A CUATRO DÍAS DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES

Todos contra Carmena en un debate sin acuerdos y con la ausencia de Villacís

La alcaldesa fue el centro de las críticas. No hubo consensos y el debate fue una sucesión de críticas y de argumentarios estudiados. Los pactos poselectorales, lo único que quedó claro

Foto: Debate de candidatos al Ayuntamiento de Madrid en Telemadrid este miércoles. (EFE)
Debate de candidatos al Ayuntamiento de Madrid en Telemadrid este miércoles. (EFE)

El debate de candidatos al Ayuntamiento de Madrid en la radiotelevisión pública madrileña llegó este miércoles, a solo cuatro días de las elecciones municipales del 26 de mayo, y se convirtió en un todos contra Manuela Carmena. La alcaldesa acaparó las críticas lanzadas por sus principales rivales políticos, que cuestionaron cada elemento de su gestión. La regidora se lo esperaba y, por eso, en los primeros minutos de debate lanzó su línea de defensa: “Es muy fácil hablar. Como aquí soy la única que he gobernado”, espetó.

Más que un debate, los candidatos aprovecharon sus turnos de palabra para lo que coloquialmente se conoce como hablar de su libro. Es decir, soltar del tirón medidas que llevan incrustadas en sus programas electorales y evitar concretar —en muchos casos— lo que harán o lo que habría que mejorar. Carmena intentó enumerar algunos éxitos de la legislatura —“hemos construido 13 escuelas infantiles, hemos invertido en aceras y asfaltado, hemos arreglado la avenida de los Poblados y el paseo de Extremadura, restableciendo el Patrimonio deshecho”—, pero rápidamente fue interrumpida por sus oponentes.

El candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, le recordó los bajos niveles de ejecución presupuestaria llevados a cabo y los muchos planes que se quedaron por el camino: bibliotecas, polideportivos, aparcamientos disuasorios… El dirigente popular, demostrando su rapidez y destreza habituales, reprochó a la alcaldesa “no haber pisado la mayor parte de los distritos” y anunció unidades ‘antiokupación’, antiventa ilegal y un mayor refuerzo policial si el PP gobierna. Aprovechó para criticar también Madrid Central, recordar que los populares revocarán la superiniciativa de Ahora Madrid, e insistir en que el problema de la movilidad de la ciudad está fuera del centro.

Los candidatos a la alcaldía de Madrid José Luis Martínez-Almeida (PP) (d) y Pepu Hernández (PSOE). (EFE)
Los candidatos a la alcaldía de Madrid José Luis Martínez-Almeida (PP) (d) y Pepu Hernández (PSOE). (EFE)

La gran ausencia del debate fue la de la candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, que fue sustituida en la noche de este miércoles por su número tres en la lista, Silvia Saavedra, una de las concejalas que forman parte de su núcleo duro. Saavedra tuvo que afrontar un debate de candidatos a los que no está acostumbrada, siguiendo el estilo del partido en los últimos debates, apoyándose en una gran cantidad de recursos gráficos e imágenes, y lanzando una durísima oposición a la gestión de Carmena desde el primer minuto. “El Gobierno de Carmena defiende a los ‘okupas’ y no a los ciudadanos. El Gobierno de Carmena da subvenciones a los que hacen escraches a una mujer a punto de dar a luz”, lanzó en su primera intervención, recordando el ataque que Villacís sufrió en San Isidro.

Debutó en el debate también mostrando una fotografía de Lenin (que no acertó a poner del derecho) señalando a Carlos Sánchez Mato, de Madrid En Pie. El candidato de Izquierda Unida y Ganemos —al que también apoya Podemos tras haber roto con Carmena— dedicó gran parte de sus intervenciones a la “principal necesidad” de la ciudad, que es la vivienda. Insistió en las 50.000 viviendas públicas con las que Madrid debe contar en la próxima legislatura y no dudó en poner el foco en la Operación Chamartín (a la que él se opuso con fuerza desde el Gobierno municipal), recordando que la mayor parte de los terrenos son públicos y que deben garantizarse viviendas “baratísimas de 100 euros mensuales de alquiler”. No tardó en lanzar un dardo a la alcaldesa: “No se puede ser de izquierdas y, luego, aplicar las políticas del señor Montoro”.

La alcaldesa de Madrid y aspirante a la reelección por Más Madrid, Manuela Carmena (i), posa junto al director general de Radio Televisión Madrid, José Pablo López Sánchez (d). (EFE)
La alcaldesa de Madrid y aspirante a la reelección por Más Madrid, Manuela Carmena (i), posa junto al director general de Radio Televisión Madrid, José Pablo López Sánchez (d). (EFE)

En cuanto al candidato socialista, Pepu Hernández, se dedicó casi en la totalidad del tiempo a señalar las desigualdades que existen en Madrid, dependiendo de los barrios, “la brecha entre el norte y el sur que debe resolverse”, alertó de los altos niveles de pobreza en los que vive parte de la sociedad, de la necesidad de crear más empleo de calidad y de acabar con la desigualdad por cuestiones de género. Concretó poco, eso sí, las medidas que los socialistas pretenden impulsar. Habló de modificar la “oportunidad Chamartín” —en referencia a la operación urbanística— sin mayor especificación, y cuando tocó hablar de basuras y mejora de servicios públicos, tiró de chuleta, leyendo los papeles que llevaba preparados.

Sí insistió mucho en el último bloque del debate, dedicado a pactos poselectorales, sobre las posibilidades que existen de que “la extrema derecha gobierne por primera vez en democracia con las otras dos derechas, asegurando que a su generación “le da incluso miedo”, y pidiendo a los electores que “no se confíen” tras la victoria de Pedro Sánchez. Fue la única ocasión en la que Carmena se acordó de su socio prioritario. Hasta ese momento, ni siquiera pronunció las siglas del Partido Socialista. “Tiene razón Pepu Hernández al decir que la extrema derecha puede gobernar Madrid. Me preocupa este frentismo, esta alianza de las derechas para hacer que la izquierda no gobierne”, dijo la regidora levantando críticas entre sus oponentes.

Vista general del último pleno ordinario del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
Vista general del último pleno ordinario del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

El candidato de Vox, Javier Ortega Smith, mantuvo un tono más calmado de lo que suele y lanzó ideas muy concisas (aunque generales), incluso evitando consumir su tiempo de intervención en más de una ocasión. Criticó “el Madrid de las multas, de la persecución fiscal, prohibicionista”, y apostó por unas políticas —las que dice que defenderá— “de libertad y de bajada de impuestos” para volver a hacer de la ciudad, aseveró, “la capital de una gran nación que es España”. Elevó el tono, eso sí, al hablar de los “chiringuitos creados en el ayuntamiento” y al criticar Madrid Central, política que también querría revertir, para asegurar que los comerciantes “son los que más pérdidas están sufriendo” mientras el consistorio, dijo, protege a “los manteros que arruinan sus negocios”.

A pesar de que las alianzas poselectorales parecen claras, consenso hubo muy poco. Saavedra (Ciudadanos) fue la primera en dejar claro que su partido “veta el sanchismo y a Carmena, que es la candidata de Podemos y de Sánchez”, mientras reconoció que su aliado natural “es el Partido Popular”. Almeida recogió el guante asegurando que “ningún votante del centro derecha entendería que no alcanzaran un acuerdo”.

Pepu Hernández optó por mojarse poco a la hora de hablar de pactos, aunque distinguió perfectamente entre “las tres derechas y la izquierda”. Con eso, lo dijo todo. Sánchez Mato, que lidera la escisión de Ahora Madrid, aseguró que es “perfectamente posible” volver a pactar con sus excompañeros, y Carmena, por su parte, liquidó el asunto con una frase: se puede entender “con cualquier alternativa de progreso”. En cuatro días, los madrileños están llamados a las urnas.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios