acondicionador sin gluten sigue disponible tanto en las tiendas como en la propia web de Herbal Essences, donde la marca destaca dicha 'propiedad' en negrita.

Herbal Essences asegura que ha retirado los envases 'SIN' del mercado, pero no es así. (Carrefour)
Herbal Essences asegura que ha retirado los envases 'SIN' del mercado, pero no es así. (Carrefour)

Otro ejemplo es el logo 'SIN' en la pasta de dientes Deliplus (Mercadona), si bien desde el sector lo justifican aludiendo a una posible ingesta accidental por parte de los más pequeños. De todas formas, los productos de higiene personal no deberían contener gluten en ningún caso. Sí pueden tenerlo alimentos como el puré de patatas Maggi o el cocido Litoral, ambos elaborados por Nestlé. "No llevan gluten de manera natural, pero son susceptibles de contaminarse durante el proceso de elaboración por la posible presencia de esta proteína en la fábrica", explican desde la multinacional suiza.

Si pasamos del gluten al aceite de palma, llama la atención el caso de Chocolates Lacasa. Como hicieran tantas otras, esta empresa zaragozana retiró el denostado ingrediente de sus productos y, ya de paso, empezó a destacar la ausencia de colorantes y conservantes en sus tabletas. La paradoja es que dichos productos nunca antes los habían contenido, en parte porque "los chocolates no llevan conservantes de manera natural y solo llevan colorantes en el caso del chocolate blanco", aclaran desde OCU. No obstante, la compañía recurre a las tendencias de mercado, las preocupaciones de los consumidores y la limpieza en sus líneas productivas para explicar su decisión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios