por acusarle de desviar dinero a panamá

Pérez Dolset se querella contra el Grupo Planeta por presunta falsificación de pruebas

El expresidente de ZED Worldwide, en libertad tras pasar tres semanas en la cárcel, se ha querellado contra la familia Lara por acusarle de tener cuentas inexistentes en Panamá

Foto: Javier Pérez Dolset. (Grupo ZED)
Javier Pérez Dolset. (Grupo ZED)

Javier Pérez Dolset, el expresidente de ZED Worldwide, vuelve a la carga. El empresario de la compañía tecnológica, que pasó 21 días en prisión el pasado mes de julio tras ser acusado por la Fiscalia Anticorrupción de provocar la insolvencia de la compañía, ha presentado una querella criminal contra el consejo de administración del Grupo Planeta por falsificar las pruebas que le llevaron a entrar en el centro penitenciario de Soto del Real. En concreto, por entregar al fiscal unas cuentas bancarias en las que presuntamente ocultaba 101,67 millones de dólares en Panamá que el juez comprobó 'a posteriori' que no existen.

Tras quedar en libertad el pasado 21 de julio, Pérez Dolset, asesorado por el abogado José Antonio Choclán, cursó ayer una querella criminal contra Planeta Corporación. Y, en concreto, contra José Creuheras, presidente del grupo; José Lara García, consejero delegado y nieto del fundador; Carlos Fernández Sanchiz, vicepresidente, y Luis Elías Viñeta, secretario del consejo de administración. La querella ha sido presentada en el Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional dirigido por Manuel García Castellón, el mismo que le mandó a prisión incondicional a petición de la Fiscalía y que posteriormente lo dejó en libertad con una fianza de 60.000 euros.

En la querella, Pérez Dolset, actualmente investigado por la quiebra de ZED Worldwide, la empresa de contenidos para móviles participada por su familia, Grupo Planeta, Juan Abelló y un grupo de inversores rusos, pide una condena de cárcel de entre 14 y 17 años contra los representantes de la compañía catalana por un presunto delito de falsificación, estafa procesal y detención ilegal. Adicionalmente, la familia reclamará una compensación económica —sin precisar en la querella— por los daños y perjuicios causados a la empresa. Un grupo que hace apenas tres años llegó a ser valorado en cerca de 2.000 millones de euros y que actualmente está en liquidación.

El escrito de Choclán hace hincapié en la documentación que Luis Elías presentó a la Fiscalía Anticorrupción sobre el presunto desvío de 85 millones de euros (101,67 millones de dólares) desde ZED Worldwide a Panareal SA. Una sociedad de Pérez Dolset que supuestamente disponía de cuentas en siete bancos del país centroamericano. Una vez que el empresario estaba en la cárcel, sus abogados presentaron al juez García Castellón los certificados de las propias entidades bancarias —Tower Bank International, FPB Bank, BBP Bank Panamás, Banistmo, Credicorp Bank y BHD Internacional— en los que se decía que Panareal no disponía ni había tenido cuentas con ellos.

En la querella se expone que los números de cuentas incluidos en el listado presentado por Luis Elías no se correspondían con las codificaciones utilizadas por los bancos respectivos. En consecuencia, Pérez Dolset sostiene que las pruebas fueron inventadas con el objeto de perjudicarle.

Panameños y rusos

García Castellón dejó en libertad al acusado en contra de la opinión de la Fiscalía después de llamar a declarar al secretario del consejo de administración del Grupo Planeta. Según fuentes jurídicas, Elías confesó que la información le había llegado en un sobre sin remitente. Tras el interrogatorio, aseguró que fue la familia Saint Maló, unos empresarios panameños con los que los Dolset ya tenían un litigio, quien le facilitó el listado de las cuentas bancarias.

Mikhail Fridman. (Reuters)
Mikhail Fridman. (Reuters)

Según información de la Unidad de Delitos Económicos de la Policía Nacional, que lleva un tiempo investigando el caso por presunta estafa, el Grupo Planeta e inversores de Europa del Este, vinculados a Mikhail Fridman —la segunda mayor fortuna de Rusia— y a Vage Engibaryan, presentaron a finales de noviembre de 2016 una oferta a precio de derribo para comprar ZED Worldwide y deshacerse de la familia Dolset, el primer accionista de la compañía.

En una junta extraordinaria de accionistas en enero de este año, Elías confirmó la oferta en consorcio con Bambalia, propiedad de Engibaryan, íntimo amigo de Fridman, y NPI Holding, cuyo directivos fueron arrestados el pasado otoño por sobornos. El representante legal de Planeta calificó a estos inversores rusos de “mafiosos”, si bien posteriormente matizó ese adjetivo al indicar que así se les había llamado en la prensa. Esa alianza se rompió tras la detención en Madrid de Peter Wakkie, un abogado holandés relacionado con Fridman al que la Fiscalía acusó por insolvencia punible, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios