según el informe anual de acotex

Las ventas textiles se estancan con menos tiendas físicas frente al empuje de internet

La industria de la moda cerró 2017 con un crecimiento plano de la facturación (+0,47%) y menos puntos de venta por primera vez en cuatro años. El canal 'online' ya representa un 7%

Foto: Ni la remodelación de tiendas ni los descuentos han servido para impulsar el negocio. (EFE)
Ni la remodelación de tiendas ni los descuentos han servido para impulsar el negocio. (EFE)

El sector textil ha cerrado un año sin pena ni gloria en términos de ventas. Las empresas consultadas por la patronal Acotex facturaron apenas un 0,47% más en su conjunto en 2017, hasta los 18.097 millones de euros. No es un buen dato si se compara con las subidas de los últimos tres años (+4,3% de media), y denota que la moda empieza a dar síntomas de agotamiento en España pese a la política agresiva de descuentos.

Al tope de las ventas se suma el cierre de tiendas o la relajación en la política de aperturas. Las firmas acabaron el año con menos puntos de venta físicos por primera vez en cuatro años. En concreto, Acotex registró 62.178 establecimientos frente a los 62.201 de 2016 o los 73.160 de 2006, o así se desprende de su último informe anual, 'El comercio textil en cifras'.

En efecto, titanes como Inditex están concentrando los recursos en enormes y vistosas 'flagships' ubicadas a menudo en calles céntricas con gran afluencia de público, aunque eso se traduzca en el cierre de tiendas más pequeñas y no siempre rentables. Un ejemplo es Bilbao, donde ha cerrado tres locales en favor de una macrotienda de 4.000 metros cuadrados, o Ávila, donde directamente renunció a abrir un Zara pese a los —cada vez más— locales disponibles en pleno casco histórico.

La ropa ya es la tercera categoría por volumen de negocio en 'e-commerce', solo superada por el turismo

El declive de las tiendas físicas contrasta con el auge de la venta 'online', cuya cuota de mercado está en máximos históricos. En torno al 7% de las ventas textiles ya se realiza a través de internet. Las prendas de vestir son la tercera categoría por volumen de negocio, solo por detrás de las agencias de viajes (15,6%) y el transporte aéreo (9,9%). Les siguen de cerca los hoteles o alojamientos turísticos y el transporte terrestre.

Amazon ha visto en el mundo de la moda una oportunidad para crecer y ya está dando pasos importantes tanto en EEUU con 'wardrobe' —una modalidad con la que es posible pagar las prendas seleccionadas después de probarlas en casa— como en Europa con sus nuevas marcas blancas de ropa a precios competitivos. Primark, H&M o Lefties (Inditex) tienen motivos de sobra para estar en guardia, y no son los únicos.

Amazon aspira a convertirse en el mayor distribuidor de moda a finales de este año.
Amazon aspira a convertirse en el mayor distribuidor de moda a finales de este año.

En términos globales, la facturación a través de 'e-commerce' rozó los 7.800 millones de euros en España en 2017, un 17% más respecto al año anterior y un 193% más si se compara con los datos de 2012. Su imparable crecimiento representa una amenaza para los formatos físicos y todo un reto para los gigantes de la moda. Tanto Inditex como Mango o Cortefiel se han fijado unos objetivos ambiciosos en venta 'online' de cara a 2020, con cuotas cercanas al 20%. Hoy están en torno al 13% en el caso de Mango (dato de 2016) y en el 6% si hablamos de Tendam.

El frenazo de los 'outlet'

Los centros comerciales de descuentos (conocidos como 'outlet' o 'factory') están empezando a perder fuerza. Su cuota de mercado se quedó en un 14,9%, cuatro puntos porcentuales por debajo de lo registrado en 2016. Tampoco ha sido un buen año para los grandes almacenes (8,4%) o las tiendas multimarca (19%), pues ambos llevan una década de descenso continuado. Por el contrario, las cadenas especializadas firman su récord histórico con un 33,1% de cuota, al igual que los hipermercados y supermercados (englobados en una única categoría, con una penetración del 24,6% en 2017).

El 43% de las ventas textiles se efectuó en centros comerciales, un formato con una fuerte presencia en Andalucía (106 centros), Madrid (98), Comunidad Valenciana (60) y Cataluña (50) que casi ha duplicado su peso en los últimos 20 años. No pueden decir lo mismo en Estados Unidos, donde el 'apocalipsis del retail' ha dado la puntilla a cientos de 'malls'.

No obstante, la moda no figura entre las tres primeras prioridades de gasto de los españoles. Su peso en la cesta de la compra es menor que la alimentación, bebidas o tabaco, transporte, vivienda, hoteles, restaurantes o cafés, pero mayor que ocio, actividades culturales o menaje del hogar. Las familias gastaron una media de 1.253 euros en ropa y calzado en 2017, un 0,56% más que el año anterior pero aún muy lejos de los 1.853 euros que destinaban antes de la crisis (2007).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios