CONSEJO ESTELAR DE LA GASISTA EL PRÓXIMO MIÉRCOLES

Fainé corta las alas a Rosell y deja al presidente de CEOE fuera de Gas Natural

El plenipotenciario jefe de La Caixa tiene planes propios para Gas Natural, y entre los mismos no figura Juan Rosell. El presidente de CEOE dejará el consejo la próxima semana

Foto: El presidente de la CEOE, Juan Rosell (i), y el presidente no ejecutivo de Gas Natural, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de la CEOE, Juan Rosell (i), y el presidente no ejecutivo de Gas Natural, Isidre Fainé. (EFE)

Isidre Fainé no tendrá funciones ejecutivas en Gas Natural, pero eso no significa que el jefe superior de La Caixa, el empresario más poderoso de Cataluña, carezca de credenciales para pilotar desde su flamante presidencia todo el desarrollo estratégico de la empresa energética. Fainé será investido el miércoles como nuevo hombre fuerte de la compañía gasista, a la que llega con la alfombra roja tendida y el deseo de imponer su sello personal e intransferible, sobre todo en el área institucional. El nuevo consejo de administración estará encabezado por los hombres de Criteria, el brazo industrial de La Caixa, y curiosamente entre los nuevos miembros no va a figurar un histórico como Juan Rosell, el presidente de CEOE, que abandona después de siete años el máximo órgano de gobierno de Gas Natural.

La salida de Rosell constituye el hecho más relevante en la renovación ejecutiva de la empresa, tras la entrada en el capital de Global Infraestructure Partners (GIP). En medios empresariales, se considera que el fondo estadounidense no ha tenido nada que ver en el cese, sino que ha sido el propio Fainé quien ha querido cortar las alas del que durante algún tiempo fue considerado su delfín en el imperio de La Caixa. Fuentes de Criteria han declinado cualquier comentario al respecto, asegurando que hasta el día 21 no se harán efectivos los nombramientos de los nuevos consejeros. Será entonces cuando Fainé suba por la misma escalera de Gas Natural por la que ahora le toca bajar al presidente de CEOE.

Logo de Gas Natural Fenosa. (Reuters)
Logo de Gas Natural Fenosa. (Reuters)

Desde su ascenso a la cúpula patronal española como sustituto de Gerardo Díaz Ferrán en diciembre de 2010 ,uno de los grandes estigmas que ha tenido que soportar Juan Rosell ha sido el derivado de su vinculación con el grupo de La Caixa. No son pocos los rivales en el seno de la CEOE que han tildado a Rosell como “un empleado de Fainé”, lo que ha provocado en el entorno del propio interesado el lógico afán por sacudirse cualquier sambenito que pudiera deteriorar su capacidad de liderazgo al frente de la primera organización empresarial de España. Rosell revalidó su trono presidencial en diciembre de 2014, tras una enconada lucha con Antonio Garamendi, y desde entonces su proyección y visibilidad pública se han hecho cada vez más notorias.

El plan de carrera protagonizado por el presidente de la CEOE le ha otorgado galones suficientes para que su nombre empezase a ser asociado con el proceso de renovación que ha tenido que afrontar La Caixa como consecuencia del rescate bancario pactado con la Comisión Europea. Rosell figuró en la lista oficiosa de candidatos que circuló en su día como eventual presidente de CaixaBank, una nominación que probablemente fue promovida muy a pesar de los deseos reales del máximo responsable de la CEOE, y que finalmente causó estragos en la deteriorada relación con su valedor. Más verosimilitud pero no menos daño produjo también la teórica aspiración de Rosell al más alto sillón de Gas Natural, que desde hace tiempo estaba reservado para el mismísimo Fainé.

Sea como fuere, dentro del círculo que rodea y protege al gran jefe de La Caixa existe la impresión de que Rosell se ha pasado de frenada en su deseo de volar solo por el mundo de los negocios aprovechando su exquisita atalaya madrileña de Diego de León 50. El presidente de CEOE tiene además otro ‘agravante’ que puede convertirle en un personaje incómodo para Fainé en la nueva etapa de Gas Natural, y es su vinculación y experiencia de muchos años dentro del sector energético. No se olvide que Rosell fue también consejero de Endesa en los célebres momentos de la guerra de opas provocada precisamente por La Caixa en el año 2005.

Fainé se rodeará en el consejo de Gas Natural de dos de sus máximos hombres de confianza, como son Alejandro García-Bragado y Marcelino Armenter

La pérdida del sillón en la empresa gasista 'tocará' también directamente al bolsillo del presidente de la CEOE, quien no en vano se embolsó en 2015 más de 200.000 euros por sus servicios como administrador de la compañía. En este importe están incluidas dos 'pagas', una como miembro del consejo y otra como componente de la comisión ejecutiva de Gas Natural, a la que se incorporó Rosell el pasado año. Los ingresos acumulados por el actual presidente de la patronal durante los siete años largos que ha permanecido en el 'sanedrín' de la compañía que ahora va a presidir Fainé se estiman en torno al millón de euros.

El nuevo general en jefe de la empresa gasista estará flanqueado en el principal órgano de gobierno de la compañía del Ibex por dos personas de su más directa confianza, como Alejandro García-Bragado y Marcelino Armenter, vicepresidente primero y director general respectivamente de Criteria, el 'holding' industrial del que cuelgan todas las participaciones de La Caixa, salvo las que CaixaBank tiene directamente en Telefónica y Repsol. El cuarto consejero del grupo catalán en Gas Natural será Enrique Alcántara. Junto a Rosell, saldrá también del consejo Heribert Pedrol, aparte de Salvador Gabarró, el hasta ahora presidente de Gas Natural. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios