ENTRA COMO CANDIDATO EL EXDIPUTADO MOHAMED CHAIB

Batet cambia a la mitad de la lista socialista por Barcelona y se carga al dos de Chacón

La candidata del PSC consiguió su objetivo de tener vara alta en la confección de la lista por la Ciudad Condal siendo la exministra la principal damnificada en carne ajena

Foto: Meritxell Batet y Pedro Sánchez, el pasado jueves en la capital catalana en el primer mitin juntos, ya como candidata por Barcelona. (EFE)
Meritxell Batet y Pedro Sánchez, el pasado jueves en la capital catalana en el primer mitin juntos, ya como candidata por Barcelona. (EFE)

La candidata del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) por esta comunidad, Meritxell Batet, forzó anoche importantes cambios en la lista por Barcelona. O sea, se salió con la suya, en gran medida: impuso al catedrático de Filosofía Contemporánea Manuel Cruz como su número dos (un punto a su favor) y dio paso a un nuevo número seis que sustituirá a Maurici Lucena, el exportavoz parlamentario socialista, que abandona la política activa y se va a la empresa privada.

La mayor novedad que ha habido durante la reunión de la comisión de listas de ayer es la sustitución del número dos de la anterior cabeza de lista, la exministra Carme Chacón. En diciembre, esta había impuesto a Germán Rodríguez, que además había sido su jefe de campaña. El nombre de Rodríguez volvió a ser propuesto por la federación de Barcelona, pero finalmente no irá en la lista. “Es comprensible, porque Meritxell, conforme a lo que dicen los estatutos, tiene derecho a decir quién quiere que la secunde en las listas”, explica a El Confidencial una fuente del PSC.

De esta manera, los dos primeros puestos de la lista de diciembre no repetirán, lo que incorpora una novedad importante y refleja que algo cambia. Esta circunstancia, no obstante, puede sembrar un problema importante dentro del partido. “Eso significa que la federación de Barcelona se queda sin su candidato, que no tiene a nadie de su confianza en la lista y, tarde o temprano, habrá problemas”, añaden las citadas fuentes. Y es que el nombre de Germán Rodríguez, aunque mano derecha de Carme Chacón, era también el candidato propuesto por Barcelona. Su exclusión deja a la más poderosa territorial del PSC a la intemperie. Y un día u otro, esta federación puede pasar cuentas.

Germán Rodríguez, mano derecha de Carme Chacón, es el principal damnificado de los cambios trazados por Meritxell Batet en la lista barcelonesa del PSC

Según ha podido confirmar El Confidencial, al número dos de Chacón le ofrecieron sustituir a Maurici Lucena como número seis. Rodríguez, sin embargo, declinó el ofrecimiento y prefirió retirarse de la candidatura. En la lista entra, así, sustituyendo al exportavoz parlamentario, el exdiputado Mohamed Chaib, de origen magrebí (nacido en 1962, lleva desde 1966 viviendo en Barcelona), que tuvo escaño en la Cámara autonómica entre 2003 y 2010. En la lista se produjo también otra novedad: el exdelegado del Gobierno en Cataluña Joan Rangel, que iba de número ocho, anunció que no repetiría candidatura, por lo que su puesto fue ocupado por Arnau Ramírez, en representación de las Juventudes Socialistas de Cataluña (JSC), que en las anteriores elecciones había ocupado el puesto número 10.

Un pulso con alta tensión

Quienes continuarán en sus puestos son los candidatos tres, cuatro y cinco, Mercè Perea, José Zaragoza y Lídia Guinart, propuestos por las federaciones de Hospitalet, Baix Llobregat y Barcelonès Nord respectivamente. Los tres fueron elegidos candidatos por sus agrupaciones y cuentan, por ello, con un elevado respaldo de las bases del PSC.

Con esta composición, Meritxell Batet habría renovado la mitad de los ochos primeros puestos de su candidatura respecto a las elecciones del 20 de diciembre pasado.

No fue fácil. Según algunas fuentes, la cabeza de lista por Barcelona apeló a las competencias que le dan los estatutos para influir en la composición de las listas. “Meritxell advirtió de que sería ella la que daría el visto bueno a los candidatos, conforme dicen las normas internas del partido”, afirman fuentes socialistas consultadas por este diario.

Batet avisó: si se intentaba bloquear la renovación de la lista estaba dispuesta a tirar la toalla y a presentar la renuncia como cabeza de la candidatura socialista

Pero no fue solo eso: en caso de que alguien quisiera bloquear de alguna manera la renovación de la lista, estaba dispuesta a “tirar la toalla” y a renunciar a encabezar la candidatura. Y a estas alturas, eso sería un desastre para el partido, que no puede permitirse una crisis de ese calibre en el último momento.

Durante las negociaciones, hubo momentos de alta tensión. Según una de las fuentes consultadas, incluso se pidió a una de las candidatas su renuncia a formar parte de las listas para poder poner a una nueva incorporación en su lugar, pero su federación se negó en redondo a moverla. Este episodio no ha podido ser corroborado por más fuentes.

“Es que hay un sector que aún no ha asumido que ahora las condiciones son distintas. Ese era el principal escollo para montar las candidaturas”, afirma otra fuente. El camino comenzó a despejarse cuando hubo consenso a la hora de aceptar el nombramiento de Manuel Cruz. Su presencia como número dos reforzaba a Meritxell Batet y las bajas de Lucena y Rangel le dejaban la senda expedita para incorporar caras nuevas. “Nadie discutió la elección de Cruz como segundo. Ella era la candidata y tenía derecho a contar con personas de su absoluta confianza”, argumentan desde el partido. Una vez hubo consenso para el segundo puesto, las negociaciones se relajaron y al final propiciaron el acuerdo. Las listas deberán ser ratificadas hoy por el consejo nacional del partido.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios