el camino hacia el 26-J

Sánchez prepara un gran acto de precampaña en Madrid con Zapatero y sin González

El PSOE da este domingo el pistoletazo definitivo hacia las urnas, y pretende reunir a mandos orgánicos, barones, candidatos y alcaldes. El patriarca socialista no podrá acudir por estar de viaje

Foto: Pedro Sanchez saluda al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero durante la apertura del 42º Congreso Confederal de UGT, el pasado 9 de marzo en Madrid. (EFE)
Pedro Sanchez saluda al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero durante la apertura del 42º Congreso Confederal de UGT, el pasado 9 de marzo en Madrid. (EFE)

Otra foto de unidad previa a una campaña electoral. Es la liturgia obligada para el PSOE, más si cabe después de los desgarros internos de los últimos meses, y que ahora quedan soterrados, pero no olvidados. Pedro Sánchez ya consiguió visualizar el cierre de filas en su proclamación como candidato, el sábado en Móstoles (Madrid), pero le faltaba una instantánea más para el álbum del 26-J: el apoyo de los notables del pasado y del presente del partido, todos reunidos en un mismo acto, el del lanzamiento definitivo de la precampaña, este próximo domingo. Con José Luis Rodríguez Zapatero, con Alfredo Pérez Rubalcaba, con Joaquín Almunia y con la inmensa mayoría de los barones, candidatos y alcaldes de grandes ciudades. Y con una dolorosa ausencia, la de Felipe González, de viaje este fin de semana. 

La cúpula de Sánchez ya había prevenido a las federaciones y a los exdirigentes del partido para que bloqueasen sus agendas para el 22 de mayo, porque habría un gran acto -dentro de las dimensiones que se prevén para esta campaña, más reducidas que en la anterior- de presentación de todos los candidatos y de proyección de la fortaleza del PSOE. El lugar elegido finalmente, la nave Boetticher y Navarro del periférico distrito madrileño de Villaverde, un bastión socialista que se probó robusto incluso en diciembre: allí ganó Sánchez, pese a que en toda la capital y en la Comunidad el partido cayó a cuarta fuerza. 

El diseño del acto, que recae en el responsable de programación de la campaña, el vasco Rodolfo Ares, aún está cerrándose. Pero la jornada en Villaverde se compondrá de dos partes. Una primera, en la que el comité electoral y la ejecutiva se reunirán con secretarios provinciales, responsables de Organización, diputados autonómicos, candidatos y alcaldes, y en la que se pondrá en común la estrategia para el 26-J, y una segunda, el mitin puro y duro, el formato más convencional. Sánchez, según fuentes de la dirección consultadas por El Confidencial, será el eje de esta última parte.

Sánchez prepara un gran acto de precampaña en Madrid con Zapatero y sin González

Proclamación de Sánchez con Díaz

No se descarta que tenga un telonero que le presente -como la secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández, y el portavoz en la Asamblea, Ángel Gabilondo-, pero por ahora no hay intención de repetir la fórmula empleada el pasado sábado en Móstoles: discurso de Susana Díaz y discurso de Pedro Sánchez. Ambos incluso igual de largos. Entonces estaba justificado porque el secretario general necesitaba mostrar la foto de la concordia con su principal rival interna. La presidenta de la Junta no se conformó con una alocución de trámite. Reivindicó la patria y el legado del PSOE y llamó a su partido a salir a "ganar" y no resignarse a ser segundo. Mensaje que lleva machacando semanas y que, sin ir más lejos, rubricó una vez más en su desayuno informativo de este miércoles en la capital. 

La puesta de largo del candidato la semana pasada se quedó algo coja. Y destacaron las ausencias. No asistieron cuatro de los siete presidentes socialistas

La puesta de largo del candidato la semana pasada, no obstante, se quedó algo coja. El acto contó con más de 600 asistentes -mil, según la dirección-, sirvió para escenificar la paz temporal con Díaz, pero también destacaron las ausencias. No asistieron cuatro de los siete presidentes autonómicos socialistas -el valenciano Ximo Puig, el extremeño Guillermo Fernández Vara, el manchego Emiliano García-Page y la balear Francina Armengol- más el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Todos por razones de agenda institucional o de partido, a excepción de Vara, que le coincidió con una comunión familiar. También llamó la atención la falta de Eduardo Madina, número siete de la lista por Madrid y principal oponente de Sánchez en el congreso extraordinario de 2014. 

Susana Díaz y Pedro Sánchez, el pasado 14 de mayo en Móstoles, Madrid. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, el pasado 14 de mayo en Móstoles, Madrid. (EFE)

A Móstoles no se invitó a los expresidentes y exlíderes del PSOE. La mayor demostración de unidad se dejaba para Villaverde, para este domingo, en el que además estará a punto de cumplirse un año de las elecciones autonómicas y municipales del 24-M, en las que varias comunidades y ayuntamientos cambiaron de color y el PSOE recuperó el enorme poder institucional perdido en 2011. 

Distanciamiento de Zapatero

Zapatero ya ha confirmado asistencia. El expresidente regresa este viernes de Venezuela, donde ha ejercido de mediador, a petición de Unasur, entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición. El último jefe del Ejecutivo socialista ya ha explicitado a Ferraz su "disposición" a participar en todos los actos de precampaña y campaña que le pidan Sánchez o los territorios. Y "por supuesto" que acudirá a la cita de este domingo, aseguran en su oficina. Zapatero, en principio, no tiene previstos desplazamientos fuera de España en las dos semanas de campaña (del 10 al 24 de junio), a diferencia de lo que ocurrió para el 20-D, cuando tenía su agenda repleta de compromisos en el extranjero. Al final pudo protagonizar un mitin con el secretario general en Gijón y varios con otros candidatos en otros puntos del país. 

En la oficina de González dicen que "no hay posibilidad" de que cambie su agenda. Ferraz tiene programado suplir su ausencia con un vídeo

El expresidente, no obstante, mantiene una tensa relación con Sánchez, pese a que fue uno de sus primeros valedores en cuanto Díaz decidió no dar el salto a la sucesión de Rubalcaba en 2014. Zapatero nunca le perdonó que calificase de "error" la modificación exprés del artículo 135 de la Constitución en el verano de 2011, o que le reprochase en un foro público, delante de él, que había sido poco "ambicioso" con su reforma fiscal. Sánchez también digirió mal que acudiese a una cena con Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en casa de José Bono. Zapatero, en los últimos meses, ha insistido en reuniones privadas en que el secretario general no podía repetir como candidato y en que el mejor remedio era el ascenso de la presidenta andaluza, aunque también señaló como alternativas a Madina y a la exministra Carme Chacón. Pero llega la campaña y el expresidente, como todo soldado del PSOE, se aprestará a remar a favor del líder, aunque pueda ser de los primeros en empujar para su caída si el 26-J certifica una nueva debacle. 

González no estará en Villaverde. El expresidente "está de viaje", según indican tanto en su oficina como en Ferraz. El comité electoral "está hablando" con el equipo del exjefe del Ejecutivo para ver si es posible que pueda alterar su agenda. Pero los colaboradores de González subrayaban este jueves a este diario que no hay opción. "No hay posibilidad de cambio. Está de viaje y punto", despacharon. Este viernes, fuentes oficiales de la dirección confirmaron que se suplirá la ausencia del exjefe del Ejecutivo con la proyección de un vídeo de saludo. 

Sánchez conversa con Felipe González el pasado 5 de mayo en la fiesta del 40º aniversario de 'El País'. (EFE)
Sánchez conversa con Felipe González el pasado 5 de mayo en la fiesta del 40º aniversario de 'El País'. (EFE)

El patriarca socialista no se ha situado en el frente crítico contra Sánchez. Ha pedido el apoyo para el líder por "cultura de partido" en los momentos de mayores turbulencias, ha desaconsejado a Díaz que abandone la Junta para quedarse con las llaves de Ferraz. El secretario general le ha correspondido haciendo ver que es su refente, su expresidente más idolatrado. La presidenta andaluza, sin embargo, se jacta de hablar con "asiduidad impropia" con González y Zapatero

Iceta no podrá estar

El domingo Sánchez contará, sin embargo, con un práctico pleno de barones apoyándole. Y hasta con Madina, Rubalcaba y Almunia, como aseguraron fuentes cercanas a los tres políticos. Si no hay imprevistos, se desplazarán hasta Villaverde seis de los siete presidentes, según pudo confirmar este diario: Susana Díaz (Andalucía), Javier Fernández (Asturias), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Javier Lambán (Aragón), Francina Armengol (Baleares) y Ximo Puig (Valencia). Es duda aún Emiliano García-Page, pendiente de las tareas de extinción del incendio del cementerio de neumáticos de Seseña (Toledo). La incorporación a la foto más relevante es la del jefe de la Generalitat valenciana, con quien Sánchez escenificó este jueves la paz interna en su primera visita institucional al Palau y con la firma del compromiso de una reforma de la financiación autonómica en la sede del PSPV. Con Díaz el candidato coincidirá un día más tarde en su primer mitin juntos en Andalucía en este camino hacia el 26-J. Será en el Palacio de Congresos de Granada. 

Se prevé la asistencia de Rubalcaba, Almunia, Madina y de seis de los siete presidentes. Está en duda Page, pendiente aún de la extinción del fuego de Seseña

El primer secretario del PSC, sin embargo, seguirá siendo falta. Iceta tiene actos de partido en Vilafranca del Penedès y Vilanova i la Geltrú, y su secretaria de Organización, Assumpta Escarp, en La Garriga. Los dos en Barcelona. Quien representará al PSC en la capital es su cabeza de lista, Meritxell Batet, secretaria de Estudios y Programas de la ejecutiva federal, mujer de la total confianza de Sánchez, que la eligió como número dos por Madrid el 20-D y que la ha situado en su "Gobierno del cambio". Ministrables, por cierto, que también han sido invitados. 

Ferraz ha programado en Villaverde un acto "para unas 1.000-1.500 personas", según indican fuentes del aparato. Con él pretende mostrar el "todos a una" para intentar ganar el 26-J. "Se quiere que sea un evento muy de PSOE, con mucha gente del partido, hipermovilizador. Las ausencias no serán el titular. Se pretende que sea el gran acto de lanzamiento definitivo de la precampaña", añaden. A partir de entonces, la agenda se intensificará en la carrera electoral quizá más complicada para el PSOE de los últimos tiempos. 

Hernando: "Cada vez que el PP tiene problemas electorales, saca o prohíbe una bandera"

Estaba previsto que este viernes Pedro Sánchez se desplazara a Roma, a la cumbre de líderes del Partido de los Socialistas Europeos (PES), pero esta se suspendió ayer jueves tras el sinistro del avión de Egyptair que había partido desde París.

Los socialistas centraron la atención en un acto en San Sebastián de los Reyes (Madrid), localidad que gobiernan, con Antonio Hernando, número tres de la lista y portavoz del comité electoral, como protagonista, acompañado del secretario de Organización del PSOE-M, Enrique Rico, y de varios integrantes de la candidatura: la jueza Margarita Robles (la dos), Ángeles Álvarez (la cuatro), Rafa Simancas (el cinco) y Zaida Cantera (la seis). 

Hernando insistió en que su partido quiere hablar en esta campaña de los problemas que interesan a los ciudadanos. Por ejemplo, "de pensiones, y no de banderas" como hace el PP, al prohibir la Delegación del Gobierno en Madrid la exhibición de esteladas en la final de la Copa del Rey en el Vicente Calderón. "Cada vez que el PP tiene problemas electorales, sus intereses electorales priman: o sacan una bandera o prohíben una bandera, y ya está bien. No me gustan los símbolos que separan, pero menos que se cercene la libertad de expresión", señaló el portavoz, que instó a los populares a "no usar" las enseñas para enfrentar. 

El dirigente también alertó de que el "multazo" que la Comisión Europea puede imponer a España por incumplir sus metas de disciplina fiscal "lo pagarán los ciudadanos o los servicios públicos". "¿Por qué no se lo hacemos pagar el 26-J en las urnas?", inquirió. También atizó al PP por sus escándalos, de forma que las elecciones se conviertan en un "sí a la regeneración y un no a la corrupción". 

Los ataques a Podemos fueron en esta ocasión menos cuantiosos. Hernando, jefe del equipo negociador, recordó que Sánchez intentó formar Gobierno, pero "vinieron los vetos, las imposiciones, las vicepresidencias, el CNI...". "Pero eso es cosa del pasado. Pensemos en cómo resolvemos los problemas de los ciudadanos", apeló. Y para eso el PSOE, enfatizó, dispone de un "magnífico proyecto" que pondrá en marcha a partir del 26-J.

Por la tarde, Sánchez se desplaza a Albacete, a un mitin a las 19 horas con el secretario general local, Manuel González Ramos. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios