almuerzo privado con el presidente de acs

Rajoy se reúne con Florentino Pérez en Moncloa en medio de la batalla por Abertis

El hecho de que la compañía opere en sectores estratégicos y el riesgo de que acabe en manos italianas han llevado al presidente del Gobierno a tomar parte en las deliberaciones

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la presentación del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la presentación del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que siempre se ha cuidado de marcar distancias con el poder empresarial, se está interesando esta vez, y en primera persona, por el futuro de Abertis, compañía líder en España en la gestión de autopistas, infraestructuras y telecomunicaciones. El hecho de operar en sectores estratégicos como los anteriormente mencionados y el riesgo de que caiga en manos italianas ha llevado al presidente del Ejecutivo a participar de las deliberaciones.

Así se desprende al menos de la reunión que tuvo lugar la pasada semana en Moncloa en el almuerzo privado de Rajoy con el presidente de ACS, Florentino Pérez, según han confirmado a este diario fuentes oficiales. En esta reunión –inusual para el mandatario español, reacio a este tipo de encuentros– se trató, entre otros asuntos, el hecho de que Atlantia haya lanzado una Oferta Pública de Acciones (OPA) sobre Abertis y las consecuencias de que la compañía concesionaria de autopistas acabe en manos italianas.

Portavoces de Moncloa han reconocido a este diario que la reunión existió, pero niegan que la misma tuviera que ver con Atlantia ni con operación empresarial alguna. A pesar de algunas discrepancias del Gobierno con ACS, el presidente del Ejecutivo mantiene una buena y constante relación con Florentino Pérez, añaden otras fuentes.

Agustín MarcoAgustín Marco

Tal y como ha publicado El Confidencial, ACS está tratando de montar una contra-Oferta Pública de Adquisición (contra-OPA) para competir con la lanzada por Atlantia. Para ello, está sondeando a potenciales inversores con capacidad para acometer una operación por hasta 17.000 millones de euros. Lazard, banco asesor de la compañía dirigida por Florentino Pérez para esta transacción, ha propuesto participar a The Children Investment (TCI), el fondo activista que movilizó la propuesta de Aena.

El principal estilete contra la operación de Abertis y Atlantia ha sido Álvaro Nadal, quien ha venido denunciando el doble rasero entre países

Antes de esta cita, el principal estilete contra la operación Abertis-​Atlantia ha sido el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, reacio a la operación de los italianos. En los últimos meses, Nadal ha venido denunciando el doble rasero entre países, ya que las empresas italianas obtienen aquí lo que a las españolas les niegan allí. De hecho, llegó a acusar a Enel, principal accionista de Endesa, de hacer política "a favor de los ciudadanos italianos a costa del consumidor español y de los trabajadores españoles".

En esta estrategia de protección de los intereses patrios, el flujo de emisarios al despacho de Nadal ha sido constante. Todos los interesados en la operación son conscientes de los matices políticos que encierra, por eso el presidente de ACS ha considerado imprescindible conocer el parecer de las más altas instancias antes de implicar a ACS de lleno en la construcción de una oferta alternativa.

El almuerzo con Rajoy se agendó en este contexto. Durante el mismo, el presidente del Gobierno le transmitió su preocupación por el futuro de Abertis dada la aparente pasividad de La Caixa, su principal accionista, en la OPA lanzada por Atlantia. Las suspicacias del Ejecutivo con La Caixa, y viceversa, no son nuevas. De hecho, algunos de los frentes judiciales que se le han abierto recientemente a la entidad catalana han sido interpretados por esta dentro de este velado rifirrafe que mantiene con el Gobierno de Madrid.

El presidente transmitió su preocupación por el futuro de Abertis dada la aparente pasividad de La Caixa en la OPA lanzada por Atlantia

En los últimos meses, Nadal ha aprovechado dos encuentros con Isidre Fainé, presidente de Criteria Caixacorp y dueña del 22% de la concesionaria de autopistas, para comunicar al veterano banquero que el Gobierno no veía con buenos ojos la venta de Abertis a un grupo italiano, a lo que el líder del segundo banco de España le respondió que su institución no tenía nada que ver con la OPA, que era un sujeto pasivo. Según las fuentes, le explicó que las negociaciones con Atlantia las llevaba directamente Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis, con el que también se vio el ministro.

Sea como fuere, ni Fainé ni Reynés han convencido a Nadal. Al contrario, otras fuentes explican que el titular de Energía se quedó con el convencimiento de que el consejero delegado de Abertis había promovido los contactos con los italianos y que el presidente de Criteria Caixacorp había validado la operación ante la postura del Gobierno de no alargar el vencimiento de cuatro de sus grandes concesiones en España, que expiran entre 2019 y 2021. En resumen, interpretó que La Caixa no iba a hacer declaraciones oficiales a favor de la OPA, pero que tenía decidido aceptarla desde el primer minuto.

Sede de Abertis. (EFE)
Sede de Abertis. (EFE)


En definitiva, concluyó que Abertis sí o sí pasaría a manos italianas y se lo trasmitió a Rajoy. Le explicó que Abertis iba a ser una segunda Endesa, en manos de la empresa pública transalpina Enel, que ha vaciado la que fuera gran eléctrica española con tentáculos en gran parte de Latinoamérica. Un continente donde España está perdiendo influencia dado que los gobiernos locales ya no tienen dependencia de Madrid en sus infraestructuras más básicas, como la energía, las telecomunicaciones y las líneas de trasmisión. Un distanciamiento que se pone de manifiesto en los litigios de Gas Natural en Colombia, Sacyr en Panamá, Indra en Brasil, Iberdrola y Red Eléctrica en Bolivia y Telefónica en Argentina.

El presidente, que tuvo una mala reacción con Mateo Renzi cuando fue primer ministro de Italia, se ha personado directamente en la disputa. Por ello, en un acto nada habitual, accedió a compartir mesa y mantel con Florentino Pérez. El primer accionista de la constructora quiso saber de boca del jefe del Gobierno las intenciones de España, dado que el Ejecutivo ha chocado últimamente con ACS por la tormenta de críticas que recibió el Gobierno del PP tras la indemnización de 1.350 millones que el Estado pagó por el gaseoducto del Castor, coste que ha supuesto un incremento de la factura del gas para los contribuyentes.

Además, en los distintos ministerios de Fomento, Energía e Industria siguen doliendo los tres arbitrajes internacionales interpuestos por la empresa del presidente del Real Madrid al Reino de España por la quiebra de TP Ferro, la concesionaria que opera el AVE que une nuestro país con Francia por el túnel del Perthús. Una filial de ACS que reclama en total al Gobierno hasta 1.000 millones de euros y que ha obligado a pleitear en unos tribunales de Suiza. Un litigio que también perjudica a la reputación de la constructora y al orgullo personal de Florentino Pérez, ya que se trata de una de las pocas quiebras que aparecen en su currículum como empresario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios