el partido en madrid mantiene las primarias

Pepu Hernández, un fichaje en secreto de Sánchez que descoloca al PSOE de Madrid

Para sus valedores, Hernández es conocido por el público e inatacable para la oposición, pero muchos socialistas desconfían de los paracaidistas de última hora en Madrid

Foto: Pedro Sánchez y el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández, el 2 de octubre de 2014 en el Fórum Europa, Madrid. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez y el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández, el 2 de octubre de 2014 en el Fórum Europa, Madrid. (Inma Mesa | PSOE)

Pedro Sánchez ya tiene su mirlo blanco, su bote de humo, su golpe de efecto. Pepu Hernández, ex seleccionador nacional de baloncesto, campeón del mundo en 2006, premio Príncipe de Asturias de los Deportes, es el elegido por el presidente para concurrir al Ayuntamiento de Madrid, una candidatura con unas perspectivas sombrías. Los dos se conocen desde hace décadas gracias al Estudiantes, donde Sánchez jugó de joven y del que fue entrenador Hernández. Para los que le defienden, Pepu es una cara reconocible para el público e inatacable para la oposición. Pero el nombre desconcertó —como mínimo— al PSOE-M, una federación de tradición volcánica que ha estado al margen y que exige primarias. Salvo sorpresa, las tendrá.

El PSOE tiene un largo historial de candidatos sorpresa de última hora para Madrid. Pero esta vez le ha costado más anunciarlo. La hegemonía en la izquierda de Manuela Carmena ha hundido las perspectivas electorales de los socialistas, que se verían abocados a apoyar a la alcaldesa en la proxima legislatura si la suma da para gobernar. La última encuesta, publicada por Telemadrid, daba al PSOE como quinta fuerza (12,6% de los votos), por detrás incluso de Vox (12,8%). En la derecha, la rival más fuerte sería Begoña Villacís, de Ciudadanos.

Los socialistas creen que Ángel Gabilondo se puede beneficiar de la división entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en la comunidad, pero necesitaban ya un tique para el ayuntamiento, donde están casi todas las cartas sobre la mesa. La sucesión de nombres que han salido los últimos meses como potenciales cabezas de cartel han dicho que no eran más que rumores de pasillo. Ni Fernando Grande-Marlaska, ni Alfredo Pérez Rubalcaba, ni Cristina Narbona, ni Margarita Robles, ni Beatriz Corredor, ni Reyes Maroto, ni José Manuel Rodríguez Uribes serán los candidatos. Ir de aspirante a la alcaldía con esas encuestas era para muchos un plato poco apetecible. Además, el estilo personalista del Gobierno de Carmena hace que ni siquiera muchos de sus concejales pinten mucho en el día a día, así que menos los socialistas.

Las normas del PSOE permiten suspender las primarias cuando "las circunstancias políticas lo aconsejen o el interés general del partido lo exija"

En las últimas dos semanas sí se percibía que en la Moncloa estaban a la caza de un mirlo blanco, alguien de fuera de la política para dar un golpe de efecto. Se buscaba alguien mediático. Los rumores abarcaban todo el espectro social: que si un rector, que si un sociólogo joven, que si había una terna con dos mujeres y un hombre, que si iba a ser una sorpresa... El elegido finalmente procede del mundo del deporte. Si Ciudadanos tiene a Javier Imbroda como consejero de Educación en Andalucía, el PSOE ha encontrado a otro seleccionador nacional de baloncesto: José Vicente 'Pepu' Hernández Fernández, de 60 años y nacido en Madrid, campeón del mundo en Japón en 2006 y que lleva sin entrenar desde 2012, en su última etapa en el club de su vida, el Estudiantes. El presidente ya había intentado sumar a otra estrella del deporte, el exseleccionador de fútbol Vicente del Bosque, para su propio Ejecutivo. El tique para el 26-M lo formarán, pues, dos hombres, Gabilondo y Hernández, ambos independientes, sin carné de militantes.

Próximo, pero crítico con la política

Los que le conocen explican que Pepu Hernández, que anoche no contestó a las llamadas de este diario, siempre ha sido próximo al PSOE aunque crítico con la política. Ni él ha comentado con muchos de los que le conocen su candidatura ni había salido del círculo que lo había gestado: Sánchez y su jefe de Gabinete, el todopoderoso Iván Redondo. Todo se precipitó en la noche del martes, cuando adelantó la noticia La Sexta, incluso unas horas antes de lo que algunos habían previsto. En 2014, Hernández ya presentó a Sánchez en un acto público. El exseleccionador es patrono de la Fundación del Estudiantes, el club en el que jugó Sánchez y del que también fue patrono. Fuentes conocedoras del club explican que el presidente y el entrenador han coincidido desde hace años aunque dudan de que llegara a entrenarlo.

Se enfrentó a José Luis Sáez cuando este era presidente de la Federación de Baloncesto. Sáez acabó apartado por los escándalos en las cuentas

La relación entre ambos era muy fluida y el fichaje empezó a tomar cuerpo hace unas dos semanas y se cerró hace muy pocos días, aunque junto a su nombre el presidente barajaba otros. "Pero él era el mejor. Tiene discurso, es un tío comprometido con los valores socialistas, es carismático, es un hombre que viene de abajo, que conecta y que puede arrastrar", señalaban fuentes socialistas. "Queremos trasladar el mensaje de que competimos para ganar, no para quedar terceros, y su nombre suma", insisten. Sánchez siempre había defendido que presentaría una candidatura ambiciosa, "potente".

Pepu Hernández, durante un partido. (EFE)
Pepu Hernández, durante un partido. (EFE)

Cuentan quienes le conocen que Pepu no se va a amilanar en un debate y que está acostumbrado a hablar en público. Desde que dejó de entrenar, su principal tarea es dar conferencias. Tiene una empresa para gestionar sus derechos de imagen llamada Saitama 2006, en honor a la ciudad japonesa donde España ganó el oro ese año. En el PSOE destacan que se enfrentó a José Luis Sáez cuando este era presidente de la Federación Española de Baloncesto. Sáez acabó apartado por los escándalos en las cuentas. Para sus valedores, Hernández es conocido por el público e inatacable para la oposición.

Pero entre la siempre agitada federación socialista madrileña el fichaje sembró el desconcierto, y en algunos cuadros desató directamente la irritación. Una de las últimas incorporaciones de Sánchez procedente del mundo de la cultura fue Màxim Huerta, que duró dos telediarios en el Ministerio de Cultura. Trinidad Jiménez, Miguel Sebastián, Fernando Morán... Los nombres de los paracaidistas que han fracasado en los intentos socialistas de recuperar Madrid volvieron a la mente de algunos cuadros y militantes. Por no hablar del incendio que generó dentro y fuera del PSOE-M que Sánchez apostara por Irene Lozano, ex de UPYD, como número cuatro de las generales de 2015. El malestar interno se evidenció enseguida y ella no quiso repetir en las legislativas de junio de 2016. El presidente, al optar ahora a Hernández, vuelve a querer mostrar que quien manda en el PSOE-M, su federación, es él mismo.

De la Rocha sigue hacia delante

Pero el PSOE-M además quiere primarias. El exdiputado nacional y exalcalde de Fuenlabrada Manuel de la Rocha Rubí (Madrid, 1947), miembro de Izquierda Socialista, lleva tiempo trabajándose las agrupaciones para ser candidato en esa votación interna y expresó en Twitter que él va a concurrir. "Se ha anunciado que Pepu Hernández se presenta también a las primarias para la alcaldía de Madrid. Bienvenido. Celebraremos un proceso democrático fraternal para ofrecer a los madrileños/as un proyecto sobre Madrid y para sus gentes. Y al final votaremos los militantes socialistas".

En Ferraz defienden que Pepu es "comprometido, con discurso, carismático", y calculan que puede ganar "con un 80-90%" las primarias internas

El secretario del PSOE-M, José Manuel Franco, a quien Sánchez le comunicó el cierre definitivo del fichaje el lunes por la noche —le había advertido de que barajaba ese nombre unas dos semanas antes—, explicó en Onda Madrid que el partido mantiene la competición interna. Las normas internas del PSOE prevén la convocatoria de primarias, pero dejan la puerta abierta a suspenderlas en casos excepcionales —"cuando las circunstancias políticas lo aconsejen o el interés general del partido lo exija"—, y también permiten a la comisión federal de listas (esto es, a Sánchez) imponer a su candidato si vinieran mal dadas. El proceso ya está aprobado incluso por Ferraz y el 12 de febrero arranca formalmente con la presentación de las precandidaturas. Además, para presentarse solo se exige un 5% de avales sobre un censo de unos 5.000 militantes en Madrid. En la práctica, eso facilita que haya candidatos.

Fuentes socialistas explicaron que el partido no planea recurrir a ese punto y mantiene la consulta a los militantes, aunque el riesgo de ir a primarias con un fichaje de externo de relumbrón es altísimo. El peligro de la jugada de Sánchez si hay votación interna es doble: antes de llegar al 26-M, Pepu Hernández se las tiene que ver con los propios militantes socialistas. No solo puede sufrir una catástrofe el 26-M, sino incluso antes.

En Ferraz y en el entorno del presidente están convencidos de que no habrá sorpresas, si es que De la Rocha mantiene la apuesta y recaba ese 5% de avales necesario: "Pepu ganará por el 80 o el 90% de los votos. La gente que está con De la Rocha viene de Izquierda Socialista. Si queremos ser más transparentes y abiertos a la sociedad, él es el candidato perfecto". Ese optimismo oficialista contrasta con los mensajes que trasladaban otros cuadros del partido, entre impactados e indignados por el dedazo del líder.

"Los chats del partido están que arden"

"Es una 'folclorada' en un momento crítico para el partido, cuando la gente reclama un perfil muy definido y capaz de confrontar, con perfil político, y que sepa lo que es el PSOE —aseguraba a este diario un conocido cargo del PSOE-M—. Es una de las ocurrencias de Pedro. Manolo de la Rocha representa todo lo contrario: es solvente, socialista, militante, sabe de política, ha gestionado un gran ayuntamiento". "Los chats del partido están que arden. Los militantes están muy mosqueados, va a haber lío en primarias", sentenciaba otro, con escaño en el consistorio. "Tiene que ganar a De la Rocha", deslizaba una tercera dirigente, dando a entender que las cosas no están para nada hechas. En la cúpula regional subrayaban que el lanzamiento de la noticia había tenido "impacto positivo" en el partido.

Algunos cuadros sí expresaban cierta irritación, y lo tachaban de "ocurrencia". Sánchez ya tuvo que lidiar con el descontento cuando fichó a Irene Lozano

En 2015, Sánchez ya intervino decisivamente en el devenir de su federación. Decapitó a Tomás Gómez y colocó como candidato regional a Ángel Gabilondo. Hubo incendio entre cuadros y bases, pero al final el PSOE-M transigió y encumbró al exministro de Educación, un profesional muy prestigiado y de trayectoria intachable. La apuesta, el golpetazo del secretario general, dado en su primer momento de debilidad interna, le salió bien porque Gabilondo supo conquistar a la militancia, tiró de las siglas en las urnas y se quedó a un escaño de poder recuperar la comunidad. Ahora es difícil que las bases se rebelen contra la decisión de quien es presidente del Gobierno, pero Madrid no es precisamente una federación pacífica.

Cuenta de Twitter abierta por Pepu Hernández como precandidato socialista a la alcaldía de Madrid.
Cuenta de Twitter abierta por Pepu Hernández como precandidato socialista a la alcaldía de Madrid.

En 2010, el mismo Tomás Gómez se impuso en primarias contra la ungida por José Luis Rodríguez Zapatero: la que entonces era su ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. Pero hoy las riendas las lleva Franco, un barón alineado con Sánchez y muy respetado internamente. Él será el primer aliado del jefe del Ejecutivo para hacer ganar a Hernández. No obstante, las próximas horas serán fundamentales para testar si el malestar expresado por algunos cuadros prende entre la militancia o se contiene.

El nombramiento fue acogido con desdén por sus rivales a la alcaldía. "Lo de Sánchez no es política, es un 'casting", opinaron fuentes populares. "Es un golpe de efecto populista que va a sentar mal en el PSOE-M", pronosticaba un cargo del ayuntamiento. "Es conocido y querido, pero habrá que ver cómo se desenvuelve en los debates". La batalla electoral de Madrid, que la derecha quiere recuperar después de haberla gobernado ininterrumpidamente entre 1989 y 2015, no ha hecho más que empezar. En el PSOE todos esperan que el de Pepu no sea para ellos como el fichaje de la atleta Ruth Beitia para el PP de Casado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios