le obligará a levantar 4.000 millones más

Fainé da la espalda al plan de Florentino y dificulta la opa de ACS sobre Abertis

El presidente de La Caixa no ve con buenos ojos la propuesta del constructor, que ha invitado al primer accionista de la concesionaria a canjear su 22% por acciones de Hochtief

Foto: Fotografía de archivo de Isidre Fainé y Florentino Pérez. (EFE)
Fotografía de archivo de Isidre Fainé y Florentino Pérez. (EFE)

El plan de Florentino Pérez para comprar Abertis mediante una contraoferta pública de adquisición (contraopa) ha chocado con la posición de Isidre Fainé, presidente de Criteria CaixaCorp, el 'holding' de La Caixa, dueña del 22,5% de la empresa de autopistas. El banquero catalán no ve con buenos ojos la propuesta del presidente de ACS, que le invitó personalmente en una reunión secreta en Mallorca a canjear su participación por un paquete en la compañía resultante de la fusión con Hochtief. Una respuesta que dificulta el intento del Gobierno por ‘españolizar’ Abertis y facilita que la multinacional con sede en Barcelona acabe en manos de la italiana Atlantia.

Fainé le ha expresado a Pérez que su principal interés es conseguir caja fresca y mantener dividendos de forma recurrente para continuar con la política de inversión de Criteria y financiar la labor social de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’. Una organización sin ánimo de lucro que todos los años consume 500 millones de euros, hasta la fecha procedentes de las distintas participaciones, como Gas Natural, Suez, CaixaBank, Aguas de Barcelona, Cellnex y la propia Abertis.

La venta de la totalidad del 22,5% en la concesionaria de autopistas le reportaría a Criteria 3.741,75 millones de euros a los precios actuales. No obstante, los planes iniciales de Fainé son vender una participación relevante a Atlantia y quedarse con un paquete minoritario del nuevo grupo para asegurarse los dividendos futuros. La opa inicial del grupo italiano permite cobrar en efectivo, a un precio de 16,5 euros cada título de Abertis, o en acciones del 'holding' transalpino mediante un canje en la proporción de 0,697 títulos, lo que supondría valorar la empresa española en 17,3 euros.

Según distintas fuentes, la idea de Criteria es desprenderse de al menos la mitad de su participación en el grupo presidido por Salvador Alemany y cambiar la parte restante por un paquete suficiente en Atlantia que le diera derecho a tener al menos un asiento en el consejo de administración de la sociedad fusionada. Obviamente, Fainé no ha dicho públicamente nada a favor de la oferta italiana respecto a la de ACS, ya que espera una mejora del precio propuesto por Roma y un puesto más en el órgano de gobierno.

El presidente de Abertis, Salvador Alemany. (EFE)
El presidente de Abertis, Salvador Alemany. (EFE)

Lo primero lo descuenta el mercado, como demuestra que Abertis se cambia en bolsa a 17,11 euros, un 3,62% por encima de los 16,5 euros que ha puesto Atlantia encima de la mesa. Lo segundo es clave para Criteria, porque su fin último es garantizarse una política de dividendos continuada en el tiempo que asegure la financiación de la Fundación ‘la Caixa’, dueña al 100% del 'holding' inversor dirigido por el septuagenario banquero catalán.

Ahorrarse 4.000 millones

La postura oficial de Criteria es de silencio absoluto hasta que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) valide la opa de Abertis y ACS formule la suya. La constructora presidida y controlada por Florentino Pérez aguarda la respuesta de los fondos de infraestructuras con los que se reunió la semana pasada en Londres para saber con exactitud de cuánto dinero dispone para hincar el diente a la empresa catalana y cuánta deuda deberá asumir la sociedad de nueva creación que constituiría para hacerse con la concesionaria. En total, necesitará más de 17.000 millones de euros.

Por ello, la decisión de Criteria es vital para Florentino Pérez, puesto que si aceptase su propuesta de canjear su 22,5% de Abertis por una participación en acciones de la nueva Hochtief/Abertis, se ahorraría cerca de 4.000 millones de euros, dando por hecho que tendrá que mejorar el precio de Atlantia. Por tanto, evitaría levantar liquidez y deuda por casi el 25% del importe total de la transacción. Un esfuerzo muy significativo, especialmente teniendo en cuenta que los fondos que acompañarían a Abertis estarían en minoría, por lo que exigirán una rentabilidad elevada para compensar su falta de control.

El Gobierno está siguiendo con mucho detalle los movimientos de Florentino Pérez y de Isidre Fainé, ya que su principal objetivo es que Abertis no acabe en manos italianas, como ocurrió con Endesa. El factor político, en pleno tsunami por la independencia de Cataluña, juega también un elemento clave en esta operación empresarial, puesto que en Moncloa quieren ver con hechos la implicación real de las empresas de Madrid y de Barcelona por salvaguardar los intereses nacionales, como Italia, Francia o Alemania suelen hacer con sus compañías estratégicas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios