un fondo aportará el 20% de la financiación

ACS 'venderá' hasta un 30% de Hochtief para financiar la compra de Abertis

La constructora española diluirá a casi la mitad su participación en la alemana para tomar la empresa de autopistas con un socio que aportará unos 3.400 millones de euros

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez. (EFE)

Florentino Pérez, Marcelino Fernández Verdes y todo el equipo de asesores corporativos y fiscales de ACS han decidido no irse de vacaciones para analizar todas las opciones posibles a través de las cuales lanzar una contra Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre Abertis por unos 17.000 millones de euros. La decisión que adoptó el consejo de administración de la semana pasada es que el intento de hacerse con la concesionaria pasa por Hochtief, su filial alemana, que abordará dos operaciones, para obtener unos 13.600 millones.

Por una parte, la compañía contempla la venta de cerca de un 30% de forma directa o mediante una ampliación de capital para obtener entre 3.000 y 4.000 millones, a la que no acudirá la española. Por otra, la petición de un crédito sindicado por un importe aún mayor, hasta llegar a 9.600 millones. Una transacción que irá acompañada de la entrada de un socio financiero con una participación cercana al 20% en el vehículo desde el que se canalice la inversión y que aportará los 3.400 millones restantes.

Los responsables ejecutivos de ACS están tratando de hilar muy fino para maximizar todos los intereses en juego en la que sería la mayor operación financiera de la historia del grupo de construcción y servicios. Florentino Pérez, presidente del holding, y Marcelino Fernández Verdes, consejero delegado de la matriz y de la filial alemana al mismo tiempo, están evaluando qué estructura es la más rentable para el grupo y, sobre todo, la menos dilutiva y la menos dolosa para los accionistas de la constructora.

Según han confirmado distintas fuentes, el principal objetivo de ACS es que la potencial adquisición de Abertis, que asciende a cerca de 17.000 millones de euros, no afecte a su recién estrenado rating. Es decir, a la solvencia del grupo, que tantos años le ha costado obtener y para lo cual ha tenido que vender activos por más de 6.000 millones de euros. Entre otros, el propio 10% que llegó a tener de la empresa catalana de concesiones, su participación en Iberdrola, sus aeropuertos y Urbaser, su negocio de servicios.

Por ello, la contra OPA se plantea llevarla a cabo desde Hochtief y no desde ACS. Pero con un matiz vital: que el aumento de la deuda en la que se tendrá que meter la alemana no afecte a la española. Por ello, la matriz no acudiría a la ampliación de capital que la subsidiaria con sede en Essen llevaría a cabo entre 3.000 y 4.000 millones. Una fórmula que facilitará la obtención de fondos para ayudar a financiar la adquisición de Abertis. También se baraja la venta de un paquete relevante a algún inversor para agilizar la consecución de liquidez adicional.

La alemana, en máximos por un efecto perverso

Hochtief cotiza cerca de sus máximos históricos, subida bursátil que se ha producido en los últimos dieciocho meses por la intención de ACS de hacerse con casi el 100% del capital. Los hedge funds han ido tomando posiciones en la alemana al descontar una fusión con absorción. Este espectacular ascenso -se ha encarecido un 100% desde abril de 2016- impidió la citada operación, ya que la española no se ha apreciado en la misma proporción en ese periodo, por lo que el canje hubiera sido dilutivo. Fue tal la especulación, que por momentos Hochtief llegó a valer más que ACS, dueña del 72% de la filial. Una incoherencia bursátil que aún se mantiene puesto que la diferencia de capitalización entre una y otra es de apenas 500 millones.

Sin embargo, esta revalorización le viene ahora de perlas a ACS, que podrá vender un trozo de Hochtief a un precio muy elevado con sustanciales plusvalías. Gran parte de las acciones de la alemana las compró por debajo de los 100 euros e incluso por debajo de los 75 y hasta de los 50 euros, por lo que multiplicaría por dos la inversión. Hochtief se cambia ahora a unos 150 euros, tras haber tocado los 170 hace apenas un mes.

En cualquier caso, de una u otra forma, la constructora con base de operaciones en Madrid rebajará su participación desde el 72% actual a cerca del 40%, lo que le permitirá desconsolidar el pasivo de Hochtief. La estructura no es sencilla porque al sacar a la alemana del perímetro de ACS la española tampoco podrá apuntarse todos los beneficios fiscales de los que ahora disfruta, motivo por el cual durante varios años ha ido incrementado poco a poco su participación en el grupo germano desde el 25% inicial hasta su posición actual.

La española bajará del 72% actual a cerca del 40% su presencia en la alemana para evitar verse afectada por el aumento de la deuda

Tanto Florentino Pérez como Fernández Verdes están analizando pros y contras de esta fórmula alambicada, que podría pasar por crear un vehículo ajeno para que la deuda que solicitará Hochtief sea considerada sin recursos para el accionista. Un truco contable que ACS ya utilizó en su intento por tomar el control de Iberdrola -llegó a disponer del 20%-, pero que ni los inversores ni las agencias de rating le admitieron y que llevó a la acción a desplomarse hasta los 13 euros por título. Una caída que puso en grave peligro las finanzas personales de los propios accionistas relevantes de la constructora, entre los que estaba el propio presidente, los Albertos, los March y Miguel Fluxá, todos ellos endeudados en 2.200 millones. Los dos últimos ya no están en el capital y los primos tuvieron que vender parcialmente para no ser ejecutados por la banca.

Florentino Pérez aprendió aquella lección y no quiere ni por asomo volver a poner en riesgo a ACS, obsesión que le ha llevado a reducir su abultado apalancamiento –llegó a tener cerca de 10.000 millones de deuda neta- a apenas 1.700 millones. Una mejora sustancial del balance que le permitió el pasado mes de junio obtener rating por primera vez en su historia. Una calificación de empresa segura para invertir que le facilitará financiarse en el mercado de bonos en lugar de con deuda bancaria a un precio más barato, con la consiguiente reducción de los costes financieros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios