DESAYUNO INFORMATIVO EN LA CAPITAL

Pepu 'copia' a Sánchez: o la izquierda suma o las derechas gobiernan en Madrid

El candidato a la alcaldía importa el discurso del presidente en las generales y recuerda que el "riesgo" de que Vox gobierne o condicione el futuro Ejecutivo local sigue siendo "muy real"

Foto: Pepu Hernández saluda a Ángel Gabilondo al final del desayuno informativo del primero en el Casino de Madrid, este 8 de mayo. (EFE)
Pepu Hernández saluda a Ángel Gabilondo al final del desayuno informativo del primero en el Casino de Madrid, este 8 de mayo. (EFE)

Ya lo anticipaba la dirección federal del PSOE hace unos días. El discurso que Pedro Sánchez utilizó en las generales, y el que contribuyó a su victoria en la noche del 28 de abril, no ha caducado. La disyuntiva, decía el presidente en sus mítines, es avanzar o retroceder, una España "en blanco y negro" o una que mire al futuro, o una izquierda "sensata", "moderada" y "cabal" en el Ejecutivo o bien la "involución" que representan las derechas de PP, Ciudadanos y Vox. La cúpula cree que ese riesgo, pese a que no se materializó hace diez días, sigue existiendo y puede tomar cuerpo en las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, en las que una baja participación puede perjudicar las expectativas de la izquierda y donde el funcionamiento de la Ley Electoral es distinto. Un mensaje que puede ser efectivo, señalan en el equipo del jefe del Ejecutivo en funciones, en Madrid, la joya de la corona y que se ha convertido en su apuesta más personal. Tanto con Ángel Gabilondo como candidato a la presidencia de la Comunidad como con Pepu Hernández como aspirante a la alcaldía de la capital.

Dicho y hecho. El exseleccionador nacional de baloncesto importó este miércoles el discurso de Sánchez del 28-A para su propia campaña en un desayuno informativo en Madrid, en la que fue la puesta de largo de su candidatura a menos de dos días de que arranque el camino oficial hacia las urnas. El "riesgo" de que la extrema derecha forme parte del gobierno o condicione el futuro gobierno de la capital, señaló, "es muy real". Así que el mensaje ha de ser el mismo. Si hace 10 días los ciudadanos demostraron con sus votos que "se puede parar los pies" a los ultraconservadores, él quiere "lo mismo" para Madrid.

"O gobierna la izquierda o gobiernan las dos derechas" ayudadas por Vox, "esa es la verdadera elección". "No vale sorprenderse luego". "El PP y Ciudadanos lo tienen claro y solo el PSOE es capaz de parar los pies a la extrema derecha", sostuvo Hernández durante el desayuno organizado por Nueva Economía Fórum en el Casino de Madrid. "O suma la izquierda o suma la derecha con la extrema derecha", reforzó. Tenía delante a una abultada representación del Gobierno de Sánchez: allí estaban sentados los ministros de Interior (Fernando Grande-Marlaska), Transición Ecológica (Teresa Ribera), Sanidad (Luisa Carcedo), Trabajo (Magdalena Valerio) y Justicia (Dolores Delgado), además del director de Gabinete del jefe del Ejecutivo, Iván Redondo, y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños. También le arropaban el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, y el candidato al Gobierno regional, Ángel Gabilondo. Quien ejerció de presentador, sin embargo, fue el exjugador senegalés de baloncesto Sitapha Savané.

El aspirante llama a "parar los pies a la extrema derecha" en la capital, un objetivo que "solo el PSOE" se ve capaz de alcanzar, como ocurrió el 28A

El propio Gabilondo también se alineó con el discurso federal. A la salida del desayuno, dijo a los periodistas que "sería malo para Madrid y para España que [Vox] tuviera una influencia determinante en el Gobierno" y que están muy claras las "alianzas y sumas" que prometen "un proyecto de progreso, transformación, reforma y modernidad" y las que en cambio traen consigo "involución o regresión", informa EFE.

Es cierto que el 28-A el PSOE ganó en la Comunidad de Madrid por primera vez —no ocurría desde 1986—, y también en la ciudad. Consiguió 1.024.453 votos y 11 escaños, por delante de Cs (786.025, ocho parlamentarios), PP (699.904, siete actas), Unidas Podemos (609.802, seis) y Vox (520.417, cinco asientos). La suma de las tres derechas sí superaría a la izquierda, de modo que la extrapolación de las generales a municipales y autonómicas sí haría más factible que ambas instituciones las gobernasen PP y Cs —está por ver quién queda por encima— con el concurso de Vox. En la dirección socialista subrayan que los resultados de generales no son intercambiables con los de otros procesos, pero sí que también inciden en que ese "riesgo" de una alianza de las formaciones de Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal no se ha conjurado y dependerá mucho de la movilización de los electores. "Queremos no un Madrid gris o un Madrid en blanco y negro, sino un Madrid en color", sentenció, de nuevo replicando el discurso nacional del presidente en funciones.

Vox quiere "esconder" al colectivo LGTBI

Hernández enfatizó mucho ese mensaje en el desayuno informativo de este miércoles, incluso cuando le preguntaron si estaría dispuesto a entrar en el Gobierno de Manuela Carmena o si le gustaría que la actual alcaldesa entrara en un Ejecutivo que él dirigiera. "Hay que cumplir una etapa después de otra [...]. Los madrileños esperan un Gobierno socialista desde hace 30 años —el último alcalde fue Juan Barranco, desalojado por una moción de censura en 1989—. No voy a dejar de responder a la cuestión de los pactos, pero esa es otra etapa", adujo, para reiterar que "es muy importante" que cale el mensaje de que "o suma la izquierda o podrían gobernar las derechas con la extrema derecha y sería una imagen desastrosa". "A partir de ahí, veremos los números, hablaremos. Ojalá las fuerzas progresistas triunfemos en Madrid", remachó. El candidato, por otro lado, no se negaba a acuerdos con Carmena, y ella tampoco lo ha hecho. Prueba de la sintonía entre las dos fuerzas es que al desayuno asistió el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaño.

"Queremos no un Madrid gris o un Madrid en blanco y negro, sino un Madrid en color", asegura, replicando también el discurso de Sánchez

Una de las medidas que ya ha anunciado Vox que haría es sacar la fiesta del Orgullo LGTBI del centro de la capital, para llevarla a la Casa de Campo. No solo eso, su aspirante, Javier Ortega Smith, quiere obligar a sus organizadores a pagar la limpieza, tal y como afirmó en un debate electoral el pasado lunes organizado por 'El País'. "Es muy duro" que la ultraderecha plantee eso, señaló Hernández como prueba del extremismo de sus planteamientos. "Está demostrando las formas y las cosas que piensan". Esa propuesta "lógicamente tiene un fondo", que es "esconder" y "invisibilizar" al colectivo LGTBI. Para el candidato socialista, el Orgullo no debería ser solo una fiesta concreta "de especial trascendencia", sino una "reivindicación constante". "Es un orgullo para Madrid el Orgullo", zanjó.

Pepu 'copia' a Sánchez: o la izquierda suma o las derechas gobiernan en Madrid

Hernández tiene claro que Vox permitiría una investidura de la aspirante de Ciudadanos, Begoña Villacís, "porque lo han demostrado" en Andalucía. "Lo que no entiendo es cómo un partido puede aceptar determinados apoyos", indicó, para cargar contra la formación naranja, una fuerza "liberal que hace un rato era socialdemócrata". "Sería nefasto tener el apoyo de la extrema derecha", abundó.

El eje de su programa será la "igualdad": plantea un nuevo PGOU, mejorar la limpieza, la movilidad o la falta de vivienda pública

Los socialistas no han presentado aún su programa para las municipales, pero Hernández sí ha ido desgranando algunas de sus medidas. La palabra que lo resumirá, explicó, será "la igualdad", construir una ciudad "equilibrada territorialmente", porque las diferencias entre distritos es uno de los problemas de la capital. Insistió en que no solo busca "más Madrid" —ese es el nombre del partido de Manuela Carmena e Íñigo Errejón—, sino hacer un "mejor Madrid", en el que se dé solución a cuestiones acuciantes como la limpieza de los barrios, la falta de vivienda pública y el fomento de un "urbanismo de la igualdad".

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona (c), y los ministros en funciones (de izqda a dcha), de Trabajo, Magdalena Valerio; de Justicia, Dolores Delgado; del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este 8 de mayo en el desayuno de Pepu Hernández. (EFE)
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona (c), y los ministros en funciones (de izqda a dcha), de Trabajo, Magdalena Valerio; de Justicia, Dolores Delgado; del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera, este 8 de mayo en el desayuno de Pepu Hernández. (EFE)

El candidato socialista se comprometió a aprobar un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), a desbloquear operaciones inmobiliarias que llevan mucho tiempo paralizadas, como Chamartín, Campamento y Sureste —siempre dice las ve como "oportunidades" para la ciudad— y a que el parque público de vivienda represente un 20% del total de Madrid. Asimismo, plantea "mejorar Madrid Central", la superárea de circulación restringida, y "mejorar la movilidad" en toda la ciudad. Así, se incrementarían las plazas en aparcamientos disuasorios o se reforzarían líneas de autobuses. Asimismo, no descarta soterrar la A-5 "si las cuentas salen".

El PSOE no promete "bajar impuestos", aunque tampoco tiene intención de subirlos. Sí plantea un modelo "progresivo que fomente la redistribución de la riqueza", puesto que en la capital no hay un problema "de ingresos, sino de ejecución del gasto".

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios