La transición de Roca Junyent: del relevo de Miquel Roca a la renovación de socios
  1. Empresas
sector legal

La transición de Roca Junyent: del relevo de Miquel Roca a la renovación de socios

Roca Junyent, el despacho fundado por Miquel Roca en 1996, afronta su futuro con Joan Roca en la presidencia de la firma y la misión de rejuvenecer el panel de socios y mejorar la rentabilidad

Foto: El abogado Joan Roca junto a su padre, Miquel Roca Junyent.
El abogado Joan Roca junto a su padre, Miquel Roca Junyent.

Miquel Roca Junyent (Burdeos, Francia, 1940), abogado, político y uno de los padres de la Constitución de 1978, afronta una nueva transición, aunque en esa ocasión alejada de las lides políticas. Roca Junyent, el despacho de abogados que fundó en 1996 tras varios años de fructífera carrera política, se encuentra inmerso en un importante proceso de renovación después de que el que fuera portavoz de CiU diese un paso atrás y cediese la presidencia ejecutiva de la firma a su hijo Joan Roca en enero de 2017.

Un relevo generacional que, siendo muy relevante 'per se', es solo la punta del iceberg de una transformación mucho más profunda que comenzó también hace un año. El rejuvenecimiento de la sociatura, el aumento de la rentabilidad por socio y dejar atrás el personalismo que ha caracterizado a la firma son algunas de las claves de un plan estratégico trazado hace meses y que ya comienza a dar sus frutos.

Para empezar, varios socios han abandonado la firma en los últimos tiempos, bien porque han fichado por otros despachos o porque se han jubilado. Esto último ha permitido que los nuevos socios 'hereden' gran parte de la clientela de estos veteranos que cuelgan las botas. De hecho, cuando un socio cumple 65 años, el despacho le asigna otros socios más jóvenes para engrasar y poner a punto el 'traspaso de poderes'.

Estas salidas han liberado la parte alta del organigrama y han dejado el camino expedito para que abogados y socios más jóvenes puedan hacer carrera en las filas de Roca, que en un año ha ajustado un 11% la plantilla para ganar en rentabilidad y ahora cuenta con 148 abogados. Para muestra, los últimos nombramientos e incorporaciones del despacho: Marlen Estévez, que se incorporó como socia de Procesal desde King Wood & Mallesons, donde era 'asociada senior' y Raúl Salas, socio de Fiscal, proveniente de Baker & McKenzie, donde era director de fiscalidad corporativa. Salas se incorporó junto a dos 'seniors' de su equipo.

El despacho tiene previsto incorporar un equipo especializado en 'digital business' y dos nuevos socios, uno para mercantil y otro para inmobiliario

En cuanto a la gente de la casa, Roberto Vallina fue promocionado a socio de Competencia, Xavier Costa hizo lo propio en Mercantil y Pablo Rodríguez, que ya era socio de Bancario, pasó a ser 'equity partner'. Por su parte, Carlos Blanco fue nombrado socio director de la oficina de Madrid hace ahora un año. En suma, un cambio profundo en el panel de socios que ha rejuvenecido la edad media de los mismos: de los 52 a los 48 años en apenas un ejercicio.

Y estos no son los únicos nombres del equipo que está configurando Joan Roca, ya que está previsto que próximamente se incorpore un equipo especializado en 'digital business' y dos socios nuevos para mercantil e inmobiliario. Además, el despacho ha puesto en marcha RJ Blockchain, un área liderada por el socio Xavier Foz para explorar las posibilidades de negocio de esta tecnología disruptiva. Para el nuevo socio director, la especialización, la sofisticación y la amplitud de conocimientos técnicos deben ser las claves de futuro. Toda esta estrategia, por ahora, parece que funciona: en un año, la firma ha mejorado la rentabilidad por socio un 11% y un 8% por abogado.

Foto: (EFE) Opinión

No obstante, en los despachos de Carrer d'Aribau 198, cuartel general de Roca Junyent en Barcelona, admiten que no ha sido un año fácil. La competencia en el sector legal es fuerte y requiere que los bufetes (no solo Roca) se adapten al cambiante mercado de los servicios jurídicos. En este sentido, no todo el mundo ha respondido igual ante los cambios ni la presión, de ahí que la dirección haya puesto puente de plata a todo aquel no dispuesto a adaptarse. Y un dato importante a este respecto: desde este año, todos los socios tienen que cumplir con un mínimo de facturación.

Mención aparte para Miquel Roca, 'alma mater' de la casa. Aunque el abogado permanece en un segundo plano tras dejar la gestión del despacho, mantiene su actividad profesional como abogado, fines de semana incluidos. "Miquel aconseja, pero no interfiere", resumen desde el despacho.

Con este aluvión de cambios, no resulta inoportuno analizar el papel que juega el carismático abogado en esta nueva etapa. Hasta hace un tiempo, para bien o para mal, Roca Junyent era Miquel Roca y Miquel Roca era Roca Junyent. Con este baile de caras, el despacho trabaja para transitar desde una imagen personalista hacia una idea de equipo, donde todos se sientan 'de Roca'. En este sentido, no es baladí que el nuevo presidente ejecutivo repita con asiduidad los nombres de sus socios en cualquier conversación.

El relevo generacional del despacho ha coincidido con la fuerte exposición mediática del caso Nóos, donde Miquel Roca ejerce de abogado de la Infanta

Estrategias aparte, esta cascada de cambios ha pillado a Roca Junyent en mitad de varios casos muy sonoros. El primero y quizá el más importante de todos es el caso Nóos, donde Miquel Roca lleva la defensa de la infanta Cristina, quien finalmente fue absuelta de un delito fiscal aunque fue declarada responsable civil a título lucrativo. La siguiente fecha en el calendario de este caso es junio, cuando el Tribunal Supremo resuelva los recursos presentados.

Un asunto extremadamente mediático que devolvió a Roca a las portadas de la prensa, algo que no inquieta especialmente al veterano abogado, bregado en mil batallas y con la piel endurecida tras su paso por la arena política catalana y nacional. "Está acostumbrado a la sobreexposición", explican desde su entorno. Otros casos más recientes en los que también está involucrado el despacho son el de la quiebra del Banco Popular y la exhumación de Salvador Dalí.

Foto: Ángel Ron frente al logo del Popular en febrero de este año. (EFE) Opinión

Respecto al 'procés', Roca Junyent lo ha seguido con la misma atención que el resto de despachos. En román paladino, mucha. No obstante, la crisis no ha tenido una especial repercusión en las cuentas, que han cerrado el último ejercicio con un resultado "satisfactorio".

Y en el horizonte, el permanente debate sobre las fusiones entre despachos, una práctica cada vez más habitual entre firmas pequeñas y despachos 'mid-market'. A este respecto, aunque en el sector hay quien se empeña en buscarle 'novias' a Roca, el despacho descarta, por ahora, cualquier operación corporativa a medio o largo plazo y planea navegar solo durante los próximos años.

Despachos Abogados Miquel Roca i Junyent Derecho
El redactor recomienda