elecciones generales 28-A: sondeos

Sánchez ganaría con 116-121 escaños pero necesitaría a UP, ERC y PNV para gobernar

La derecha sumaría 162 escaños (PP, Cs, Vox y dos de Navarra Suma) y un 44,8% de los votos frente a 167 escaños de PSOE, Podemos y Compromís y un 44,7%. Un empate casi total

Foto:

El PSOE habría ganado las elecciones generales de este 28-A con un 28,1% de los votos y entre 116 y 121 escaños, según la encuesta de Gad3 para RTVE. En segundo lugar quedaría el PP, con un 17,8% y entre 69 y 73 escaños, lo que supone perder entre 64 y 60 escaños con respecto a lo que logró Mariano Rajoy hace tres años. En tercer lugar quedaría Ciudadanos, con 48-49 escaños y el 14,4%. En cuarto lugar, Podemos, con 42-45 escaños y un 16,1% del voto (más que Cs). Y en quinto lugar, Vox, con el 12,1% del voto y entre 36 y 38 escaños. Según esta proyección, Sánchez necesitaría de Compromís (uno, 0,5%), ERC (13-14 escaños y 3,3%) y el PNV (seis escaños, 1,3%) para ser investido presidente en primera votación, puesto que la suma con Unidas Podemos le deja en 166 escaños en la mejor de las previsiones, a 10 de la mayoría absoluta.

[Elecciones generales 2019, en directo]

En resumen, la derecha sumaría 162 escaños (PP, Cs, Vox más los dos diputados de Navarra Suma) y un 44,8% de los votos frente a 167 escaños de PSOE, Podemos y Compromís y un 44,7%. Un empate casi total que complicaría sobremanera la formación de Gobierno y aventuraría otra vez el fantasma de unas nuevas elecciones.

Los sondeos electorales que manejaban varios partidos —procedentes de dos de las principales casas encuestadoras— y las encuestas encargadas por RTVE a Gad3 y por COPE a IMOP Insights coincidían fundamentalmente en tres cosas: el PSOE bajaba del 30% en el que llevaba instalado toda la campaña y daba oxígeno a Podemos, el PP sufría una debacle pese a ser segundo y el maremoto de Vox podía quedarse al final en una gran ola que no será determinante, puesto que no logra sumar junto a PP y Cs.

Sánchez ganaría con 116-121 escaños pero necesitaría a UP, ERC y PNV para gobernar

La jornada casi veraniega que se ha vivido este domingo ha estado presidida por los nervios en los cuarteles generales y en los grupos de WhatsApp de los candidatos. Desde que se cerrara el viernes a medianoche esta eterna campaña electoral —con mítines en que los cerebros de cada partido jugaban a ver quién dejaba más gente fuera de los recintos para presumir de poder de convocatoria—, los 'trackings' electorales corrieron de móvil en móvil en plena jornada de reflexión y durante todo el día de hoy. La movilización casi histórica, y solo superada por las elecciones de 1993, cuando Felipe González logró llevar a las urnas a miles de votantes socialistas azuzados por el miedo a la llegada de la derecha y de José María Aznar— aventuraba una lucha muy igualada entre los bloques de las derechas (PP, Cs y Vox) frente a las izquierdas (PSOE y Podemos). Y las encuestas, esta vez, coincidían.

Cae el PSOE desde los debates

En cuanto a la caída del PSOE en los últimos 10 días, desde que comenzara su particular viacrucis el Jueves Santo, los debates habían hecho mella en Pedro Sánchez y la más optimista de las encuestas le dejan ahora en un 28,1%, mientras que una de las cuatro le baja al 26,2%. Los datos vendrían a confirmar que Sánchez perdió los dos debates, y que el gran beneficiado de ello fue Pablo Iglesias.

Sánchez ganaría con 116-121 escaños pero necesitaría a UP, ERC y PNV para gobernar

Con esos porcentajes de votos en las cuatro encuestas —no hechas a pie de urna sino en distintas oleadas hasta el sábado por la noche y 'cocinadas' luego según la participación de este domingo—, Pedro Sánchez se movería entre los 116 y los 121 diputados, 31 o 36 más que los que tenía en el Congreso saliente pero lejos de los 138 escaños que le daba el CIS de José Félix Tezanos.

Aunque no recogería toda la sangría de votos de la última semana, lo cierto es que Podemos —gracias a la estrategia de moderación de Iglesias, sobre todo en el segundo debate— recuperaba oxígeno, hasta situarse por encima del 16% en las cuatro encuestas y moverse en el entorno de los 45 escaños, a los que habría que sumar uno de Compromís. Lejos de los 71 escaños que logró con todas sus confluencias en 2016, pero suficientes como para gestionar el resultado como una dulce derrota. Y, sobre todo, si hace de muñidor para un Gobierno con PSOE, Compromís, PNV y ERC. Si no lo consigue, siempre podrá gestionar una transición tranquila hacia su número dos, Irene Montero.

Necesitarían el apoyo de UP, ERC y PNV

La suma de escaños entre PSOE, Unidas Podemos y Compromís se situaría, en el mejor escenario, en 167 escaños, lejos de la mayoría absoluta necesaria. Sánchez necesitaría los escaños del PNV y, según las proyecciones, también los de ERC (13-14 escaños), que ya los puso a disposición del actual inquilino de la Moncloa. La igualdad entre bloques de izquierda y derecha es tal que la abstención de los republicanos podría no bastarle a Sánchez, aunque la parte alta de la horquilla sí se lo garantizaría.

Descalabro del PP de Casado

Y es que, según las cuatro encuestadoras, el descalabro del PP no se ha frenado en la campaña ni con los debates. Pablo Casado sería segundo con un porcentaje de votos que va del 17,8% al 18,5% en la peor y la mejor de las cuatro horquillas. Y en escaños, entre 69 y 73 diputados. Una debacle que no se amortiguaría con la capacidad de formar Gobierno, puesto que Ciudadanos lograría entre un 14,4% y un 15,5% de los votos y 48-49 escaños. Insuficientes a todas luces incluso con Vox.

El resultado de los naranjas, aun superando los 32 escaños conseguidos en 2016, supone un revés táctico: no suman con PP y Vox, pero tampoco les convierte en la clave para que el PSOE pueda formar Gobierno con ellos, una alianza que ha sido rechazada casi ante notario por Albert Rivera pero que, en el fondo, permitía a Ciudadanos tener una bala en la recámara para poder presionar en el corto plazo de las investiduras. Sin embargo, los 110-115 diputados del PSOE más los 48-49 de Cs siguen quedándose a 11 asientos de la mayoría absoluta de 176.

Vox, de tsunami a gran ola

¿Y Vox? El partido que ha marcado sin duda el panorama político español de las últimas semanas y la campaña electoral —con sus vetos a la prensa, su exclusión de los debates y sus mítines multitudinarios— se quedaría, según los 'trackings', en cuarta posición con entre un 12,1% y un 12,8% de los votos, lo que supondría entrar en el Congreso con nada menos que 36-38 escaños.

Sin embargo, y aquí es donde entra la 'gestión de expectativas', tanto se había hablado de tsunami y de que podía incluso quedar en tercera posición, superando a Podemos y Ciudadanos, que este resultado —impensable hace solo unos pocos meses— hoy puede parecer un tanto desilusionante si, finalmente, no sirve para su gran objetivo: echar a Pedro Sánchez de la Moncloa. Eso sí, siempre que se cumplan estos sondeos elaborados en las últimas horas.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios