tras comunicárselo a los March y los albertos

ACS proyecta crear un holding para integrar su constructora española con Hochtief

Florentino Pérez ya ha comunicado a sus accionistas de referencia su plan para poder apuntarse todo el beneficio de su filial alemana sin perder el control del consejo de administración

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez (d), junto al vicepresidente de la empresa, Pablo Vallbona. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez (d), junto al vicepresidente de la empresa, Pablo Vallbona. (EFE)

Florentino Pérez quiere dejar encarrilado el futuro de ACS antes de pasar el testigo a su sucesor, tal y como aseguró hace ahora casi un año. El presidente del grupo de construcción y servicios ha comunicado a sus accionistas de relevancia la intención de crear un holding para integrar la constructora española con Hochtief, de la que ya tiene un 60% del capital, sin perder el control de la gestión a favor de la compañía alemana.

El proyecto fue comunicado en enero por Florentino Pérez a la familia March, dueños del 13% de ACS, y a los Albertos, que aún mantienen el 8,6% del capital, en la reunión tradicional que el empresario suele celebrar antes de los consejos de administración mensuales. El primer ejecutivo de la compañía les explicó la estructura que tendría la operación y que siempre salvaguardaría la gestión del holding desde Madrid.

La operación consistiría en la constitución de un conglomerado con mayoría de consejeros españoles que haría de paraguas de la integración del negocio constructor de ACS, representado principalmente por Dragados, y Hochtief. En esta fusión, la alemana tendría mayor ponderación que la española, ya que su cifra de negocios ascendía a 18.700 millones a 30 de septiembre de 2014 frente a los 2.684 millones que factura la antigua compañía participada por Banco Santander.

Hochtief, con gran presencia en Asia/Pacífico y América, representa el 66% de todos los ingresos del Grupo ACS, pero tan sólo aporta el 27% del beneficio neto. La desproporción se debe a los problemas que Florentino Pérez descubrió cuando se hizo con el control del consejo de administración de la alemana al superar el 51% del capital hace ahora casi dos años. Actualmente, la multinacional participada por los March y los Albertos tiene ya el 60% de la empresa germana, que fue sometida, junto con su filial australiana Leighton, a un severo plan de saneamiento. Primero vendió activos, como los aeropuertos, y después lanzó una OPA desde la primera sobre la segunda para tener todo el control. 

Una vez que Hochtief ha vuelto a dar beneficios, Pérez cree que es el momento de pasar a la segunda fase del proceso, tal y como en su día hizo con Dragados, para poder apuntarse los resultados positivos de la alemana y no sólo el 60%, como en la actualidad. En los nueve primeros meses de 2014, el beneficio operativo del área de construcción de Hochtief fue de casi 800 millones, frente a los 170 millones de Dragados. Además, con la integración ACS centralizaría todos los flujos de caja de las filiales, que ahora se gestionan por separado, con lo que se resolverían los problemas de circulante que ha tenido en los últimos años.

Qatar, socio principal

No es la primera vez que el presidente de ACS sondea esta opción de fusionar sus dos principales constructoras, información que también ha compartido recientemente con varios inversores institucionales del grupo. Fuentes de los accionistas de referencia de la primera compañía española del sector explican que la operación ya fue estudiada meses atrás, pero las dificultades del grupo, que registró pérdidas de más de 2.000 millones en 2012, y el recorte del dividendo dejaba al núcleo duro de la multinacional en una situación poco proclive a ninguna integración.

No obstante, el mayor escollo era que, al ser Hochtief mucho más grande que Dragados, la sede de la cabecera debería estar situada en Alemania y el consejo de administración, dominado por germanos. Un asunto muy relevante porque en las compañías alemanas existen dos órganos de control, el propiamente operativo y otro llamado de supervisión, del que forman parte los sindicatos y las instituciones sociales para defender los intereses de los minoritarios.

El calendario tentativo de la operación, que todavía tiene que superar varios escollos relevantes desde el punto de vista legal, arrancaría antes del verano, según lo que avanzó Pérez a sus accionistas el pasado mes de enero. Además de la reunión con los March y con Albertos, el presidente del grupo también se vio en Navidad con los representantes de Qatar, uno de los mayores inversores de Hochtief, para explicarles los planes de integración. Obtuvo su visto bueno.

Hasta el punto de que el emirato estaría dispuesto a tener una presencia más activa en el nuevo holding si Corporación Financiera Alba y los Albertos deciden continuar con su retirada paulatina del capital. Los March, que llegaron a tener el 22% de ACS, ahora apenas ostentan el 13%, mientras que los famosos primos han bajado su participación a cerca de la mitad. Con la reciente refinanciación de la deuda corporativa, incluida la vinculada a la compra de Hochtief, y la salida a bolsa de su filial de renovables (Saeta), el viento sopla de cola para la creación de la nueva ACS.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios