ENTREVISTA A PEPU HERNÁNDEZ

"Madrid no debe perder su sueño olímpico. Es una ciudad que merece los Juegos"

El aspirante socialista al Ayuntamiento de Madrid ve prioritario lograr un reequilibrio en la capital y acabar con las desigualdades. Eso sí, insiste en no renunciar a unos futuros JJOO

No tardó "mucho tiempo" en decidirse después de recibir la llamada de Pedro Sánchez. Preguntó a los suyos, les advirtió de que su vida podía cambiar y le dijeron que sin miedo, que si era "feliz" aceptando la oferta, que lo hiciera. Y dijo sí. Quería "ayudar a la ciudad de Madrid, al PSOE, a formar un equipo". Pepu Hernández (Madrid, 1958), tras varios descartes, asumió la candidatura socialista a la alcaldía de la capital, una plaza maldita desde hace 30 años. Una fortaleza que parecía inexpugnable para el PP y que perdió hace cuatro años a favor de Manuela Carmena, que hoy es favorita en las encuestas pero que necesitaría los votos de los concejales del PSOE para mantener la alcaldía.

Es, sin duda, la apuesta más personal de Sánchez para este 26-M. Y quizá la más arriesgada. El exseleccionador nacional de baloncesto, el que encumbró a España en el Mundial de Japón de 2006, acaba de aterrizar en la política y, aunque dice que se encuentra cómodo, se le nota con menos experiencia. En los debates se aferraba a sus papeles. Reconoce esa falta de soltura, pero subraya que se toma "en serio" su proyecto y también deplora los "prejuicios" que se han vertido contra quien viene de fuera de la política y quiere echar una mano. Insiste en que ha pateado la ciudad, que sabe gestionar equipos, ponerlos a punto para que puedan "competir y ganar". "Posiblemente no conozco el funcionamiento del Ayuntamiento de Madrid —admite—, pero sí me he interesado por saber cómo viven los madrileños, y eso es una cuestión muy importante. Visité primero todas las agrupaciones del PSOE en todos los distritos para percibir las necesidades de Madrid. Yo quería sobre todo oír". De ahí que insista en que la herida fundamental de la capital sea la desigualdad, y que se proponga combatirla. No niega que, si da la suma, pactará con Carmena y recalca que lo "preocupante" es que PP y Ciudadanos no pongan reparos en sumar a Vox.

PREGUNTA. Dice que está visitando todos los distritos en campaña. ¿Con qué urgencia se queda? ¿Qué le ha llamado la atención de la ciudad visitándola como candidato?

RESPUESTA. Madrid es una ciudad con un potencial tremendo, con una energía grandísima, pero está desequilibrada. Hay un desequilibrio y una desigualdad entre hombres y mujeres, entre los barrios del norte y del sur. Los del norte tienen la actividad económica, los grandes eventos, y los del sur son los que tienen las incineradoras y las depuradoras, y algunos centros logísticos. La esperanza de vida del sur es de tres años menos respecto al norte. Ahí ya vemos datos muy llamativos. Hay un problema de desigualdad, de desequilibrio en general, porque parece que todos los problemas siempre están abajo en el sur y en determinados barrios y porque la energía no sale de la M-30. El centro es muy importante, y es muy vistoso, artística y culturalmente, con patrimonio, pero debería ser más atractiva toda la ciudad. La idea es levantar toda la ciudad un poco más. Si todos estamos a un mejor nivel, la cuestión económica se irá solucionando, también la igualdad, las necesidades de distintos servicios...

La remunicipalización de la limpieza es complicada y hay que ver las cuentas. Pero se pueden remunicipalizar servicios


P. ¿Su apuesta es el sur de la capital?

R. Mi apuesta es toda la ciudad, porque creo que es muy importante entender una ciudad globalmente, pero para reequilibrar es necesario apostar más por determinados barrios para que todos sean mucho más parecidos. Vamos a levantar el nivel. Reequilibrar no es perjudicar a nadie, es que todos vayamos creciendo con muchísima más igualdad. Es una cuestión de justicia. Para mí, hay dos palabras fundamentales: la democracia y la justicia. A partir de ahí, vamos a intentar ser justos absolutamente para todos los distritos de Madrid.

P. ¿Manuela Carmena no ha sido suficientemente equilibradora de la ciudad?

R. Yo creo que ha tenido muchas dificultades. Sus objetivos eran buenos. Y también sus propuestas. Pero ha llegado muy escasa de energía también a determinadas actuaciones.

El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)
El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)

P. Pero ustedes, el PSOE, han apoyado su gestión en los últimos cuatro años.

R. Claro, pero ella ha pasado dos años y medio tratando de poner de acuerdo a su equipo. Después de eso, le ha quedado un tiempo muy reducido para actuar. Lo que proponemos es un equipo que viene ya puesto de acuerdo de casa, que casi es un equipo de gestión, con las preferencias y las prioridades claras. Siempre he creído también en la potencia de un partido. Ella, lo repitió en el debate de Telemadrid [el miércoles], no pertenece a ninguno. Yo creo que la experiencia del PSOE, con 140 años de historia, y con un potencial sobre el municipalismo y una experiencia en los ayuntamientos que ha demostrado siempre, es algo muy importante. Y ojalá ya tengamos la perfecta coordinación con Ángel Gabilondo y con el Gobierno del Estado.

P. ¿Cree que Madrid está sucio?

R. Creo que algunos distritos de Madrid están muy sucios. Muy sucios. Hay otros sucios, otros que están impecables porque se ha ejercido un trabajo y un refuerzo sobre la limpieza que está bien. Pero no solo se trata del Madrid vistoso, atractivo. Todo Madrid merece la pena. Todo Madrid tiene que ser atractivo. Se hicieron los contratos muy mal. Se firmaron en 2013 [con Ana Botella, del PP, como alcaldesa] que duran ocho años, que recortan 2.000 trabajadores de limpieza viaria y que siguen vigentes... Nosotros tendremos que reforzar hasta que se puedan cambiar los contratos, y proponemos cambiarlos para que los intereses de los ciudadanos estén por encima de los de las empresas contratistas y que también sean contratos por cada distrito, porque no todos los distritos son iguales. Y tienen unas necesidades distintas. Eso hay que vigilarlo y controlarlo.

Carmena ha pasado dos años y medio tratando de poner de acuerdo a su equipo. Después, le quedó poco tiempo para actuar

P. Ahora Madrid defendía la necesidad de la remunicipalización de servicios. Ahora lo defiende más Madrid En Pie. ¿Lo vería con buenos ojos el PSOE?

R. La remunicipalización de la limpieza es muy complicada y hay que ver cómo son las cuentas. Como se echó atrás hace mucho tiempo, recuperarla sería difícil. No planteamos eso. Pero no perdemos de vista la posibilidad de remunicipalizar determinados servicios, como polideportivos, los servicios sociales... Ahí sí se puede hacer, porque tiene que ser una gestión mucho más directa. Para mí, es muy importante la desconcentración, descentralización de Madrid, para que tengan mucho más poder las juntas municipales de distrito, con perfecta coordinación de todo Madrid, del Madrid global, pero que tengan más que decir sobre el trabajo directo de sus barrios en determinados temas (servicios sociales, reparaciones de vías públicas...). Y sin crear problemas de desigualdad.

P. El gran caballo de batalla del mandato ha sido Madrid Central. Usted hablaba de mejorar la coordinación. ¿Puede concretarlo más?

R. Madrid Central es una propuesta del PSOE. No estamos en contra de Madrid Central, pero siempre pensamos que se puede hacer mejor. Con más información, con más contactos con los agentes implicados, que son vecinos, visitantes, comerciantes, taxistas... Claro que hay que potenciar Madrid Central y darle mejor transporte público. Hacer que Madrid sea sostenible, que mejore en contaminación y siga siendo a la vez atractiva. Pero solo se habla de Madrid Central. ¡Si es que hay mucho Madrid y hay que actuar sobre otros barrios!

Pepu Hernández advierte de su preocupación por la extrema derecha. (Carmen Castellón)
Pepu Hernández advierte de su preocupación por la extrema derecha. (Carmen Castellón)

P. Pero ha transformado profundamente la ciudad y es uno de los legados que deja Manuela Carmena.

R. No hay ninguna ciudad del mundo comparable con Madrid que no esté actuando. Unos lo hacen de una forma, otros de otra. Pero ese es el camino. No podemos negar la contaminación, que es un problema de salud pública. No hay opción B.

P. ¿Sería partidario de ampliar Madrid Central, que se extienda hasta el anillo interior de la M-30?

R. No es una cuestión solamente de ampliar, es actuar sobre todo Madrid. Proponemos más aparcamientos disuasorios, fomento de otro tipo de transporte, que se mejore el transporte público... Poco a poco se irá transformando también el parque automovilístico de Madrid hacia el vehículo eléctrico y vamos a tratar de ayudar para que eso ocurra... No es una cuestión de mañana o pasado, sino de futuro, pero hay que actuar ya. Los jóvenes dicen que no hay planeta B, pues yo digo que no hay Madrid B, Madrid tiene que ir en esa dirección, así que trabajemos sobre ello, no neguemos que sea un problema, como hacen otros partidos, y trabajemos sobre eso. Hay propuestas que son ocurrencias.

El centro es muy importante, y es muy vistoso, artística y culturalmente, pero debería ser más atractiva toda la ciudad

P. Sabe que hay quejas de alcaldes socialistas de la zona sur de Madrid con respecto a los semáforos instalados en la A-5. ¿Hay que soterrar ese tramo del paseo de Extremadura, como quieren PP y Cs?

R. El Madrid global no puede actuar con independencia. Está rodeado de un área metropolitana muy importante, con la que debe coordinarse. Madrid es de los madrileños que viven en la ciudad, de los que vienen a trabajar, de los que lo visitan... Tenemos que resolver ese complicado rompecabezas, que es mucho. Los semáforos de la A-5 pueden estar bien, pero no se soluciona el problema solo con ellos. Hacen falta aparcamientos disuasorios, comunicarlos mejor con transporte público para que la gente pueda moverse por Madrid... Si es necesario, habrá que convocar a la Administración del Estado para que haya carriles de alta ocupación, otros medios de transporte... O una M-35 [como propone Carmena].

Pedro Sánchez, con Pepu Hernández y José Manuel Franco, este jueves en Usera. (EFE)
Pedro Sánchez, con Pepu Hernández y José Manuel Franco, este jueves en Usera. (EFE)

Es posible que se necesite todo eso. ¿Pero solucionar el problema soterrando? Nunca me olvido de que en ese tramo los autobuses pasan pegaditos a las viviendas y puedes pasar el dedo por la contaminación que hay en los edificios. No me olvido de los vecinos de Batán y de los que están en Campamento. Hay que pensar que menos ruido y menos contaminación es mejor. Pero también es cierto que a lo mejor soterrando creamos un problema mayor en un momento determinado, y eso cuesta un dinero. No vamos a volver a las políticas del PP de 26 años, en los que endeudó a la ciudad con 8.800 millones de euros. Ya sé que no sería esa cantidad, pero he oído propuestas por 160 millones, por 400, y a mí me han dicho que eso sería mucho más caro, cerca de los 700 millones... Vamos a cuidar esto también. Si es una solución el soterramiento, por supuesto que lo aplicaremos, pero si es viable económicamente y si resuelve un problema importante que hay en Madrid.

P. Vayamos a la Operación Chamartín. ¿Cuál es su propuesta de mejora? Porque el planeamiento lleva dos décadas atascado y esta legislatura se ha estado muy cerca y, de hecho, Carmena preguntó esta semana a los grupos para ver si podía sacarlo adelante. Si quieren hacer modificaciones, habría retrasos.

R. Claro, es lo que menos me gustaría. Por supuesto que lleva décadas de bloqueo, que el PP lo podía haber sacado en su etapa de gobierno. No se hizo. Ahora se hace de una manera, con el apoyo de PP y Cs. Bien, correcto. Pero yo siempre pregunto, ¿se puede mejorar? Sí. ¿Podemos meter más vivienda pública? Sí. ¿Se puede llegar al 50%? Eso beneficiaría a Madrid. Yo la llamo oportunidad Chamartín, como oportunidad Campamento, como oportunidad Desarrollos del Sureste. ¿Cuál es el problema de Madrid? Vivienda, movilidad, carencia en algunos distritos de espacios verdes. Vamos a ver si se puede mejorar. Yo no quiero retrasarlo, no es ninguna opción, no quiero bloquearlo...

En mi vestuario, sí se hablaba de política. Se piensa que a los deportistas no les preocupa nada más. Y eso es injusto

P. ¿Lo aprobaría en el primer pleno ordinario del mandato, como quiere la alcaldesa?

R. Si se mejora, sí.

P. ¿Y qué legado le gustaría dejar para la ciudad? En su programa electoral, llama la atención que no hay 'medidas estrella' o grandes reformas urbanísticas.

R. Me da la sensación de que esas medidas son puramente electoralistas. Y los legados también pueden ser electoralistas. Lo que propongo yo son muchas actuaciones sobre Madrid que transformen la ciudad, la hagan más atractiva y competitiva. Me gustaría que el centro tuviera más barrio y que los distritos de fuera de la M-30 contaran con los mismos servicios que los que tiene el centro. Me gustaría que Madrid fuera una ciudad en la que todos se sintieran bien atendidos y donde hubiera una igualdad real entre hombres y mujeres. Eso sería un buen legado.

El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)
El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)

P. Un legado no de Juegos Olímpicos, pero sí de pequeñas cosas.

R. Los Juegos Olímpicos, después. Después de un Madrid justo, limpio, seguro y habitable. Pero Madrid no debe perder la idea de los JJOO. Es una ciudad que puede merecerlos, pero tenemos que pelear para merecerlos mucho más. ¿Cómo? Siendo una ciudad equilibrada y competitiva en todos los aspectos, y dotándola de la experiencia que se va necesitando. El sueño olímpico se ha abandonado. Los edificios que se construyeron se están utilizando para otras cosas. Deberíamos empezar a plantearlo poco a poco —no de cero—, porque Madrid no debe perder su sueño olímpico nunca y tenemos que tenerlo previsto. Pero, por supuesto, hay otras prioridades.

P. Hablar de pactos poselectorales es inevitable. Si la suma de la izquierda da, como dicen las encuestas, ¿qué prioridades tendrá el PSOE a la hora de elegir carteras?

R. Lo voy a decir muy claro. Primero hay que dejar que los madrileños voten. Creemos que la movilización es muy importante. El día 28 de abril tuvimos 500.000 votos en Madrid, fuimos la fuerza más votada. Y es verdad que la izquierda ha tenido 800.000. Pero es que las dos derechas, con la extrema derecha, tuvieron 900.000. Si sumamos, creemos en un Madrid progresista, claro. Las carteras son cuestiones posteriores. Esto no puede ser un reparto. Sí pensamos que nos deberíamos apoyar del todo, por supuesto [en referencia a un Gobierno de coalición con Carmena]. Nuestra oposición va a ser siempre a las políticas que nos parecen demasiado individualistas. La política liberal es 'arrégleselas usted como pueda'. Nosotros trabajamos para todos los ciudadanos de Madrid.

No podemos negar la contaminación, que es un problema de salud pública. No hay opción B a Madrid Central

P. Y si la izquierda no suma o si el PSOE obtiene un resultado peor que el de 2015 [nueve concejales y un 15,27% de los votos], ¿se marcharía o se quedaría en la oposición?

R. Mi compromiso personal, con el partido y con Madrid, desde el primer momento, es para cuatro años, me pongan donde me pongan los madrileños. Yo he venido a ayudar. Pero hay que reflexionar sobre lo que puede ser volver a políticas de endeudamiento, de fondos buitre, de problemas relacionados con la construcción... y apoyados en la extrema derecha. A mí, es un tema que me preocupa muchísimo. A Ciudadanos y al PP, parece no preocuparles. Me extraña mucho, pero creo que no avanzan en línea con las derechas europeas modernas, que aíslan a la extrema derecha porque es un verdadero problema para el desarrollo de Europa y de las ciudades.

P. ¿Teme que haya un voto útil a Manuela Carmena y que los votantes de la izquierda entiendan que ella es su candidata natural?

R. Bueno, creo que el votante de izquierdas tiene que pensar que el voto útil es a la izquierda, al progresismo. Creo que el PSOE ha demostrado que es quien ha sabido pararle los pies a la extrema derecha en el resto de España. Y que somos los que ofrecemos propuestas útiles para Madrid.

El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)
El candidato socialista, durante la entrevista en la redacción de EC. (Carmen Castellón)

P. Una de las críticas que le hacen a menudo es que siempre lee los papeles. Todo hay que decirlo, en esta entrevista usted no ha traído ninguno.

R. Simplemente es que me tomo en serio Madrid y me gusta explicar claramente cuáles son nuestras propuestas. No me importa la imagen personal que doy en ese momento, lo que quiero es comunicar directamente nuestro proyecto. Hay gente que me dice que todos los políticos y programas son los mismos. Yo me paro y les digo que no. Algunos nos lo tomamos en serio y no predicamos ocurrencias.

P. ¿Qué tal la relación del baloncesto con la política? ¿En los vestuarios se debate de esto?

R. Yo no puedo opinar por otros vestuarios, pero del mío sí. Y en el vestuario, igual que en los desplazamientos, en hoteles o en ratos libres, sí se hablaba de política. Pienso que es importante que los jugadores hablen de su vocación y su profesión, pero hay gente que identifica a los deportistas como gente a la que no le preocupa absolutamente nada más. Y eso es injusto. Nos preocupan todas las cosas que preocupan al resto de ciudadanos.

Yo he hablado de política con jugadores nacionales y de política internacional con jugadores extranjeros. Por ejemplo, la visión que tienen los exyugoslavos, serbios y croatas, de determinados fenómenos, y también con los americanos, que me decían que por supuesto que había armas de destrucción masiva. Yo les decía que no, que no las había. Me acuerdo de Adam Keefe, que lo hablábamos mucho. Y que por cierto aún me debe una cena.

Merecería la pena dar una vuelta muy rápida a la Operación Chamartín para no retrasar ni crear ningún problema a nadie

P. Aprovechando que hablamos de su etapa como entrenador, le quiero preguntar por una información que publicamos en este periódico sobre la sociedad mercantil Saitama. Nos quedamos con la duda de por qué la creó si dijo que no era para ahorrarse impuestos, ya que nunca llegamos a ver la documentación.

R. Yo entiendo que cuando entras en política tiene que haber una transparencia absoluta. En ese sentido, nunca me he sentido aludido, porque creo que he actuado conforme a la ley y conforme a mis exigencias éticas. Si me preguntas directamente por esa sociedad, por supuesto que no estaba pensando en los impuestos en ese momento, pensaba en la relación que mantenía con esa empresa donde nos facilitaban las cosas así, de esa manera. La verdad es que yo no he llevado esas cuestiones directamente, pero siempre quise garantías de que estábamos actuando bien. Es posible que, pasado un tiempo, esas condiciones que se daban en 2006 hubieran cambiado en 2009 o 2010. No creo que haya cometido ningún error, porque era una cosa que se proponía por parte de las empresas y de la propia Agencia Tributaria.

P. Ha coincidido ya con sus adversarios de otros partidos en debates. No sé si ha tenido mucha oportunidad de conocerlos. ¿Se tomaría una caña o un chocolate antes con José Luis Martínez-Almeida o con Begoña Villacís?

R. Yo creo que tanto con Villacís como con Almeida serían más bien unas cañas. Y un chocolate con churros o con magdalenas me lo tomaría con Manuela, claro.

P. ¿Y con Javier Ortega Smith, de Vox?

R. Tendríamos muy poco de lo que hablar.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios