LA POLÉMICA DE NUTRI-SCORE CON EL ACEITE

Bruselas cuestiona que se excluyan alimentos en el semáforo nutricional

El Ministerio de Sanidad adaptará el etiquetado de Nutri-Score a la dieta mediterránea, con concesiones para el aceite de oliva o la miel. Pero la Comisión Europea tiene sus reservas

Foto:

Nuevo capítulo en Nutri-Score, el polémico etiquetado por colores (de la A verde a la E roja) que está a punto de ver la luz en España. La Comisión Europea no ve con buenos ojos que los gobiernos diseñen su propio modelo 'ad hoc', con una concesión para determinados alimentos que quedarán exentos de llevar el indicativo en su envase. Es el caso de productos con un único ingrediente como el aceite de oliva, los huevos o la miel, a los que el Ministerio de Sanidad decidió excluir del sistema para sortear las críticas.

La polémica saltó cuando una ONG dio a conocer que el aceite de oliva salía en rojo anaranjado (D), al mismo nivel que los refrescos o las cremas de chocolate. Ahora las dudas planean sobre el jamón ibérico, tesoro patrio por excelencia que tampoco sale bien en la foto. "Nutri-Score es una herramienta diseñada para facilitar una mejor comprensión de la información nutricional. Es un proyecto en desarrollo y se están estudiando aspectos relacionados con su puesta en marcha, de los que no podemos adelantar muchos más detalles", responde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, dependiente de Sanidad.

No aclara si tomará medidas excepcionales con el jamón, si bien deja clara su intención de "adaptar Nutri-Score a las características de la dieta española". Francia ha hecho lo propio con sus quesos (en rojo), a diferencia de Bélgica. La ministra de Sanidad belga ha renunciado a las concesiones, siguiendo el principio de no discriminación de Codex Alimentarius (FAO/OMS) y haciendo caso a las recomendaciones de las instituciones europeas.

"A fin de evitar cualquier tipo de confusión, las empresas que se sumen a Nutri-Score [marca francesa registrada en la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE] deben comprometerse a cubrir todas las categorías de alimentos del mercado belga", señala la Comisión Europea en una carta dirigida al Gobierno de Bélgica, a la que ha tenido acceso este periódico. Las autoridades belgas notificaron a Bruselas sus planes a finales de septiembre, recibieron dicha misiva en diciembre, ajustaron algunos aspectos y aplicaron el nuevo etiquetado nutricional (de adhesión voluntaria) a principios de abril.

Sanidad aún no ha notificado oficialmente a Bruselas su intención de implantar Nutri-Score en España

La única excepción que plantea Bélgica tiene que ver con el sistema de cálculo para los quesos, las materias grasas vegetales o animales y las bebidas, a las cuales se les aplica unas equivalencias distintas. Eso no quiere decir que se libren de llevar el color rojo en sus envases, si así lo determinan los expertos. La Comisión Europea ha solicitado a las autoridades belgas que justifiquen su decisión con informes suplementarios.

Aún no se pronuncia sobre el borrador de España, pues el departamento capitaneado por María Luisa Carcedo todavía no ha notificado oficialmente a Bruselas su intención de implantar Nutri-Score. Así lo aclaran fuentes de la Comisión Europea a El Confidencial, no sin antes matizar que está preparando un estudio sobre el etiquetado de los alimentos sobre el que no puede adelantar ninguna conclusión. Cuando lo finalice, deberá remitirlo al Parlamento Europeo y al Consejo Europeo.

Las grasas y la sal juegan una mala pasada al jamón en Nutri-Score.
Las grasas y la sal juegan una mala pasada al jamón en Nutri-Score.

La industria alimentaria se muestra escéptica ante la entrada en vigor de Nutri-Score, pues lo consideran un modelo simplista que demoniza determinados productos y puede llegar a confundir a los consumidores. Así lo expresó el director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo.

Las empresas desean que el etiquetado nutricional se aborde a nivel comunitario, con una armonización en toda la Unión Europea que Bruselas se compromete a estudiar. A eso se suma la polémica de las excepciones con productos como el aceite de oliva, un asunto que desagrada a los que no reciben ese trato de favor y salen en rojo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios