más cadenas pero menos ventas de las esperadas

Ya no hay hambre 'low cost' para ir a comer a los centros comerciales

La moda deportiva tira de las ventas, seguida de los artículos del hogar. El sector textil se estanca y las franquicias de comida decepcionan, pues crecen a un ritmo inferior a la media nacional

Foto: El ocio y la restauración es la gran apuesta de los centros comerciales para batir a Amazon.
El ocio y la restauración es la gran apuesta de los centros comerciales para batir a Amazon.

Los bares y restaurantes aspiran a ser la gran locomotora de los centros comerciales (CC) en la era Amazon, pero de momento no están cumpliendo con las expectativas. Las franquicias de comida en ese tipo de formatos aumentaron sus ventas un 5,4% entre 2015 y 2017, un dato positivo pero claramente inferior a la media nacional. Según el INE, la restauración creció un 16% en los últimos dos años y se postuló como uno de los sectores con mayor tirón desde la crisis.

A eso se suma el importante esfuerzo inversor de los centros comerciales en hostelería. Casi todos resisten al 'e-commerce' con más aperturas, nuevas cadenas de restauración organizada y reformas encaminadas a mejorar el atractivo de una zona que hoy ocupa en torno al 15% de la superficie comercial junto al ocio (cines, bolera, karts, mesas de billar, pistas de patinaje, etc.). En 1998 apenas rozaba el 3%. "Es el sector que más se está renovando pero todavía no se encuentra a pleno rendimiento", añade Gonzalo Senra, director de 'Retail' en CBRE.

¿Qué está pasando? La oferta 'low cost' de los centros comerciales, donde abundan cadenas como 100 Montaditos, La Sureña, Burger King, Taco Bell, Vips, KFC o Ribs con promociones 2x1, segunda bebida gratis o descuentos de lunes a jueves, "no capta del todo al nuevo consumo poscrisis". Así lo considera Senra, quien destaca el potencial de los establecimientos a pie de calle por su oferta más variada. Un ejemplo es la restauración singular, con el auge de grupos como La Máquina, El Paraguas (Amazónico, Ten con Ten) o Larrumba (Perrachica, Marieta) frente al ocaso de los bares castizos.

Las ofertas de Vips, La Sureña, Burger King, Taco Bell o Ribs no terminan de seducir al cliente poscrisis

Los nuevos consumidores están recuperado poder adquisitivo, buscan "más elementos de experiencia y ocio en las comidas", están más informados y exigen un mejor servicio. No obstante, las zonas de ocio y restaurantes se han convertido en la principal baza de los centros comerciales para levantar del sofá al que ahora se va de compras por internet: contribuyeron a elevar las ventas de los CC hasta niveles récord (43.590 millones de euros en 2017). "Su papel es cada vez más protagonista porque nos permite diferenciarnos del resto", argumentaba el presidente de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC), Javier Hortelano.

Eso sin contar con el creciente apetito entre los fondos de capital riesgo. Tommy Mel's, La Chelinda o Tony Roma's han caído en manos de Abac, quien se hizo con la división especializada en restauración (Beer & Food) de Heineken. Poco después, el propietario de Pepe Jeans o El Ganso (L Catterton) ganó la puja por Goiko Grill a un precio de 150 millones de euros.

El ocio despunta con un crecimiento en ventas equivalente al 6,5%, casi al mismo nivel que los cines (+7,5%). Se trata de los dos sectores más perjudicados durante la crisis y que más terreno han recuperado en los últimos años. Así se desprende del último informe sobre centros comerciales de la consultora CBRE, al que ha tenido acceso este periódico.

Sequía en el sector textil

Las ventas de ropa se estancan con una subida de apenas un 0,1% en los últimos dos años. La mala racha del sector textil ha lastrado el crecimiento de los centros comerciales (+3,1% según CBRE), un hecho que no sorprende si tenemos en cuenta que la moda representa como mínimo un tercio de la facturación total. La política agresiva de descuentos y el adelanto de las rebajas no basta para remontar el vuelo ni poner coto a Amazon.

La electrónica pincha con una caída del 5,1% en ventas debido a la competencia feroz del 'e-commerce'

El gigante del 'e-commerce' acaba de traer sus marcas blancas de moda al viejo continente, desafiando a compañías de la talla de Inditex, Primark o H&M. Quien sí ha sabido sacar partido de la fiebre del 'running' son las firmas deportivas (tipo Decathlon, JD Sport o Sports Direct), con un repunte de ventas récord (+8,5%) entre 2015 y 2017.

Les siguen los Ikea de turno (hogar y muebles) con un aumento del 8%, por delante del comercio especializado (+7,5%). La electrónica (Media Markt, Worten...) pincha con una caída del 5,1% en los ingresos, un descenso que los expertos atribuyen a la competencia del comercio electrónico. "Es importante desarrollar actividades con mayor recorrido en ventas de cara al futuro. El crecimiento de los centros comerciales vendrá de la mano de la restauración, el ocio y las tiendas que sean capaces de aportar experiencias de compra únicas", concluye Senra.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios