el presidente de acs carga contra el banquero

Guerra Florentino-Fainé por obviar los intereses de Estado en la opa sobre Abertis

El presidente de ACS ha mostrado en privado su enfado con su homólogo de La Caixa por no seguir las indicaciones del Gobierno para garantizar la españolidad de la concesionaria

Foto: Isidre Fainé (d) y Florentino Pérez. (EFE)
Isidre Fainé (d) y Florentino Pérez. (EFE)

A la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe esta semana la oferta pública de adquisición (opa) de Hochtief (ACS) sobre Abertis, la tensión entre los protagonistas de esta batalla empresarial de 18.000 millones de euros está alcanzando máximos históricos. Según confirman fuentes próximas a la operación, Florentino Pérez ha trasmitido al Gobierno su enfado con Isidre Fainé por la pasividad de Criteria Caixa a la hora de alinearse junto a la candidatura de la opción española. Un respaldo clave para hacerse con el control de la empresa concesionaria española y evitar que acabe en manos italianas.

Florentino Pérez confiaba desde hace meses en que Fainé cambiase de bando al dar por hecho que, cuando Atlantia lanzó la primera opa sobre Abertis, el 2 de mayo de 2017, la operación contaba con el apoyo explícito de Criteria Caixa. El 'holding' de inversiones de La Caixa es dueño del 22% de la compañía de autopistas, por lo que parecía evidente que el grupo italiano no se habría lanzado a poner una oferta de tal calibre encima de la mesa sin el respaldo del primer accionista del grupo.

La intervención del Ejecutivo, con el ministro Álvaro Nadal a la cabeza y el respaldo implícito de Mariano Rajoy, hizo creer al presidente de ACS que Fainé se adaptaría a los deseos de Moncloa, puestos de manifiesto con los requerimientos de los ministerios de Fomento y de Industria a la CNMV para que no aprobase la opa el pasado mes de septiembre. De hecho, con motivo de la crisis política en Cataluña, el presidente de La Caixa tuvo ocasión de coincidir en varias ocasiones con el presidente del Gobierno, con el asunto de Abertis siempre sobre la mesa.

Tras estos encuentros, Fainé se comprometió a virar la posición de Criteria, que oficialmente ha sido de neutralidad ante cualquiera de las dos ofertas. Así se lo transmitió Florentino a sus bancos financiadores, con los que firmó un aval para garantizarle un crédito de 15.000 millones de euros, y a los fondos de inversión accionistas de ACS y de Hochtief, con los que Marcelino Fernández Verdes, la mano derecha del presidente del grupo constructor, se ha reunido de forma ininterrumpida las últimas semanas.

Con el apoyo de Criteria, ACS daba por seguro que ganaría la batalla a Atlantia en caso de que el Gobierno no paralizase ambas opas. Es más, a Florentino Pérez le valía que el 'holding' inversor de La Caixa aceptase la mitad de su oferta en metálico y el otro 50% en acciones, de tal manera que la caja catalana con sede ahora en Mallorca se mantuviera parcialmente en el capital y garantizase la españolidad de Abertis. Una fórmula que además le hubiese ahorrado a la constructora una parte relevante —cerca de 2.000 millones— de los 18.600 millones que se ha comprometido a pagar.

Reynés, su idea y su bonus

Para facilitarle la jugada, el presidente de ACS le garantizó a Fainé en los distintos encuentros que han tenido el pago de hasta el 90% del dividendo del grupo resultante —Atlantia propone el 80%—, una fuente de dinero para financiar la Obra Social de La Caixa, una de las grandes preocupación del veterano banquero. Sin embargo, y pese a todo, el máximo responsable de Criteria no ha conseguido convencer al equipo directivo de Abertis, liderado por Francisco Reynés, y proclive a decantarse por la opa de los italianos en caso de igualdad de condiciones o precio similar.

El motivo es que, en opinión de Reynés, la oferta transalpina es mejor para la concesionaria de autopistas española, ya que se integraría en un grupo puramente de infraestructuras, con una rentabilidad media del 6%. Por contra, si acepta la alternativa de ACS, el 30% de la nueva compañía resultante de la fusión seguiría dependiendo del negocio de la construcción, de menor margen y más riesgo, ya que los beneficios de cada obra rondan el 3% del presupuesto o menos cuando el proyecto acaba en tribunales por reclamaciones de sobrecostes. De hecho, ACS tiene contabilizados 4.700 millones por litigios, casi un 13% de su facturación. Por si fuera poco, Reynés y su equipo tienen garantizado un bonus por parte de Atlantia si sale adelante su opción, además del que han cobrado este mes de enero.

El banquero de La Caixa, que salvó a ACS cuando estuvo cerca de la quiebra por la aventura de Iberdrola, se juega sus relaciones con Moncloa

Oficialmente, desde La Caixa aseguran que se mantendrán neutrales hasta el último momento en caso de que el Ministerio de Industria apruebe finalmente las dos propuestas, aun sabiendo cuáles son los intereses de Estado en juego y las rencillas acumuladas entre todas las partes. Fuentes financieras apuntan a que la mejor salida para Criteria, y sobre todo para Fainé, sería que no se autorizasen las opas, lo que evitaría un conflicto con el Gobierno en un momento muy delicado por la inestabilidad política en Cataluña.

Otras fuentes recuerdan que en 2012, cuando ACS rozó la insolvencia por su aventura con Iberdrola, fue Fainé quien la ayudó a salir de uno de los momentos más delicados, al ayudarla a comprar el 10% de la propia Abertis, que en aquel momento estaba en manos de la constructora. La Caixa facilitó la operación comprando la mitad de ese paquete para la autocartera de la empresa, mientras que convenció a Villar Mir de que tomase el otro 5% restante. Una operación alambicada que salvó a Florentino —tenía una deuda personal de más de 500 millones—, pero que acabó metiendo en un problema gordo a OHL.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios