reunión con los inversores en londres

ACS ofrece a los fondos fusionar Hochtief con Abertis para endulzar la contraopa

El consejero delegado de la constructora se reúne en Londres con fondos internacionales para captar al menos 6.000 millones con los que poder imponerse a Atlantia

Foto: Sede corporativa de Abertis. (EFE)
Sede corporativa de Abertis. (EFE)

El consejo de administración de ACS ya ha detallado a los fondos internacionales de capital riesgo la estructura con la que quiere lanzar su oferta pública de adquisición (opa) sobre Abertis para imponerse a la de Atlantia. Según han indicado fuentes financieras, la operación planteada por la constructora española consiste en la creación de una sociedad especial dependiente de Hochtief que opará al 'holding' español de concesiones, que posteriormente comprará la compañía alemana mediante una fusión por absorción.

Marcelino Fernández Verdes. (EFE)
Marcelino Fernández Verdes. (EFE)

Así se lo hizo saber la semana pasada Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de ACS, a varios de los fondos de infraestructuras con los que se reunió en Londres. La mano derecha de Florentino Pérez viajó a la capital británica de la mano de JP Morgan y Lazrad, sus dos asesores financieros, para detallar el andamiaje que el consejo de administración había acordado durante el verano para comprar Abertis sin que el enorme esfuerzo financiero deteriorase la solvencia financiera de ACS.

Fernández Verdes les anunció que la opa se haría, como ya era sabido, desde un 'special purpose vehicle' (SPV) o sociedad de nueva creación que colgaría de Hochtief, de la que la española tiene el 72% del capital. Esta compañía sería la que lanzaría la contraopa por Abertis con la ayuda de los fondos de capital riesgo que aceptasen tomar una participación minoritaria aportando más de 6.000 millones de euros en 'cash' y otros 10.000 millones en forma de deuda bancaria.

Pero el nuevo número dos desde el pasado mes de mayo del 'holding' con sede en Madrid les adelantó que el gran cambio respecto al planteamiento inicial es que la operación culminará con la fusión de Hochtief con Abertis. De esta forma, según distintas fuentes, ACS podría obtener sinergias aún no cuantificadas a la hora de poder acudir a las adjudicaciones internacionales, ya que además de construir la obra, el grupo resultante se quedaría con la concesión, algo que ninguna empresa española puede prometer actualmente por falta de financiación.

Fernández Verdes les anunció que la opa se haría desde un 'special purpose vehicle' (SPV), de la que la española tiene el 72% del capital

De hecho, lo que suelen hacer empresas como OHL, Sacyr y Ferrovial es ganar el contrato para la construcción, quedarse la concesión durante los tres primeros ejercicios y venderla inmediatamente dado el alto consumo de capital que exigen este tipo de activos, que generalmente tiene un vencimiento de al menos 20 años. De hecho, ACS enajenó la semana pasada el 51% del capital de una autopista en Chile por 142 millones a un fondo de inversión, mientras que en junio traspasó el contrato de gestión de los principales hospitales de Baleares por 43,3 millones. Años atrás, vendió otras autovías a la propia Abertis en el país andino por 700 millones, y líneas de trasmisión eléctrica en Brasil a Stade Grid por 751 millones.

La propuesta de valor que Florentino Pérez cree hacer a los fondos, para que aporten al menos 6.000 millones de euros a la SPV, es que donde realmente está el margen de beneficios para una sociedad 'holding' es en la gestión de la concesión a largo plazo, y no en la construcción, donde las empresas se mueven con porcentajes medios de entre el 1 y el 2%. Su ejemplo es la francesa Vinci, la compañía que ACS tiene como espejo y cuyo negocio depende un 70% de las concesiones y un 30% del cemento puro y duro. Su capitalización es de 46.500 millones, más de lo que suman juntas la española, Hochtief y Abertis.

Con esta estructura, el presidente y máximo accionista de ACS no pondría en peligro la calificación crediticia de la matriz, conseguida esta primavera después de años de negativa por parte de Moody´s y Standard & Poor´s. Su única aportación real sería su participación en Hochtief. Como la operación se haría a través de una absorción de la alemana por Abertis, se trataría de una ampliación de capital a la que la matriz con sede en Madrid no acudiría. En consecuencia, la que actualmente es la constructora con mayor negocio internacional del mundo vería bajar su participación en la fusión resultante a cerca del 30%, frente al 72% que controla actualmente en la germana.

La propuesta se basa, además, en las altas valoraciones a que cotizan tanto Abertis como Hochtief, que están cerca de sus máximos históricos, frente a ACS, que aún está muy lejos de los 50 euros —se cambia a poco más de 31 euros por título— que llegó a tocar en 2007, en plena burbuja del ladrillo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios